MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE MADRID, ESPAÑA, HACIA BOGOTÁ, COLOMBIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Yo soy la Madre de los Cielos y de todos los océanos, cada espacio de este planeta es regido por Mis Espejos, desde el interior de los océanos de luz.

En ellos dejo guardados los códigos de la paz, del amor y de la rehabilitación, los que irradian a todo el planeta.

En los grandes océanos del mundo, las almas orantes pueden encontrar los códigos celestiales de la redención y de la rehabilitación.

En cada océano se guarda una historia evolutiva y espiritual del Universo celestial, la que se irradia secretamente a los continentes.

En los grandes océanos se manifiestan corrientes espirituales de energía divina que ayudan a mantener el planeta bajo un cierto resguardo.

Cuando los orantes se unen a los océanos, estos espejan aquello que protegen y así se crea una comunicación interna entre el alma de cada ser y los océanos.

Dejo esta instrucción para todos porque los océanos guardan en sí principios ocultos de armonía, de belleza y de equilibrio para la humanidad.

Los océanos existen para contener el plano emocional de la humanidad. Ellos ayudan en la cura interior de las consciencias.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Ora por los grandes océanos,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE PARA LA APARICIÓN DE MARÍA, MADRE UNIVERSAL,TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE CARACAS, VENEZUELA, A MADRE MARÍA SHIMANI DE MONTSERRAT

El arte de amar y vigilar el Plan de Dios

Queridos hijos Míos:

Hoy llego hasta ustedes en amor y reverencia por las almas de ustedes, que intentan día a día mantenerse fieles a Mis pedidos y unidas a Mis intenciones.

Hoy los resguardo bajo Mi manto de Luz al igual que protegí a los apóstoles de Mi Hijo, después que Él se elevó a los Cielos. Así como en aquel tiempo, hoy quiero instruirlos sobre cómo esos hijos Míos aprendieron el arte de amar y vigilar el Plan de Dios para esta humanidad.

Primera lección.

Estén siempre en gratitud por haber recibido la Gracia de participar conscientemente de las instrucciones de los Mensajeros Divinos. Esa gratitud los mantendrá siempre unidos a Nuestros Corazones.

Segunda lección.

Estén siempre atentos para que las mentes, con sus pensamientos, se manifiesten dentro de energías evolutivas, sagradas y reverentes hacia Dios, hacia toda Su Creación y hacia las propias consciencias. Esfuércense por rechazar pensamientos inarmónicos y opuestos a la Ley de Dios, hacia otras personas y hacia ustedes mismos.

Tercera lección.

Observen que las emociones y sensaciones de ustedes estén conducidas y destinadas a agradar a Dios, nuestro Señor, llenas de devoción por Su Obra y de sana alegría por todos Sus designios. No permitan que las tristezas y la desesperanza abracen sus corazones. Vean en todo lo que viven el propósito de forjar en ustedes verdaderos hijos del Altísimo, fuertes y valientes para enfrentar cualquier situación.

Cuarta lección.

Mantengan sus almas en la oración plena del corazón. Mantengan el verbo, el pensamiento y el sentimiento que emana del espíritu, en cada palabra, en cada frase pronunciada, con concentración, amor por Dios y alegría por pertenecer a Su Plan y haber sido convocado a realizar una tarea sagrada.

Quinta lección.

Coloquen la fuerza espiritual, aquella que los ha traído hasta aquí y que los mantiene siempre disponibles en la fe, a cada momento, en cada oración, en cada servicio, para concretar la Voluntad del Padre. Siempre atentos para servir a Su Propósito a cada instante.

Sexta lección.

Guarden dentro del corazón siempre la intención de agradar a Dios y vigilen que el sentimiento de ustedes, aquel profundo, sea verdadero y no reclame beneficios propios. Que todo sea por y para el Señor y Su Obra.

Séptima lección.

Manténganse fieles y sean verdaderos. No se engañen y se envuelvan en las apariencias; den siempre lo mejor que tienen en cada acción, en cada servicio y en cada oración.

Si todos tienen claras estas lecciones en sus seres internos y ellas conducen acciones, pensamientos y sentimientos profundos, serán guardianes y vigilantes de la Voluntad de Dios para esta raza.

Y cuando oren y vigilen junto a los Mensajeros Divinos, en la alegría espiritual plena de vivir en la obediencia que viven los Ángeles del Cielo, serán libres de espíritu, apóstoles del amor, pacificadores y servidores del Hijo del Creador, el Redentor.

Hijos Míos de Venezuela y del mundo entero:

Los invito a ser guardianes y vigilantes del Plan de Dios para la Tierra, guardianes de la evolución, siervos fieles del Creador y Su Obra Divina.

Vigilen Conmigo durante todos los tiempos que vendrán y verán concretarse los planes de paz en este mundo.

Los amo y los convoco a concretar el paso evolutivo de esta raza.

Gracias por estar hoy conmigo.

María, Vuestra Madre, Consciencia Femenina Universal

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos