Jueves, 31 de diciembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO EXTRAORDINARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​​

¡Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia!

Queridos hijos, este es el lema para el nuevo jubileo de la Misericordia, una puerta fundamental que el embajador de Cristo, Mi hijo Francisco, abrió en este fin de año.

Es a través de este jubileo que todos los corazones son llamados por el Cielo, para que pongan su atención en el principio divino de la Misericordia de Dios en estos tiempos.

Queridos hijos, sin Misericordia ni Piedad nada será posible. Es por eso que en este último día del año, quisiera que Mis hijos orantes pensaran y meditaran en la importancia de alcanzar la Misericordia de Dios para los tiempos que vendrán.

Así como una vez dijo Mi Hijo: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”, esto es una afirmación divina para toda alma de la superficie de la Tierra que crea en esa Misericordia que perdona y disuelve cualquier falta.

Necesito, queridos hijos, que para este jubileo de la Misericordia de Dios, sus actos diarios sean actos de misericordia, actos que restablezcan en el mundo la paz y el amor entre los seres, siguiendo desde cerca la llama del Amor de Cristo, la que alumbra el tiempo de oscuridad que vive el planeta.

Queridos hijos, a través de las obras de misericordia ustedes estarán equilibrando sus deudas y así, silenciosamente, darán lugar para que Mi Hijo pueda realizar Sus prodigios de Misericordia en consciencias que están perdidas.

Hijos Míos, en este jubileo de la Misericordia, que sus corazones vivan el impulso extraordinario que llega a la Tierra para poder salvarla de alguna forma. Si ustedes confían en la Misericordia de Mi Hijo, sus vidas algún día serán misericordiosas.

La Misericordia de Dios en este tiempo los invita a cambiar su forma de actuar y de pensar, buscando la unidad entre los seres por medio del poder misericordioso del amor. Si eso se alcanzara, gran parte de la humanidad estaría a salvo sin haber sido previsto.

La Misericordia es una tabla de salvación, es el puente directo hacia el Corazón del Padre, que es Compasivo y Bondadoso con todo lo que fue creado.

Por eso vivan y renazcan todos los días a través de esa sagrada afirmación: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”.

Queridos hijos, que este año que comenzará sea el año verdadero de la Misericordia para todos, de la esencia divina que viene para auxiliar al mundo perdido, y que sea la fuente inagotable que se derrama para traer cura a todas las almas.

Deseo, hijos Míos, que la próxima Maratón de la Divina Misericordia, en donde se cumplirán los treinta encuentros más importantes con Cristo para la historia de este planeta, sea una Maratón para afirmar en sus vidas que sí aceptan la Misericordia de Dios, la que es invencible.

Al menos háganlo en este día por aquellos corazones que serán desviados del camino de la redención, al ser tentados por las obras de Mi adversario. Sean bienaventurados y misericordiosos, recuerden vivir todos los días esa renovación.

Buen jubileo para todos los cristianos del mundo.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los anima a vivir en la Misericordia Infinita de Dios,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz