Martes, 19 de enero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ Y MADRE DE LOS REFUGIADOS, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​​

Queridos hijos Míos,

Vuestra Madre Celeste con Su Corazón resplandeciente se prepara para descender espiritualmente, junto a los misioneros de la paz, en la ciudad de Ankara, en Turquía, en donde se revelarán a Mis hijos misioneros los primeros pasos de la asistencia a los refugiados a través de esta nueva misión humanitaria.

Turquía es una nación que ha acogido el sufrimiento y el exilio de millones de refugiados.
La ciudad de Ankara ha sido una de las ciudades por donde pasan Mis hijos en éxodo.

El miedo a ser extraviados por la guerra y por la persecución ha llevado a que los refugiados se exilien en naciones de Europa. Por eso, queridos hijos, esta misión humanitaria intentará ayudar primero llevando la paz en medio de la desesperación de los que por temor y por la guerra perdieron todo.

En el plano espiritual, la Jerarquía Celeste trabajará para que en los planos internos las almas recuperen la fe y la confianza en Dios, las que son disipadas por la guerra. A pesar de todo lo que está sucediendo, Vuestra Madre Celeste guiará a los misioneros para que ellos se encuentren con las almas en verdadera necesidad física, moral y espiritual.

Los misioneros de la paz llevarán en sus corazones el testimonio del Amor de Dios y lo demostrarán a través de las obras de servicio y de caridad hacia las personas que encontrarán en cada lugar.

El abrigo espiritual y humano será una de las llaves importantes para esta misión humanitaria en Medio Oriente. Por eso, Mis hijos misioneros verán en todo lo que es indigno y triste, la oportunidad de recuperar la pureza en los corazones exiliados. Será un momento para recapacitar y aprender sobre la unión profunda que debe existir con Dios a pesar de las circunstancias.

Queridos hijos, Turquía es el portal por donde pasan los que escapan de la guerra; el espíritu de la paz deberá recuperarse, pues todo deberá comenzar de nuevo.

Mi guía interna estará en todos los misioneros.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

En Misión de Paz,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz