Lunes, 16 de noviembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE DESDE FLORIANÓPOLIS, HASTA PORTO ALEGRE, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Si ustedes fueran pacíficos en sus vidas y en todo buscaran la armonía y la unidad, podrían percibir la unión de los tiempos y lo que esto causa en la consciencia de la humanidad.

Si entraran en oración todos los días, buscando sentir verdaderamente lo que sucede en la vida espiritual del planeta, podrían percibir que los conflictos y las guerras que hoy suceden en el mundo no son como las que sucedieron en tiempos anteriores.

Así como el bien que permea los corazones en este tiempo los santifica y los torna plenos de modo que los lleva a la cristificación, el mal que vive hoy en algunos seres humanos es destructivo aun para las esencias y para los espíritus de los seres. Todo se está intensificando, todo está creciendo en proporciones desenfrenadas, tanto para el bien como para el mal. Y eso, el corazón que ora puede sentirlo y vivirlo. Les digo esto, queridos, porque deben aprender a lidiar con las situaciones que se presentan actualmente en el mundo.

El tiempo real del Universo está comenzando a unirse al tiempo de la Tierra, y la consciencia humana también comenzará a sentir su verdadero potencial creador, tanto positivo como negativo. El pensamiento y el verbo tendrán más poder que nunca; por eso, les pedimos que oren, oren sin cesar para equilibrar y contraponer las ideas malignas que de planos infernales intentan plasmarse en las mentes de los seres humanos y manifestarse en la vida de la Tierra.

Ustedes no deben temer jamás, porque la mayor herramienta del ser humano es el corazón y no la mente. No habrá pensamiento maligno que no sea destruido y borrado por la oración sincera y plena de un corazón que responde al llamado de Dios. Solo es necesario que oren, oren de verdad con amor, con consciencia, llenando el verbo con la intención de que la Voluntad de Dios se plasme en la consciencia planetaria.

Cuando el tiempo de Dios se aproxima a la Tierra, sus espíritus también se aproximan y sus almas son colmadas por los impulsos del verdadero ser. Por eso, al entrar en oración, busquen lo que ustedes son de verdad. Entren en contacto con sus propias esencias por intermedio del silencio y de la paz y reciban de ahí todo lo que necesitan para vivir los días actuales en unión con Dios y con Su Plan.

Ustedes saben que la humanidad es muy ignorante en relación con la verdad y pocos comprenden lo que los Mensajeros Divinos intentan transmitir al mundo. Por eso, es muy importante que aquellos que son conscientes y que comprenden, al menos un poco, la Voluntad de Dios, puedan vivir lo que enseñamos, abriendo así, la puerta para que otros sigan el mismo camino.

A medida que dan sus pasos, queridos, nuevas oportunidades se abrirán para que puedan conocer verdades cada vez más amplias y para que aquellos que están estancados en su evolución sean impulsados y den el primer paso.

Los amo, y por eso los instruyo, para que no solo conozcan la Voluntad de Dios sino que también la vivan.

Su Compañero de siempre, San José Castísimo