Miércoles, 18 de octubre de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE MENDOZA, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos Míos:

Hoy los llevo a todos al importantísimo y luminoso momento del Bautismo de Jesús en el río Jordán, acontecimiento que, por intermedio del Salvador, llevó a que el mundo entero, durante aquel tiempo, recuperara la dignidad espiritual y el merecimiento del Amor del Creador.

El Bautismo de Jesús instituyó el Propósito divino y espiritual de ese sagrado Sacramento para que las almas, mediante el Sacramento del Bautismo, recuperasen la dignidad interna de ser hijos de Dios.

Por eso, el sagrado Bautismo de Jesús en el río Jordán no solo significó la iniciación del Divino Hijo para Su Tarea pública, a partir de ese momento y por los siguientes tres años, sino que también abrió las puertas para que el Espíritu Santo pudiera obrar en el mundo hasta después de Su Ascensión.

La fuerza del Sacramento del Bautismo y la profunda humildad del Divino Hijo representaron, en aquel tiempo, la posibilidad de reintegrar la consciencia humana dentro de las Leyes Universales por medio de la vivencia de los Mandamientos entregados a Moisés, pero con la llave fundamental que Cristo reveló durante Su Vida pública: “Amarás a Dios por encima de todas las cosas, así como amarás al prójimo como a ti mismo”.

Esto cerró, en aquel momento planetario, el ciclo de la aguda perdición en el cual todo el planeta por ignorancia se encontraba.

El Bautismo de Jesús en el río Jordán también representó la reintegración de los Siete Dones del Espíritu Santo, los que una vez la humanidad vivió en los principios, a través de Adán y Eva.

El Sacramento del Bautismo instituido por medio del Bautismo de Jesús le trajo al mundo la oportunidad de aprender todos los días a amar la vida del espíritu y a no separarse de ella, a pesar de lo que suceda.

Cristo representa el Sacramento de la Renovación por medio del Sacramento del Bautismo; Él es el principio de nuestro camino espiritual y, al mismo tiempo, Él es el fin de nuestra trayectoria en este planeta.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz