Martes, 17 de octubre de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE LOS COCOS, CÓRDOBA, HACIA LA CIUDAD DE MENDOZA, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hoy los llevo a todos al momento del exilio de la Sagrada Familia en Egipto, momento en que el Divino Hijo Encarnado trajo para la humanidad de aquella época la fe en un solo y único Dios.

Por medio del exilio de la Sagrada Familia en Egipto, la consciencia humana aprendió a reconocer a través de Cristo la presencia de la Sagrada Voluntad del Creador, la cual debe ser irrefutable y ampliamente aceptada por todos los seres humanos; de esa forma, la consciencia humana estará libre de los constantes errores y plena en la Voluntad de Dios.

Fue así que el Divino Hijo con Su Presencia en Egipto trajo para aquel tiempo la disolución del ateísmo y el establecimiento, por medio de la energía crística, de la unión interna y sacramental con el Todopoderoso.

La Presencia de la Sagrada Familia en Egipto, marcó un antes y un después para ese pueblo milenariamente acostumbrado a una forma de creencia superficial y pagana.

El Divino Hijo en Egipto, aún siendo silenciosamente pequeño, trajo para el mundo la posibilidad de comprender y de vivir la visión espiritual en un sentido evolutivo y no de apropiación, como los egipcios concebían a los astros del Universo.

La Presencia del pequeño Niño Jesús ordenó el sistema de creencias y también la visión cósmico universal, porque Él, en aquel tiempo, manifestaba el correcto alineamiento con las Leyes y los Rayos. Jesús abrió la Fuente de la Renovación sobre el planeta, para que las consciencias fueran curadas y aliviadas de su sufrimiento.

Él reunió a todas las consciencias de diversos caminos y las colocó sobre las Manos del Padre Eterno, para que tuvieran la oportunidad de sentir el Amor de Dios, y así recuperaran su filiación con la Creación.

La Presencia de la Sagrada Familia generó el renacimiento espiritual de los orígenes de este Proyecto, para que la raza humana de aquellos tiempos recuperase los principios de esta escuela de amor y de perdón.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz