Lunes, 7 de diciembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​

Cuando la Voluntad de Dios se expresa para el Universo, todas las estrellas y todas las consciencias evolutivas se unen a este Propósito Divino. Son las Leyes de la Obediencia y de la Unidad, que reinan entre los mundos confederados, que permiten la disolución de todos los obstáculos que son creados contra esa Voluntad Superior.

Para que la Voluntad de Dios se manifieste en la Tierra, así como es en el Universo, aquellas consciencias que responden al Plan y lo aman por encima de todas las cosas, inclusive más que a sí mismas, deben unirse a ese Propósito bajo el espíritu del amor y de la fraternidad. Esto sucede porque el triunfo de Dios es una Ley. Sin embargo, las criaturas que habitan en este mundo, así como en todos los otros, necesitan adherirse a este Propósito Divino y dar muestras de su adhesión, no solamente con su verbo, sino también con sus acciones y con su esfuerzo consciente para vivir su propia transformación.

Un nuevo ciclo se precipita sobre el mundo, esa es la Voluntad de Dios que se manifestará. El Señor ya dio el ultimátum sobre el Plan de la Tierra y pide definiciones claras a los espíritus en ella encarnados.

Los seres reconocen, internamente, la necesidad de un cambio inminente y completo; aunque reconocer esa necesidad no es suficiente, porque se necesitan manifestaciones concretas de espíritus en evolución, ejemplos que puedan servir de guía para los que despertarán en el último segundo, antes de perder completamente su evolución.

El ciclo que se iniciará en este mes de diciembre tendrá como finalidad dar un último gran impulso para las consciencias encarnadas, para las almas que se perdieron en los abismos planetarios, así como también a los Reinos de la Naturaleza.

El Creador hará descender Su Potencia Solar como una señal que Él dará a las consciencias de todas las criaturas del planeta, de que está entregando lo mejor que hay en el Universo como regencia y guía para todos, para que también ustedes sean impulsados a entregarlo todo.

Este movimiento universal generará, dentro y fuera de los seres, resistencias en su materialización. Si unos pocos afirman su entrega y adhesión al cumplimiento del Plan y a su inmediata autopurificación para que Él sea una realidad, esto será el permiso que el Creador necesita para actuar plenamente en toda la consciencia planetaria.

Ahora, más que nunca, necesitarán desarrollar el espíritu de la fe y colocar en práctica la fraternidad y la unidad entre los seres, algo que fueron aprendiendo en los últimos tiempos.

La oscuridad resistirá, pero de la persistencia nacerá el Amor, principio del triunfo del Creador en el corazón humano.

Más que contar con sus propias fortalezas interiores, afiancen la unidad entre los espíritus congregados para cumplir esta misión. Recuerden lo que les digo, porque la unidad es primordial en todo el universo para que se cumpla el Propósito de Dios. En donde haya unidad, ahí estará el Espíritu Divino.

Les dejo Mi Paz y Mi bendición paternal para los tiempos que llegarán al mundo.

Sus acciones de hoy, de ahora, les irán dictando los pasos del segundo siguiente de sus vidas. Es hora de despertar al presente y escribir con el corazón su propia historia, la historia de la humanidad, y en consecuencia, la historia de este Universo.

Su Compañero e Instructor de siempre,

San José Castísimo