Jueves, 8 de agosto de 2019

Mensaje especial
MENSAJE PARA LA APARICIÓN ANUAL, TRANSMITIDO POR MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD Y MADRE DE LA HUMANIDAD, EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, A MADRE MARÍA SHIMANI DE MONTSERRAT, CON MOTIVO DEL 12.º ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES DE LA MADRE DIVINA

Amados hijos:

En los momentos de definición, Yo estoy con ustedes.

En los momentos de dolor, Yo estoy con ustedes.

En los momentos en los que se animan a dar pasos hacia Mi Hijo, Yo estoy con ustedes.

En los momentos en los que están confusos, Yo estoy con ustedes.

En los momentos de grandes decisiones, Yo estoy con ustedes.

En los momentos de grandes o pequeñas felicidades, Yo estoy con ustedes.

Yo estoy siempre con ustedes, hijos, a su lado, abrazando a sus almas, silenciosa, cerca, bien cerca, allí estoy.

Argentina de Mi Corazón, 

Mi Corazón de Madre y Mi Consciencia Sideral se han colmado de júbilo al poder contemplar la confianza y el amor que le han entregado a Mi Hijo, el Redentor.

Ninguno de ustedes imagina lo que ha significado para el Padre Eterno la apertura que han tenido las consciencias de esta nación y cómo esa apertura podría revertir su destino para siempre.

En estos últimos días, en los que se han congregado aquí y en diferentes lugares de esta nación para orar y suplicar por la familia argentina, han abierto un camino directo al Corazón de Dios.

Mi Hijo les dijo en estos días que todos los argentinos tendrían la oportunidad espiritual de estar delante de Dios para expresar su sentir y su intención, para ser escuchados por el Creador y reconciliarse con ÉL.

Quiero que sepan que por la valentía y la humildad de los que se postraron de rodillas frente a Dios para suplicar por los valores fundamentales de la familia humana, el Padre Eterno derramará Su Misericordia y Su Gracia a través de Su Hijo, Cristo Jesús, y nuevas oportunidades de paz, de comprensión y de amor se establecerán en el núcleo de las consciencias de las familias de esta nación, Atributos que descenderán directamente desde el Corazón de Dios.

Hijos amados, defiendan con la oración la integridad de sus familias, en silencio y en paz; así podrán desactivar los planes de Mi adversario que pretende, a través del engaño y de la confusión de sentimientos e ideas, destruir en la consciencia de la humanidad ese espacio seguro, escuela del amor y del perdón, que representa la familia.

No levanten su voz y su indignación, solo oren en paz Conmigo y todo se disolverá en los planos espirituales, en donde el caos y el mal organizan sus planes siniestros en contra de la humanidad.

Oren Conmigo, aquí en Argentina y en todo el planeta, hoy, en este día y en todos los días que vendrán, por el amor, la protección, la paz y la comprensión en todas las familias de la humanidad.

Una vez a la semana los espero a todos en la Oración por la Paz en las Naciones para orar por las familias de todas las sociedades, de todos los pueblos, de todos los credos y de todas las religiones.

Juntos colocaremos a la familia universal en el Corazón de Dios, allí donde nadie la podrá destruir.

Hoy los bendigo, los colmo con Mi Amor y con Mi Paz.

¡Gracias Argentina por haber respondido al llamado de los Mensajeros Divinos!

Los amo, 

Vuestra Madre María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad y Madre de la Humanidad