MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ Y MADRE DE LOS REFUGIADOS, TRANSMITIDO EN LA LOCALIDAD DE SAN ESTEBAN AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​​

Queridos hijos:

El principio crístico de la Sagrada Familia de la humanidad intenta ser diezmado a través de las guerras en Medio Oriente. Es por eso, que Vuestro Señor Jesús decidió enviar en misión a algunos de ustedes para que en representación de todos, dijeran sí al Universo a la recuperación de la dignidad y de la fe de las familias de Medio Oriente.

Mientras la misión humanitaria transcurre según los principios celestiales, Vuestra Madre Celeste ya se encuentra trabajando en la recuperación de las esencias de los más pequeños, así se vuelve a establecer en cada hijo Mío, el sentido de vivir y de pertenecer al proyecto redentor de esta humanidad.

Queridos hijos, todas sus oraciones diarias, las que apoyen esta misión humanitaria como también a la misión de Chaco, permitirán que las puertas celestiales estén correctamente abiertas, para que los misioneros, bajo el círculo divino de Mi protección puedan cruzar cada una de ellas y así derramar la Gracia que hace falta en el mundo.

Queridos hijos, el Padre observa la dedicación de cada uno de los misioneros, por eso Vuestra Santa Madre se encuentra guiando los pasos de Sus hijos misioneros, para que ellos no pierdan de vista el lugar en donde siempre existirá la mayor necesidad. Es así, queridos hijos, que todo el universo celestial acompaña este momento de ambas misiones porque los servidores deben aprender con toda esta experiencia, cuánto las almas se alejaron de Dios a través del sufrimiento, de la indignación o de la pobreza profunda de los pueblos originarios.

Argentina puede destinarse como una futura nación reconsagrada a Mi Inmaculado Corazón por medio de las misiones humanitarias, eso cambiaría el destino de millones de almas.
Es como el caso de Turquía, que abriendo las puertas a los refugiados se volvió una nación rescatable en estos tiempos.

La paz es la premisa para estos tiempos, por eso a todos los misioneros les llegó la hora de irradiar ese principio eterno de paz al mundo.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los une en el Amor de Dios,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz y Madre de los refugiados

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, ARGENTINA Y PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Mientras el enemigo de Dios siembra la discordia entre las naciones, entre las religiones y entre las diferentes culturas de este mundo, Yo los llamo a que valoren el amor y la unidad entre los seres.

Hijos, los planes del enemigo no se ocultan ante los Ojos del Padre y el Señor nada más puede hacer, que no sea advertir a Sus hijos que en la consciencia humana están siendo sembrados el miedo, la discordia, la ira, la incredulidad, la desesperanza y el desamor.

Todos los días el adversario del Señor busca destruir el espíritu de la fe en los corazones de los hombres. Él está intentando confrontar las diferentes religiones del mundo, como forma de que todas las vías de unión con Dios sean derrumbadas por su astucia. Así también hace con las naciones y con las culturas, incentivando las confrontaciones entre los corazones, para impedir que los seres humanos puedan desarrollar el principio de la unidad.

Pero lo que el adversario de Dios ignora es que su astucia en nada se asemeja al Amor de Dios y que su fuerza jamás podrá compararse con el Poder que proviene del Creador. Esa certeza debe volver a reinar en el corazón humano, la certeza que Dios tiene el Poder para vencer cualquier mal, cualquier oscuridad, cualquier tiniebla.

Que cada criatura se una al Señor así como Lo comprende; que no pierda la fe en Su Misericordia, y aun estando delante de la Justicia, que pueda tener fuerzas para generar méritos para equilibrar sus propias deudas.

Les digo esto porque quiero que comprendan que una misión que une culturas y religiones, con el único propósito de fortalecer la fraternidad entre los seres, tiene un valor incalculable en el Reino de los Cielos. Por eso, les pido a los misioneros de Mi Casto Corazón, que con valentía aceptaron las misiones encomendadas por Dios, que sean capaces de trascender sus propias limitaciones y sus propias necesidades de cura, para curar en la consciencia humana, el mal que se apodera de su corazón.

Les pido que sirvan abnegadamente todo el tiempo, que reconozcan la oportunidad de trascendencia que Dios les propone a cada instante, porque mientras sus brazos trabajan en la materia, los Nuestros trabajan en el espíritu.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

¡Digno de gloria y de loor es el Altísimo Señor, que envió al mundo a Su Hijo, para redimir a la humanidad! ¡Que todas las criaturas vivan en el Señor ahora y siempre!

Queridos compañeros de Mi Casto Corazón, hoy abro sus ojos hacia una realidad espiritual y planetaria que hirió mucho el Corazón de Dios en los últimos siglos de la existencia de la humanidad.

Con la misión hacia el Chaco, el Universo de Dios se vio delante de la oportunidad de redención para muchas situaciones en lo que se refiere a la consciencia indígena, a los pueblos originarios del planeta. Sin embargo, para que esta liberación no sobrecargue a unos pocos, son necesarias la oración y colaboración consciente de todos.

Sus hermanos de la consciencia indígena padecieron, a lo largo de los últimos siglos, las astucias del enemigo de Dios, que se manifestó en la vida planetaria y material con lo que ustedes llaman injusticias sociales. Esas injusticias, en verdad, son incentivos de aquel que lucha contra la expresión del Proyecto Divino en la Tierra y que no solamente busca disipar la consciencia indígena por las carencias y miserias en que vive, sino también haciendo nacer el rencor en su corazón. Muchas veces, ese rencor fue pasando de una generación a otra, hasta que muy pocos permanecieron en su pureza y pacificación original. Fue de esa forma que los conflictos y las luchas por posesiones y recursos materiales llevaron a los infiernos y purgatorios de este mundo, a muchas almas que deberían ser guardianes de realidades sublimes del planeta.

Con esta misión humanitaria hacia el Chaco, muchas de esas puertas infernales se abrieron para el rescate y la rehabilitación de estas almas, no solo de Argentina, sino de toda América. Este hecho, hijos, los compromete como humanidad, ya que la pérdida de esas almas fue causada también por las acciones humanas.

Es por este motivo que les pediré una mayor consciencia y espíritu orante, porque por más que los actos realizados en el Chaco sean sencillos, con la unión y adhesión de todos, muchos males podrán ser equilibrados.

La urgencia planetaria los llama a actuar y multiplicar sus esfuerzos. Aún hay mucho que liberar en el planeta, y con estas dos misiones actuales, la consciencia de su grupo está comenzando a comprender la verdadera acción del servicio, juntamente con la oración.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Mientras el mundo comienza a tomar consciencia de la necesidad del servicio y Argentina da los primeros pasos en el equilibrio activo de sus deudas con Dios, los llamo para que no detengan sus pasos. Que cada misión sea una puerta que se abre hacia una mayor posibilidad de redención en el mundo.

Mis misioneros en el Chaco están comenzando a tener consciencia de la tarea espiritual que realizan y sus corazones ya pueden sentir un poco más el Propósito de Dios.

El sufrimiento de la consciencia indígena está siendo aliviado, pero como les dije, esta es una puerta que se abrió para que continúen en un largo trayecto de reparación y de redención.

Para que la Argentina se convierta en una nación apta para ser la cuna de la Nueva Humanidad, así como el Brasil, el Uruguay y otros países de América del Sur, debe existir un mayor espíritu de amor y de fraternidad.

Con pequeños actos de servicio, la consciencia se amplía para conocer la verdad, que es la Presencia de Dios dentro de todas las criaturas vivientes. El servicio, hijos, dignifica el espíritu y activa el amor latente en el corazón humano. Es por eso que, ahora que dieron los primeros pasos con una consciencia mayor, Yo les pediré que no se detengan.

Los misioneros sentirán en sus corazones, la necesidad que este servicio tenga una continuidad, y Yo les digo que ese sentir es verdadero. Quisiera que otros miembros de esta Obra tuvieran la oportunidad de aportar su amor en actos de caridad fraterna, pero para eso necesito la disposición interna y material de todos.

A medida que el desajuste espiritual se vaya equilibrando y transmutando en el Chaco, por las simples y sinceras acciones de los servidores en la materia, los caminos se abrirán y encontrarán aquellos intercesores enviados por Dios, que los ayudarán a proporcionar una vida materialmente más digna para los pueblos del Chaco. Pero, antes de eso, aún deberán esforzarse mucho para que el amor pueda disolver el dolor que impregna la consciencia indígena hace tantos siglos.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

La madurez en la hora de servir surge de la comprensión de que un servicio que se presta respondiendo a un pedido de Dios trasciende la materia y tiene su verdadero propósito en el espíritu. Cuando el Creador los envía a servir, deben tener consciencia que son meros instrumentos en Sus manos, ya que para equilibrar el gran karma humano, es necesario que sean los propios miembros de la humanidad los ejecutantes e intercesores de este acto de equilibrio.

¿Qué es lo que temen cuando los enviamos a servir? ¿Acaso están pensando que serán sus manos las que van a actuar?

Ya no pierdan tiempo con expectativas, ansiedades o incluso con orgullos y vanidades. Concéntrense en ser verdaderos, simples, obedientes, mansos, vigilantes y pacíficos. Concéntrense en estar unidos a Dios y en pensar en Él todo el tiempo y no en sí mismos.

Cuando estén delante de un acto de servicio, no se confundan. La confusión proviene de la falta de claridad de propósito en sus acciones. Si concentran su atención en Dios, pronto verán cómo Él abrirá los caminos y les mostrará la necesidad mayor, que de repente no era aquella en la que pensaban.

Tanto en el caso del Medio Oriente como del Chaco, sus hermanos necesitan ser escuchados y encontrar, en ustedes, un puente para algo superior. Donen aliento, donen esperanza, donen paz de corazón. No se muestren inmaduros, inseguros o sin un propósito, porque están siendo guiados de cerca tanto por Nuestras palabras como por la intuición y por el corazón, vehículos que siempre usamos para conducirlos. Por eso, déjense guiar internamente.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE DEL CENTRO MARIANO DE AURORA​​​ HASTA LA CIUDAD DE CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Si hay algo que debe ser inmediatamente disipado del corazón humano es el miedo. El miedo es la ausencia de Dios, del amor, de la fe. El miedo nace y crece en el corazón de aquellos que se acomodaron en la condición humana y que aún no reconocieron que lo que debe cuidarse con esmero es solo la esencia más profunda del ser, los Principios Divinos que allí se encuentran. Aquel que siente miedo lo siente por no confiar en el amor.

Con sus acciones, deben fortalecer los principios de la fe, la certeza que algún día el amor hablará más alto en la consciencia humana, porque será tanta la necesidad de paz y de unidad, que todos se unirán con todos, en busca de un Único Dios.

El miedo con el cual viven los pueblos originarios es el miedo de perder su cultura, perder su espacio en la Tierra. Por no tener lo básico que necesitan para vivir, ellos sienten miedo de desaparecer como pueblo, así como desaparecieron tantos otros.

En la misión que ocurre en el Chaco, así como en todas las misiones que aún tendrán lugar con sus hermanos indígenas, deben fortalecer la fraternidad, dejarlos sentir que ustedes comprenden o que buscan comprender el papel espiritual de los pueblos originarios en la Tierra. Porque, más que las ayudas y cuidados básicos, encontrarán en sus hermanos, la necesidad de ser reconocidos con su cultura y sabiduría, como parte de esta civilización humana.

En lo profundo de esos corazones, más que el hambre o la miseria, pesan el abandono y la indiferencia por parte de la mayoría de los seres humanos. Es por eso que estamos dedicando estos mensajes no solamente para instruir a los misioneros, sino también para despertar espiritualmente a la humanidad y, sobre todo en este caso, a la Argentina. Así reconocerá el papel de la consciencia indígena, ya que su equilibrio depende de la pureza, de la simplicidad y de la sabiduría que los pueblos originarios mantienen en su interior.

Deben prestar cada servicio, grande o pequeño, siempre teniendo en cuenta mucho más el propósito espiritual que el acto físico. Físicamente encontrarán infinitas necesidades materiales, sociales, morales, carencias de cosas básicas para la supervivencia y, para suplir todas ellas, sería necesario un esfuerzo mucho mayor que el de algunos pocos días.

Y muchos pueden preguntarse: ¿cuál es la razón de hacer misiones tan rápidas, en las cuales no se suple ni un mínimo de la gran necesidad de esos pueblos?

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Aprende a encontrar en la consciencia indígena no la decadencia de un pueblo que un día vivió la plenitud en este mundo; sino contempla, delante de ellos, la persistencia de un pueblo que resistió las colonizaciones y las persecuciones y que mantuvo su propia cultura aun cuando el mundo buscaba “educarlos” e instituir otra forma de vida para ellos.

Contempla la parte de la consciencia de esos pueblos que no se corrompe, que se mantiene pura, sencilla y verdadera. Percibe que algo superior los sustenta hasta hoy. No veas solo cómo la vida moderna intenta llegar dentro de las diferentes comunidades. Procura aquello que debes aprender y trae, para la humanidad común un aprendizaje diferente, pues los seres humanos que se dicen civilizados, en su mayoría, solo ven los pueblos originarios como algo inferior y observan con cierta indiferencia como ellos desaparecen del mundo. Son las fuerzas del caos que, poco a poco, consiguen retirar del planeta los principios que lo sustentan.

Los pocos que supieron amar a los pueblos originarios muchas veces alimentaron en sus corazones el rencor y el dolor de no ser comprendidos por la civilización actual del mundo, sin percibir que la verdadera ayuda que se da a esos pueblos es fortaleciendo su pureza y animándolos para que sean verdaderos.

En la misión para el Chaco, se encontrarán con mucha carencia, pobreza, hambre, abandono. Más allá de suplirles sus necesidades básicas, deben cumplir una misión espiritual: fortalecer el espíritu de la pureza de sus hermanos y anunciar al mundo la importancia de vivir en fraternidad y unidad con las diferentes expresiones de Dios en la Tierra.

Quisiera que muchos otros se animaran para esta misión, para seguir realizando servicios en otros lugares del mundo en donde la consciencia indígena necesita de auxilio. Ayudar a mantener los pueblos originarios en este planeta es ayudar al propio planeta a mantener su equilibrio. Si todas las naciones despertaran para el servicio a los pueblos originarios que les incumben, muchos desequilibrios podrían ser ajustados en la Tierra. El simple acto de compartir la ayuda, fraterna y amorosamente, poco a poco va curando la consciencia grupal, tan herida y olvidada, de los pueblos indígenas.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Fraternidad, unidad con Dios, fe y esperanza, son atributos que siempre deben reinar en el corazón humano.

Partiendo del principio de la unidad de Dios, que en la diversidad de la manifestación de Su Consciencia jamás dejó de ser Único, vivan ustedes también la unidad entre sí como un único cuerpo perteneciente a la Consciencia Divina.

El Creador se multiplicó y expandió en diferentes formas de vida, de expresión, de manifestación, para que Su Perfección se hiciera vida y materia, para que el Amor que Él expresa en Su Espíritu Divino pudiera tornarse carne, mente, sentimiento, alma, espíritu, vibración y sonido para que no hubiera límite para la manifestación de Su Amor.

Dios permea todo lo que fue creado y a todas las criaturas les da la oportunidad de ser semejante a Él. Conscientes de los principios del Creador, deben imitarlo. Que el amor se multiplique en sus corazones, que se exprese de diferentes formas con palabras, con oraciones, con silencio, con acciones, con comunión interna, espiritual o física y en la hora de recibir la Eucaristía.

Como grupo exprésense como la Consciencia de Dios: muchas formas de vida, muchas formas de servir, infinitas posibilidades de amar, pero todo eso sin nunca perder la unidad.

Aunque las criaturas existentes sean tan diferentes unas de las otras, eso no hace desaparecer de todas ellas la esencia que las une en semejanza divina con el Padre Creador.

Les digo todas estas cosas porque es la hora de la unidad, de la reconciliación, de la fraternidad como puentes para el amor.

Las diferentes misiones que hoy se están llevando adelante indican el camino que cada uno debe recorrer en su día a día: superar las diferencias entre razas, culturas, lenguas, naciones, religiones, para que vivan, como humanidad, la unidad con Dios.

Sean conscientes que llegará la hora de unir sus consciencias en un único propósito: traer paz y reconciliación para la Tierra.

El sufrimiento del corazón humano hace que se venzan las barreras para amar. La necesidad de encontrar la paz los une.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Sé que las Apariciones de los Mensajeros Divinos son un misterio para muchos, misterio que en algunos causa el crecimiento de la fe, y en otros el tormento de la duda.

Este mundo, hijos, está lleno de misterios. La propia consciencia humana, en sí, es un gran misterio tanto para el Cosmos, como para ustedes mismos.

En este planeta, deben aprender a vivir por la fe: fe en lo invisible, en lo intangible, en lo Divino, en lo pleno. Es solo con la Gracia de la fe, que el corazón puede estar delante de las diferentes situaciones de la vida con la claridad y la comprensión necesarias.

Les digo esto porque como grupo y como humanidad están delante de dos desafíos, que son las dos misiones que están viviendo. Ambas situaciones, que deben ser develadas, tienen raíces muy profundas y desconocidas para todos. Y, para que no estén delante de ellas de manera superficial, deben abrir sus corazones para la vivencia de la fe, pues es así, confiando en lo invisible y siguiendo sus corazones en cosas tal vez inexplicables o no tan obvias para sus mentes, que podrán estar plenos delante de esos dos desafíos.

Las dos situaciones que hoy enfrentan, tanto en el Medio Oriente como en el Chaco, Argentina, necesitaron llegar al extremo para que la humanidad colocara sus ojos sobre ellas, y aun así, padecen mucho con su indiferencia, porque el corazón humano aún no se abrió para vencer sus propias comodidades e ir al encuentro de las necesidades del prójimo.

Sus hermanos de la consciencia indígena intentaron llevar a cierta parte del planeta, principalmente a las Américas, a una vida evolutiva diferente de la realizada por el resto de la humanidad. Ellos encontraron lo Sagrado gracias a la reverencia, porque era justamente la falta de contacto con las creaciones e invenciones materiales de la mente humana lo que les permitía encontrar un camino evolutivo diferente, basado en el amor y en la simplicidad.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

De la misma manera con que el enemigo intenta debilitar las diferentes religiones del Medio Oriente y mezcla intereses económicos y de poder con conflictos religiosos, para que la humanidad ya no quiera religarse con Dios, el enemigo también debilita el papel de la consciencia indígena en el mundo, colocando a los pueblos originarios frente a las llamadas “tecnologías”.

El adversario de Dios intenta imprimir en la consciencia humana, como un todo, la idea que los pueblos indígenas son primitivos y atrasan la evolución del planeta en general.

¡Estén atentos, porque este es un pensamiento destructivo y que los desvía de los Planes de Dios!

Como les dije anteriormente, los pueblos originarios que se mantuvieron fieles al principio puro de su existencia son guardianes de atributos espirituales primordiales para el desarrollo de la humanidad.

Los indígenas se mueven y actúan basándose en la intuición, en la sabiduría, en el sentir del corazón, en la unión con la naturaleza y en la reverencia a lo sagrado. Imaginen al ser humano sin estos atributos espirituales; perdería su vida, su esencia, su vínculo con Dios.

Que la misión en el Chaco no sea solo para prestar un servicio, sino que también ustedes se permitan vivir un intercambio mutuo: proteger, amparar y auxiliar a aquellos que los mantienen espiritualmente unidos a la Sabiduría de Dios.

Estas dos misiones, tanto para el Medio Oriente como para el Chaco, deben renovar los principios de la fe, de la fraternidad y de la unidad en el corazón humano. Todo servicio, toda oración y toda liberación deben tener ese propósito porque con fe, fraternidad y unidad, el corazón podrá, un día, conocer el amor.

Estén en una postura de mucha humildad, porque tanto en una misión como en la otra, aunque tengan muchos recursos para ayudar, cuando se colocan en una postura de aprender, más allá de auxiliar en grandes procesos de liberación espiritual, traerán en sus consciencias muchos códigos de madurez y sabiduría.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Mientras el enemigo intenta fortalecer el ansia por el poder material y la discordia entre las naciones y las diferentes religiones del mundo, que aquellos que aún están lúcidos y firmes en la aspiración de seguir el Propósito Divino fortalezcan su convicción de que el único Poder es el que viene de Dios y que todas las religiones que conducen al Padre deben ser respetadas.

Hijos, comprendan que el espíritu de las próximas misiones hacia el Medio Oriente, como también la del Chaco, es la unidad, la posibilidad de unir en amor y respeto a las diferentes culturas y formas de reverenciar a Dios, que es Único.

Si las almas caminan hacia Dios bajo el espíritu del amor, de la fraternidad y de la unidad con el prójimo, no importa la forma como recorran este camino, porque cuando llegue la hora, Dios mismo unirá todos los caminos por Él abiertos a lo largo de la existencia humana, para fundirlos en un único destino, que es el Amor y la Unidad con Él.

Lo más importante en este momento es dar ejemplo al mundo de la posibilidad de amor existente entre las diferentes religiones, culturas y naciones. Lo importante no es si los cristianos son perseguidos en Medio Oriente, sino que los cristianos de Occidente vayan en auxilio de este pueblo, con la intención de disolver el odio que se expande en los corazones, es para Dios un acto grandioso, que equilibrará muchos males del planeta.

Así como los misioneros están yendo hacia el Medio Oriente, que todos los seres orantes del mundo los acompañen con sus corazones y se unan a este propósito de verdaderamente orar para que las diferentes religiones se fortalezcan en su esencia de unión con el Único Dios, que es el Dios del Amor y de la Verdad.

Hijos, jamás permitan que el enemigo alcance su meta de destruir, del corazón humano, la fe en sus religiones y la esencia de todas ellas. Que todas las verdaderas religiones, que son aquellas que llevan a Dios, puedan mantener su pureza y su esencia vivas, para que sigan religando las almas al Creador, así como es el propósito de la existencia de cada una de ellas.

También en el Chaco, en Argentina, deberán aprender la religión del corazón, aquella que trasciende las instituciones y solo se basa en el verdadero sentido de la palabra: religarse.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Mientras orábamos, vi a San José, primero en el Medio Oriente, vestido como musulmán y con un paño envolviendo Su cabeza. Caminaba en el desierto, acompañando las diferentes familias que emigraban, colocaba en Sus brazos los niños más cansados de caminar y los ayudaba. Después, lo vi en otras ciudades, en grandes ciudades, ayudando a las personas en las calles y solo acompañándolas como alguien que simplemente pasaba por ahí. Lo vi también en diferentes aldeas indígenas, y cuando apareció estaba rodeado de niños indígenas, que parecían tener entre tres y ocho años. Mientras San José transmitía el mensaje diario, los niños que lo acompañaban irradiaban espiritualmente luz para las diferentes tribus indígenas del mundo.


Queridos compañeros en Cristo, misioneros del amor en esta Tierra con tanta necesidad de auxilio y de paz:

Hoy vengo a su encuentro con alegría, aunque también con mucho pesar en lo profundo de Mi Casto Corazón. Vine con alegría porque sabía que, al llegar al mundo, encontraría seres dispuestos a estar Conmigo en donde quiera que sea necesario. Y vengo con pesar porque no puedo ser indiferente a todo lo que sucede en el mundo y también en el Universo, como consecuencia de los acontecimientos en la Tierra.

Hoy, no solo vengo del Medio Oriente. Vengo de muchos lugares de este vasto planeta, en donde puedo caminar más allá de las fronteras, ya que para Mí, ellas no existen. Vengo principalmente de la región del Chaco, en la Argentina, y también de otras aldeas y tribus de pueblos originarios que la humanidad aún desconoce. Y no estoy solo, pues traje a su encuentro los pequeños que, desde el plano del espíritu, irradian su pureza a aquellos seres humanos que tienen la misión de seguir resguardando la presencia de la consciencia indígena en el planeta, para que la pureza y la simplicidad no desaparezcan del corazón humano.

Muchos piensan que no sería necesario realizar dos misiones al mismo tiempo y elucubran pensamientos, imaginando la razón por la cual pedimos una misión al Chaco, ya que los misioneros están yendo tan lejos, al Medio Oriente.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos