Feb

29

Lunes, 29 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LAS CIUDADES DE SAN PABLO, Y CARMO DA CACHOEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

En las entrañas más profundas de Dios, en donde habitaba la pureza de su Divina Consciencia, reposaba un principio de vida, una molécula viva de la Consciencia Divina, proveniente de Adonaí. Como el Amor de Dios no podría permanecer en Él mismo, el Creador le dio vida a ese Principio Purísimo: creó una Consciencia Divina y Universal, que abarca algo más que un pequeño cuerpo o una consciencia material.

María es el Vientre Divino, es la Vida, es lo que hace nacer a las criaturas de todos los Reinos y las ampara durante toda su evolución.

María no vino de los hombres y ascendió a los Cielos; María descendió de los Cielos, y por Su Amor infinito, se hizo carne entre los hombres, para acompañar al Hijo de Dios.

María no es parte de la humanidad, la humanidad es parte de María.

Cuando el Creador pensó en el proyecto humano, un proyecto que viviría en sí un potente grado de amor, necesitaba de una Fuente Creadora pura, una Consciencia que emanara el Amor que los seres humanos necesitaban para desarrollarse. Fue así como los Ángeles y Arcángeles del Padre Celestial recurrieron a Aquel Principio puro de Dios, que era la propia energía maternal, de la pureza y del amor para crear, desde esa Fuente perfecta, los códigos que los seres humanos portarían en sí.

Como es en el Cielo, es en la Tierra. Para hacer nacer el Amor en la consciencia planetaria, así como había nacido en el Universo, el Creador manifestó en mente, cuerpo, alma y espíritu Su Divina Pureza. De ahí proviene la Madre de Dios, la Madre de Jesús.

María es la Gracia de Dios, es la Bondad manifestada en una Consciencia sublime.

María es Don Maternal que, aún después de haber ascendido a los Cielos, no deja de proyectarse entre los hombres; no deja de representar en el Universo, así como en la Tierra, un ejemplo para las criaturas materiales.

La que tuvieron delante de ustedes durante todos estos años es la Perfección de Dios manifestada en el Amor y en la Bondad maternal de María.

Queridos, les digo esto para que aprendan a estar delante de una Consciencia que, a pesar de Su Grandeza y Divinidad, a pesar de no caber dentro de una forma humana, sigue manifestándose entre los hombres, sigue expresando Su semejanza con las criaturas de la Tierra, sigue mostrando para todos el camino.

Su Amor es inalterable, Su Perfección es incorruptible, Su Paz es eterna, porque Ella espera que, algún día, ustedes acepten con alegría revivir en Su plena Paz.

Permítanse regresar a los brazos de Aquella que los creó como parte de Dios. Permítanse ser guiados por Aquella que proviene del Espíritu Santo del Creador y que manifiesta Sus Dones en todas las criaturas.

Mientras haya tiempo, hijos, ríndanse en los brazos de su Madre Celeste, y así como la Sagrada Familia, permítanse ser amados y conducidos por María. Su Amor les revelará muchos misterios y Su Pureza les abrirá las Puertas del Cielo.

Aquel que los ama y los entrega todos los días, en oración, al Inmaculado Corazón de María,

San José Castísimo

Feb

28

Domingo, 28 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LAS CIUDADES DE BLUMENAU, SC, Y SAN PABLO, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Vivan permanentemente en el Reino de la Paz de Dios y aprendan a estar unidos al Padre como la única salida para la inminente tribulación de la Tierra.

Hijos, las guerras aún continuarán en el planeta, dentro y fuera de los seres, en las naciones, en las ciudades, en las familias, en el mundo interior de las consciencias. Esas guerras son fruto de la sumisión que el adversario, como un todo, causa en gran parte de la consciencia planetaria.

El adversario cree que su reinado se expandirá aún más por la Tierra y que triunfará con sus tinieblas al final de todo, debido a que las criaturas de Dios están tan distraídas. Pero, en verdad les digo que los impulsos del despertar –por más que toquen a unos pocos, cuando permean verdaderamente a las almas y las retiran del sueño en que viven, llevándolas a colocarse correctamente delante de los Planes de Dios– tienen una repercusión espiritual planetaria que equilibra males milenarios.

Repetimos estas cosas para que queden bien impresas en sus consciencias. Porque, a pesar del caos, el triunfo del Bien es una ley, y por más que aparentemente los corazones estén hundiéndose en abismos sin fin, siempre valdrá la pena hacer esfuerzos y sacrificios por la salvación de las almas y de los espíritus.

En estos primeros tiempos del Armagedón, la consciencia planetaria está siendo observada por Dios y los méritos de la luz están siendo colocados en la balanza con las acciones del caos, para que, como resultado de esa medida, el Creador pueda tomar una decisión justa sobre el destino de cada nación y de cada una de Sus criaturas. Por eso, muchas veces podrán sentir, que nada sucede en el plano de la materia y que sus esfuerzos y sus oraciones no resultan positivamente en la evolución de la Tierra, pero solo sigan adelante sin buscar resultado alguno.

No se cansen de entregarse siempre un poco más y de dar todo de sí por los que nada dan. Las acciones de hoy dictarán la dirección del día de mañana. Los méritos generados por los seres despiertos en América pueden dar como resultado la salvación de las almas de Oriente, porque Dios no tiene fronteras ni preferencias: si la humanidad genera méritos para la salvación, Él conduce Sus Gracias para donde sean más necesarias.

Confíen en lo que les digo y nunca dejen de abandonarse un poco más a sí mismos, todos los días, porque este es el momento crucial de ofrecer todo por amor al Plan de Dios.

Cuando el Creador dé el ultimátum para las criaturas de la Tierra, no habrá más cómo generar nuevos méritos, pues el destino ya estará trazado y no restará otro camino sino vivir los designios de la Justicia Divina. Todos los méritos generados por el despertar de los seres al final de los tiempos, en el tiempo de la Justicia, solo servirán para orientar el destino de las almas después de este mundo, pero no para cambiar el destino del planeta, porque este ya estará trazado.

Reflexionen en lo que les digo y no se distraigan, porque todos los días el enemigo alimenta la balanza con el peso del caos y el Creador espera que el correcto equilibrio sea generado por las acciones y las transformaciones humanas.

Aquel que les advierte y siempre los bendice,

San José Castísimo

Feb

27

Sábado, 27 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIÁRIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LAS CIUDADES DE SAN GABRIEL, RS, Y BLUMENAU, SC, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijo:

Colma tu alma con el sacrificio diario y permanente. Ve la Mano de Dios, que te llama a servir en cada instante de tu vida. Escucha la Voz del Creador, que te habla de la verdadera necesidad que tienes delante de tus ojos.

Dios llama a muchos a servir de lejos, y a ti el Señor te llamará con el fin de servir todo el tiempo. Descubre a Dios escondido en todas las cosas. Incluso cuando estás solo, Él está dentro de tus manos, llamándote a obrar por intermedio de la oración, a hacer de las cuentas de un rosario tu instrumento de servicio, para que así cruces las fronteras con tu pequeño corazón, que unido al Corazón de Dios, se torna infinito.

Hijo, percibe cómo, a pesar del cansancio y del desgaste espiritual y físico, tu alma se colma cuando vive un sacrificio verdadero.

Disponte a vivir no solo aquellas pruebas que inevitablemente tienes que vivir, porque el destino así lo organizó para ti, sino también sé consciente de tus acciones y supérate todos los días con un propósito claro.

Que las misiones vividas por tus hermanos y sus repercusiones en la vida del espíritu te hagan reflexionar sobre la repercusión espiritual que podría tener tu entrega, si fuera permanente. Fuiste llamado por Dios para hacer de tu vida una misión. Cada criatura que conscientemente responde a un llamado de Dios podría ser considerada una misionera.

¿Ya pensaste en cuántos desequilibrios podrían recibir el auxilio correspondiente si tus obras más sencillas fueran ofrecidas a Dios consciente y sinceramente?

Medita en lo que te digo y no pienses que eso es una fantasía o una ilusión, porque de nada valdrían los años en que vinimos al mundo todos los días, si no supiéramos el gran tesoro que representa tu entrega para esta humanidad y para este planeta, tan enfermos por el pecado y por la indiferencia.

Ama lo que haces, cuando lo haces para Dios, y deja que tu amor haga crecer tu entrega y la torne incondicional. Deja que el amor a Dios sea mayor que el amor a ti mismo y vive así lo que oras, cuando Le dices al Padre que no tienes día ni hora para servirlo.

Nunca dejes de ser alegre, con la alegría del alma, porque la alegría, cuando es pura y verdadera, permite que sientas más liviana tu cruz, sin que te sea retirada. La cruz será colocada sobre ti de todas formas, porque esa es la ley para estos tiempos finales. Podrás abrazarla con amor y hacer leve el yugo que te corresponde o llevarla con temor y hacer eterna y dolorosa la transición del planeta.

Contempla la victoria de Dios en ti y en tus hermanos, independientemente de tus miserias. Agradece todos los días por las oportunidades de servir que el Señor te concede e imita a Su Hijo, para que en tu imitación, un día Él habite en ti y sea uno contigo, sin que te des cuenta.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

Feb

26

Viernes, 26 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIÁRIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Mientras las horas pasan en el tiempo de este mundo y los días del Armagedón se aproximan, la humanidad todavía teme el sacrificio y la entrega absoluta a Dios.

El corazón humano, poco comprende el sacrificio verdadero y las repercusiones que genera cuando es entregado a los Altares Celestiales.

Hijos, los llamamos al sacrificio y al servicio porque los hombres, en su mayoría, están muy apartados de Dios y de Sus Principios Celestiales. Ya no se encuentran en el planeta muchas consciencias dispuestas a abandonar el confort, la comodidad e incluso la batalla de la vida común, la lucha por establecer los propósitos personales, las metas propias. Son muy pocos los que dejan de lado sus metas y los "sueños" propios que, por el mismo nombre que se le da, ya pueden comprender que forma parte de una ilusión. Esos pocos, al menos, deberían intentar descubrir la meta divina para la humanidad y para sí mismos.

Mientras la consciencia se aferra a los propios quereres y su aspiración se circunscribe solo a aquellas cosas que se adaptan a sus destrezas y habilidades, nunca descubrirá el verdadero potencial humano.

El pensamiento común de la humanidad es hacer crecer las propias destrezas y, si una persona tiene cierta habilidad queda presa de esa expresión, sin saber que esta no es la primera vez que su experiencia de vida se basa solo en el desarrollo de esa habilidad. Y es así que vida tras vida, las personas jamás salen del desarrollo material y no conocen ni penetran las Leyes del espíritu, la evolución del ser superior.

El Creador hoy los llama a lo inusitado, los invita a hacer aquello que nunca pensaron hacer. Llama a los habilidosos a hacer cosas simples y llama a los que se consideran simples a desarrollar sus destreza; no por las destrezas en sí, sino para que aprendan a romper las barreras y los límites de sus propias consciencias y se acostumbren a vivir lo inusitado, abriéndose todos los días a lo nuevo y sin temor de cumplir con la Voluntad de Dios.

El Creador los llama a superarse a sí mismos, a arder en el fuego de Su vigilancia, a trascenderse en el amor al sublime sacrificio, aquel que se vuelve sagrado por traer, en sí, un Propósito Superior.

El Señor conduce a Sus criaturas hacia esa vivencia, porque espera que no pase más un ciclo del planeta y Sus hijos continúen involucrados en las ilusiones de la materia y en el pobre desenvolvimiento humano.

El Creador los llama a superar los límites de la materia, para que de esa autotrascendencia emerja de las células, la vivencia de Leyes superiores. El amor al sacrificio es lo que los lleva a conocer nuevas leyes y también las verdaderas potencialidades del corazón humano. Pero, para descubrir y vivir lo que les digo y hacer emerger de las propias células un don divino, así como Lo hizo Jesús en Su Pasión, es necesario amar el sacrificio y no solamente vivirlo.

Reflexionen en lo que les digo y den sus pasos.

Los bendigo.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Feb

25

Jueves, 25 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIÁRIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Despierta la fe en tus potenciales y en el Amor de Dios que hay dentro de ti; no para que te sientas orgulloso e insuperable, sino para que pierdas el temor de ser un instrumento de Dios y de servir a Su Plan sin condiciones.

Descubre la verdad sobre ti mismo, para que así, dejes de buscar los caminos que no son para tus pies y que solo confunden tu alma en el mar de las ilusiones de la vida planetaria.

Percibe, en humildad, que eres un hijo de Dios y que no hay para ti otra herencia sino la de Su Reino y de Su Poder. Pero, para eso, sé tal cual un hijo de Dios, y vacío de ti, permite que el Señor manifieste Sus Obras y Sus Gracias en el instrumento de tu ser.

Hijo, ignoras tu potencial como criatura proveniente de la Fuente Divina porque el orgullo que habita en este mundo hizo que creyeras que las groseras ilusiones materiales son la gloria para ti, y que las verdaderas dádivas del Cielo serían inalcanzables para ti.

La humildad, hijo, no es creer que las cosas de Dios no son para ti por ser muy grandes. Lo que te hace pensar así es el orgullo milenario impuesto por el enemigo, para que las almas busquen perpetuamente la ilusión del mundo.

La verdadera humildad reconoce que todo lo que está en el Cielo es para ser compartido con todas las criaturas, porque Dios no ambiciona, no guarda para Sí. Él no proviene de esta Tierra.

La humildad, cuando está en la consciencia, te permite reconocer que Dios está al alcance de los sencillos y que solo es necesario estar vacío de sí y de los quereres del mundo para encontrar a Dios, que se supera todos los días, en Su Misericordia, habitando escondido en el interior de Sus criaturas.

Ábrete, hijo, a la verdadera humildad, que no te distancia de Dios, sino que a Él te une.

Humilde es aquel corazón que reconoce la grandeza de Dios, y con la frente en el suelo, agradece todos los días la dádiva de tenerlo dentro de sí, y así Lo busca y Lo contempla, aspirando siempre a corresponder a Su Misericordia y queriendo siempre ser digno de tan Majestuoso Visitante.

Encuentra al Padre en tu esencia y pregúntale todos los días: “¿Qué quieres vivir en mí hoy?”

Tu Padre y Compañero,

San José Castísimo

Feb

24

Miércoles, 24 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIÁRIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Oren sin cesar para que la paz se establezca. Pidan a Dios que la humanidad, como un todo, pueda sentirla nuevamente en su interior.

Hijos, oren para que la esperanza no desaparezca de los corazones de sus hermanos de Siria, como también de África, porque –aunque el adversario no desista de cumplir con sus propios planes– sus oraciones pueden despertar, en el interior de sus hermanos, la unión con el Altísimo. De esta forma, las esencias de ellos pueden volver a encenderse; así, las luces de su propio interior iluminarán los abismos en los que ellas se encuentran, para disolver el reinado de las tinieblas.

Clamen por la paz todos los días, no solamente para sus vidas, y sobre todo para los que más la necesitan, pues hoy despertaron para la guerra que ocurre en Siria, pero hay otros lugares del planeta que necesitan de sus oraciones, como por ejemplo, Nigeria y otras partes del África. Las guerras no están cesando, no solo en el plano físico, sino también en los niveles espirituales.

La apertura de sus hermanos de Turquía, para recibir y auxiliar a los refugiados sirios, creó una condición espiritual para que esta guerra, que ocurre hace años, pudiera ver la luz y muchos seres orantes, en los cuatro rincones del planeta, activaran el espejo del corazón para llevar la paz a esta situación. Pero existen otros conflictos físicos y espirituales que la humanidad aún ignora casi por completo y que están escondidos por intereses económicos y políticos de este mundo.

Por eso les pido que sigan orando, que oren mucho y que no solo repitan palabras, sino que clamen verdaderamente a Dios por misericordia, sobre todo por las situaciones que desconocen.

En todos los pueblos y naciones, diariamente, muchas almas están perdiéndose y no hay otra forma de auxiliar este mundo, hijos, sino con sus oraciones y sus servicios.

Tengan fe en el poder del espíritu, y aunque aún no encuentren resultados materiales para sus oraciones, solo oren y sean verdaderos. El Señor se valdrá de ese clamor para el rescate de muchas almas, y en los lugares más remotos del planeta, en el interior de sus hermanos más perdidos, podrá volver a reinar la paz.

Les agradezco por profundizar en su propia fe.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Feb

23

Martes, 23 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIÁRIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Cuando la purificación sea mayor que el entendimiento y ya no sepas quien eres, donde terminan los personajes de este mundo y donde comienza la verdadera expresión de tu alma, solo únete a Dios en oración. Deja a la mente la desesperación de no saber quién es y coloca tu corazón en el Padre, con la certeza de no ser nada.

No sabes quién eres y no tienes certeza de lo que debes ser, porque la verdad escapa a tu comprensión. No eres nada de lo que piensas. Lo que conoces y comprendes de ti es fruto de la educación y de las experiencias de este mundo. Tu esencia fue creada para vivir algo que es completamente desconocido para ti.

Tan apartada está la consciencia planetaria de la Verdad, que este mundo comenzará de nuevo.

Así como el planeta, tú también comenzarás de nuevo: vivirás tu purificación y si, en confianza, te dejas transformar y moldear por Dios venciendo los temores de perderte, pronto serás nada, para finalmente ser colmado por el Espíritu Divino, Aquel que debería habitar en ti desde el principio.

Fuiste llamado para ser una expresión de Dios en los universos y no una expresión de ti mismo, de tus destrezas y habilidades.

Lo que se llama destreza en la vida de la Tierra muchas veces se lo conoce como miseria en el Reino de los Cielos y necesita del bálsamo y de la Gracia de la Divina Misericordia para transformarse en virtud, en Don Divino.

Es hora de vivir aquello a lo que tu alma aspira, pero no será fácil ni simple, porque será inevitable y doloroso, sobre todo espiritual y mentalmente. Digo que será doloroso porque deberás quebrar las estructuras de las creencias sobre ti mismo, las falsas verdades que creaste con tus pensamientos y con los pensamientos ajenos sobre ti.

Quebrarás lo que piensas que eres y te verás privado de lo que conoces de ti. No encontrarás nada, sino el vacío y estarás suspendido en Dios. Pero enseguida llegará un aliento, cuando tu alma reconozca la luz de la esencia y, por medio de ella, que estaba escondida detrás de las duras estructuras de lo que tú creías ser, recordarás el propósito que Dios tiene para ti y no habrá mayor gracia o mayor dádiva que esta, el encuentro con Dios en el propio interior, por medio de aquello que te hace semejante a Él, que es tu esencia más pura.

Para encontrar la pureza, habrás de estar limpio y, para estar limpio, te purificarás.

El camino es único y la Ley ya conduce a la consciencia humana.

Los que elijan permanecer en la propia oscuridad se cegarán con la luz de la Verdad, porque ella, inevitablemente, brillará en el resplandor de Cristo.

Aquel que los ama y los prepara para el encuentro con la Luz,

San José Castísimo

Feb

22

Lunes, 22 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ,TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Hijos:

En la recta final de la misión en el Medio Oriente, pedimos que multipliquen sus oraciones y no se cansen de acompañar esta tarea oculta de liberación que la Jerarquía Divina lleva adelante por medio de los actos simples de servicio y de amor de los misioneros en Turquía.

Les pido que, delante de esta única oportunidad planetaria, que se generó por los méritos orantes de todos, sigan profundizando en su propia comprensión interior del significado de la vida de servicio, cuando ella se basa en una caridad crística y no solamente en un acto social.

Que esta puerta abierta para la liberación y el rescate de las almas de Oriente pueda seguir expandiéndose y que las misiones que vendrán más adelante traigan nuevas posibilidades de redención para esta parte del planeta, que un día fue la cuna del acontecimiento más sagrado de este Universo.

Mantengan sus corazones unidos a los misioneros y hagan ese puente con Dios por intermedio de sus oraciones, para que, de los Centros Marianos y de los hogares de todos los orantes esparcidos por el mundo, pueda surgir esa intercesión pura y verdadera del corazón humano, para que así, el Creador vierta sobre la Tierra Su Misericordia y conceda a las almas de Oriente una nueva esperanza, una nueva oportunidad de redención.

Este es el momento de estar aún más vigilantes, a pesar del cansancio y del sacrificio, pues cuanto mayor sea su sinceridad en el esfuerzo por superarse a sí mismos, en nombre de la humanidad, mayor equilibrio se generará para la salvación humana.

Aquel que los anima a la trascendencia de sí, por amor al Plan de Dios,

San José Castísimo

Feb

21

Domingo, 21 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Para los tiempos de transición, deberán desarrollar la intuición y la sabiduría, virtudes que actúan conjuntamente dentro de las consciencias.

La intuición y la sabiduría se desarrollan a partir de la unión construida primero con la propia alma y con el propio espíritu, y después, con Dios Creador.

Cuando, por ley, la voz de la Jerarquía no pueda pronunciarse de otra forma, sino en sus mundos internos, deberán tener ese vínculo construido con la vida superior para escuchar y comprender correctamente las guías que vendrán de lo Alto.

Los pueblos antiguos, guiados por los Patriarcas, vivían plenamente lo que les digo. Los Patriarcas se valían de sus vínculos internos con Dios, y Lo escuchaban por la intuición y por la sabiduría.

En este tiempo actual, que para muchos es el principio de la construcción de sus fortalezas internas, es que deben comenzar a ser conscientes de esa necesidad.

Nosotros les pedimos tantas instancias de oración para que puedan aprender a estar en estado orante todo el tiempo y para que, así, puedan fluir las indicaciones divinas en los momentos más urgentes. En tiempos venideros, la confusión en la consciencia humana será muy grande y pocos serán los verdaderamente lúcidos de corazón, mente y espíritu. Por eso, intentamos formar el máximo posible de soldados capaces de vivir la paz, por la Gracia de Dios, y de transmitir esa paz al mundo, cuando esto sea más necesario.

Cuando instruimos a la humanidad, no estamos pensando en la evolución de unos pocos, para dejar atrás los que no Nos escucharon y que no darán sus pasos en la dirección correcta. Estamos aquí sobre la Tierra por los más ignorantes, por los más ciegos, por aquellos que negarán la existencia de Dios hasta el momento en que verdaderamente necesiten de Él, para no autodestruirse.

Estamos formando en la humanidad a aquellos que saben escuchar, para que ayuden a los otros y para que así, el Plan de Dios pueda cumplirse. Estamos construyendo la hora del rescate espiritual de este planeta por medio de los propios miembros de la humanidad, que deben estar conscientes de esto.

Sean conscientes que todo lo que reciben no es para ustedes, porque el hecho de que sean partícipes de Nuestra Presencia en el mundo ya debería ser suficiente para que estén en otro punto. Seguimos profundizando e instruyéndo a todos para que se tornen verdaderos instrumentos de Dios y no solamente seres orantes.

Sabiendo que no viven para sí mismos, sino para la materialización de un Plan Superior, que cada uno, desde ya, comience a vaciarse de sí y a tener su propia fortaleza consolidada en la unión con Dios y no con sus propias destrezas, porque llegará el momento en que la mente se verá privada de la inteligencia, por desconocer la solución para lo que vive, y será solo la intuición y la sabiduría, frutos de la unión con Dios, lo que los guiará.

Aquel que los instruye y los acompaña siempre,

San José Castísimo

Feb

20

Sábado, 20 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Hijos:

Proclamar la paz y ser un pacificador es una necesidad de estos tiempos, para que el planeta pueda sustentarse en la evolución de este Universo.

Muchos no creen en el cambio de este ciclo final, y otros, aunque sus almas reconozcan los tiempos de purificación, prefieren afirmarse en las indagaciones de la mente y pensar que, en verdad, esa purificación nunca les tocará.

Felices y bienaventurados los que no esperarán que el suelo se estremezca bajo sus pies y que sus mundos interiores se desestabilicen para buscar a Dios y Su Paz.

Hijos, la unión plena con Dios es una dádiva espiritual concedida a las criaturas de la Tierra, para que en esa vivencia perfecta de la unidad con el Creador, puedan desarrollarse como criaturas semejantes a Él. Que la búsqueda de Dios los torne Uno con el Creador y que puedan actuar y vivir siendo portadores de Su Poder Divino.

Sin embargo, para unirse con Dios, es necesario deshacer todos los vínculos creados con el mal y con los tantos aspectos de la involución en la Tierra. Para unirse a Dios, es necesario abandonarse a sí mismo y a todo lo que creen ser, porque lo que ustedes expresan en la Tierra es fruto de los aprendizajes y de las influencias terrestres. Así, para asemejarse a Dios, en unidad, deben primero comenzar a experimentar estar en Dios, aprender con Él y sentirlo, hasta que puedan vivirlo plenamente.

Ese camino que les propongo no es utópico, es una realidad, e inclusive una Ley para la evolución humana, pero los tibios de corazón e inertes de espíritu, no recorrerán ese camino ni siquiera lo vislumbrarán.

Para estar en el camino de la evolución humana que los conduce a Dios, deben sacar los pies del camino de la involución, que los conduce a los abismos de la Tierra.

Para reconocer el camino del abismo, basta observar la humanidad como un todo y todo lo que ella construyó a lo largo de su existencia. Para encontrar el camino de la evolución, basta contemplar el ejemplo de Cristo y reconocer, en el propio interior, el ansia que sus almas tienen de seguir los Pasos del Maestro.

El camino hacia la evolución fue trazado perfectamente por un único hombre, Cristo, e imitado por los santos y bienaventurados, que muchas veces permanecieron anónimos delante de la humanidad. No es tan sencillo para la consciencia seguir sin miedo ese camino tan desconocido y abandonar el camino de la involución, que casi todos recorren en este mundo.

Para vencer el miedo al sacrificio y a la renuncia, deben aprender a amar el Plan de Dios, los Pasos de Cristo y todo lo que ellos representan; deben amar con locura la entrega del Señor en la Cruz, para querer imitar Sus Pasos. Pero como ustedes no morirán en la Cruz, como Él lo hizo, todo lo que vivan se tornará pequeño y poco, delante de la grandeza de Su Amor. Y es aquí que encontrarán la valentía y el coraje para no imponer límites a su propia entrega.

Lean el Evangelio, oren, silencien, busquen despertar dentro de sí, el amor del cual les hablo y no teman ser otros y sentir cosas diferentes. A pesar de todo el temor de la mente, estará la alegría del alma de poder expresarse finalmente y cumplir con su parte de unir el Cielo y la Tierra dentro de ustedes.

Los amo y los animo a seguir los pasos que un día seguí, hasta que lleguen a Dios.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Feb

19

Viernes, 19 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Debido a una fuerte tempestad en Aurora, no pudimos salir para la Aparición mensual de San José en el Centro Mariano y nos reunimos para recibir los mensajes de San José y de María de forma reservada, con algunos hermanos del monasterio.

Durante la oración, San José nos fue llevando a diferentes lugares del Medio Oriente, mostrándonos situaciones de mucho sufrimiento, que Él aliviaba por los méritos que generábamos mientras orábamos.

Cuando Él apareció, junto con María, nos mostró a los misioneros trabajando en Turquía. Ellos estaban en una actividad sencilla, solo conversando con algunas personas, y vi que, junto a esas personas, existían muchas almas que estaban ligadas a sus familias y a sus amigos y que no pudieron huir de la guerra; por eso, padecían situaciones de sufrimiento y ahora estaban ahí, pidiendo ayuda. San José conducía esas almas, que estaban perdidas, para que entraran en una puerta luminosa que había detrás de Él.

Vi también en ese lugar, además de algunos niños en el plano físico, muchas almas de niños que habían desencarnado en el camino del desierto mientras emigraban, de frío o inclusive por la guerra en sí. Llegaban hasta allí buscando auxilio, y por el amor de los misioneros, San José podía rescatar las almas de esos niños. Él iba sustituyendo las experiencias de sufrimiento que ellas vivieron por experiencias de amor, por el simple auxilio que los misioneros les brindaban.


      Lo que parecería el fin y el ápice del sufrimiento, de la angustia y de la frustración de la vida, como lo son el exilio y la guerra, puede transformarse en el principio de un gran aprendizaje de amor.

Por más que no quisiéramos que la humanidad padeciera el sufrimiento, que es el fruto de sus propias acciones, de la ausencia de fe y de la falta de la búsqueda de Dios, ahora solo nos resta conducir lo que ustedes viven, para que, de experiencias a veces tan atroces, pueda surgir un aprendizaje de amor y de perdón y el corazón humano aprenda lo que, de otras formas y por otras vías, no puede aprender.

El triunfo del amor siempre es una posibilidad para el corazón humano, pero ya no podemos detener la Justicia Divina, y sus primeras señales son visibles para todos.

Por el servicio, hijos, y por el descubrimiento de la caridad crística, que trae en sí, una meta de cristificación, un Principio Divino, estamos intentando reconducir a las almas cuyos destinos no serían otros sino la perdición y la oscuridad absoluta.

El Corazón de Dios es herido día a día por las elecciones de la humanidad, pero el Creador, que es la propia Ley Superior, no puede ser de otra forma, sino justo.

Delante de lo que ustedes escogieron vivir como escuela de redención en la Tierra, tanto los Mensajeros Divinos como los Santos y Bienaventurados que obran, en los niveles del espíritu, para la materialización de los Planes de Dios, estamos atentos y con los ojos y los corazones fijos en la humanidad, recogiendo cada pequeño mérito generado, para interceder por los más necesitados, por los que menos posibilidades tendrían de salvación.

Lo que les pedimos es que, como parte de la humanidad y como parte activa del Plan de Dios en la superficie de la Tierra, intenten mantenerse firmes entre tantas tempestades y batallas internas. No bajen los brazos, no crean que el esfuerzo que hacen es suficiente, porque los seres humanos, en su mayoría, se entregan ante la potencia de las corrientes contrarias y prefieren ser llevados por ellas, que nadar hasta que ya no tengan más fuerzas.

La Ley del Sacrificio debe crecer en las consciencias y en los corazones de aquellos que se autoconvocaron para estos tiempos. Cuanta mayor consciencia tengan de la realidad planetaria, mayores deben ser los grados de amor, de sacrificio y de entrega de todos.

Ya no contamos con muchos soldados, y entre los que levantaron sus manos para formar parte de este ejército, son pocos los que verdaderamente vencerán el temor, para estar en la línea de frente de esta batalla por el triunfo del bien y de la paz.

Decimos que esta es una batalla, hijos, porque ustedes necesitan luchar permanentemente para vencer las influencias del caos dentro y fuera de sus seres; para perseverar en la Ley del Amor, de la Renuncia y de la Entrega, todo el tiempo; para que no sean vencidos por la desesperanza cuando estén delante del sufrimiento; para que no sean vencidos por la indignación cuando estén delante de una atrocidad; para que no sean vencidos por el rencor o por el miedo cuando estén delante del reflejo de las acciones de la oscuridad en el mundo.

Esta es una gran y verdadera batalla que deben llevar adelante hasta el fin de sus días, porque no todos tendrán la Gracia de ver el Sol de Dios volver a brillar en el horizonte, en el resplandor de Su Hijo. Sin embargo, aun así, les cabrá entregar hasta la última gota de sudor o hasta la última gota de sangre, como nos enseñó Cristo cuando estuvo como Ejemplo Vivo entre los hombres.

Al llegar a sus consciencias, el mal debe ser convertido. Una información de terror, de dolor o de sufrimiento, que impregna la consciencia humana como un todo, al tocar la consciencia individual de cada autoconvocado, no puede crecer ni multiplicarse como sucede con el común denominador de la humanidad.

Ustedes deben ser transformadores activos de los códigos del mal; deben transformar el rencor en amor, en paz, en fraternidad; deben convertir el sufrimiento en sacrificio consciente para la elevación y la cristificación de la raza. Esa es la verdadera escuela del amor y de la redención en la Tierra.

¿Cómo aprenderán a vivir el amor de otra forma, sino es así? El amor crístico es aquel que da la vida por sus amigos, y de igual forma, la da también por sus enemigos: es aquel amor que ama a todos como a sí mismo, como ama a Dios.

Los méritos de sus transformaciones serán entregados por la salvación y por la redención de todo el Universo y no solo de unos pocos. Deben actuar por amor al Plan de Dios, y dentro del amor al Creador, encontrarán el amor por todo lo que fue creado.

Aprendan, hijos, a redimensionar los acontecimientos y las vivencias que experimentan; que un ataque de la oscuridad, para destruirlos y causarles daño, sea motivo de perdón, de fortaleza, de unidad. Si estuvieran delante de alguien que vivió algo que no puede perdonar, tamaño terror y dolor vividos, coloquen ahí una experiencia de amor.

Oren sin cesar para que las Puertas del Cielo se mantengan abiertas y para que podamos seguir intercediendo por este mundo.

Agradezco a todos los que perseveran de corazón. Cuando ya no tengan más fuerzas y sus límites sean superados, encontrarán la Gracia de ser sustentados por Dios y no por sí mismos; por eso, los animo a seguir siempre adelante.

Aquel que los ama,

San José Castísimo

Feb

18

Jueves, 18 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Ora, sirve y vive para curar las llagas de este planeta; llagas que son arcaicas y que crecen, día a día, no solo como una herida en la consciencia de la Tierra, sino como una gran herida en el Purísimo Corazón de Dios.

Ofrece tu vida en consagración a Dios, en nombre de Su Plan, y convierte cada uno de tus actos en una reparación permanente de los males que la humanidad, permanentemente, ocasiona al mundo.

Todos los días al despertar ofrece tu día a Dios: pide que Él guíe tus pasos, que obre con tus manos, que vea con tus ojos las necesidades y que sienta con tu corazón, para que no te falten ni la sabiduría, ni el amor.

Todo el mal que hoy circunda el mundo es reparable, pero no antes de que la humanidad aprenda a amar y a perdonarse a sí misma y al prójimo.

Cada una de tus acciones puede cambiar el destino del mundo, puede aliviar el peso del yugo que la consciencia planetaria carga, por las constantes atrocidades causadas por la humanidad. Eres parte del corazón humano y debes ser consciente de esto todo el tiempo.

Si vives para ofrecer una victoria a Dios, por más que parezca poco, un alma que cumple verdaderamente con su parte cambia el destino del Universo.

Para confirmar lo que digo, tienes delante del corazón el ejemplo de Cristo que, a lo largo de toda Su trayectoria, cambió el destino y la existencia de toda la Creación Divina, pues no realizó ni una sola acción que no equilibrara algún mal que oprimía el mundo.

Es por esto que las misiones humanitarias son tan importantes para estos tiempos; pero no solamente ellas pueden equilibrar el destino de esta raza, porque la vida humana, cuando se consagra verdaderamente al Plan de Dios, puede equilibrar muchas cosas.

Cuando la consciencia humana está delante de situaciones extremas, es llevada naturalmente a desarrollar el amor y emergen, de lo profundo, aquellos sentimientos más puros, que cuando el ser está solo envuelto consigo mismo, por ley no pueden emerger. Si la humanidad aprendiera a pensar en el prójimo y a vivir el amor sin necesidad de estar delante de situaciones extremas, podría cambiar el estado decadente en que se encuentra.

Las diferentes especies de los Reinos de la Naturaleza, así como los diferentes elementos, tienen una consciencia espiritual única: si cada uno tratara el animal que tiene delante de sí como una ofrenda para toda la consciencia de esa especie, podría equilibrar las atrocidades que suceden en lugares remotos del planeta.

Te digo estas cosas, hijo, para que aprendas a vivir más ampliamente tu vida, desde del punto de vista espiritual. No permanezcas circunscripto a tus necesidades, a tus quehaceres, a tu pequeña vida.

La vida en las Comunidades–Luz podría equilibrar toda la falta de unidad y de fraternidad de la consciencia humana.

La vida sana y amorosa en familia podría equilibrar los males que el adversario causa dividiendo y destruyendo las familias del mundo.

La educación correcta de un niño y el amor que se imprime en su consciencia podrían equilibrar las malas influencias psíquicas, emocionales y espirituales que los niños de hoy reciben.

No pierdas tu tiempo pensando en cómo servir a Dios y cómo transformarte. Transforma tu vida en un acto de reparación y de servicio. Ve hasta los más perdidos solo con tus intenciones más puras y verdaderas. Sirve a los más ultrajados entre los Reinos de la Naturaleza, amando y ayudando a evolucionar los Reinos que están a tu alrededor.

Reconstruye la paz en el planeta, viviendo la paz.

Deja que el potencial humano se desarrolle a partir de ti y no te entregues a la degradación que crece día a día, en la vida de la mayoría de los seres de esta Tierra, por el crecimiento del caos.

Haz de ti un instrumento de equilibrio.

Cree en lo que te digo y ten fe.

Experimenta por ti mismo el poder de la unión con Dios y verás cómo Él hará en ti cosas tan grandes como las que hizo en Su Hijo, porque esa es la Voluntad del Señor: que, después del ejemplo de Cristo, la humanidad multiplique Sus Dones y viva en el Creador permanentemente.

Aquel que te guía y te guiará siempre,

San José Castísimo

Feb

17

Miércoles, 17 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIÁRIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Actuar con el corazón

Hijos:

En estos tiempos, en los que cada acción se mide en la balanza de la Justicia Divina, no es suficiente con que simplemente actúen con una acción vacía de sentido espiritual y de verdadera intención de transformación.

No basta con comparecer a una liturgia si cuando oran, mientras pronuncian las palabras, ellas están vacías de intención y el verbo no crea con su potencial transformador.

No basta obedecer una orden, una indicación, si el corazón no está totalmente adherido a esas instrucciones y no comprende que ellas son la guía correcta hacia su elevación.

No basta leer los mensajes que les entregamos solo por saber que es necesario.

Deben, colocar el corazón en todo.

Si van a disponer sus propias consciencias para algo, háganlo de verdad y con acciones colmadas por el amor al Plan. En estos tiempos, en que todo es transparente y visible, hasta para los ojos que estaban más ciegos no basta una acción aparente.

El esfuerzo que hacen para concretar una acción siempre será visto, pero para que esa acción cuente en la balanza de la Justicia Divina, debe ser verdadera. Por ejemplo: el esfuerzo que hacen para comparecer en un momento de oración será visto; pero si cuando oran no colocan sus corazones, esa oración no estará equilibrando los males planetarios ni tampoco los males de los propios orantes.

Les digo esto para que aprendan a hacer el esfuerzo correcto en la dirección correcta y para que ya no se engañen a sí mismos, creyendo que las acciones aparentes son suficientes para cumplir su propia parte, porque muchos, al ver descender la Justicia Divina, se preguntarán por qué están viviendo ciertas cosas, si siempre se esforzaron por cumplir su propia parte.

Es tiempo de actuar con el corazón, de ser verdaderos en todo.

Es tiempo de descubrir, en su propio interior, el amor al Plan de Dios y de ser capaces de entregar todo y vivir cualquier transformación en nombre de ese amor.

Todo lo que les digo es para perfeccionar sus caminos.

Ahora que ya se dispusieron para actuar, háganlo con el corazón.

Aquel que los ama y los guía,

San José Castísimo

Feb

16

Martes, 16 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Queridos compañeros de Mi Casto Corazón:

Como Siervo y Misionero incansable de Dios, vengo al mundo para realizar una petición a todos los espíritus que aspiran a despertar para el servicio. Vengo a pedirles la fundación de la Red Misionera Planetaria. Que la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional, como corazón que une todas los hilos de luz que se expanden por la Tierra, pueda reunir a aquellos seres orantes que también tienen disponibilidad espiritual, mental, emocional y física para el servicio activo.

De esta forma, en cada región del planeta en donde haya un grupo de la Red–Luz, deberá existir también un grupo de misioneros en entrenamiento. Ese grupo puede ser formado por miembros de los diferentes grupos orantes de cada región, e inclusive por las almas que despertarán por medio del servicio abnegado.

Cada grupo de la Red Misionera deberá pasar por un entrenamiento propuesto por la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional, que deberá incluir el curso básico de socorristas y otras profundizaciones en las áreas de rescate y de enfermería.

Los grupos de la Red Misionera podrán ser heterogéneos y cada miembro aportará su virtud, para componer la dinámica del grupo.

Los grupos de la Red Misionera de cada región deberán reunirse en un Encuentro Misionero dos veces por año, en el Centro Mariano de Figueira, en donde profundizarán su aprendizaje con el grupo misionero principal y en donde colocarán las metas de servicio para el semestre.

Los grupos de la Red Misionera serán los encargados de dar continuidad a las misiones ya realizadas y también abrirán nuevas puertas, para que nuevas misiones puedan ocurrir.

Diferentes miembros de los grupos de la Red Misionera podrán relevarse para conformar las misiones oficiales pedidas por los Mensajeros Divinos, y así, enriquecer su propio entrenamiento para los tiempos de transición.

Al retorno del Medio Oriente, el grupo misionero principal, bajo la coordinación de la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional, organizará el primer Encuentro Misionero con aquellas almas misioneras que se dispongan a vivir ese entrenamiento, para aportar su servicio en pro del equilibrio de la Tierra y también para que la consciencia grupal de esta Obra esté apta para suplir las necesidades de rescate en donde ellas se presenten.

Como ninguna región de la Tierra estará libre de vivir su purificación, es necesario que todos estén listos para asumir sus puestos en donde haya mayor necesidad. De esta forma, entre el espíritu orante activo y el entrenamiento misionero, podrán ayudar a muchas almas a vivir en paz los tiempos de mayor tribulación.

Yo los guiaré siempre.

Su Padre y Compañero, en el servicio y en la oración,

San José Castísimo

Feb

15

Lunes, 15 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

En tiempo de batalla inminente para la materialización de los Planes de Dios, para muchos la mayor batalla sigue siendo consigo mismos.

Hijos, un soldado puede haber sido convocado para la guerra por la necesidad de los tiempos y puede querer vivir el entrenamiento, mas no la batalla. Sin embargo, cuando ya está en el campo, con la batalla en acto, no puede darse el lujo de seguir con sus resistencias: debe luchar y vencer el miedo.

Como humanidad, ya están entablando una batalla que, para muchos se manifiesta en diferentes niveles: interno, mental, emocional, espiritual e incluso físicamente.

Esta lucha no tiene reglas. El adversario no espera que estén listos para atacar. Él conoce todas sus debilidades y sabe cómo jugar en el tablero de la consciencia humana. Pero él no conoce todo sobre la humanidad, porque el verdadero resultado de este proyecto es un misterio para toda la Creación, incluso para los Padres Creadores que auxiliaron al Señor en la concepción humana. Por eso, no les queda otra opción que no sea rendirse humildemente delante de Dios y seguir Sus Pasos.

Las misiones humanitarias están generando muchas posibilidades de salvación y rescate para las almas y están retirando del abismo a aquellas consciencias que ya se habían dado por vencidas en las manos del adversario. La oposición a este Plan no puede quedarse solamente observando el triunfo de los corazones abnegados y el despertar de las consciencias para el misterio del servicio, sino que el mismo adversario trata de jugar con todas sus piezas; juego que realiza al activar en el interior de los servidores aquellas energías humanas y capitales en vías de purificación, como forma de internamente desestabilizar el ejército de Dios o incluso abrir determinadas brechas en la fortaleza interna de las consciencias.

Es por este motivo que les pedimos que fortalezcan la paz interior, la unidad de unos con los otros y la fortaleza en la oración, porque el adversario hará crecer tanto las impurezas internas de cada uno, al punto que muchos no querrán estar juntos. Comprendan lo que ocurre, no juzguen, ayuden al prójimo y tomen estas situaciones como oportunidades de fortalecer la unidad.

Tanto delante de esta última etapa de la misión en el Medio Oriente como de la posibilidad de nuevas misiones en auxilio de pueblos originarios, la furia del enemigo se hace sentir. Afiáncense en la eterna Luz de Dios y sean firmes.

Lean y relean las instrucciones de los Mensajeros Divinos, como forma que ellas se establezcan en sus consciencias y estas puedan dar sus pasos.

Aquel que los ama,

San José Castísimo

Feb

14

Domingo, 14 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Hijos:

Sé que para muchos la purificación interior que viven parece interminable. Y, solo de pensar que están en el principio de todo, a veces, sienten que no podrán perseverar hasta el final. Pero es hora de enfrentar el propio lodo, ver con los ojos bien abiertos que él existe y encaminarse a la limpieza interna, que todos tendrán que hacer.

Su Madre Santísima, la Virgen María, los está colocando delante de lo que deben transformar no solo como individuos, sino también como humanidad. Ella está haciendo esto como forma de acelerar la autopurificación de todos, porque ya no podremos detener la purificación planetaria, y para ese momento, deberán estar listos y un poco más vacíos de sí.

No se desesperen, no pierden la paz. Solo observen lo que hay que transformar, y por más que eso les cause incomodidad y a veces dolor, sean lo más neutros posibles delante de estas situaciones. Si aprenden a mantener la paz consigo mismos, tendrán más posibilidades de mantenerse en equilibrio psíquico y emocional en los tiempos que vendrán.

El desespero y la tristeza, así como la indignación, no construirán la fortaleza que necesitan. Esos sentimientos, que surgen naturalmente en la consciencia humana, cuando está delante de una situación que escapa a su control, deben ser sustituidos por el sentimiento de paz, de neutralidad y de comprensión. De no ser así, el adversario se valdrá de las debilidades de sus corazones para tornar caótica e incontrolable una situación que podría ser sencilla, si fuera vista con más sabiduría.

Cuiden de no dejarse llevar por las emociones descontroladas. Manténganse en Dios, sabiendo que Él los sustentará, porque a pesar de tantas miserias e imperfecciones, sus espíritus están en este camino porque ya eligieron vivir el amor.

No es que sean negligentes o indiferentes con su propia purificación. Hay un límite entre la neutralidad y la indiferencia. La neutralidad es un atributo divino, un Rayo del Creador, que los lleva a vivir Su Voluntad con rectitud y sabiduría. La indiferencia es una fuerza terrena que aparta las consciencias del verdadero propósito y las aísla de la realidad.

La oración y autoobservación serán llaves importantes para los que están en tiempos difíciles de purificación. Oren mucho y mediten sobre la realidad planetaria. Colóquense todos los días en el lugar correcto, para que puedan trasponer con paz los obstáculos propios de estos tiempos.

El esfuerzo será continuo; por eso, deben seguir con paz y atención para no desistir antes de tiempo. Les parecerá que el sacrificio se hará eterno, pero eterna será la Victoria de Dios, por Su triunfo en el corazón humano.

Adelante.

Su Padre y Compañero,

San José Castísimo

Feb

13

Sábado, 13 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Haz de tu corazón un templo de humildad

Silénciate cuando quieras sobresalir.

Obedece cuando no estés de acuerdo con las instrucciones.

Anímate en el crecimiento y en el desarrollo del prójimo.

Alégrate al ver que alguien consigue vivir lo que tanto intentas y que aún no alcanzaste.

Ayuda sin cobrar reconocimientos, ni siquiera mentalmente.

Haz lo que nadie quiere hacer, sin que tengas necesidad que todos sepan que tú lo hiciste.

Permite ser corregido hasta que llegues a la perfección. Si no estás de acuerdo con la corrección, igual vívela en nombre de la humildad.

No tengas metas propias. Deja que Dios mismo te conduzca a la meta divina que Él tiene para ti; así, no correrás el riesgo de desear algo que no te corresponde vivir.

Aspira obedecer a la Jerarquía, no repitiendo con tu boca las pautas entregadas, para que las escuchen los demás. Solo en la vivencia se irradia el ejemplo que todos necesitan para encontrar el camino.

Si te consideras tan conocedor de las leyes, solo vívelas y nada más.

Nunca pierdas la alegría de la humildad y la libertad de ser humilde y de no sufrir porque tal o cual cosa no se cumplan como tú esperas.

Vive en la alegría de la obediencia, en la Gracia de no tener la tensión de querer seguir otro camino diferente de aquel que están dictando para ti.

Deja para los otros la amargura de remar contra la corriente de la obediencia. Sigue con alegría las instrucciones que te entregan.

Sé libre de ti mismo.

En la búsqueda de la humildad, encontrarás todas las virtudes que aspiras a vivir, y en tu aparente flaqueza y pequeñez, serás la fortaleza de los orgullosos y de los arrogantes, cuando sus fuertes estructuras se derrumben en la purificación del planeta y no tengan en dónde apoyar sus propias consciencias.

No te encontrarán los demonios de este mundo, pues te harás invisible en tu pequeñez.

Gracia inestimable es ser nada todos los días.

Tu Padre e Instructor,

San José Castísimo

Feb

12

Viernes, 12 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Queridos compañeros de Mi Casto Corazón:

Hoy les pediré que cumplan con un ejercicio espiritual que Mi Corazón realizaba hace más de dos mil años atrás, cuando estuve encarnado en este mundo. Les pediré que mediten en las Llagas de Dios que se manifiestan en la vida planetaria. De esta forma, podrán reconocer que todo sufrimiento, ultraje y abandono que viven las criaturas de Dios en esta Tierra, son padecimientos del propio Corazón del Padre, que deben ser aliviados por sus oraciones y por la transformación sincera y consciente de sus vidas.
Es por eso que hoy les transmitiré el Orandio de las Llagas de Dios en el Mundo.


Cuenta de unión
Señor,
para reconocer Tu Presencia en todo lo que creaste
y aliviar el sufrimiento que vives en este mundo,
pedimos Tu Misericordia,
clamamos por Tu Perdón,
Invocamos Tu Sagrado Rayo de Restauración.
Amén

Primera decena
Por el sufrimiento de Dios,
con el ultraje que viven los Reinos y elementos de la Naturaleza,
Señor, purifica el mundo entero
con Tu Piedad y Misericordia.

Segunda decena
Por la llaga abierta en el Corazón de Dios
por el abandono y por el martirio de los niños,
por la tortura, por el hambre y por el dolor que padecen los más pequeños,
Señor, envíanos Tu Restauración Universal,
disipa y cura la ignorancia de los hombres.

Tercera decena
Por la llaga abierta en el Corazón de Dios
por las guerras y por los conflictos del mundo,
Señor, envía Tu Paz a los corazones de los hombres
y haznos Tus Pacificadores.

Cuarta decena
Por la llaga abierta en el Corazón de Dios
por la incredulidad y por la falta de fe de las criaturas de la Tierra,
Señor, revélanos Tu Faz
y convierte nuestras vidas a Tu Propósito Redentor.

Quinta decena
Por la llaga abierta en el Corazón de Dios
por la separatividad existente entre Tus criaturas,
Señor, enséñanos a amar la unidad.

Sexta decena
Por la llaga abierta en el Corazón de Dios
por la ignorancia y por la indiferencia de los hombres
con la perfección del Proyecto Divino,
Señor, haz renacer en el corazón humano
el amor por el Universo Celestial.

Últimas siete cuentas
Para restaurar Tu Corazón, perdónanos Señor.
Para reparar nuestras faltas, perdónanos Señor.
Para disipar la ignorancia, despiértanos Señor.
Amén 

* Después de cada decena, decimos: Amén


Sepan que todos los males que ven delante de ustedes en este mundo, son llagas abiertas en el Corazón de Dios. No cabría en este orandio mencionarlas todas.

En tanto oren, mediten en todo aquello que se debe reparar en la consciencia de la humanidad para aliviar el Corazón del Creador.

Los amo y oraré con ustedes todos los días.

San José Castísimo

Feb

11

Jueves, 11 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Carta a todo aquel que se considera un servidor y un consagrado al Plan de Dios

Hijo:

Renuncia todos los días al poder, en nombre de aquellos que sacrifican al prójimo y lo asesinan brutalmente para imponer sus propias ideas y necesidades.

Renuncia a tu ansia de exponer a todos tu forma de pensar y de sentir, intentando convencerlos con las elucubraciones de tu mente, a hacer aquello que quieres que se haga. Sigue lo que te digo, en nombre de aquellos que no solamente exponen enfermamente sus propios pensamientos, sino que obligan a los otros a vivir según su forma de pensar.

Renuncia a tus juicios, abdicando de encontrar en el otro lo que tienes como principios ideales de la vida sobre la Tierra, porque aún piensas con una mente humana, que entre todas las creaciones existentes, es la más densa y limitada. Ábrete para comprender al prójimo: su forma de ser, de sentir, de pensar, por más imperfecto que sea. Construye el espíritu de la unidad en nombre de todos aquellos que lo destruyen en el mundo.

Vive la pureza, la castidad. Renuncia a seducir a los demás, hasta en pensamiento. Hazlo como una ofrenda por los que se descontrolan en las energías capitales y abusan de mujeres y de niños en el mundo entero. Considera como seducción todo aquello que induce a alguien a hacer lo que tú quieres. Entrega tu magnetismo a Dios, para que solo Él atraiga las almas para sí.

Desapégate de la acumulación, dona lo que te sobra. Sé riguroso con lo que retienes en tu vida material. Ofrece este acto en nombre de todos los que viven en la miseria, padeciendo las verdaderas carencias, que trascienden la materia y hacen perecer el espíritu.

Sé más silencioso y humilde, obediente y hasta resignado. Observa el mundo a tu alrededor y siente, dentro de ti, que mucho más importante es hacer un esfuerzo por equilibrar el planeta, que dejarte vencer por tu necesidad de llamar la atención permanentemente y alimentar tus aspectos que se gratifican cuando tienen poder sobre los demás y la energía de todos ellos sobre ti.

Arranca de ti las raíces que llevan a la consciencia planetaria a hundirse en el abismo de este mundo. Hazte responsable por el Plan de Dios y asume tu parte en el día a día. Tu transformación consciente puede salvar muchas vidas.

El acto de comprender al prójimo puede salvar a un hermano tuyo a punto de ser asesinado, por pensar de una forma diferente de la de sus asesinos.

Tu esfuerzo por atraer la pureza puede evitar el abuso de un niño en el mundo.

Tu silencio y tu obediencia pueden evitar una confrontación creciente entre naciones y religiones.

Tus oraciones pueden cambiar el destino de la humanidad.

¿Estaré equivocado al contemplar el planeta y encontrar la única solución en el esfuerzo consciente de unos pocos?

¿Confiarás en Aquellos que conocen y manejan Leyes superiores?

¿Serán para ti tan reales estas palabras, que te llevarán a un cambio absoluto en tu vida?

Hijo, Dios espera tu respuesta.

Este es un llamado de Aquel que observa al mundo y no encuentra otra esperanza, sino en el despertar de aquellos que se dicen conscientes.

Convierte tu vida en una fuente de paz. Que tus acciones generen méritos para la redención planetaria. Solo el “sí” de la humanidad puede cambiar el destino de esta raza decadente.

Aquel que te ama, y por eso, busca tu despertar.

Tu Padre y Compañero,

San José Castísimo

Feb

10

Miércoles, 10 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Hijos:

El mundo está ahogándose en su propia arrogancia, en su propio orgullo y en su propia vanidad humana. Los corazones de la mayoría de los seres humanos no conocen y no buscan la paz, a no ser para su propio beneficio.

Los martirios vividos hace tantos años por cristianos, musulmanes y aun los ateos, en el África y en el Medio Oriente, no tocan las consciencias de los seres. Muchos prefieren seguir sus vidas con el confort y la garantía de condiciones financieras, que buscar a Dios y clamar al Padre por Su Misericordia.

Las guerras continuaron creciendo y la humanidad no está percibiendo el mal que se esparce por el mundo entero, fruto de las acciones atroces de sus hermanos en varias partes del mundo.

Hijos, la indiferencia es tan grave como esas atrocidades y el hecho que sean conscientes de que esas realidades no son físicas, sino también espirituales, los compromete aún más con Dios y con Su Plan.

Tanto les entregamos como Gracias y conocimiento divino, tantas veces los condujimos en espíritu y en esencia al Reino de los Cielos, tantas veces perdonamos sus pecados, todo eso para que tengan lo que necesitan para transformarse y conscientemente equilibrar el absoluto desequilibrio de este mundo.

Quisiera profundizar, con cada uno, el camino de su propia consagración, y por eso, les diré las siguientes palabras:

Si no consiguen vivir su propia transformación y su consagración al Plan, coloquen sus consciencias delante de lo que sucede en el mundo, evalúen todo lo que recibieron, las informaciones que ya les fueron entregadas, y con eso, hijos, intenten comprender por qué esperamos de ustedes una respuesta diferente de aquella del resto de la humanidad.

En el caso de su grupo de trabajo, el hecho que no puedan vivir virtudes básicas como la caridad, la hermandad y la humildad, aunque sea poco, se vuelve algo grave y compromete enormemente la Obra de Dios, pero muchos se preguntan por qué. Eso sucede porque el mundo está hundiendo en las sombras y no son muchos los que tienen la oportunidad que ustedes tienen de estar delante de Dios.

Si estudiaran y vivieran todas las palabras que les entregamos a lo largo de los últimos años, o si al menos, pudieran intentar hacerlo, la consciencia humana estaría en otro punto. Pero ustedes no solamente ignoran Nuestras instrucciones, sino que también son indiferentes a ellas, y eso los coloca espiritualmente en una grave deuda con Dios.

Sé que no son todos los que reaccionan de esta forma, pero muchos de los que tienen un mayor compromiso con el Plan no dan los pasos que necesitan por su propia indiferencia delante de la instrucción que recibieron y por la falta de interés en salir del punto en que se encuentran, para intentar llevar a la humanidad, como un todo, a la vivencia de la redención.

Hijos, si se acordaran por un instante, de los que están padeciendo las persecuciones, los secuestros y las torturas; de los que emigran de sus casas y padecen la miseria y el abandono en naciones desconocidas para ellos, ustedes al menos intentarían todos los días, ser un poco más agradecidos por todo lo que tienen; intentarían construir un espíritu de mayor fraternidad.

Si comprendieran que las guerras sociales, políticas y religiosas ocurren porque el hombre intenta todo el tiempo imponer sus pensamientos y pareceres, serían humildes y obedientes y tendrían otro incentivo para disolver su propia ansia por el poder, que es disolver la raíz de las guerras y de los conflictos del mundo.

Cuando fui enviado al mundo para guiarlos en cosas tan básicas y simples, no fue solo para que un grupo de personas, aislado del resto de la humanidad, pudiera vivir su propia transformación. Cada palabra que les entregué, por más básica, humana y a veces material que parezca, tiene un propósito espiritual y divino, tiene la finalidad de repercutir en toda la consciencia humana. Pero mientras sean indiferentes a esas instrucciones y piensen que son solo para sí mismos y que no hará diferencia la transformación de un ser humano, entre los más de siete mil millones existentes, será inútil que les hable una y otra vez.

Como su Padre, Amigo e Instructor, Me cabe decirles la verdad, en la eterna esperanza que alguna de estas palabras, pronunciadas en uno de los 365 días que les hablaré, toque sus consciencias y no les permita ser los mismos.

Aquel que los ama y los guía,

San José Castísimo

Feb

09

Martes, 9 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Ábrete al mayor servicio que se encuentra escondido en los actos de caridad que aspiras a vivir día a día. Hijo, ábrete a la vivencia del amor absoluto, profundo e incondicional; amor que no tiene preferencias, amor que no se orienta hacia un objetivo específico, porque simplemente vive y se expresa en el corazón.

Ama tanto a los pobres como a los ricos. Comprende las miserias ajenas como si fueran las tuyas propias, y a partir de tu comprensión, encuentra la forma de ayudar en la transformación de la consciencia planetaria.

Mira los hechos desde un punto de vista espiritualmente más maduro. Encara las situaciones difíciles que se presentan con la neutralidad que ellas necesitan, de esa forma, encontrarás una salida de los abismos de la Tierra como también de tu propio mundo interior.

Aprende a no involucrarte emocionalmente con las dificultades; porque si así lo haces, abrirás un espacio en tu consciencia, para que la confusión emocional del inconsciente planetario ciegue tu corazón y no te permita atraer la sabiduría que Dios necesita que vivas en este tiempo, así como en los tiempos que vendrán.

Con las pequeñas dificultades, aprende a construir la fortaleza que enfrentará la verdadera prueba de la vida en la Tierra, que aún no es esa que vives actualmente.

Estás siendo forjado, con tu propia purificación, para soportar un día la purificación del planeta y auxiliar a aquellos que poco conseguirán mantenerse en equilibrio mental, emocional y espiritual.

Delante de la pruebas reconoce las dificultades, reconoce tu propia necesidad de transformación. Silencia, ora, medita y busca en tu propio espíritu la conexión con Dios, para que Él, que te creó, pueda conducirte al principio perfecto que tiene para ti y del cual te desviaste hace tanto tiempo.

Si, como parte de la creación humana, te dispones a enderezar tus caminos y a reconducir tu vida en la dirección correcta, rumbo a la manifestación del Propósito de Dios para ti, poco a poco ayudarás a la consciencia humana como un todo a encontrar la Verdad.

Cuando un niño encuentra alguna dificultad llora, patalea y a veces, se acuesta en el piso, sin saber qué hacer. Pero un adulto reflexiona, busca discernir hasta encontrar la mejor solución, y si no puede resolver la dificultad por sí solo, busca el auxilio de aquellos que tienen más experiencia que él. Es así como Dios te llama para que madures tu consciencia, para que puedas estar delante de la actual prueba de la humanidad como un adulto, un soldado, un discípulo, un apóstol de Cristo y no como un niño.

No te librarás de las dificultades y, tarde o temprano, vivirás tu propia purificación. Enfrentarás aquellos aspectos de tu ser que necesitan definirse, para que tu consciencia, como un todo, sea guiada al lugar que le corresponde, según tus elecciones. Ese mismo proceso vivirá el planeta en un tiempo futuro: cada consciencia que en él habita representa un aspecto suyo que deberá vivir su propia definición, para que a partir de esta respuesta, la consciencia planetaria sea encaminada de la forma que necesita.

Así como debes ser purificado por corrientes superiores que revolucionan tu mundo interior, el planeta también será purificado por fuerzas naturales y cósmicas que lo llevarán a su propia transformación.

Tanto en tu proceso personal como en el planetario, deberás estar neutro y caminar decidido y con valentía hacia el Propósito Divino que ya conoces. Mantente en la Ley del Amor y no resistas. Busca ver en todo la necesidad del cumplimiento de un Propósito Mayor y rápidamente encontrarás dentro de ti, la fortaleza que necesitas.

Solo se vuelve fuerte aquel que renuncia a su propia fuerza. Solo se renueva en Cristo aquel que se deja quebrar por entero.

El Señor Altísimo decidió recomenzar la vida planetaria, pero antes de esto tú deberás recomenzar espiritual e internamente, para que seas parte de la reconstrucción espiritual de la Tierra.

Aquel que te guía en este y en todos los tiempos,

San José Castísimo

Feb

08

Lunes, 8 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Que el Señor tome tus ojos y coloque sobre ellos Sus Ojos de Misericordia.

Que el Señor, Dios Padre de Infinita Bondad, tome tus manos y coloque sobre ellas Sus Manos de Misericordia.

Que el Señor, tu Camino y tu Vida, tome tus pies y coloque sobre ellos Sus Pies de Misericordia, para que andes sobre Sus Pisadas Divinas.

Que el Señor, Manifestante del Verbo que trae la Vida, tome tu boca y coloque sobre ella Su Boca Sagrada, Fuente Poderosa de Misericordia.

Que el Señor, Padre-Madre Creador de los Universos, tome tu mente y coloque sobre ella Su Mente Divina, de la cual no provienen elucubraciones ni pensamientos, pero sí la Fuente de la Divina Misericordia.

Que el Señor, Manifestante de esta raza, que tantas veces dejó de ver tus pecados, tome tu arrogancia y coloque en su lugar, toda la gratitud que atrae al mundo la Infinita Misericordia.

Que el Señor, Dios del Amor y de la Verdad, tome tu corazón y coloque sobre él Su Piadoso Corazón, para que sepas no solo sentir, sino también amar y vivir la Misericordia.

Que el Señor, Alfarero Milagroso de los Universos Celestiales, tome tu barro, ya tan desgastado por la existencia en la Tierra, lo quiebre y vuelva a moldearlo.

Déjate quebrar y ablandar en las Manos de Dios. Vuelve a ser barro nuevo, listo para nuevas creaciones. Que, así, el Señor haga de ti un cáliz vacío para derramar Su Misericordia.

Fuiste llamado desde el principio para renacer en espíritu, en alma, en materia y en consciencia, para que el pozo inacabable de tus miserias se convirtiera en una Fuente de Misericordia tanto para este planeta como para todo el Universo. Esto es posible por la magnitud de la Acción Divina en los corazones que se permiten ser transformados por Dios.

El Señor te llama a ser un milagro vivo, un instrumento Suyo en el mundo. Déjate pertenecer a Él no solo con palabras, sino con acciones, con verdad.

No temas ser otro, porque el milagro transformador de Dios necesita ser absoluto en tu vida, para eso fuiste llamado.

Ábrete a la Alquimia Divina de la transformación espiritual en Cristo.

Aquel que ora por ti, día y noche,

San José Castísimo

Feb

07

Domingo, 7 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Por más que ya no puedan detener las influencias del mundo actual en la consciencia de los pueblos originarios, fijen su atención y el propósito de estos últimos momentos de misión, en la intención de encender de nuevo espiritualmente los códigos originales de esos hermanos, aquel primer principio emanado por Dios al manifestar estos pueblos en la Tierra.

Que el hecho de haber ido a servir con la pura intención de compartir en fraternidad, de auxiliar, de amar sin imponer una cultura, una religión o una línea de pensamiento, coloque en la consciencia de la humanidad un impulso de respeto y de paz para con las diferentes expresiones humanas de la Tierra.

Mucho aún deberá hacerse por sus hermanos originarios, siempre en el espíritu del sencillo compartir, respetando su forma de expresarse y de vivir y siendo conscientes de la necesidad que la vida planetaria tiene de que estos pueblos se mantengan en su pureza y en su simplicidad, para que ayuden así en la elevación de la Tierra.

Que el ejemplo de este servicio abnegado deje impresa, en la consciencia de la Argentina, la forma de servir y de unirse a la consciencia indígena.

Quisiera que este impulso no se detuviera aquí y que otros pueblos puedan ser ayudados por los grupos de servicio y de oración, sobre todo de la Argentina, a mantenerse fieles a lo que representan como parte de la Creación de Dios.

Que la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional pueda ampliar sus brazos serviciales por las diferentes culturas del planeta y que, así, crezca en el atributo que lleva su nombre.

Todos deben sentirse parte de esa fraternidad humanitaria y hagan de cada acto de sus vidas un acto de fraternidad. Que cada día traiga en sí, la oportunidad de una acción humanitaria de auxilio al prójimo y también a los Reinos de la Naturaleza.

Con el espíritu misionero grabado en sus consciencias, sean misioneros en todos los segundos de sus vidas y reconozcan que vinieron al mundo para cumplir una misión superior: la misión de aprender a amar y de multiplicar el amor en la faz de la Tierra y en todo lo que existe.

Los amo y los acompañaré en sus próximos pasos.

San José Castísimo

Feb

06

Sábado, 6 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Siente el silencio irradiado por tus hermanos de la consciencia indígena y descubre en él el misterio de los mundos sublimes.

Comprende que el espíritu de la paz que vive en los pueblos originarios, es el que les permitió a lo largo de la trayectoria de la Tierra, cruzar las dimensiones y conocer la vida del espíritu, tornándolos guardianes de esta realidad.

No solo contempla con alegría lo que ellos emanan, ni solamente admires lo que ves y sientes: aspira a aprender con ellos, aspira a ser un guardián de este arquetipo que ellos traen al mundo.

No quieras llevar tus costumbres a un pueblo con el cual solo debes aprender. Así como ellos silencian y te observan, haz lo mismo.

Comulga de la fraternidad silenciosa y del amor silencioso de los pueblos originarios. Permite que tu servicio sea una puerta hacia un aprendizaje mutuo, en hermandad.

Coloca eso en tus intenciones en tanto sirves y llevarás de esta experiencia un rico aprendizaje, que aportarás no solo para tu propia transformación, sino también para el desarrollo de toda la humanidad.

Tu Padre y Compañero en el servicio y en la oración,

San José Castísimo

Feb

05

Viernes, 5 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Ofrece tu alegría, por los que viven en la tristeza.

Ofrece tu fe, por los que están en la desesperanza.

Ofrece tu amor, por los que viven en el temor.

Ofrece tu paz, por los que viven sin consuelo, entre guerras y conflictos permanentes.

Ofrece tu casa, por los que no tienen un techo seguro bajo el cual estar.

Ofrece el alimento que recibes todos los días, por los que viven en la incertidumbre de si tendrán algo para comer o no.

Ofrece tus oraciones por los que no oran ni creen en Dios, o que oran a un falso Dios y alimentan el reinado de las sombras con su ignorancia.

Haz de tu propia vida una constante ofrenda a los pies del Altar Celestial. Vive pleno, en la gratitud absoluta por todo lo que recibes, porque a pesar de cualquier carencia o dificultad, tienes el mayor tesoro de este mundo y de todos los otros: reconoces la presencia del Creador en tu pequeña esencia.

Hijo, tan grande es el desequilibrio de este planeta y tan abismal es la ignorancia humana, que debes hacer de tu vida, un acto perpetuo de oración, de servicio abnegado y de entrega, para equilibrar el mal que la humanidad genera hacia sí misma y hacia los Reinos de la Naturaleza. Se necesita algo más que unas pocas oraciones o incluso algunos días de servicio.

Las misiones en que participas hoy, como parte de este grupo, están abriendo una puerta en la consciencia humana para que alcance mayores posibilidades de donación y de entrega.

No permanezcas solo en el acto de servir. No veas esas misiones como todas las otras ya vividas, pero sí ábrete a lo extraordinario que ellas ofrecen para la consciencia de la humanidad y sírvete de ese impulso para nunca más volver a ser el mismo.

Es un misterio para ti cómo se mueven las Leyes del Espíritu. Muchas veces pensarás que no hay nada diferente en los hechos materiales entre las misiones pasadas y las presentes, pero Yo te hablo de una transformación en la consciencia, pues es ahí en donde el cambio se consolida y se vuelve verdadero.

Si crees que hablo por medio de estas palabras, entonces busca comprender, en lo profundo de ti, lo que te digo y lánzate al descubrimiento de la gracia del servicio abnegado en cada instante, de la gracia de convertirte en un verdadero ser orante permanente, constante, incansable.

Coloca la atención en tu propio corazón, ve el mundo a través de la ventana de tu pecho. No temas ser ingenuo, porque no es de ingenuidad que te hablo: te doy a conocer la Sabiduría y la Primera Ley de este mundo, que es el Amor.

Reflexiona sobre esta verdad y toma, tú mismo, la decisión del camino que seguirá tu vida. Podemos impulsarte, pero no caminar por ti. Podemos mostrarte el camino, pero no prever los resultados.

La persistencia y el ritmo en el caminar del peregrino dictan el momento y la forma de llegar a la meta.

Te amo siempre.

Tu Padre e Instructor, tu Compañero en esta caminata evolutiva,

San José Castísimo

Feb

04

Jueves, 4 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos:

Que la próxima maratón sea para el planeta, una oportunidad única de liberación, antes que el Armagedón se precipite con toda su fuerza sobre la consciencia planetaria.

En estos próximos días, nos uniremos a todos los orantes de la Tierra, para que del Centro Mariano de Aurora se abra una puerta de liberación, de salvación y de rescate para las almas más pecadoras y sufridoras de este mundo.

En los días de la maratón, nos uniremos a las coordenadas liberadoras de Aurora, en conexión con el Chaco y con el Medio Oriente, con la intención de enviar un gran impulso para el planeta, y desarmar así los planes del adversario de Dios de convertir este mundo en una tierra de sombras y el potencial de amor del corazón humano, en un potencial de odio y de rencor, que destruye la esencia de los hombres.

Hijos, los seres humanos son parte de una creación única de Dios, aún muy misteriosa para ustedes mismos, como también para el Universo. Su verdadero potencial no se manifestó en otro hombre, sino en Aquel que vino al mundo para mostrarles el camino del desarrollo humano, la capacidad de amar y de unirse a Dios y el amor que trasciende las leyes de la materia y que, inclusive, vence aquella ley que para muchos, es la única certeza de la vida en la Tierra, que es la muerte.

Si muchos creen que la única certeza que tienen es que un día morirán, ¿perciben la ignorancia y la distancia de la verdad en la que está el corazón humano?

Si tuvieran, delante de sus ojos, el ejemplo de Aquel que venció la muerte gracias al profundo Amor de Su Corazón, la única certeza suya debería ser la de que nada saben sobre sí mismos, y por eso, deberían caminar ávidos hacia el desarrollo del amor.

¿No tienen al menos curiosidad de lo que realmente podrían vivir y expresar si salieran de su propia pequeñez para lanzarse a la vivencia del amor absoluto?

Es para mostrarles un poco su potencial de amor que les enviamos en misión a aquellos lugares olvidados del mundo y que les pedimos que suelten lo que están haciendo para responder al llamado orante, que dicta la verdadera necesidad planetaria. Porque en esos momentos, experimentan mínimamente lo que es el amor, porque renuncian a sus propias prioridades para reconocer la necesidad del planeta.

En los próximos días espero que hagan el ejercicio de olvidarse de sí. Busquen todo el tiempo suplir las necesidades que se presentan tanto en el prójimo, como en las cosas materiales. No esperen que otros hagan por ustedes, una obra que está al alcance de sus manos, y más allá de orar en unión con los misioneros, vivan también el espíritu de servicio abnegado y experimenten, por un instante, la fraternidad y el amor. Experiencia que si fuera vivida con plenitud, quedará grabada en sus consciencias por toda la eternidad, de forma que ya no podrán vivir de la misma forma, inmersos en su propio egoísmo. El amor es la razón de la existencia humana, y cuando lo experimentan de una forma verdadera, ya no pueden ser los mismos.

Láncense en esta simple aventura de autodescubrimiento, y por unos días, permítanse salir de sí mismos. Dejen que en sus rostros corra el sudor de sacrificio por amor al Plan de Dios. Dejen que de sus corazones emerja el más sincero pedido de misericordia y que de sus bocas salga un verbo que se convierta en vida, en liberación, en redención y en salvación para la consciencia planetaria.

Que desde el Cielo, el Señor contemple los puntos de luz que se expanden en la Tierra y que en Su Corazón haya una nueva esperanza de cumplir con Su Proyecto de Amor.

Su Padre y Compañero, Orante y Servidor de todos los tiempos.

San José Castísimo

Feb

03

Miércoles, 3 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, ARGENTINA Y PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Mientras el enemigo de Dios siembra la discordia entre las naciones, entre las religiones y entre las diferentes culturas de este mundo, Yo los llamo a que valoren el amor y la unidad entre los seres.

Hijos, los planes del enemigo no se ocultan ante los Ojos del Padre y el Señor nada más puede hacer, que no sea advertir a Sus hijos que en la consciencia humana están siendo sembrados el miedo, la discordia, la ira, la incredulidad, la desesperanza y el desamor.

Todos los días el adversario del Señor busca destruir el espíritu de la fe en los corazones de los hombres. Él está intentando confrontar las diferentes religiones del mundo, como forma de que todas las vías de unión con Dios sean derrumbadas por su astucia. Así también hace con las naciones y con las culturas, incentivando las confrontaciones entre los corazones, para impedir que los seres humanos puedan desarrollar el principio de la unidad.

Pero lo que el adversario de Dios ignora es que su astucia en nada se asemeja al Amor de Dios y que su fuerza jamás podrá compararse con el Poder que proviene del Creador. Esa certeza debe volver a reinar en el corazón humano, la certeza que Dios tiene el Poder para vencer cualquier mal, cualquier oscuridad, cualquier tiniebla.

Que cada criatura se una al Señor así como Lo comprende; que no pierda la fe en Su Misericordia, y aun estando delante de la Justicia, que pueda tener fuerzas para generar méritos para equilibrar sus propias deudas.

Les digo esto porque quiero que comprendan que una misión que une culturas y religiones, con el único propósito de fortalecer la fraternidad entre los seres, tiene un valor incalculable en el Reino de los Cielos. Por eso, les pido a los misioneros de Mi Casto Corazón, que con valentía aceptaron las misiones encomendadas por Dios, que sean capaces de trascender sus propias limitaciones y sus propias necesidades de cura, para curar en la consciencia humana, el mal que se apodera de su corazón.

Les pido que sirvan abnegadamente todo el tiempo, que reconozcan la oportunidad de trascendencia que Dios les propone a cada instante, porque mientras sus brazos trabajan en la materia, los Nuestros trabajan en el espíritu.

Sé que muchos sentirán un cansancio, no solo físico, sino también espiritual, porque tanto en el Chaco, como en el Medio Oriente, Dios aspira a compartir el dolor de Su Corazón con todos los que se dispongan a estar con Él y por Él, delante del sufrimiento humano.

Solo les digo que confíen en Nuestra guía, en Nuestra Gracia, que los lava y los renueva en cada nuevo día, para que estén delante de esas misiones con amor y gratitud, con humildad y fe.

Cada vez que trascienden un aspecto de resistencia y que se abren para vivir la Gracia de Dios, Nosotros abrimos un poco más las puertas del Cielo para la salvación y el rescate de las almas, porque, por los méritos generados por todos, el Creador Nos concede este acto de Misericordia.

Donen todo de sí por los que se sienten incapaces de dar un paso más en dirección a Dios. Transfórmense por los que siquiera tienen la valentía de persistir en una sobrevivencia digna.

Nunca se olviden que el mismo Dios que los creó en perfección, hoy habita en el interior de los que tienen delante de sí. Será poco todo el esfuerzo y el trabajo que hagan para devolverle al Señor Su posibilidad de manifestarse en Gloria en los corazones de los hombres. Pues son muchos los que desconocen y hasta niegan el Dios que hay en sus esencias.

Aspiren a la unidad, aspiren al amor, aspiren a que cada uno encuentre la unión con Dios así como Lo conoce, y que se mantenga en la pureza de su fe, alcanzando la vivencia del amor en donde quiera que esté.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Feb

02

Martes, 2 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL ESPÍRITU SANTO, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijo,

Descubre en el servicio el ennoblecimiento del alma y del espíritu, el nacimiento del amor universal, porque solo cuando la necesidad del prójimo trasciende las tuyas, es que puedes comprender un poco la esencia del verdadero amor, que viniste a aprender en este mundo.

Comprende que cuando sirves, no es solo el acto del servicio lo que libera a las almas de los infiernos de este mundo. Son el amor y la caridad fraterna que imprimes en tus actos, y la sinceridad con la que trasciendes tus miedos y tus limitaciones, para hacer algo que jamás pensaste hacer, lo que realmente une tus manos con las Manos del Creador y torna sagrado tu servicio.

Ve, sí, al encuentro de los más pobres, ve lejos, buscando en los abismos a los que necesitan de tu unión con Dios. Ve en donde los desamparados no conocen la esperanza, en donde los enfermos desconocen la fe, en donde los hambrientos no conocen la misericordia, en donde los pobres desconocen la riqueza que es vivir pleno en el Espíritu de Dios. Imprime todos esos atributos con el silencio de tu boca y en los actos sinceros de tus manos, en el pulsar profundo de tu corazón.

Coloca en el servicio la esperanza de que este mundo alcance la redención, de que las almas reconozcan la unidad y el amor.

No necesitas predicar, porque las palabras, en este tiempo, a veces son muy imperfectas. Opta por dar un ejemplo de pacificación, de fraternidad, de entrega abnegada.

Jamás esperes que sean agradecidos por el servicio que prestas. No esperes retornos, no busques resultados. Coloca en el suelo la semilla de un árbol que tal vez no verás crecer, pero confía en que dará sus frutos para los hambrientos en un tiempo futuro y hará sombra para que los cansados de tanto andar, encuentren en él un lugar de reposo.

Así como enciendes tu corazón en el servicio a los más pobres, también enciéndelo en el servicio a los que tienes al lado. Muchas veces te preocupas con las almas que se pierden a lo lejos, pero no ves a los que se están perdiendo por no encontrar en ti un poco de sustento, de apoyo, de compasión y de fraternidad.

Sé que quieres sanar el mundo, reconstruir la Tierra y no dejar que se hunda la barca de salvación para esta raza. Entonces, comienza por tu propia casa, por los Centros de Amor, por toda la vida a tu alrededor, porque aquel que aprende a amar, no ama de vez en cuando o solo a algunos pocos, a los más miserables.

El amor, hijo, cuando habita verdaderamente en el corazón humano, contempla toda la Creación; contempla a los semejantes y también a los Reinos de la Naturaleza; contempla a los pobres y a los ricos por igual. Porque la mayor carencia es la carencia de amor.

El amor no tiene cultura, no tiene religión, no tiene un idioma, no tiene una etnia. El amor que se propone vivir en este mundo es el mismo Amor del Corazón de Dios. Por eso, vive en ese amor y sé ese amor a cada instante, con todo y con todos, en el silencio de tus acciones, en la soledad de tu corazón, de la misma forma que entre las multitudes. Así, aprenderás que el mayor servicio que se vive en este mundo no es solo la caridad, es la cristificación.

Tu Padre y Compañero de siempre, Aquel que te conduce al Corazón de Cristo.

San José Castísimo

Feb

01

Lunes, 1 de febrero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

¡Digno de gloria y de loor es el Altísimo Señor, que envió al mundo a Su Hijo, para redimir a la humanidad! ¡Que todas las criaturas vivan en el Señor ahora y siempre!

Queridos compañeros de Mi Casto Corazón, hoy abro sus ojos hacia una realidad espiritual y planetaria que hirió mucho el Corazón de Dios en los últimos siglos de la existencia de la humanidad.

Con la misión hacia el Chaco, el Universo de Dios se vio delante de la oportunidad de redención para muchas situaciones en lo que se refiere a la consciencia indígena, a los pueblos originarios del planeta. Sin embargo, para que esta liberación no sobrecargue a unos pocos, son necesarias la oración y colaboración consciente de todos.

Sus hermanos de la consciencia indígena padecieron, a lo largo de los últimos siglos, las astucias del enemigo de Dios, que se manifestó en la vida planetaria y material con lo que ustedes llaman injusticias sociales. Esas injusticias, en verdad, son incentivos de aquel que lucha contra la expresión del Proyecto Divino en la Tierra y que no solamente busca disipar la consciencia indígena por las carencias y miserias en que vive, sino también haciendo nacer el rencor en su corazón. Muchas veces, ese rencor fue pasando de una generación a otra, hasta que muy pocos permanecieron en su pureza y pacificación original. Fue de esa forma que los conflictos y las luchas por posesiones y recursos materiales llevaron a los infiernos y purgatorios de este mundo, a muchas almas que deberían ser guardianes de realidades sublimes del planeta.

Con esta misión humanitaria hacia el Chaco, muchas de esas puertas infernales se abrieron para el rescate y la rehabilitación de estas almas, no solo de Argentina, sino de toda América. Este hecho, hijos, los compromete como humanidad, ya que la pérdida de esas almas fue causada también por las acciones humanas.

Es por este motivo que les pediré una mayor consciencia y espíritu orante, porque por más que los actos realizados en el Chaco sean sencillos, con la unión y adhesión de todos, muchos males podrán ser equilibrados.

La urgencia planetaria los llama a actuar y multiplicar sus esfuerzos. Aún hay mucho que liberar en el planeta, y con estas dos misiones actuales, la consciencia de su grupo está comenzando a comprender la verdadera acción del servicio, juntamente con la oración.

Si viven en el espíritu de la unidad, muchos de sus hermanos que padecen en los submundos de la consciencia planetaria podrán recibir una oportunidad de vivir a tiempo la redención.

No se olviden de dedicar un tiempo a la unión verdadera y de corazón con los misioneros; así, muchas otras puertas se abrirán para la liberación del planeta.

Los amo y cuento con sus oraciones y sus corazones encendidos, como una puerta para que la Misericordia Divina descienda a la Tierra.

Su Padre y Amigo, Servidor y Misionero de Dios,

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos