Jueves, 13 de agosto de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO EXTRAORDINARIO DE MARÍA, ROSA DA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Yo soy la Madre de los siete colores del universo. En Mi manto se dibuja la fusión eterna entre los rayos y sus vibraciones universales, las que dan vida y forma a toda la Creación.

Mi Consciencia se expresa a través del rayo blanco, el que manifiesta la esencia de la pureza y su máxima expresión se alcanza en los corazones que se donan a la transformación total de sus vidas.

El rayo blanco concentra la síntesis divina de todos los demás y así adquiere un poder de transformación no conocido por el mundo. El rayo blanco es la expresión positiva de la bondad y de la donación de todo lo que aspira a alcanzar la iluminación interior.

Yo soy la esencia del rayo rosa, Mi Consciencia expresa el amor por todo lo creado y lo acepta plenamente como filiación de las criaturas con Dios. El rayo rosa tiene su máxima expresión a través del amor puro, por eso, conociendo el poder del rayo blanco y uniéndolo al rayo rosa, el efecto del amor se vuelve capaz de transformar lo que parece imposible de ser transformado.

A través del rayo rosa, el atributo de la compasión permite a la humanidad poder reconocer a Cristo como el Maestro y el Señor. El rayo rosa es capaz de colocar una situación espiritual en otra escala, y así dicho rayo ayuda a concretar la misión de cada alma de poder vivir en el Amor de Dios. El rayo rosa es el color universal que promueve la paz; a través de este rayo todo se vuelve más suave y armonioso.

Yo soy la Madre en la esencia del rayo verde, porque él expresa la armonía de servir al semejante y así establece su principio de cura por medio del equilibrio que puede expresar en la vida material.

El rayo verde reúne la síntesis profunda del alineamiento y es el principal rayo que promueve espiritualmente la esperanza. Es el rayo que no permite ni deja apagar la aspiración de vivir la transformación porque él concreta, a través de su armonía, todas las misiones que las criaturas se proponen vivir. Este rayo verde atrae la Voluntad de Dios de una forma neutra, es decir, que él permite vivir la Voluntad en equilibrio, serenidad y paz.

Yo soy la Madre del Universo en la esencia del rayo azul, el que atrae hacia todo el universo la fuerza divina de concretar la aspiración de vivir la Voluntad de Dios. Este rayo azul es capaz de concentrar a las almas en un mismo propósito. Es un rayo regente, es decir, crea condiciones favorables para que las criaturas y las formas se vean motivadas a cumplir en armonía con cada aspiración interior.

El rayo azul es el que reúne la voluntad ampliamente para que ella sea vivida de una forma consciente y al mismo tiempo profunda y en equilibrio. El rayo azul es capaz de ayudar a vivir la aceptación de los nuevos tiempos y también a desbloquear el camino que puede estar limitado por las acciones contrarias o por desafíos inminentes. Él permite hacernos sentir confianza en el Plan de Dios.

Yo soy la Madre en el esencia del rayo oro-rubí, porque a través de él todo se vuelve posible, y la consciencia puede ampliar su amor por el conocimiento para que finalmente lo pueda vivir.

El rayo oro-rubí manifiesta la esencia fundamental de la divina sabiduría; es a través de este rayo que el universo lleva adelante la concreción del divino pensamiento y así las criaturas y las formas creadas por Dios toman vida, vibración y energía por la acción de este rayo oro-rubí.

La Mente Divina se expresa a través de este rayo, expresa todo lo que fue creado. El rayo oro-rubí impulsa la manifestación de la vida y es el que permite que la vida se torne sagrada. Este es el rayo capaz de llevar adelante la proyección de la sabiduría en todo lo que existe. Este rayo puede expresarse de siete formas diferentes, ya que el conocimiento divino se derrama para que todos alcancen la realidad del Pensamiento Creador. Él se puede mostrar en las almas que son guardianas del conocimiento universal.

Yo soy la Madre en la esencia del rayo violeta, porque él manifiesta la transustanciación de todas las formas. Es a través del rayo violeta que todo se transfigura en algo positivo.

El rayo violeta es capaz de cambiar principios complejos por estados sublimes. Su acción principal se concentra en el fuego divino que reúne para realizar el intercambio de las formas y de las criaturas. Este es un rayo que se muestra en todo lo que es transmutado y elevado hacia un estado superior.

El rayo violeta es el principal principio que actúa en la liberación de la humanidad durante el ciclo de la transición.

Los rayos viven y actúan a través de la esencia materna de vuestra Madre Celeste, ellos son principios divinos, pero al mismo tiempo son Leyes de expresión de la Consciencia Divina.

La consciencia fundamental de los rayos surge como manantial de la Fuente de la Consciencia Única y desde allí, todo el universo del cual ustedes también forman parte, reciben la influencia positiva de estos principios. Ellos también se realizan a través de los dones del Espíritu Santo.

Es así, queridos hijos, que están siendo llamados no solamente a la purificación, sino también a la consciencia divina de los rayos, los que son la expresión de la vida universal. Yo soy la Madre en la esencia de los rayos, quien vive en Mí, vive en los rayos.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Este divino conocimiento es para los que se quieran autoconocer y transformar en aquello que nunca fueron.

Los une al principio de los rayos de la Creación,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz