Oct

28

Viernes, 28 de octubre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA SAGRADA CASA DE MARÍA, MADRE PAULISTA, EN SAN PABLO, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos, para equilibrar toda guerra y conflicto en el mundo, sean mansos, pacíficos, fraternos y silenciosos de corazón.

A través del establecimiento de la paz, venzan todo aquello que los impulsa a enfrentar al prójimo ya sea para sobresalir, defender una opinión o por no querer renunciar ni aceptar las propias dificultades ni las dificultades del otro.

Hijos, ya saben que todo conflicto en el mundo es generado por el mal, pero también por la mente y por el comportamiento humano. Saben que todo puede ser equilibrado cuando generan actos de paz sinceros.

Todo puede ser transformado cuando cada uno asume con sinceridad la transformación de su propia vida. Por este motivo, les pido que no solo oren por la paz, sino también que sean pacíficos.

¿Cómo le pedirán a Dios que les conceda la Gracia necesaria para que una nación se pacifique, si día a día alimentan los conflictos y la falta de fraternidad entre los hombres?

Un soldado de este ejército de amor es más que un ser orante, es una consciencia diferente en el abismo oscuro de la vida humana, porque cada día se esfuerza por vencer en sí mismo lo que genera las guerras y a los conflictos del mundo.

Renueven, hijos, la Campaña Sembrando el Amor en la Humanidad. Pidan y concedan perdón, reconcíliense todos los días, porque en un mundo en guerra, siempre habrá algo que perdonar y reconciliar.

Siembren el amor en la consciencia humana, haciendo de la propia vida un jardín de paz, en el cual las acciones fraternas sean fecundas y generen esperanza para este mundo.

La paz debe ser un ejercicio permanente en sus consciencias. Deben realizar el ejercicio constante de pacificar, de perdonar y de reconciliarse. Corten por la raíz las guerras y los conflictos del mundo, comenzando por ustedes mismos. Sigan el ejemplo de Aquel que pacificó primero y que, siendo Hijo de Dios, pleno de sabiduría y de Gracia, renunció a Su Voluntad, a Su Parecer, a Su Majestad y a Su Poder, permaneciendo en silencio en la cruz de la redención de los pecados del mundo, para que todos tuviesen un camino, una verdad y un ejemplo para sus vidas.

La cruz de estos tiempos no es la misma de ayer. El calvario de hoy se recorre a diario, transmutando y transformando en sí mismo los pecados de la consciencia humana y siendo así diferentes en el Todo.

Renuévense, hijos, todos los días y no cedan a los conflictos, ¡Instituyan la paz! ¡Vivan la paz en sus corazones!

Sé que, en estos tiempos de injusticias y de guerras, es difícil pacificarse. Sin embargo, son estas cosas imposibles las que les pediremos: perdonar lo que para el hombre es imperdonable; pacificar al caos y a la confusión cuando estén en medio de grandes guerras; amar y sembrar, cuando a su alrededor otros siembran odio y temor.

Las semillas de amor transformarán al suelo de la Tierra. Por eso, no desistan y renuévense en esa labor divina.

Aquel que los acompaña,

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Oct

21

Viernes, 21 de octubre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Reescribe la historia de la humanidad y construye hoy el nuevo hombre que debe ser el hombre de todos los tiempos.

Excluye de tu interior los registros de un ser humano que vive para cumplir la propia voluntad y experimentar el propio poder.  A través de la renuncia, del anonimato y de la humildad; descubre, en el acto de no ser nada, al Poder de Dios que colma todos los espacios vacíos para recibirlo.

Sumérgete en tu mundo interior y desde adentro hacia afuera expresa lo que eres. Antes de querer ser, mostrar y aparentar, busca conocerte a ti mismo y, cuanto más te conozcas, más deberás entregar a Dios lo que veas en ti, sin miedo de no ser nada.

Reescribe la historia de la humanidad en tu propia vida. No creas, hijo, que esa historia solo se escribe en la vida de aquellos hombres conocidos por el mundo y que con sus palacios y sus vidas públicas, piensan que son los autores de  la historia humana con su propio poder. Esa historia escrita por los aparentes grandes hombres es, en verdad, una historia que se ha repetido a lo largo de la existencia humana.

Ahora llegó el momento de escribir una nueva historia, la que no se construye solo con hechos materiales, sino sobre todo con la experiencia espiritual de la unión con Dios de aquellos que, en el silencio de sus corazones, se vaciarán de sí mismos y se abrirán para que el Creador ingrese en sus vidas, en sus espíritus y en sus corazones.

Es por eso, que hoy traigo ante tus1 ojos un libro en blanco y te pido que seas un ejemplo silencioso y simple para toda la consciencia humana.

Entonces, hijo, toma este libro y escribe en él por medio de los actos de tu vida y de tus pensamientos y sentimientos; escribe mediante el vacío que encuentras cada día, en tu búsqueda y en tu caminar hacia Dios.

Reescribe la historia de la humanidad y, demuestra al Universo y a toda la Creación, la verdadera esencia de este proyecto de criaturas tan semejantes a Dios. Esta esencia nunca fue revelada porque Aquel que la pudo vivir no fue totalmente comprendido, a través de Su Ejemplo, por el corazón humano.

Si entras en lo profundo de tu interior, encontrarás allí a la esencia del ejemplo de Cristo y más que eso, te encontrarás a ti mismo y descubrirás lo que te une al Padre. Y es en ese espacio de tu consciencia donde quiero que tomes este libro, lo abras y comiences a escribir.

Tienes Mi Bendición para esto.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

 

1 Hablo a cada uno de los que leerán estas palabras y que sabrán, en lo íntimo de sus seres, que Me refiero a ellos.

Oct

14

Viernes, 14 de octubre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos, en este tiempo profundicen en su propia vida espiritual. Mientras crece la tensión en la vida planetaria por la expansión del caos dentro y fuera de los hombres, ustedes deben estar cada vez más afianzados en el Propósito Superior, cada día más adheridos al Plan de Dios y menos identificados con las cosas del mundo.

El reino de la materia ya está en decadencia. Como en tiempos anteriores, llegó la hora de cruzar un umbral en la consciencia y encontrar la Verdad que siempre buscaron.

Muchos de ustedes piensan en buscar la Verdad. Sin embargo, delante de ella dudan, tienen recelo, despiertan miedos y no dan un paso en dirección a ella, ni para descubrirla y menos aún para vivirla.

Ya les dijimos tantas veces que la realidad no se asemeja en nada a las cosas de este mundo; sin embargo las mentes siguen buscando compatibilidades entre la vida del espíritu y la vida en la materia. Llegó la hora, hijos, de renovarse y de soltar las cosas del mundo, para conocer, aun en vida, la realidad superior. Sus almas claman a Dios por el despertar definitivo y sus espíritus aspiran ardientemente cumplir con su misión.

Hoy, les abro una puerta delante del corazón: la puerta de la humildad, porque por esa puerta tendrán que entrar en la vida del espíritu. Después, les muestro una segunda, que es la puerta del sacrificio. Luego les muestro una tercera puerta, la de la entrega. Y después de esta, una cuarta: la puerta de la fe absoluta en Dios y en Sus Mensajeros.

Observen, en sus vidas, por cuáles puertas ya pasaron y sigan caminando hasta que se disipe toda duda y puedan vivir, con base en la humildad y en el principio de la fe, una vida pautada por la Verdad de Dios.

Les digo esto porque quisiera que, en sus vidas, dieran pasos más concretos que puedan expresar lo que vinieron a hacer en este mundo como misión espiritual para su propia redención y para el triunfo del Plan de Dios. Y para que esto sea una realidad, es necesario dar un paso en la humildad, en el sacrificio, en la entrega y en la fe absoluta. Si se disponen a vivir estas cosas, mucho le podrá ser revelado al mismo corazón y no tendrán miedo ni duda de seguir esa voz que lo llama a caminar.

Escuchen Mis Palabras no solo como un mensaje más, sino realmente como  una necesidad interna de salir del punto en que se encuentran espiritualmente y al final descubrir y vivir lo que vinieron a hacer en este mundo, esa misión que es puramente espiritual y que en nada se asemeja a lo que hacen hoy. No se trata de una destreza, pero sí de asumir sus puestos en la manifestación del Plan de Dios y de expresar la virtud espiritual que guardan, en su propio interior.

Aquel que aspira salir de donde está y vivir lo que digo, que ingrese por esas puertas, clamando al Padre por el despertar, y experimenten, por sí mismos, esta instrucción que les traigo.

Les dejo Mi Bendición para que puedan caminar.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

Oct

07

Viernes, 7 de octubre de 2016

Mensajes semanales
MENSAJE SEMANAL DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA SAGRADA CASA DE MARÍA, MADRE PAULISTA, SAN PABLO, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

La entrega de la vida, hijos, no es algo pasajero. La entrega verdadera abarca toda la consciencia y va desde el cuerpo, la mente y el corazón, hasta el alma, el espíritu y la esencia.

Aquellos que se entregan al Creador están poniendo la dirección de sus vidas en las manos del Padre y renuncian a toda meta personal, a sus planes, proyectos y aspiraciones, inclusive la de cumplir con la misión que Dios les encomendó. La entrega debe regirse por el ejercicio constante del vaciamiento de sí mismos y por la búsqueda permanente de no ser nada y no querer nada.

Muchos aspiran a cumplir misiones, que por si solas, exigen la entrega total de sus vidas, como lo es el servicio abnegado e incondicional. Sin embargo, antes de lanzarse a esa entrega, hijos, deben meditar de corazón en lo que ella significa y así, predisponer sus consciencias para algo más profundo, para que ese servicio sea verdadero y para que sus posibles consecuencias sean motivo para consolidar la entrega y no para generar una deuda con Dios, como puede ocurrir en el caso de que pierdan la vida sirviendo .

Les digo esto, porque si en verdad meditan y se lanzan al servicio abnegado y a la consagración, con la consciencia de que la entrega debe profundizarse cada día, solo así podrán convertirse instrumentos de Dios, y esa condición les dará la Gracia para cumplir su misión con protección y discernimiento correcto.

Sin embargo, si se lanzan a una entrega inconsciente, impulsiva y superficial, corren el riesgo de no recibir la Gracia de Dios y la protección que necesitan y vivirán en constante imprudencia por la falta de discernimiento.

Por eso les digo que no importa la tarea que hacen o el grado de riesgo que corren, sino la profundidad espiritual y consciente de su entrega. Esto es lo que diferenciará al servicio, que tendrá o no la presencia directa de Dios.

Espero que hayan comprendido lo que les dije.

Dejo Mi Bendición a los que se entregarán de corazón.

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos