MENSAJE DIARIO EXTRAORDINARIO DE MARÍA, ROSA DA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Yo soy la Madre de los siete colores del universo. En Mi manto se dibuja la fusión eterna entre los rayos y sus vibraciones universales, las que dan vida y forma a toda la Creación.

Mi Consciencia se expresa a través del rayo blanco, el que manifiesta la esencia de la pureza y su máxima expresión se alcanza en los corazones que se donan a la transformación total de sus vidas.

El rayo blanco concentra la síntesis divina de todos los demás y así adquiere un poder de transformación no conocido por el mundo. El rayo blanco es la expresión positiva de la bondad y de la donación de todo lo que aspira a alcanzar la iluminación interior.

Yo soy la esencia del rayo rosa, Mi Consciencia expresa el amor por todo lo creado y lo acepta plenamente como filiación de las criaturas con Dios. El rayo rosa tiene su máxima expresión a través del amor puro, por eso, conociendo el poder del rayo blanco y uniéndolo al rayo rosa, el efecto del amor se vuelve capaz de transformar lo que parece imposible de ser transformado.

A través del rayo rosa, el atributo de la compasión permite a la humanidad poder reconocer a Cristo como el Maestro y el Señor. El rayo rosa es capaz de colocar una situación espiritual en otra escala, y así dicho rayo ayuda a concretar la misión de cada alma de poder vivir en el Amor de Dios. El rayo rosa es el color universal que promueve la paz; a través de este rayo todo se vuelve más suave y armonioso.

Yo soy la Madre en la esencia del rayo verde, porque él expresa la armonía de servir al semejante y así establece su principio de cura por medio del equilibrio que puede expresar en la vida material.

El rayo verde reúne la síntesis profunda del alineamiento y es el principal rayo que promueve espiritualmente la esperanza. Es el rayo que no permite ni deja apagar la aspiración de vivir la transformación porque él concreta, a través de su armonía, todas las misiones que las criaturas se proponen vivir. Este rayo verde atrae la Voluntad de Dios de una forma neutra, es decir, que él permite vivir la Voluntad en equilibrio, serenidad y paz.