Jun

30

Jueves, 30 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Para que la Vida divina encuentre en tu corazón una puerta para ingresar en la humanidad, debes tener como prioridad la manifestación de esa vida.

Cuando eres consciente que lo más importante es la unión con Dios, lo haces a cada instante y no necesitas estar encerrado en una capilla para eso, porque existen muchas formas de unirse al Padre y una de ellas es siendo Su operario y construyendo en el mundo Su Obra, para que no solo tú, hijo, sino muchos otros, se unan a Él.

No necesitarías perder la oportunidad de contemplar el Corazón de Dios y de estar perfectamente unido a Él; pero en tanto tus obras aún sean para ti, estas te separarán de Dios, y aunque creas que lo haces para Él, no conseguirás encontrar esa unión en tu labor.

La profundidad de la consciencia de cada uno solo es conocido por sí mismo y, si buscas dentro de ti, sabrás si tu intención es construir algo para Dios o si estás buscando engrandecerte a ti mismo y recibir los méritos por la materialización de dichas obras que ayudas a manifestar.

¿Por qué Santa Teresa de Jesús alcanzaba la contemplación, si tantos días y tantas horas se ocupaba de fundaciones, de construcciones, de formar consagrados, de contactos con la sociedad?

Porque ella sabía que lo que estaba haciendo no tenía otra finalidad, sino la de manifestar una obra que permitiera la unión del corazón humano con Dios.

¿Cómo podría el padre Pío contemplar, si estaba tan ocupado con confesiones, con administrar la construcción de un hospital, con el dolor que le causaban las llagas de su cuerpo y también las llagas de su corazón, causadas por la incomprensión de los hombres?

Porque él sabía que todo lo que hacía no tenía otra finalidad, sino expandir un reinado divino cuyo rey no era él, era Cristo.

Hijo, si quisieras crecer como alma, como consciencia y como siervo de Dios y si quisieras ser un verdadero instrumento de Dios y constructor de Su Obra en el mundo, olvida desde ya los méritos que quisieras para ti.

Si estás haciendo alguna cosa y en el fondo te gratificas por manifestarla, medita y pide misericordia por tu ignorancia y por querer ser reconocido por una obra que no es tuya. En cada instante, medita en tus intenciones y todo lo que hagas, hazlo para Dios y no para ti.

Si en tus actividades ejercitas lo que te digo y en todo estuvieras buscando agradar al Señor y crear condiciones para que la humanidad tenga una forma de unirse a Él, cuando llegue el momento de orar, no te costará tanto encontrar al Padre, porque en ningún momento te apartaste de Él.

Así, hijo, tu vida dejará de ser un eterno caer y levantar, un eterno distanciarse y aproximarse de Dios, y cada día, en cada liturgia, tendrás la oportunidad de unirte aún más con Él.

En tus manos está la posibilidad de evolucionar y de alzar vuelo a mundos sublimes o permanecer en ti mismo, con los méritos ilusorios de una obra que no es tuya.

Te digo estas cosas por el crecimiento interior de la humanidad y su unión con Dios.

Te dejo Mi bendición.

San José Castísimo

Jun

28

Martes, 28 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Para curar el presente y preparar una nueva vida para el futuro, deben perdonar el pasado.

Es sólo el amor, hijos, el que ingresa en lo profundo de la consciencia humana y borra los registros de los errores cometidos. Las palabras, las acciones, e incluso los actos de caridad y de servicio, son solo vehículos para la vivencia de ese amor, que debe emerger de lo profundo del corazón.

La oración es el lenguaje del amor, es la puerta que se abre en el interior de cada ser para que ese amor fluya de Dios a cada consciencia y de sus consciencias, a las necesidades planetarias.

Buscar un resultado externo por las propias acciones es cerrar las puertas para el amor, porque el retorno no es algo buscado por aquel que verdaderamente ama. Quien ama, solo dona y no busca, en nada, recibir.

Para que sean vehículos de un Amor divino y superior para la consciencia planetaria, deben ser un poco más humildes y sencillos, sin querer ser aquellos que transforman y redimen todas las cosas, porque lo que transforma y lo que redime es el amor, ese amor que no proviene de ustedes, sino de Dios.

Hijos, al servir, sepan que lo más importante no es el servicio en sí; es el amor con el cual sirven. Al estar en contacto con alguien y ofrecerle una palabra de aliento y de esperanza, sepan que lo importante no es lo que dicen o qué tan bien se expresan, pero sí con qué grado de amor y de unión con Dios lo hacen.

Antes de servir e inclusive en su día a día, como primer ejercicio del día, únanse a Dios y díganle: “Señor, haz de mí un vehículo de Tu Amor”. Si son sinceros y verdaderos al pronunciar esas palabras y permiten que el verbo sea el vehículo de una intención pura para que llegue al Padre, eso será suficiente para que el Creador traiga un sentido para sus vidas y haga valer en cada momento de ellas, el triunfo de Su Plan.

Que sus acciones, sus pensamientos, sus sentimientos y sus palabras estén impregnados de algo más que ustedes mismos. Que todo sea por la manifestación del amor y que el amor, por sí solo, sea el resultado de su servicio y de su vida.

Por la cura de la consciencia humana y planetaria, láncense al descubrimiento del Amor divino y permitan que el Creador los haga portadores de ese amor.

Yo los bendigo y los conduzco al verdadero servicio, que ya saben que no comienza ni termina en sus acciones, sino que tiene su verdadera actuación en la vida del espíritu y debe tener ahí su esencia y su principio.

Su Padre y Compañero, en el servicio y en la oración,

San José Castísimo

Jun

27

Lunes, 27 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Ante la miseria, clama por Misericordia.

Ante el sufrimiento, clama por Compasión.

Ante la ignorancia, clama por la Gracia.

Ante el abandono, clama por Piedad.

Ante la desesperación, clama por la Fe.

Ante el dolor, clama por la Cura.

Ante las consecuencias del pasado, clama por Perdón.

Hijo, colócate frente a cada situación como un siervo de Dios, como un puente hacia Su Divina Consciencia. Sé aquel que une las criaturas al Creador y por medio de ese servicio unirás tu propia consciencia a Dios.

No te diré mucho en este día porque Mi silencio es algo que también necesitas.

Ante una duda o incomprensión, silencia.

Ante algo que no sabes cómo solucionar, observa y en silencio busca la respuesta. No todas las soluciones vendrán de ti, pero si te colocas en la postura correcta, el Señor, que creó todas las cosas, encausará lo que tú no sabes resolver.

Hijo, esta es la era de la fe porque solo por medio de ella te sustentarás. Esta es también la era de la madurez y del olvido de sí, porque es solo creciendo y dando pasos firmes que podrás consolidar tu fortaleza interior.

Que los vientos ajenos no te hagan temblar y que no te confundan las tempestades.

Mantén encendido en ti, como un secreto, el sol del nuevo tiempo e ilumina tu interior aunque el mundo esté en tinieblas.

Acepta cada símbolo que te traigo y desarróllalos en tu interior. Ellos se volverán llaves que abrirán las puertas de tu consciencia hacia una vida superior.

Tu Padre y Compañero,

San José Castísimo

Jun

26

Domingo, 26 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Hijos:

Hoy les pediré nuevamente que oren por los pueblos originarios, por la consciencia indígena de hoy y de ayer.

Que por medio de sus oraciones pidan perdón por los errores cometidos en el pasado y que día a día revisen si aún existen, en sus consciencias, las raíces de un mal milenario que impide la unión entre los seres a pesar de sus diferencias.

Un servicio es verdadero cuando es realizado con el corazón. Sin embargo, tiene una repercusión planetaria cuando son conscientes de ese servicio en la vida invisible del planeta y cuando observan en sí mismos lo que debe ser transformado y trascendido para que la situación en la que están sirviendo reciba un auxilio más profundo.

Por ejemplo: si al servir a los pueblos originarios buscan dentro de ustedes lo que los llevó a esa situación de pobreza, de abandono y de indiferencia por parte de la mayoría de los seres humanos; si buscan en sí mismos cortar las raíces del poder y de la necesidad de transformar todo y a todos adaptando situaciones y consciencias a las propias necesidades, darán profundidad a ese servicio.

Hijos, el hombre que colonizaba tenía una idea propia sobre lo que debía ser la civilización humana y creía que todo debía adaptarse a esa idea y aquello que no encajaba en su pensamiento debía ser extirpado.

A pesar de transcurrir tantos siglos, esta forma de pensar y de sentir aún está presente en el corazón humano y la mayoría, por más que crea que sí, aún no aprendió a descubrir lo que el otro tiene para aportar, no aprendió a transformar la propia idea y a abrirse para compartir un pensamiento diferente que viene del prójimo.

Las raíces de un poder humano e ignorante aún están vivas en las consciencias de todos y se alimentan de pequeñas y grandes acciones, de pensamientos y de sentimientos que se manifiestan muchas veces impulsivamente.

Para transformar la actual condición humana, deben observarse a sí mismos e intentar arrancar de raíz, los viejos patrones de una raza degenerada, para que den lugar a lo nuevo.

Que la coyuntura de esa misión en hermandad con los pueblos originarios, los lleve a revisar en el propio interior lo que les dije. De esta forma, harán de este servicio un acto profundo y verdadero que trasciende una acción social e incluso la caridad de este mundo.

Si la oración y el servicio siempre fuesen acompañados por la transformación, pronto verían asomar un nuevo sol en el horizonte, anunciando un ciclo de más claridad para la consciencia humana.

Los amo y por eso, los conduzco día a día.

San José Castísimo

Jun

25

Sábado, 25 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos:

Mientras haya experiencias negativas en la consciencia humana, habrá purificación que vivir. El viejo hombre está siendo expurgado de sus internos y más que eso, de sus células.

Muchos quieren transformarse y no soportan ver en los otros los propios errores. Esta incapacidad de verse frente a un espejo genera ira, indignación y tristeza. Pero les digo, compañeros, que esta reacción humana frente a la purificación, es fruto de la vieja manera de lidiar con los aspectos inferiores.

El nuevo hombre debe surgir al mismo tiempo que el viejo es expurgado, o sea que los patrones de conducta de una nueva vida deben ir reemplazando a los viejos patrones humanos. Esto significa, hijos, que al verse frente a un espejo a través de los errores y aspectos de los otros, deberán amarlos y ser compasivos.

Colóquense riendas y frenos a sí mismos por medio de la comprensión y del amor al Plan, que supera al amor propio y a la voluntad de controlar y guiar a todas las cosas.

Cuando reaccionan ante el error ajeno, pretenden reparar un error cometiendo otro. Ese es el mismo principio que causa las guerras y los conflictos del mundo; el odio al otro es un combustible que enciende el odio en el propio interior, el mismo odio que muchas veces está oculto y subconsciente.

Para no entrar en esa rueda que genera ira y oscuridad, controlen el propio combustible y reemplácenlo por la pacificación interior.

Sé que muchos tienen dificultad para controlarse a sí mismos y a sus aspectos inferiores, pero deben intentarlo todos los días, hasta que su consciencia comprenda definitivamente la pequeñez de lo que vive frente a la vastedad universal y pueda dar pasos más concretos.

Quisiera hablarles de cosas universales, pero ¿cómo voy a llevarlos al Universo si sus pies están aprisionados al mundo por las apariencias terrenas y si sus consciencias no incluyen a la esencia de los seres, sino solo a sus defectos y a sus condiciones humanas?

Todos están en la misma escuela y cada uno en su grado debe escuchar lo que hoy les digo y trabajar conscientemente la incapacidad de amar y de autocontrolarse.

Hijos, cuando al menos comiencen a lidiar consigo mismos con más madurez, podré llevarlos al Cosmos para que profundicen en las raíces universales. Pero primero, necesitan crecer, todos necesitan crecer, incluso aquellos que se consideran adultos y ancianos. Crezcan en espíritu y en virtud.

Su Padre y Amigo

San José Castísimo

Jun

24

Viernes, 24 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Mientras claman por la paz, hijos, clamen por la consciencia de los pueblos originarios. Sobre todo en la región donde hoy trabajan por medio de la misión humanitaria que están realizando, sentirán el sufrimiento del sometimiento que estos pueblos padecieron durante años y que continúa impregnando los éteres del Paraguay, del sur del Brasil y del nordeste de la Argentina.

Hijos, las misiones con la consciencia indígena son de suma importancia en estos tiempos, porque la deuda de la humanidad con estos pueblos es impagable, como también lo es con la consciencia de África.

Hoy les pediré que oren de forma especial por sus hermanos de la consciencia indígena, sobre todo por aquellos que ya no están en este mundo, pero que continúan aprisionados por los dolores de un pasado que no pudieron superar.

Los dolores del pasado todavía pesan en los corazones de sus hermanos indígenas y muchas veces se multiplican por la pobreza, por los preconceptos y por la lucha constante que viven para conservar las propias culturas.

Hijos, muchos sienten que mantener la cultura indígena en el planeta es intentar preservar algo superado y que no tiene sentido en este tiempo. Este pensamiento, sumamente ignorante, es fruto de una consciencia materialista y poco espiritual que permitió que los seres humanos no supiesen respetarse los unos a los otros y que, en tiempos pasados, quisiesen imponer las propias culturas en vez de aprender de lo sagrado y de lo puro que había en las culturas de los pueblos originarios.

Mientras no aprendan a respetar las diferentes culturas y no se abran para ver lo mejor en el prójimo, siempre habrá guerras y siempre habrá caos. La rueda de las encarnaciones nunca terminará si no aprenden a compartir y a respetar las diferencias.

Hijos, es tiempo de sembrar el bien y el amor y de extirpar de la consciencia humana lo que denominan venganza y que se esconde detrás de la justicia de la Tierra.

La falta de igualdad entre los hombres y la imposibilidad de una vida digna no permiten que sus hermanos remanentes de los pueblos originarios de América puedan vivir la paz en sus corazones.

Clamen por esta paz y por misericordia y mientras sirvan tengan sus corazones abiertos, cuiden para no sentirse mejores que ellos y reconozcan que ignoran mucho de lo que ellos tienen para enseñar; y sepan que si el servicio no fuese mutuo, no habrá Presencia divina.

Oren, hijos, oren por los pueblos originarios de ayer, de hoy y de siempre. Que su pureza y simplicidad no se pierdan. Que su aporte al espíritu de la unidad de la consciencia humana sea verdadero.

Su Padre y Servidor de Dios,

San José Castísimo

Jun

23

Jueves, 23 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

En el principio de todo, solo existía el Creador: Consciencia Omniabarcante, sin materia y solo vibración en diferentes escalas que se expresaban en la Luz, en el Color y en el Sonido.

De la Luz nació el Espíritu, del Color nació la Vida ultraterrestre y del Sonido nació la materia.

El Soplo de Dios se hizo oír y la vibración descendió a las dimensiones hasta volverse palpable en una nota, en un verbo: el Verbo Divino.

Del Sonido nacieron los elementos y de los elementos las criaturas. Emitir un sonido es volver a Dios. Cantar Su Verbo sagrado es como construir un camino inverso al que hicieron hasta que existiera la vida de cada individuo. Cuando cantan con el corazón sutilizan al verbo y lo hacen cruzar las dimensiones, convirtiéndolo en vibraciones cada vez más superiores. Este verbo, sutilizado por el amor, retorna al origen de la Vida, a la Consciencia de Dios.

Quien canta con el alma, con el espíritu, con el corazón y con la consciencia, reconstruye el puente entre la humanidad y el Creador; disuelve la densidad de la materia y la reconvierte en el Sonido de Dios; vuelve a ser Soplo del Espíritu Divino. Lo que ustedes llaman Soplo del Espíritu Divino es el principio, es la vibración que se emitió antes de que el sonido se hiciese oír.

Del Soplo nació el Sonido; del Sonido nació la vida; de la vida, el espíritu; del espíritu, la humanidad; de la humanidad nacerá el amor; del amor nacerá un nuevo soplo, un nuevo sonido, una nueva vida, un nuevo espíritu, un nuevo hombre. Y así, el Creador se recrea en Sus criaturas.

Es a través del Sonido que la vida se une al Origen y el Origen permea la vida, renovando a las criaturas. Es a través del Sonido que los corazones retornan a Dios, sin que necesiten dejar de existir como individuos, pues en la vida del espíritu es donde la individualidad da lugar a la unidad, es en la consciencia donde la vida se separa y se vuelve a unir.

Canten con la verdadera intención de elevar a la humanidad. Canten sutilizando el propio sonido, convirtiéndolo en vibración y soplo divino. Creen un puente, que muchas veces no existe, entre la humanidad y su origen. Sean verdaderos cocreadores de la nueva vida.

Multipliquen la presencia de Dios a través del verbo que los vuelve semejantes a Él.

Busquen develar los misterios que existen en Mis palabras y crezcan para que sus acciones sean verdaderamente espirituales y para que su vida en la Tierra tenga un propósito universal y divino para manifestar.

Los amo y les agradezco por intentar comprender lo que les digo y por practicar Mis palabras.

Que esta noche, un nuevo puente sea creado hacia el Reino de Dios y un nuevo Principio de Vida Divina pueda nacer en la consciencia planetaria.

San José Castísimo

Jun

22

Miércoles, 22 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Donde haya amor, unidad y fraternidad, habrá paz.

Donde haya disposición y esfuerzo para superarse a sí mismo y para no verter sobre el prójimo el propio desequilibrio interior, habrá armonía y hermandad.

Hijos, la gran batalla de estos tiempos será por la pacificación interior y por la construcción de una fortaleza interna que los sustente y los ayude a soportar la propia purificación y la purificación del planeta.

Busquen todos los días donar un poco más de sí mismos al prójimo. Busquen construir la hermandad y la fraternidad como prioridades en sus vidas, porque en estos tiempos es la fortaleza grupal la que los sustentará y mantendrá en pie.

A lo largo de los años, los impulsamos a la experiencia de la vida grupal en las Comunidades-Luz, porque es en la vida grupal donde tienen la oportunidad de desarrollar el olvido de sí, el amor al prójimo tal como él es, la paciencia, el perdón, la trascendencia de sí mismos, la transformación, la fraternidad y lo más importante: la unidad.

Es viviendo la unidad que se aproximarán al propósito de la existencia humana.
Experimentando ese Principio divino y volviéndolo cada vez más vivo, podrán llevar la raza humana al cumplimiento de los Planes divinos.

La transición planetaria, la propia purificación y todas las pruebas de estos tiempos, tienen la función de llevarlos a la vivencia de la unidad. Porque cuando están frente a esas situaciones, solo la unidad verdadera les permitirá sobrevivir. La unidad será para el espíritu como el agua y el aire son para el cuerpo; si no hubiera unidad, no habrá vida.

Podrán creer que están en el camino correcto, pero sin unidad con el prójimo ni con Dios perderán el sentido de la propia existencia y caminarán por el mundo como cuerpos vacíos de espíritu y de esencia, como muertos en vida.

¿Comprenden la importancia de superarse a sí mismos para amar al otro?

¿Comprenden la importancia de dejar de lado los propios conceptos e ideas sobre cómo debe ser el ser humano, para aceptar al prójimo tal como es?

El amor es lo que transforma y si no aman al prójimo, él jamás saldrá del punto en el que se encuentra y jamás expresará lo que verdaderamente es, porque para llegar a la Verdad, deben transformarse y para transformarse, deben vivir el amor: dar y recibir amor verdadero.

Hijos, ingresen en la esencia y en el corazón y permitan que ellos sean los comandantes de la propia vida. Es de esta forma como nuevos principios y nuevas Leyes actuarán en sus vidas y podrán fluir con las corrientes del nuevo tiempo, para que ellas no los arrastren ni los desestabilicen debido a sus resistencias.

Ese camino es simple y no necesita causar sufrimiento, sin embargo cada uno elige la forma de aprender, según su propio esfuerzo y consciencia.

Los amo y por eso les digo todas estas cosas.

Los bendigo,

San José Castísimo

Jun

21

Martes, 21 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ,TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESUS

La era de la desestabilización de la mente

Hijos:

Esta es la era de la desestabilización de la mente, porque es en el nivel mental donde se encuentran las mayores resistencias de los seres. Es en el nivel mental donde se encuentran las energías del poder, de la propiedad, del control, de la competitividad; todas esas fuerzas que deberán ser extirpadas de la consciencia humana.

El hombre que se resista al Poder de Dios perderá el discernimiento, porque el corazón intentará hablar más alto y al ser suprimido por la mente, causará al alma un estado de desánimo, un sentimiento de ausencia de sentido por la vida.

Las resistencias de la mente se reflejarán en todos los niveles del ser. Llevada por el flujo de las energías del nuevo tiempo, el alma ejercerá sobre la mente resistente una presión que la desestabilizará, causando lo que se conoce como locura.

Esa locura será como una epidemia en la humanidad actual, será la consecuencia de las resistencias mentales de los seres; cuando la mente ya no consiga controlar la propia consciencia ni tampoco se rinda o se abra al comando y a la guía del alma, del espíritu y del corazón, entonces esa locura será mundial.

Hijos, no les digo esto para que juzguen a los que se desestabilizan en este tiempo, sino para que los comprendan y se comprendan a sí mismos si esto les sucediera a ustedes.

Para no desestabilizarse es necesario fluir en las Leyes divinas, dejarse guiar, obedecer, tener fe, no creer que se sabe todo, reconocer la propia ignorancia y abrirse para aprender.

Muchas veces, la resistencia de la mente será consecuencia de una resistencia superior y en este caso, costará más que los seres sean conscientes de lo que les ocurre y colaboren con ellos mismos. Por eso, hijos, frente a la inconsciencia del propio proceso espiritual, mental o físico, permítanse ser conducidos por aquellos que viven en equilibrio.

Para que no entren en ese circuito de resistencias, pidan auxilio al Padre, al propio mundo interior y al próximo. Oren, mediten sobre los tiempos que viven, respiren correctamente para atraer el equilibrio desde los niveles espirituales hacia el plano físico y confíen en que el Creador los ayudará.

Hagan la parte que les corresponde en relación al amor, a la obediencia, a la fraternidad, a la oración, a la vigilia y no teman. Aunque sientan que solos no podrán superar las pruebas que viven, no teman, solo pidan auxilio y busquen la paz.

La unidad de los unos con los otros les traerá fortaleza. La vida fraterna los resguardará. Los códigos de un nuevo mundo trasmutarán, por sí solos, los viejos patrones de consciencia y si se esfuerzan por ser otros, no necesitarán ingresar en esa epidemia de locura y de resistencias de las cuales les hablo.

Sean humildes para reconocer el punto en el que se encuentran y no vacilen en pedir ayuda y permitir ser ayudados. La humildad será una gran llave para el resguardo interior.

Les digo estas cosas para que comprendan estos tiempos y para que sepan lidiar con ustedes mismos y con el prójimo. Como Padre les advierto.

San José Castísimo

Jun

20

Lunes, 20 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE EL CENTRO MARIANO DEL ESPÍRITU SANTO Y EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos:

Lo que más necesita el planeta es Paz, por la que claman todos los días mientras esperan Mi llegada. Sin embargo, para recibir esta Paz, verdadera y celestial, es necesario abrirse a ella, pedir que se aproxime a sus vidas y también crear las condiciones para que ella se manifieste.

Hoy, muchos sienten que solo retiran arena de un desierto cuando trabajan para terminar con el caos y el mal de este mundo. Se sienten solitarios ante la situación planetaria, que es la consecuencia de una degradación milenaria, y es como si todo lo que hiciesen fuese poco.

Hijos, Nosotros siempre les agradecemos cuando llegamos a la Tierra porque son como niños frente a la realidad, no ven y no saben lo que ocurre física y espiritualmente en el mundo ni tampoco saben lo que sucede cuando oran de corazón, abriendo las puertas para que los Mensajeros de Dios lleguen hasta aquí.

Así como apenas conocen una pequeña parte de la realidad planetaria y de la magnitud del caos que vive el planeta, también conocen solo una pequeña parte de lo que realizamos a través del amor y de la apertura de sus corazones.

Lo más importante en estos tiempos es el rescate espiritual de la vida en la Tierra; es el rescate de la consciencia de los Reinos de la Naturaleza, de las almas y de los espíritus de todos los seres; el rescate de las consciencias de las naciones, de sus ángeles, de sus guardianes y de toda la vida invisible que las sustentan. Porque la materia es parte de una ilusión, de un tiempo y de un espacio que están fuera de la realidad y aislados de la Creación divina en su conjunto.

Lo que hoy intento decirles es que no dependan de los resultados materiales de las Obras divinas, porque el desarrollo de la fe y la transformación de las consciencias son el mayor testimonio de la veracidad de esta Obra.

Ustedes no podrán impedir que la humanidad mate a los animales, explote a los vegetales y a los minerales y ultraje a sus semejantes, porque el caos, en el plano material, ya se instaló en algunas consciencias y en algunas partes del planeta, las que deberán vivir su purificación como la única forma de detener esas acciones.

Lo que sí pueden hacer es cuidar a los Reinos que los rodean y orar por los que no tienen amor, no conocen la paz y no cuentan con el aporte de la consciencia humana en su evolución.

Lo que sí pueden hacer es dar un motivo al Creador para que Él sustente la consciencia espiritual de los Reinos de la Naturaleza en el planeta, demostrándole que están dispuestos a aprender de los Reinos y, con el propio ejemplo, colaborar con su evolución.

Lo que pueden hacer por la humanidad, como miembros del corazón humano, es vivir la propia evolución, unirse al Padre y orar por los que no Lo encuentran. Traigan la Luz del Reino Divino hacia aquellos que, más que sufrir en sus cuerpos, están sufriendo en sus almas, en sus espíritus, y cuyas esencias son apagadas por las acciones del mal.

Hijos, habrá días en los que sus oraciones no podrán detener los acontecimientos del mundo, pero sí podrán salvar almas, sin permitir que se pierdan las esencias y como en el caso de los Reinos de la Naturaleza, que no se pierdan consciencias-grupo enteras.

No intenten acabar con el caos del mundo retirando solos, la arena del desierto de la oscuridad. Oren y tengan fe. Sirvan y siembren los principios del bien. Sepan que en la vida del espíritu se encuentra la Verdad y es allí donde deben cortar las raíces del mal para que germinen nuevas semillas que después serán plantadas en el suelo de la Tierra.

Desenvuelvan la fe, la perseverancia y la confianza en Dios por encima de todas las cosas.

Les agradezco, hoy y siempre, por formar parte de esta Obra de amor.

San José Castísimo

Jun

18

Sábado, 18 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Despierta la esencia de la esperanza en tu corazón; pero no la esperanza que conoces en este mundo, sino aquella que proviene del Corazón de Dios.

Despierta en ti la esperanza divina, fruto de la fe y de la certeza de la Perfección del Creador.

Coloca tu esperanza en algo superior, en el bien, en la luz, en el Propósito divino para cada criatura y para el planeta.

La esperanza que conoces en este mundo es algo que muchas veces nutre solo al ego humano, algo que lo hace perseverar en el cumplimiento de la propia voluntad y que no permite que se desanime ante los desafíos y las pruebas de la vida, porque confía que aquello que quiere, algún día, de alguna forma, se manifestará

Yo les hablo de una esperanza diferente: la esperanza que está colocada en el Plan de Dios y no conoce la forma cómo ese Plan se plasmará en la Tierra, pero confía en que todo se dará como el Creador espera.

El origen de la esperanza de la cual les hablo es la Voluntad divina y no la propia. Por eso, esa esperanza no trae frustraciones, tristezas o amarguras porque no hay una meta propia en lo que se espera con fe.

Coloca, hijo, la consciencia en Dios y espera en Él que Su Voluntad se manifieste. Disponte a ser un instrumento a Su servicio para que Su Voluntad se cumpla, y permite que el despertar de la esperanza renueve tus fuerzas y tu alegría de servir, porque sabes que a pesar de no comprender los Caminos del Padre, ellos conducirán a la meta correcta, a Su Divina Voluntad.

La esperanza es nutrida por la fe y se expresa en la alegría del corazón.

La esperanza renueva y da fuerzas a los que están caídos; por eso, frente a las dificultades del planeta, cultiva siempre la esperanza y con tu ejemplo de perseverar en ella multiplícala en los corazones del mundo.

Por el despertar de la divina esperanza en los corazones,

San José Castísimo

Jun

17

Viernes, 17 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DEL ESPÍRITU SANTO, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Perdonar es más simple de lo que muchos piensan. La rehabilitación está al alcance de todos y en el mínimo acto de elevar las manos con sinceridad, el Creador recibe sus ofrendas.

Hijos, para el corazón humano es difícil reconocer en humildad la necesidad de rehabilitarse y de renovarse ante Dios.

Muchos quieren recibir el perdón, pero pocos son los que se curvan frente al Dios que habita en el prójimo para pedir perdón por alguna cosa.

Un verdadero discípulo de Cristo no puede guardar en su interior las heridas del pasado, abriéndolas una y otra vez, por no tener el valor de cuidarlas como es necesario.

Hijos, ¿cómo curarán la historia de la degradación de las consciencias de las naciones si aún no se perdonaron ni siquiera a ustedes mismos o a su prójimo?

Los actos de perdón deben ser permanentes porque los errores también lo son. Deben perdonar y pedir perdón a cada instante, hasta que un día aprendan a no herir, a cuidar, proteger y amparar a todos los que estén a su alrededor.

Busquen dentro de ustedes la Mirada de Cristo hacia aquellos que Lo apresaron, Lo flagelaron y Lo torturaron. Allí se encuentra la esencia del perdón que perduró a lo largo de los siglos.

Nuestro Señor podría haber demostrado Su Perdón únicamente con Su Silencio y con Sus Acciones de sumisión y de humildad, pero frente a todos, aprisionado en la Cruz, Él dijo en voz alta: “Padre, perdónalos, pues no saben lo que hacen”. Y de esa forma, enseñó al corazón humano a vencer el propio orgullo y también eso que llaman injusticias, para perdonar y pedir perdón.

No hubo error mayor en el mundo que el de crucificar al Hijo de Dios y aun así, los que lo cometieron fueron perdonados por Él y retornaron al mundo una y otra vez recibiendo oportunidades para comenzar de nuevo.

Sé que existen cosas que para la mente humana son muy difíciles de comprender, pero si colocan sus consciencias en el Amor de Cristo y lo viven, todo lo que les parecía inalcanzable se disolverá: las barreras caerán por tierra y sus corazones sentirán la Gracia de poder perdonar y de pedir perdón sin temor.

Ya no guarden rencores y dolores en sus corazones. Ya no alimenten pequeños conflictos y competiciones, porque un día ellos se volverán grandes y pondrán en riesgo la evolución de un alma que necesitaba vivir el amor y ser perdonada y sin embargo, fue ignorada con su herida durante toda la vida.

Quisiera conducirlos a trabajar conscientemente con las naciones, pero como hoy estoy aquí y los reuní en este lugar sagrado, les pediré que primero mediten en lo que hay que perdonar en sus propios corazones y por lo que aún tienen que pedir perdón. Porque es de esa forma, hijos, con esa experiencia viva de perdonar que Yo los conduciré para que sean intercesores de una nación entera, pues serán capaces de vivir en sí lo que querían para el planeta. Y no solo proclamarán y difundirán la instrucción sino también la vivirán.

Les dejo Mi impulso, porque Argentina necesita conocer el perdón y esto comenzará en cada uno de ustedes y en los que Me escuchan en los cuatro puntos del mundo y quieren responder a este llamado a favor de la salvación y del rescate planetario.

Los bendigo. Sigan adelante.

San José Castísimo

Jun

16

Jueves, 16 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos:

Cometer errores y ser ignorantes frente a la Sabiduría y a la Verdad del Creador se volvió algo común en la consciencia humana. Y desviarse del Camino y perderse ya no es el mayor pecado del hombre porque los estímulos del mundo le ofrecen muchos caminos para distraerse y perderse.

El gran pecado del hombre es continuar caminando en la dirección equivocada cuando, en verdad, ya percibió que no está en el lugar correcto.

El gran pecado es no aceptar la Mano de Dios que se extiende hacia ustedes y los invita a retornar al punto en el que estaban antes de errar.

Es el gran orgullo humano lo que les impide descubrir la verdad. Es la gran ignorancia que se oculta detrás de la soberbia y que los hace sentirse conocedores de todas las cosas y dueños del propio destino.

Algunas almas, hijos, se comprometieron con Dios desde el principio para llevar adelante la reparación de errores universales por medio de la propia redención. Es por este motivo que el Señor insiste tanto e intenta ayudarlos, de todas las formas, a dar sus pasos.

Sin embargo, solo el esfuerzo de Dios no es suficiente porque el Creador no puede vivir la redención de sus espíritus y tampoco puede superar las pruebas por ustedes, porque si así fuese, no habría ningún mérito en venir al mundo.

Hijos, en oración por las almas, vengo a pedirles que se rindan ante Dios y que entreguen las propias resistencias a pesar del miedo que sienten y que se permitan vivir esta entrega abandonando el control de las propias vidas.

Vivan la entrega sin miedo de perderse a sí mismos.

Vivan la entrega sin miedo de no cumplir las propias metas.

Vivan la entrega sin miedo de soltar los propios planes, aspiraciones, deseos, conquistas y derrotas.

Vivan la entrega sin miedo de conocerse verdaderamente a sí mismos y descubrir que nada de lo que aparentan ser es lo que son.

Hijos, vengan al Corazón de Dios sin temor. Nada malo les sucederá. El dolor que sentirán es parte de la ilusión que viven; es el dolor de morir para el mundo y descubrir una nueva vida; es el dolor de herir aquello que siempre alimentaron y fortalecieron con las ilusiones; es el dolor de reconocer los propios errores y de descubrirse imperfectos.

Vivan la libertad de saber que no pertenecen a este mundo y que, en verdad, no son esta materia corrupta.

Vivan la libertad de unirse a Dios y dejarse guiar por Él sin tener que preocuparse con el destino propio.

Vivan la libertad de no tener que buscar nada, de no competir, no codiciar, ni querer ser, saber, sentir o vivir, sino solo dejarse ser, sentir y vivir por Dios.

Es la intención la que los llevará a ese encuentro. Es la renuncia lo que les abrirá el camino. Es la entrega que los hará libres.

Aquel que conoció la libertad y ahora los llama a este camino.

San José Castísimo

Jun

15

Miércoles, 15 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LAS CIUDADES DE SANTA FÉ Y CAPILLA DEL MONTE, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijo:

Renace en espíritu todos los días, porque no habrá otra forma para que tu corazón, que aún es tan humano, pueda soportar los embates de estos tiempos.

Disponte a levantarte y a recomenzar, renovándote a ti mismo ante Dios, renovando tu compromiso con Él y pidiéndole la gracia de ser recibido nuevamente en Su Reino de Amor.

Dirígete en consciencia hacia la Casa del Padre todos los días. Por un instante, postra tu espíritu ante Dios y di: “Señor, aquí estoy. Concédeme hoy la Gracia de persistir en Ti y si yo cayera, concédeme la Gracia de levantarme mañana.”

En una batalla, hijo, no se puede asegurar que los soldados permanecerán en pie y sin ninguna herida. Aquel que lucha del lado de la Luz sabe que nunca será vencido, porque en verdad es Su Señor quien es invencible en Su Amor y en Su Misericordia.

En toda batalla, en este mundo y fuera de él; los soldados caen, se levantan, sienten temor, son heridos, piensan en el pasado y en la vida que dejaron por estar allí. Llegan a veces al extremo de la muerte, pero en el final de todo no hay plenitud mayor que la victoria en Cristo.

Hijo, esta batalla será larga y difícil, porque no lucharás solo con el enemigo sino también contigo mismo, porque no toda la materia que forma parte de tu consciencia está dispuesta a entregar todo por un Propósito superior e incluso la propia vida si así lo dispusiera el Creador. Por eso, todos los días te pido que asegures tu fortaleza en Cristo, para que cada día tu unión con Dios sea mayor que tus resistencias a entregarte a Él.

Ora, medita en la entrega de Cristo, medita en la grandeza del Padre y déjate permear por algo superior que te coloque ante tu pequeñez y te muestre cuán pequeño es, en verdad, aquel temor que te consumía y cuán realmente grande e insondable es el Amor del Padre, del cual apenas has experimentado una gota.

En este mundo con tantas prisiones y tantos estímulos que mantienen a las consciencias aisladas de la Verdad; abre una ventana en tu pecho y contempla el infinito, contempla la Creación y siente que eres parte de algo mayor y que Dios tiene para ti algo superior a esta vida.

La vida en la Tierra, hijo, es un trampolín para que des un gran salto y, a partir de ese salto, comiences verdaderamente tu experiencia como hijo de Dios. Ve los acontecimientos de esta forma y déjate elevar por medio del trampolín celestial que representa la oportunidad que vives hoy de escuchar Nuestras Palabras. Que ellas no vuelen como el viento, sino que resuenen dentro de ti y te den una mayor comprensión y en consecuencia una transformación verdadera.

Entra en Mi Corazón. Yo te invito a vivir en Mi simplicidad.

Tu Padre de ayer y de siempre. Tu Compañero de todas las eras,

San José Castísimo

Jun

14

Martes, 14 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SANTA FE, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

La gran batalla que se desarrolla en los niveles del espíritu ya comenzó. La definición de cada ser humano está en curso y no será solo por la actuación de la Justicia que definirán sus pasos, sino también por la entrega y por la adhesión de cada espíritu al Plan de Dios.

Hijos, el proyecto humano es amado y esperado por muchos, pero también existen los que con todas sus fuerzas lucharán para que ese proyecto no se concrete.

Los vínculos con el pasado surgirán de los seres, y Me refiero no solo al pasado vivido en este mundo sino también a toda la historia de cada consciencia, desde su origen hasta ahora. Ese pasado emergerá exigiendo que todos corten definitivamente los lazos con la oscuridad y que retomen los vínculos con la Luz.

Aquellas consciencias que representan las experiencias negativas que vivieron en algún momento, volverán y buscarán de todos la adhesión a sus planes de degradación.

Hijos, el enemigo está reclutando sus soldados y llegó la hora de decir “no” a sus estímulos, porque el mínimo permiso para corresponder a los estímulos de la oscuridad podrá conseguir que se pierdan completamente del camino.

La gran batalla está en marcha y los que perseveren en Dios pueden sentir cuánto les cuesta afirmar la Luz y con qué facilidad se engañan y se confunden todos los días.

Ahora es el momento de una mayor valentía, es el momento de una verdadera consciencia de lo que ocurre en el planeta y fuera de él. Ya no podremos ocultar a los corazones y a las mentes humanas una verdad que se precipita sobre el mundo.

Los soldados necesitan estar preparados para lo que vendrá y necesitan comprender las pruebas que vivirán, como una forma de mantenerse firmes y fortalecidos.

Afirmen profundamente las raíces del espíritu en su interior y consoliden su unión con Dios. No se dejen llevar por los recuerdos de un pasado que surge para ser borrado de sus consciencias. No se dejen abatir por el recuerdo de errores que ya les fueron perdonados. Reconozcan la renovación de sus almas y el propósito de estos tiempos, dejando que sean arrancados de su interior los vínculos con el mal. Abracen a la redención sin temor de retornar a Dios y por encima de todo no teman proclamarse Sus hijos, Sus Soldados y Sus compañeros.

Todos los días afirmen la Luz y, sobre todo, háganlo por ustedes mismos y frente a cualquier estímulo interno para desistir y bajar los brazos, pidan auxilio al Padre y reconfírmense. Esos estímulos provienen de algo más profundo que la propia consciencia y tienen sus orígenes en la gran batalla del Cosmos.

Pidan la Gracia de la fidelidad a Dios y sean firmes de corazón. Vénzanse a través de la pacificación interior y únanse para que sus aspectos más humanos encuentren el refugio que necesitan en la unidad con el prójimo. Ayúdense unos a los otros en el espíritu de la fraternidad, porque aún están en la Tierra y no solo vivirán de estímulos e impulsos cósmicos sino que necesitarán sentir el apoyo de los unos con los otros.

Lo que les digo, hijos, es más que una instrucción, es un clamor para el despertar, porque pocos comprenden verdaderamente la urgencia de los tiempos.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Jun

13

Lunes, 13 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SANTA FE, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Para que despierte el Espíritu de Cristo en sus corazones, deben buscarlo verdaderamente y aprender con Él, así como Jesús, día a día, buscaba al Padre y con Él aprendía y crecía con perfección.

Antes de actuar, Jesús meditaba y sentía en Su Corazón la mejor forma de hacer todas las cosas.

No había superficialidad en Él. No había una regla o un sentido común en Sus Acciones: al lidiar con cada criatura que encontraba en Su camino, Él buscaba en Dios lo que ella necesitaba y de esta forma, actuaba bajo Leyes que no son de este mundo.

Las mentes humanas están aprisionadas a las reglas de este planeta y se cierran frente a lo que llaman contradicciones; aún cuando Dios mismo, hijos, es para los seres humanos una gran contradicción, porque Él ama las imperfecciones de los seres y por más que muchos parezcan caminar velozmente hacia el abismo, Él nunca cierra las puertas del Cielo, con la esperanza de que, aún en la última hora de la perdición, las almas miren hacia atrás y se arrepientan del camino que tomaron, dándose a sí mismas la oportunidad de retornar.

¿Será Dios una contradicción permanente, hijos, o es la mente humana la que está distante de la Verdad y de las Leyes divinas?

Dios es Justo, pero al mismo tiempo aspira a derramar Su Misericordia y frente al mínimo movimiento del corazón humano, entrega a los indiferentes y a los infieles lo mejor de Su Reino.

Para llegar a ser un Cristo, deben amar la forma como el Padre actúa e imitarlo en todas las cosas.

Deben extirpar de sus consciencias la búsqueda permanente del error ajeno, para encontrar en todo la oportunidad de ser misericordiosos.

No les digo que dejarán de ser justos, porque la verdadera Justicia, que no es de este mundo, está dentro del Amor Divino y solo desciende a la Tierra cuando los seres humanos eligen aprender por su intermedio.

Todo aprendizaje de sus corazones depende solo de ustedes mismos. Aunque les parezca incoherente sus caminos son trazados por ustedes, e incluso Dios solo los observa antes de actuar.

La vida de cada uno podría ser más simple si en simplicidad se abriesen para unirse al Padre.

Hasta hoy, no conocen el poder de la Gracia y por no clamar por ella, pierden la oportunidad de vivir lo que para ustedes es imposible e inalcanzable. La Gracia está en las Manos del Padre, lista para ser vertida, pero la mayoría de los seres prefiere vivir sus imposibilidades que trascender las leyes humanas para vivir en este mundo con todo el potencial que en verdad lleva en su interior.

Muchos piensan que no alcanzan la cristificación porque traen cargas de esta vida y de otras que no son capaces de soportar y heridas que aún no pudieron curar y así es, pero el poder de la Gracia disuelve el peso del pasado y cierra las heridas del corazón. La Misericordia de Dios es también el mayor antídoto de cura para los enfermos del espíritu, pero ¿quién clama por ella?¿Quién cree en el poder de la Misericordia Divina?

Hijos, el servicio de ser un Cristo equilibraría no solo los errores del propio pasado sino también los errores de civilizaciones enteras del Universo y es por ese motivo que están aquí, en este mundo y en este tiempo.

Es por esta causa que todo está disponible para que alcancen esta meta, pero si el poder de su fe no fuera mayor que las limitaciones de las mentes, ustedes estarán siempre presos a sí mismos y a las cosas de este mundo, sin que puedan contemplar la Verdad y ser la Verdad misma.

Creían que es necesario ser muy fuertes para eso, sin embargo usan más fuerzas para resistir al amor que para rendirse a él y vivirlo; usan más fuerzas para mantenerse en la propia voluntad que para rendirse a la Voluntad de Dios; usan más fuerzas para mantenerse en la ilusión que para descubrir la Verdad; porque la Verdad ya no se oculta para nadie, solo no la ve aquel que cierra los ojos para no encontrarla. Están haciendo más fuerza, hijos, para aferrar con las manos las riendas de la propia vida, creyéndose controladores de sí mismos y de toda la existencia.

Abran las manos y déjense guiar. Abran el corazón y pierdan el miedo a amar. Reconózcanse ignorantes y déjense impregnar por la Verdad. Reconózcanse imperfectos y no juzguen las imperfecciones del prójimo.

Reconózcanse también hijos de Dios, criaturas con una posibilidad única de unirse al Padre y búsquenlo, encuéntrenlo y vivan en Él. Procuren en Él las respuestas, la forma de ser, de pensar, de sentir. En humildad, digan: “¡Padre, aquí estoy!”. Y esperen escuchar Su Respuesta: “¡Hijo, ven a Mí!”

Prosigan hacia Sus Brazos y a partir de allí, comiencen a vivir y descubran lo que verdaderamente es la Vida.

San José Castísimo

Jun

12

Domingo, 12 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SANTA FE, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Que el corazón de cada servidor de esta Obra de amor se una y se funda, formando así un solo corazón. Que la unidad entre los orantes construya la unidad entre las naciones y los prepare para el nuevo tiempo: una Tierra sin fronteras ni divisiones.

Hijos, la unidad que proviene de Dios aspira, ardientemente, a vivir en cada corazón humano, basta que Le abran las puertas y que con sus acciones e intenciones demuestren al Creador que aspiran a vivir Sus Principios.

Mientras las tormentas aún no llegaron a todos los campos, siembren, entre las hierbas que ya nacieron en este mundo, los principios de una nueva vida. Únanse sin distinciones, oren y clamen por las naciones del mundo.

Llegó la hora de que América sea la cuna de una nueva vida, pero de la unión de sus corazones dependerá que otras naciones puedan tener una oportunidad de permanecer en la Tierra y de evolucionar bajo Leyes divinas.

Este es el momento de que curen sus heridas, de que perdonen y de ser misericordiosos para que puedan renacer como humanidad sin tantas cargas del pasado.

Después de enseñarles el camino de la transformación; ahora veo, hijos, que muchos no dan los pasos que tanto aspiran porque sus almas están presas a dolores y heridas que muchas veces desconocen conscientemente. Por eso les pedí la campaña “Sembrando el Amor en la Humanidad”. Mientras haya rencor en el corazón humano, esa campaña debe continuar.

Los Mensajeros Divinos están trabajando en muchas naciones al mismo tiempo y los llamamos para que nos acompañen conscientemente y para que, en nombre de toda la humanidad, vivan una renovación, no solo como individuos, sino también como raza.

Ha llegado el momento de vivir una cura más profunda que trascienda el propio corazón y penetre en las consciencias de las naciones. Porque de esta forma, la propia transformación y el aprendizaje del amor repercutirán en la evolución del planeta y les darán nuevas oportunidades de cumplir con la Voluntad de Dios y de seguir Sus Leyes.

Hijos, les pido que si quieren crecer como espíritus y servidores del Plan, no solo escuchen Nuestras Palabras sino ejérzanlas y vívanlas. Oren verdaderamente por las naciones, enciendan sus corazones y siembren los principios de una nueva vida.

Yo estaré al lado de cada uno de ustedes en esta siembra y pronto recogeremos los frutos de la nueva humanidad.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Jun

11

Sábado, 11 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE EL CENTRO MARIANO DE AURORA  Y LA CIUDAD DE SANTA FE, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Que el camino de los que peregrinan en búsqueda del Reino de Dios sea siempre bendecido e iluminado por la Presencia del Creador.

Hijos, hoy vengo a dejar Mi guía a todos los grupos que partirán en pro de la manifestación del Plan Divino. Que las diferentes misiones que llevan adelante en estos días reconstruyan el espíritu de unidad entre las naciones.

Ustedes deben unir espiritualmente a los pueblos de Paraguay1 y de Argentina; los que un día, a través de la consciencia de los guaraníes, fueron uno solo, sin distinciones. Que por intermedio de la misión en Europa, curen las heridas de separatividad que crecieron y hasta los días de hoy hacen padecer a muchos corazones, sobre todo en los pueblos originarios.

Que haya unidad entre estos tres grupos de trabajo para que sea trascendida la aparente diferencia entre las metas que cada grupo tiene que trabajar. Un pedido de Dios está siempre lleno de muchos misterios y la consciencia humana solo puede abarcar una parte de lo que él representa.

Hijos amados, que en sus mundos internos esté la firme determinación de curar el pasado. Que los grupos orantes de Europa coloquen al Paraguay y a la Argentina en sus oraciones los próximos días y que estas dos naciones se unan en la esencia del perdón, para que por medio del servicio y de la oración, el mal que sujeta a las almas a estados de miseria y sufrimiento espiritual pueda ser liberado.

Cuando oren y clamen por la paz en Argentina, recuerden la unidad entre las naciones, acuérdense especialmente de los pueblos originarios y de despertar el perdón en los corazones de todos.

Cuando sirvan en el Paraguay, háganlo sin una identidad social, sin una nacionalidad, sin una cultura. Háganlo como consciencias enviadas por Aquel que es Único y que contiene en sí a todas las cosas; aquel en el cual comienzan y terminan todos los caminos.

Sirvan, hijos, reconociendo la miseria humana, pero no fijen el corazón en ella. Fíjense en la esencia de cada ser. Concéntrense en vivir la unidad. Recuerden a sus hermanos de Argentina y de Europa y, con intención simple, dejen que el Creador cure el pasado y prepare para el futuro Su Unidad dentro de las consciencias. Dispónganse, cada día, a ser instrumentos de Dios y déjense guiar. La necesidad material será grande, pero la verdadera misión transcurre en los niveles del espíritu.

Los bendigo y los uno en el Corazón de Dios para que reconozcan a esas misiones como una misión única, en nombre del establecimiento de la paz y de la redención en este planeta.

Les dejo Mi Bendición,

San José Castísimo

 

1 San José se refiere a la misión que los Misioneros de María, realizarán en Paraguay a fines de junio de 2016

Jun

10

Viernes, 10 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

La esencia de la humildad es buscada y amada por muy pocos.

Muchos son los que dicen que quieren ser humildes, pero cómo temen, hijos, esta sagrada humildad. Ellos no reconocen la grandeza que se encuentra en ser nada y la pequeñez y la pobreza que se ocultan en todo querer, todo poseer y todo creer ser.

La ignorancia ciega los ojos de los que se creen conocedores de todas las cosas. La vanidad se esconde en los que buscan la humildad por competencia, por soberbia, por querer ser más santos y más sabios que unos y otros. Y por eso quieren ser humildes.

Hijo, muchas veces, las vanidades se ocultan también en aquellos que se creen simples y que se enorgullecen por ser los últimos, por no ser reconocidos y por no tener grandes responsabilidades, porque se creen más humildes que los demás.

Cualquier pensamiento acerca de sí mismos, hijo, es gran vanidad.

Como el ser humano no se conoce a sí mismo, a su origen ni la razón por la cual vino a la Tierra, siempre estará distante de la verdad y, por eso, cualquier especulación sobre sí mismo estará llena de ignorancia y, en consecuencia, llena de vanidad.

Reconocer que nada se sabe es siempre el mejor remedio. Recurrir a Dios, que es el único que conoce todas las cosas, es el mejor refugio. Y vivir para cumplir Su Plan, resignando la propia voluntad a la Suya, sin pensar nada sobre sí mismo, es el mejor camino para no perderse.

Hijo, ser humilde es, al mismo tiempo, simple y muy difícil y, a veces inalcanzable.

Es simple porque no hay misterios: vive para el Plan de Dios y olvídate de ti mismo y luego serás inundado por la verdad de ser nada. Allí está la humildad.

Es difícil e inalcanzable porque el ser humano jamás buscó el camino de la humildad, jamás buscó el camino de la nada. Siempre buscó el camino de todo: todo ser, todo poseer, todo alcanzar, todo saber. El camino de todo por sí mismo está lleno de ignorancia. No existe nadie más ignorante que aquel que se cree conocedor de todas las cosas. No existe nadie más lejano de la verdad que aquel que cree ser la verdad misma.

Si aspiras verdaderamente a cumplir con los Planes del Padre para ti, hijo, sirve a Dios en todas las cosas y abandónate a ti mismo. No pienses en ti para nada y en todo obedece y resigna la propia consciencia.

Para ser nada, no debes buscar nada, ni siquiera el vacío. Pon tu consciencia en Dios y solo en Su Plan; vive para manifestarlo. Entre los mayores misterios se encuentra el misterio de ser nada. En la nada, todo encontrarás.

San José Castísimo

Jun

09

Jueves, 9 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Estábamos en el Centro Mariano de Aurora y era el día del “Trabajo grupal de Reparación”, un encuentro quincenal de actividades grupales de servicio en la Comunidad Fraternidad instituido por San José. Trabajamos durante toda la mañana y al medio día nos reunimos al aire libre para orar y recibir Su mensaje diario.

Mientras orábamos el devocionario, comencé a ver que algunas puertas se abrían en el suelo y a través de ellas vi lugares oscuros que parecían verdaderos infiernos. Vi muchos ángeles que se aproximaban a esas aberturas en el suelo y creaban a su alrededor canales de luz en dirección al Cielo. De esos infiernos, comenzaron a salir cuerpos de animales de todos los tamaños, en diferentes situaciones de sufrimiento. Los ángeles nos pidieron que continuáramos cantando y pidiendo misericordia para los Reinos mientras ellos realizaban esa liberación.

Transcurrido un tiempo, los portales del Reino Celestial se fueron abriendo y San José se aproximó para entregar Su mensaje. Él pidió que mientras transmitía Sus palabras, el grupo presente orase el rosario por los Reinos de la Naturaleza. Durante todo el tiempo que San José estuvo con nosotros, los ángeles ayudaban a la consciencia de los Reinos.

San José me mostró varias imágenes de mataderos y como las almas de los animales quedaban aprisionadas por situaciones de sufrimiento. Me mostró imágenes de laboratorios donde se manipulaban genéticamente los animales, creándolos sin pelos ni plumas, deformados, solo para el consumo. Él explicó que esos animales carecen de esencia divina porque no fueron creados por Dios sino por el hombre y el hecho que los seres humanos manipulen la vida de esta forma, está matando, poco a poco, a la vida espiritual del planeta.

San José explicaba que el hecho de que los seres humanos maten y coman animales les está quitando su capacidad de amar y los está llevando a confundir el amor con el sentimiento de posesión; o sea, creemos que amamos, pero en el fondo solo queremos poseer, por ejemplo, a nuestras familias.

Dijo que, poco a poco, el amor se va apagando en las esencias sin que lo percibamos.

Él mostraba todas esas cosas mientras transmitía Su mensaje:

 

El sustento de la vida planetaria proviene no solo de la evolución humana sino también de la evolución de todos los Reinos de la Naturaleza. Para que la vida exista, debe haber equilibrio entre todas las manifestaciones de Dios en cada una de Sus criaturas.

Hijos, hoy y siempre les pediré que clamen por los Reinos de la Naturaleza y que construyan en sus vidas la unidad con los Reinos, unidad que la humanidad como un todo no supo vivir. La degradación de la consciencia humana ocurre, en parte, por la incapacidad de muchos de aprender a través del amor y de la donación de los Reinos.

La ausencia de amor y de compasión en el corazón humano, permite que se maten y coman animales, está haciendo desaparecer la posibilidad de amar en muchos corazones. La consciencia humana está sustituyendo el sentido del amor por el sentido de la posesión y no percibe que la llama del verdadero amor se oculta, cada vez más, en lo profundo de su esencia.

¿Si no son capaces de amar a los Reinos de la Naturaleza y matan y comen animales, cómo podrán clamar por paz entre los hombres?

¿Cómo podrá el corazón humano dejar de matarse los unos a los otros, si cada día crece el deseo de matar animales?

Hijos, llegó la hora de que la humanidad profundice su camino espiritual, porque ya no serán suficientes algunos instantes de oración si en sus vidas no fuesen consecuentes con lo que piden.

¿Cómo serán instrumentos de Dios para el descenso de Su Paz, si no son pacíficos con los Reinos, si no son amorosos y cuidadosos con la vida que está a su alrededor?

¿Cómo podrán establecer el equilibrio interno y psíquico en los seres, si a diario desequilibran el mundo interno de los animales, los que ya nacen sintiendo la angustia del sufrimiento?

Hoy les quiero revelar que el progresivo desequilibrio psíquico y emocional que viven los seres humanos y las crecientes enfermedades sin cura que muchos están padeciendo, son causadas por el desequilibrio en la consciencia de los Reinos de la Naturaleza.

El hecho de manipular la vida en laboratorios para crear animales y vegetales solo para el consumo material, está generando en toda la consciencia planetaria un desequilibrio que desestabiliza las almas. Estos animales y vegetales creados en laboratorios no contienen en sí la esencia que proviene del Creador y son materia sin vida espiritual. Esto significa que la vida espiritual en conjunto ha comenzado a morir en la consciencia planetaria. De esta forma, los seres humanos pierden la posibilidad de amar y unirse a Dios, como ocurre con los Reinos de la Naturaleza.

Hijos, existen muchas realidades que ignoran y por eso no comprenden la importancia de que además de orar por los Reinos, sean ejemplos de cuidado y de amor por esas criaturas de Dios. No dejen que ellos pierdan la posibilidad de evolucionar, porque podría llegar el momento en el que el Creador tenga que retirar la esencia de los Reinos de la Naturaleza del planeta para que no se pierda por la manipulación de los hombres.

¿Comprenden, ahora, la urgencia de los tiempos?

Así como estos acontecimientos, muchos otros están siendo evitados por sus oraciones, sin embargo es necesario aún más. Es necesario un ejemplo que se irradie al mundo y que demuestre que el amor todavía vive en el interior de los seres y que aún es posible vivir en comunión con las diversas formas de vida de este mundo y de todos los otros.

Hoy, les agradezco a todos los que conscientemente trabajan para ayudar a los Reinos de la Naturaleza porque muchas veces, sin saber, son los guardianes de la Vida, son los sustentadores de la existencia espiritual de los Reinos en el planeta.

Es por el despertar de la humanidad como un todo, que les digo estas cosas.
Los bendigo y les agradezco nuevamente por escucharme y por vivir lo que les digo.

San José Castísimo

Jun

08

Miércoles, 8 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA Y EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

El gran secreto de la pacificación del corazón está en vigilarse a uno mismo todo el tiempo y elegir vivir en el Corazón de Dios, independientemente de las influencias internas y externas de este mundo.

Clamar por la paz es el inicio de un camino, es adentrarse en este espíritu, que los llevará a una senda infinita de transformación porque, a pesar de que la paz sea todo lo que la humanidad y el planeta más necesitan, la búsqueda de la paz no está entre las prioridades del corazón humano.

La paz es un estado de unión con Dios, estado en el cual, por un instante, la consciencia se disuelve en la Consciencia Divina del Padre Creador, y allí ya no hay individuos sino la plena unidad.

La paz es un estado de plenitud espiritual, Paz es cuando las consciencias experimentan lo que verdaderamente son: partículas de vida divina.

Muchos confunden la paz con el hecho de poder hacer libremente la voluntad propia, el hecho de poder afirmarse a sí mismos, sus personalidades. Muchos creen que buscan la paz, no obstante buscan establecer la propia comodidad, el parecer propio.

La verdadera paz no está separada de la vida espiritual, no es algo material. La verdadera paz refleja la alegría común entre los corazones. En la verdadera paz, los espíritus se tornan plenos juntos, porque no hay diferencias, solo la unidad y la comunión con el Creador.

Busquen la verdadera paz, esta que proviene de la unión con Dios.

Proclamen la paz, vigilando en sí mismos aquellos aspectos de la consciencia que los separan de Dios y del prójimo y que no les permiten crecer en espíritu.

Clamen por la paz, sabiendo siempre que clamar es solo el primer paso.

Sean pacificadores, con la certeza de que el espíritu de la paz desciende al mundo cuando los seres se deciden a vivirlo.

Vivir la paz es lo que transformará la consciencia planetaria.

Paz es unidad; unidad con Dios, con los Reinos de la Naturaleza, con el prójimo; unidad con el Plan y la disposición absoluta en vivirlo con armonía.

La paz es la expresión de la Verdad en los seres. Ser lo que se es, es estar en paz. Crear las condiciones para que el prójimo se pueda encontrar es sembrar la paz. Donde existe la verdad no existen conflictos.

En el final de este camino, descubrirán que el Creador, que es único, contiene en Sí todas las cosas. Y todos los atributos por los cuales claman y los que tanto buscan, los encontrarán todos juntos dentro de la propia esencia. La unidad será el resultado de la materialización de los Planes de Dios. La unidad es el develar de todos los misterios. Descubrirán en la propia esencia el sentido de unidad. Descubrirán que, en la diversidad de la Creación, dentro de cada criatura, existe algo único, inmutable e incorruptible: Dios.

Hoy hijos, solo los llamo para que intenten descubrir un poco del Dios, que habita dentro de ustedes y es en Él que aprenderán a vivir la paz como principio de unidad y la unidad como establecimiento de la paz.

San José Castísimo

Jun

07

Martes, 7 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Que la Paz sea una realidad viva en los corazones de los que la buscan.

Que la unión con Dios, hijos, trascienda la realidad externa de sus vidas y que incluso en los tiempos de caos sean capaces de mantener sus fortalezas interiores.

Que la oración sea el sustento de las almas y lo que les recuerde, una y otra vez, el verdadero propósito de sus vidas, para que no confundan las pruebas de la materia con la vida espiritual.

Sepan que la verdad se encuentra a partir de los niveles del alma. Todo lo que viven en los planos inferiores de consciencia son experiencias que los hacen crecer y les dan oportunidades para madurar el espíritu y desarrollar el amor.

Que el caos del mundo los lleve a buscar a Dios y a no confundir sus caminos.

Que el aumento de la ilusión en la consciencia planetaria demuestre a los corazones despiertos que, cada día más, deben aferrarse a la verdad, que se encuentra en el Propósito divino, en la vida superior.

Que la somnolencia de las almas les permita comprender que existe una vida superior.

Que a partir del caos que envuelve al mundo, sus corazones descubran la vida universal, la realidad cósmica, pues un Dios tan inmenso, tan grandioso no podría encerrar Su Creación solo en la vida sobre la Tierra.

Permitan, hijos, que sus corazones encuentren la fortaleza en la vida superior y encuentren un motivo para la vida material, al retirar las vendas de sus ojos, que les impedían hasta hoy conocer la verdad.

Sumérjanse en el infinito y déjense impregnar por los misterios de la Creación. Ante tanta ilusión en el mundo, solo el conocimiento de la vida superior los hará perseverar. Es por este motivo que venimos al mundo para revelarles estas cosas.

En este tiempo, nada estará oculto. La oscuridad y el caos no se ocultarán, pero la luz y la verdad serán visibles para los que tengan fe y para los incrédulos, para los que siempre esperaron este momento y para los que nunca creyeron que llegaría.

La oportunidad de despertar será la misma para todos. Dependerá de cada uno el camino que seguirá y esa elección definirá la evolución de su ser.

Aférrense a la luz, al bien y a la verdad. Abran, desde ahora, sus ojos a lo que estamos colocando delante de sus consciencias y abracen al despertar con gratitud.

Su Padre y Compañero,

San José Castísimo

Jun

06

Lunes, 6 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Convierte tu ser en instrumento de Dios, para que se establezca Su Plan y el triunfo de Su Corazón en el planeta.

Hijo, que el poder de tu fe, unida a la Voluntad del Padre, te haga perseverar como obrero de la Obra divina, que no solo repercute en este mundo, sino también en todo el Universo.

Debido a la influencia del caos y del mal sobre las consciencias y a los procesos intensos de purificación en cada ser, los servidores del Plan deben esforzarse todos los días para recordar que están en este mundo por un Propósito mayor.

Es el amor a este Propósito, hijo, lo que aparta a las consciencias de las redes de la ilusión y del caos. Es el amor a ese Propósito que permite que los corazones superen los obstáculos y se mantengan firmes en el camino de la unión con Dios.

Cada vez que tus ojos estén nublados, recuerda al Sol de la verdad que disipa toda ilusión; recuerda al Propósito, recuerda al Plan y percibe que hasta tu propia vida resulta pequeña frente a Él.

Lo que da sentido a la existencia de las criaturas es que ellas evolucionen y se unan cada día más al Creador, que multipliquen Su Amor y que colmen de verdad y de luz a la vida que se manifiesta en las diferentes dimensiones.

La vida en la Tierra solo tendrá un sentido verdadero cuando los seres se disponen a perseverar en la luz, a vivir la transformación y la redención; cuando se disponen a convertir, cuidadosamente, todas las partículas de sus consciencias que no han conocido su unión con Dios y con Su Amor.

La vida en la Tierra solo encuentra sentido cuando el alma despierta y guía a los cuerpos densos del ser, cuando la voluntad de vivir el amor supera a las fuerzas de la materia y los seres dejan de pensar en sí mismos para volverse puro amor y verdad divina.

La vida en la Tierra solo cobra sentido cuando desaparecen las capas que cubren las esencias de los seres y estos descubren lo que verdaderamente son y reconocen su semejanza a Dios.

Hijo, da sentido a tu existencia; da sentido a tu experiencia en la Tierra; da al Padre un motivo para que Él continúe multiplicando las esencias y las almas en la eterna esperanza de renovar Su Creación y que algunas de esas esencias descubran la perfección que habita en ellas.

Recuerda siempre al Plan de Dios. Ama al Propósito y a la Voluntad del Padre. Busca a la verdad en todas las cosas y a la esencia en todos los seres.

¡Corta las redes de la ilusión con tu corazón y sé libre! Sé libre de ti mismo.

Aquel que te conduce a la libertad,

San José Castísimo

Jun

05

Domingo, 5 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Misericordia es el resultado de la Piedad divina.

Misericordia es el fruto del Amor de Dios por Sus criaturas y de la certeza del Creador en el triunfo de Su Proyecto redentor.

Misericordia es el manantial de la Fe del Creador que se derrama sobre las almas para anunciar que Dios nunca desistió del potencial humano.

Misericordia es el vehículo del sacrificio, es el suelo que ampara los pies de los que caminan en búsqueda de un amor superior que une a los universos y a las dimensiones.

Misericordia es el Seno de la Creación, es lo que permite que el Creador siga generando nuevas esencias, a pesar del resultado aparente de Sus criaturas, sobre todo las que viven en el proyecto humano.

Misericordia es la puerta que se abrió para que el Hijo de Dios se hiciese carne entre los hombres, y es la puerta que se abrirá para que Este mismo Hijo, en unidad perfecta con el Padre, retorne al mundo.

Misericordia es el bálsamo curador que devolverá la visión a los ojos que estaban ciegos, para que puedan contemplar al Redentor.

Misericordia es el poder restaurador que restablecerá a los que estaban perdidos y sin fuerzas, la posibilidad de servir a Dios.

Misericordia es la puerta que se abrirá por medio del perdón, que lavará y curará a las almas de todo el pasado vivido en este mundo y en todos los demás.

Misericordia es lo que son llamados a vivir para después donar.

Misericordia es lo que son llamados a donar para después ser.

Misericordia es lo que son llamados a ser para vivir en sí mismos la cristificación, la unión perfecta con el Hijo de Dios y a través de Él, con el propio Dios.

Misericordia es el Agua que sacia la sed de los que caminan en el desierto.

Misericordia es la Sangre que se derrama para redimir y rescatar a las almas.

Misericordia, hijos, es aquello que este mundo más necesita en este tiempo. Por eso; busquen, clamen, encuentren, reciban, donen y sean Misericordia.

Su Padre y Compañero, Este que los enseña a ser misericordiosos como el Hijo de Dios,

San José Castisimo

Jun

04

Sábado, 4 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Para que una nación se consagre al Plan de Dios y las semillas de una nueva vida germinen en el suelo de la Tierra no es necesario que todos los miembros de esa nación sean conscientes de esa consagración ni que estén adheridos a ese Plan.

Hijos, si unos pocos pero verdaderos de corazón entregan sus vidas a la manifestación del Proyecto de Dios para la humanidad y, por medio del propio ejemplo, siembran en el interior de otros esa semilla del nuevo tiempo, muchos en la Tierra, recibirán una oportunidad y las naciones, como consciencias, darán un paso rumbo a la evolución y al cumplimiento de su arquetipo divino previsto para ellas.

Por eso, una y otra vez les decimos que no es mucho lo que les pedimos. Lo que ocurre es que lo más difícil para el corazón humano es estar íntegro en su ofrecimiento y en total adhesión para cumplir con un único plan, el Plan de Dios y no el propio.

Para que el Creador manifieste Su Voluntad, solo ella debe reinar en el corazón humano. Mientras los seres sean susceptibles a la voluntad personal y a las influencias que les ocasionan las voluntades ajenas, la Voluntad que es perfecta y que es divina, no descenderá al mundo.

En estos tiempos, es necesario que la entrega de sus vidas sea absoluta, que coloquen sus almas en el altar celestial y a sus espíritus como ofrenda al Creador, para que Él los transforme en Sus instrumentos de conversión de la situación planetaria actual.

Para convertir la perdición absoluta de algunos espíritus y la rendición total de muchos a las fuerzas del caos, es necesario, hijos, que sean criaturas completamente disponibles como instrumentos del Padre Celestial y de esta forma, la potencia de la Luz, por sí sola, transforme la condición humana a través de la puerta de sus corazones.

Hoy, hijos los animo a consagrar sus vidas a un Propósito Superior. Los invito a equilibrar la oscuridad del mundo con la luz de sus corazones.

Que cada momento de oración profundice esta entrega en sus seres y que cada día más ingresen en la comprensión de que están en este mundo por un propósito universal y no solo por la evolución personal.

Que la consciencia de la verdadera misión de la humanidad en este mundo los haga crecer y dar pasos en la propia entrega y transformación, como impulso para la entrega y transformación de otros y, en consecuencia, del planeta entero.

Los amo y los bendigo para que den pasos verdaderos en su misión, que, realmente, es la misión de todos, es la misión de Dios.

Su Padre y Compañero en la consagración de la vida,

San José Castísimo

Jun

03

Viernes, 3 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE ENTRE EL CENTRO MARIANO DE AURORA, Y LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Vive en ti la esencia del perdón y comienza por perdonarte a ti mismo, a tu pasado, a tus errores, a tus desvíos y a tu ignorancia. Perdona al presente y deja para el futuro la posibilidad de aprender a perdonar cada vez más.

Después, perdona al prójimo, recordando tus errores y tus imperfecciones. Perdona, comprendiendo el origen de la humanidad y la profundidad de las raíces que llevan al error. Perdona, uniendo la capacidad de amparar de tu corazón con el conocimiento de tu consciencia y echa mano de cada aspecto de tu ser para aprender a amar y a perdonar.

Hijo, perdona a la consciencia de las naciones y todo lo que, como naciones, ellas causan al planeta. Perdona a la humanidad como consciencia única y abre una puerta para que la Fuente del Perdón de Dios descienda a las almas.

La Argentina, hacia donde los Mensajeros Divinos se dirigen en este momento, necesita recibir del Creador la Fuente de Su Perdón, no solo para ser perdonada sino para que cada uno de sus miembros, los que hoy son parte de esta nación y aquellos que ya no lo son pero que en otros niveles de consciencia están presos a ella por lazos del pasado, puedan aprender a perdonar y por medio del perdón liberen sus vínculos con el mal, con la oscuridad.

Por eso, hijo, te pediré que en lo íntimo de tu corazón trabajes el perdón y sobre todo durante este mes, tengas como prioridad atraer y manifestar este atributo de Dios.

La disposición de cada criatura para vivir determinado atributo divino permite que este descienda al mundo. Por eso, para que las almas se liberen de forma armoniosa y aquellas que están presas en los dolores del pasado puedan encontrar una salida hacia la luz; comienza tú a perdonar y atraer ese perdón.

Que el perdón sea el primer paso hacia el camino de la redención. Que la búsqueda del perdón sea la clave para que la misericordia se derrame sobre las almas.

Aunque no tengas ningún vínculo aparente con la historia de ciertas naciones, recuerda que los errores cometidos hoy tienen raíces muy profundas que no provienen de este mundo. Por eso, toda la humanidad debe colaborar en la redención de la vida planetaria en su totalidad, y en especial los que están más conscientes deben generar méritos para el despertar y la salvación de los que están dormidos.

Busca, entonces, la esencia del perdón y clama al Padre para que Sus criaturas recobren la capacidad de perdonar.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

Jun

02

Jueves, 2 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Desvincula de la vida material a tus aspiraciones y metas. Cada prueba que vives en la materia viene para colocar a tu consciencia en la vida superior, en la vida del espíritu.

Hijo, muchos buscan concretar una misión que comienza y termina en realizaciones personales en el mundo, pero ellos ignoran y se olvidan que la verdadera misión de un espíritu no comienza ni termina en la Tierra.

La experiencia de la vida material es un medio para la vivencia de un aprendizaje, pero la razón por la cual necesitan vivirlo y su resultado no están en esta vida.

Hijo, ve todas las cosas de este mundo como un vehículo para una experiencia mayor. Vive cada día como medio para alcanzar una comprensión superior. Que cada vínculo personal, familiar, tus experiencias profesionales, de estudio, de vida grupal y de consagración, todo sea un instrumento para un aprendizaje mayor y para la ascensión del espíritu a una meta superior. Y no confundas la meta espiritual con las experiencias de la Tierra, porque si así fuera, quedarías preso en la materia y no vivirías un aprendizaje verdadero ni llegarás a la meta. Tu experiencia en la Tierra no será válida y perderás una oportunidad única en todo el Universo.

Que cada instante de tu vida, hijo, te lleve a buscar a Dios, que cada aprendizaje te conduzca a Él.
Que tu oficio, tu día a día, tus relaciones con otros seres humanos sean un instrumento para llevar a esas almas a algo superior. Que tu despertar sea ejemplo para muchos. Que tu esfuerzo sea un impulso para los que se estancaron en su evolución.

No detengas tus pasos, hijo. No vuelvas tu alma prisionera de una ilusión mundial, cuando las puertas a la libertad y al infinito se abren ante ti todos los días. Cruza con tu corazón ese portal y recuerda siempre que estás aquí como un medio para vivir un aprendizaje mayor.

Tu Padre y Compañero, Este que te enseña a comprender la vida en este mundo.

San José Castísimo

Jun

01

Miércoles, 1 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE IRMàLUCÍA DE JESÚS​

Redescubre todos los días el amor al Plan de Dios. Siente en tu corazón como este Plan está vivo y no se adapta a las estructuras de la mente humana. Observa cómo se mueve la Voluntad del Creador a través de los pedidos y de las palabras de Sus Mensajeros y aprende de esta forma a pensar y a sentir como Él.

Hijo, ofrece todos los días tu mundo interior para la transformación, para que acompañes el movimiento continuo del Universo y para que aprendas, de esta forma, a fluir en las Leyes divinas.

Antes de querer limitar las palabras de los Mensajeros de Dios a la pequeña comprensión de tu mente, deja que ella sea trascendida por la potencia del corazón y permite que tu consciencia viva una expansión que la lleve al Pensamiento universal.

Para que seas parte operativa del Plan divino y para que el Creador haga de ti Su instrumento, debes abrirte para sentir y pensar como Él, sin límites, ni reglas ni lógicas.

Tu corazón ya conoce la realidad superior, pero necesita recordarla; por lo tanto, deja que él profundice internamente su contacto con el Padre y que, vigilante y atento al Pensamiento divino, reencuentre a las Leyes superiores, de las cuales un día salió.

Llegará el tiempo en el que corresponderá a los propios seres humanos conducir este planeta bajo la Voluntad del Creador. Mientras tanto, hasta que llegue ese momento, deben reconstruir todos los días la capacidad de unirse a Dios, deben aprender de nuevo a ingresar en el Pensamiento divino; deben amar Su Voluntad y reencontrar en sus consciencias la capacidad de obedecer incondicionalmente al Plan de Dios, que es único y perfecto para cada criatura.

Obsérvate, hijo, y vigílate todos los días, para que dejes de lado, cada vez más, al viejo hombre y a su pensamiento lineal y para que descubras la dádiva de pensar y sentir con el corazón, cuando este habita en el Corazón de Dios.

Aquel que te bendice y te conduce a la nueva humanidad,

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos