Dic

30

Viernes, 30 de diciembre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO DURANTE EL VUELO ENTRE LAS CIUDADES DE SACRAMENTO Y OKLAHOMA, ESTADOS UNIDOS, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijo, comienza este nuevo ciclo encontrando la Verdad dentro de ti. Busca la unidad con la Vida, como forma de reparar lo que ya viviste hasta hoy como parte de la humanidad.

Este mundo está ingresando en su último ciclo de Gracia y de Misericordia y serán inexplicables los milagros y el despertar que vivirán las almas; pero también serán intensos, e inexplicables para algunos, los ataques internos y externos que vivirá la humanidad, porque el enemigo intentará hasta el final de sus días, interferir en el Plan de Dios para la Tierra

Conserva la paz en tu pequeño corazón y procura ser manso y humilde todos los días, porque esa batalla que vivirás como individuo y también como parte de este planeta en purificación, solo se vence con el silencio y la mansedumbre del corazón.

Cuanto más quieto estés internamente, más podrás recibir los impulsos celestiales y estar atento para observar los ataques externos y las reacciones de tu propia purificación interior y así equilibrarlos rápidamente.

Mantiene tu corazón en paz y agradece todos los días a Dios por estar en el mundo en este tiempo. Sabes, hijo, ten la certeza de que a pesar de tanta lucha y, de la gran angustia que a veces siente tu corazón, el Triunfo Divino ya es una realidad, no porque hayas superado todas las cosas, sino porque Dios es invencible y con Su inconmensurable Misericordia te llamó para que seas parte viva de Su Plan de Amor en este mundo.

Sirve con alegría. Encuentra en el servicio el motor constante de la vida. Mirarás en tu interior y muchas veces no encontrarás motivo para sonreír y alegrarte, pero no mires tanto hacia ti mismo, sino más hacia el prójimo. Coloca tu atención en el potencial para amar y servir a todas las cosas y allí radicará la esencia de tu felicidad.

Hijo, busca todo el tiempo la unidad con todos tus hermanos, porque es tiempo de curar las heridas que el rechazo y los prejuicios generaron en el corazón humano. Repara estos actos con el esfuerzo consciente por comprender y amar al prójimo.

Que este nuevo ciclo sea para ti de regocijo, de sacrificio y de profunda entrega. Que puedas valerte de las últimas Gracias de Dios para ayudar a la humanidad.

Que Dios haga de ti, hoy y siempre, Su sagrado instrumento de oración y paz.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

Dic

23

Viernes, 23 de diciembre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE WEED, CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos, en los próximos días contemplen el Sagrado Corazón de Jesús en cada uno de ustedes y comulguen con Él, en reparación de todo el pesar que Él vive durante las festividades de Navidad, las que deberían celebrarse en memoria de Su Santo Nacimiento y que sin embargo se volvieron motivo de perdición y de ilusión para muchas almas.

Mientras más pasa el tiempo, más importantes y definitorios se vuelven los ciclos planetarios, sin embargo las almas se apartan cada vez más del Propósito Divino.

En estos sagrados días, los Mensajeros Divinos están en Estados Unidos porque esta nación representa a la cuna de la ilusión en la consciencia planetaria. Estamos aquí, no solo por los norteamericanos, sino también por todo el planeta. Vinimos a arrancar de raíz el mal que hace que las almas se pierdan, para que por lo menos unos pocos generen méritos para equilibrar la gran perdición que vive el mundo.

Hijos, estos días no serán de alegría y de fiestas para muchas almas que están padeciendo y cuyo sufrimiento no se interrumpe en los días sagrados, porque la humanidad se olvida de ofrecer una oración por los que nada tienen,  por los que sufren en las guerras, por los que no pueden proclamar la propia fe y por los que no recuerdan que el Sagrado Corazón de Jesús está sobre el mundo, esperando que las almas le abran las puertas para que pueda renacer y renovar el corazón humano.

En omnipresencia, estaremos en todas las Comunidades-Luz y en todos los hogares que nos abran sus puertas con sinceridad. No obstante, esta vez les pediremos que más allá de cualquier conmemoración, ofrezcan una reparación por las ilusiones y distracciones del mundo y que clamen por los que sufren sin tregua y no tienen siquiera la posibilidad de recordar al Cristo Vivo, porque no lo conocen y porque la oscuridad en la que viven es tanta que no pueden reconocer a la Luz y caminar hacia Ella.

Sé que cada día que pasa, el caos aumenta y los orantes están cada vez más oprimidos, porque intentan establecer la Paz. Sé que muchos creen que sus oraciones y súplicas no producen nada en la consciencia planetaria, sin embargo les digo, hijos, con la potestad que Dios Me concedió, que toda búsqueda de resultados es solo influencia del mal en el corazón humano, porque el mal se alimenta de apariencias y de ilusiones. Esta es la Era de la Fe y el mayor milagro que verán será la manifestación del Plan de Dios, que surgirá del triunfo del Amor nacido de las cenizas del viejo hombre.

En este momento, déjense solo quemar por el fuego de la purificación planetaria, sin perder la fe y la confianza en Dios. Encuentren su sustento en el espíritu y en el acto de servir y de auxiliar al prójimo: a los que están a su lado y a los que no conocen pero que se valen de sus oraciones para aliviar su espíritu.

Es momento de reparar el Corazón de Dios que pulsa en toda esencia viva. Por eso, oren y ofrezcan sus vidas como forma de equilibrar los padecimientos de este mundo.

Los amo y los invito a renovar el nacimiento de Cristo y Su sublime humildad en el Pesebre de Belén.

Recuerden este día de suprema Gracia y clamen para que la Pureza y la Misericordia que allí se expresaron, puedan impregnar cada corazón humano y todos los Reinos de la Naturaleza. 

Su Padre y Amigo, que los llama a renacer,

San José Castísimo

Dic

16

Viernes, 16 de diciembre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE PETALUMA, CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

La esencia de la vida en la Tierra es transformación permanente, es descubrir que nada está perdido y que todo y todos tendrán una nueva posibilidad de redención si dicen “sí” y claman a Dios por esta oportunidad.

La esencia de la vida en la Tierra es transformar el lodo más oscuro en una perla luminosa y perfecta, semejante al Corazón del Padre.

Dios se esconde en la imperfección humana y, como un acto profundo de Misericordia, se multiplica en el interior de los hombres, hasta en el peor de ellos.

El Creador oculta Su Voluntad debajo de la voluntad humana, no porque sea menor o menos poderosa que la Voluntad Divina, sino porque el gran misterio de la vida es la Humildad de Dios, que enseña al corazón humano el verdadero camino para llegar a Él.

El Creador enseña a los hombres con el ejemplo. ¡Aquel que quiere encontrar su semejanza con Dios, que recorra el camino que Él le señala a la humanidad todos los días!

En el Universo no existen criaturas tan privilegiadas como los seres humanos. No existe esencia tan naturalmente próxima a la Esencia Divina como la que anima a la creación humana, a su espíritu y al propósito de su existencia.

Sin embargo, hijos, la gran ceguera que viven los hombres forma parte del gran misterio de la humanidad, los que no solo limitan a la Creación Universal sino también a la comprensión sobre sí mismos.

Los hombres ignoran el sentido de grandeza y así nunca despiertan el potencial de sus corazones. Su sentido de grandeza y de gloria se encuentra en la vida material y en el acto de engrandecer cosas que, en verdad, los empequeñecen y los ciegan todos los días. Ellos consideran que crecen en poder y en gloria y, cada día, se alejan más de la Verdad y del auténtico crecimiento espiritual. La evolución universal pasa frente a sus ojos ciegos y sigue de largo, porque no fueron capaces de contemplar al Todo, sino únicamente a sí mismos y a su ignorancia, ignorancia que se disfrazó de grandeza y los ató a la pequeñez de ese mundo.

Hoy, hijos, la Verdad está delante de todos los corazones. Verdad que primero les revela el lodo, porque para encontrar a la perla en su interior necesitan comprender correctamente lo que la precede. Mientras vean lo que es lodo como un tesoro humano, nunca descubrirán que el verdadero tesoro de la consciencia humana siempre estuvo oculto en ella misma.

Por eso, los ojos que se abren, primero ven las miserias y las imperfecciones y luego se desmoronan las fantasías que cubrían su ignorancia. Pero si se disponen a vivir la humildad, ella misma transformará y lavará ese lodo y les mostrará lo que estaba escondido: la verdadera semejanza a Dios, esa esencia que nunca muere en los que dicen “sí” al Padre y que incluso podrá revivir en quienes en apariencia, están más perdidos, si ellos claman por Perdón y Misericordia.

Les digo esto, porque vinimos a lugares del mundo que parecen estar perdidos en su ignorancia, pero nada está perdido si los corazones se disponen a transformarse.

Por eso, clamen y crean que es posible y caminen rumbo al descubrimiento de la Verdad, que asoma como un Nuevo Sol en el horizonte de sus vidas.

Aquel que los ama y los conduce a lo Nuevo,

San José Castísimo

Dic

09

Viernes, 9 de diciembre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SALAMANCA, ESTADO DE GUANAJUATO, MÉXICO, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Queridos hijos, servidores, misioneros y compañeros de Cristo, llegó la hora de la gran batalla para la consciencia humana y también para Aquellos que la guían. Llegó el tiempo de colocar en práctica lo que aprendieron y fortalecer la fe sin querer moldear la Voluntad de Dios de acuerdo con sus propias necesidades ni tampoco querer resistir los cambios cuando son constantes, tan opuestos, e incluso a veces, contradictorios.

Lo que genera la contrariedad en la vida espiritual es la imprevisibilidad de la consciencia humana y también de los constantes ataques que vive la Obra Divina en estos tiempos.

Hijos, la batalla que se lleva adelante en el planeta no es solo espiritual e invisible, solo que no se muestra a los ojos que se esconden de ella, por miedo de reconocer la necesidad de crecer, de definirse y de convertirse en un verdadero instrumento de Dios.

El Creador de todas las cosas es quien conduce el ejército del cual ustedes forman parte y Sus estrategias se mueven con base en los movimientos internos del corazón humano y en toda la reacción que esto causa en la consciencia planetaria.

El Creador intenta diseñar Su Plan siguiendo las posibilidades que se presentan en el planeta en todos los niveles de la vida. Por esta razón, Sus estrategias están sujetas a cambios permanentes.

La Voluntad del Padre se mueve unida a la voluntad humana, pero también a la ley del libre albedrío, del karma y de otras tantas leyes de la vida planetaria y universal, que crean las condiciones para que esa Voluntad Divina descienda. Es como si esas leyes abrieran o cerraran las puertas para la intercesión divina.

Conducir a la humanidad en este tiempo no es tan sencillo como muchos piensan, porque Dios se mueve con base en la respuesta de todo el planeta: mientras unos le dicen “sí”, otros le dicen “no”; en tanto algunos le abren la puerta con sus grados de amor y de fe, otros la cierran, por la maldad e indiferencia de sus corazones.

Ustedes necesitan en este tiempo aprender a ser un instrumento del Creador, aunque esto les haga perder la estabilidad y la comodidad de sus vidas. Nada en este mundo está estable, pues todo se define segundo a segundo. Por eso les hablamos sobre la importancia de la fe, de la entrega y de la confianza absoluta en Dios.

Clamen para que se cumpla la Voluntad Divina y dispónganse de corazón para esto, pues solamente Dios Altísimo sabe la verdad y conoce mejor el camino para guiar no solo a la humanidad, sino a todo el Universo. Sus Ojos están fijos sobre el planeta; en Su Silencio, Él observa el interior de cada una de Sus criaturas. En donde haya un corazón abierto y dispuesto a amar, allí estará Su Voluntad y Su Guía; ahí se generarán los méritos para equilibrar aquellas situaciones que cierran las puertas a la consciencia planetaria.

Escuchen hijos, el Silencio de Dios y dispongan sus corazones para responder inmediatamente a Sus Designios, aunque cambien a cada instante. El cambio es consecuencia de la batalla que se lleva adelante en este mundo.

Como fieles soldados de Dios, sigan Sus comandos: estén dispuestos a caminar o a detener sus pasos, siguiendo lo que el Creador les indique.

Atención, vigilancia, fe y paz, son cosas que necesitan sus corazones en este tiempo de definiciones. A pesar de todo lo que ustedes viven hoy están equilibrando la indiferencia de la humanidad con los Planes de Dios y Su santa Voluntad.

Aquel que los ama y los invita a no bajar los brazos, pues es tiempo de la tensión ardiente y permanente,

San José Castísimo

Dic

02

Viernes, 2 de diciembre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SALAMANCA, ESTADO DE GUANAJUATO, MÉXICO, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijo, revive ahora la Pasión de tu Señor y de tu Dios, con una mirada de sabiduría.

En otros tiempos, el corazón humano padeció con Cristo por Su flagelación y Su muerte en la Cruz, porque no comprendió el sacrificio del Señor ni porqué Él debió padecer todas esas cosas.

Hoy, tu Señor y tu Dios retorna al mundo, buscando el amor de otros tiempos, renovando la unión que tenías con Él. Sin embargo, ahora, después de Su muerte, de Su Resurrección y de Su Ascensión al Reino de los Cielos; tú ya aprendiste muchas cosas y puedes comprender que Su sacrificio no fue solo dolor, sino también un Amor absoluto que trascendió el cuerpo, la mente, el alma, el corazón y se expandió más allá de los Universos.

Recupera en este viernes, que también es santo si así lo vives, el compromiso con Cristo, entregándole un amor tan grande como el que Él te entregó en la Cruz.

La Cruz de tu Señor no acabó en el calvario cuando lo bajaron muerto a los brazos de María. La cruz es un estado de consciencia, de entrega absoluta, a la que tú estás siendo llamado a vivir, para devolver al Señor el amor que un día te entregó.

Multiplica el Amor de Cristo, abrazando la cruz de estos tiempos, que es mayor que la Cruz que un día llevó al calvario. En aquel momento, la cruz era de ignorancia y de negación; ahora es de indiferencia, de rechazo, de falta de amor y de ausencia de Dios en el corazón humano.

Los corazones de los hombres, hijo, aún no comprendieron la cruz y no se abrieron para abrazarla, como lo hizo el Señor, en la culminación de Su entrega.

Cristo retorna para que tú compartas con Él la cruz de estos tiempos y así lo harás, amando a tus hermanos cada día con un amor que rebose de tu espíritu y transforme la condición humana, la que hasta hoy te impidió amar e imitar los pasos de Aquel que vino al mundo para señalarte el camino.

Cristo retorna al mundo para atravesar con la humanidad el último calvario de la Tierra y espera que Sus compañeros carguen con Él la cruz que no solo abrirá las puertas para la Divina Misericordia, sino que también abrirá las puertas para una Nueva Era, un nuevo ciclo, un nuevo tiempo, en el cual la cruz será transmutada por el poder del amor y la entrega; ya no significará un sacrificio ni un sufrimiento para el corazón humano, sino que será un acto natural de amor en los corazones de los hombres.

Ábrete en espíritu y en verdad para abrazar con Cristo la última cruz del mundo. Y que tu amor, unido al de Él, abra las puertas del Universo y del Cosmos para el establecimiento de la Voluntad Divina.

Te bendigo y te agradezco por abrir tu corazón a este misterio celestial.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos