Viernes, 25 de septiembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO EXTRAORDINARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos Míos:

Abriendo las puertas del Cielo hacia el planeta, Vuestra Madre Celeste los congrega hoy en este oratorio de Su Corazón Inmaculado para rezar e implorar la Paz y la Misericordia para el mundo entero.

Queridos hijos, Vuestra Madre del Cielo los prepara a todos y especialmente a los futuros Misioneros de la Paz, para enfrentar el terror humano y el flagelo continuo de los corazones, de almas hermanas que padecen todos los días el resultado de un gran error sin fin.

Queridos hijos, será muy importante la misión humanitaria en Turquía y Hungría. Ustedes verán dos realidades paralelas que se encuentran en el mismo nivel, en la misma situación planetaria: la falta de paz.

Hijos Míos, la misión en África fue una importante preparación para esta próxima misión que deberá cumplirse en este tiempo crítico. África, a pesar de su sufrimiento aún no curado, vive en lo profundo un amor verdadero que poco a poco se está recuperando a través de los actos de perdón y de reconciliación.

Medio Oriente se olvidó de Dios y a pesar de las creencias, el Universo nunca propondría lastimar a nadie ni imponer ninguna doctrina espiritual ni religiosa. Dios nos enseña, queridos hijos, que todo comienza y termina en el amor; sin amor nada es posible.

Las almas en este tiempo buscan la felicidad en sus semejantes, y aunque ese amor humano existe, la verdadera felicidad se encuentra en el Corazón de Dios, que siempre los impulsará a encontrar la esperanza y a trascender los miedos.

A través de los conflictos de este tiempo, las almas que son sometidas por el terror pierden el recuerdo y el sentimiento de amar a Dios y a sus semejantes. Eso hace que la consciencia olvide totalmente que el amor y la compasión divina existen, lo que genera odio, mortalidad y martirio, solo por querer conquistar un reino que a nadie le pertenece, solo a la Creación.

Queridísimos hijos, por eso Yo vengo para pedirles oración, rosarios y novenas. Si las almas y los servidores conscientes no se esforzaran a través de las ofrendas y de los pequeños sacrificios el odio y la ambición podrían abrazar a toda la humanidad, y la vida material adquiriría más importancia que el propio Padre Eterno.

Esa es la preocupación de todo el Universo, que la ignorancia y la falsa autoridad prevalezcan para crear un reino humano de mentiras y de ambiciones.

Pero al final Mi Inmaculado Corazón triunfará en los corazones que siempre hayan sido testigos de la Presencia Misericordiosa de Cristo en el mundo. Será este testimonio interior, de fe y de esperanza, que Mis Misioneros de la Paz deberán llevar en sus corazones. Ese testimonio será la llama imperiosa y amorosa que los guiará ante la gran oscuridad y calamidad humana.

Pero sepan, Mis hijos, que Mi Gracia será vuestra fortaleza y cuando ustedes pisen el suelo de Turquía y de Hungría será vuestro Señor Jesucristo el que tocará la tierra con Sus Luminosas Gracias.

¡Oremos, porque aún la guerra de la ambición no terminó!

Que la Paz esté presente en sus corazones.

¡Les agradezco a todos Mis hijos, por concretar esta sagrada misión!

Los bendice desde ahora para esa sagrada tarea de Paz y de Misericordia,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz