Jul

17

Viernes, 17 de julio de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE MENSUAL DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN  EL CENTRO MARIANO DE AURORA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Deseo en este día santo, en el que las tinieblas de la Tierra son apartadas de los Míos, dictarles una aspiración de Mi Corazón. He venido a hablarles de la gloriosa imagen de Vuestro Señor Jesús Glorificado y de la poderosa imagen de Jesús Misericordioso.

Yo le dicté a la hermana Faustina los poderes celestiales y universales de Mi océano de Misericordia y, una noche, le revelé Mi Faz misericordiosa para que el mundo conociera la infinita Compasión de Mi Corazón piadoso. Así, Yo le mostré la sangre y el agua que brotaban constantemente de Mi costado y también le di a conocer la gran sed que en aquel tiempo había sentido ante una humanidad ciega y sorda, que nunca quería escuchar la Voz de Dios a través de Su Hijo Amado.

En aquel tiempo la sangre y el agua fueron la gran justificación de la humanidad ante Dios por intermedio de Cristo, para poder despertar en el mundo una forma de expiación universal. Así le pedí a Mi hija, hermana Faustina, que hiciera pintar una imagen tal cual la había visto en una visión. Yo vine durante la noche para demostrar que Soy la Luz que vence e ilumina toda oscuridad por medio de Mi Misericordia. Así revelé el océano de Mi Misericordia y pedí que quedara escrito, que quien la venerase y contemplase en el final de los tiempos estaría protegido por el manto de Mi Insondable Misericordia.

Después de diez años, cuando ya había terminado la guerra, fue conocida Mi Faz. Ningún pintor sería capaz de expresar Mi Presencia, solo podría hacerlo si amase la Misericordia de Mi Corazón.

Pedí en aquel tiempo que Mi Misericordia fuera conocida y venerada el domingo después de Pascua, porque en el pasado, después de Mi muerte, los apóstoles conocieron el poder de Mi Resurrección a través de las llagas de Mi Misericordia. Fue así que Adonai concedió por medio de la faz de Mi Misericordia que la humanidad conociera, a pesar de sus pecados, el camino de salida hacia el universo del Amor de Dios.

Pasaron los años y la humanidad no comprendió lo que significaba esta expiación que Yo ofrezco a las almas del mundo. Pero Yo prometí en el huerto Gethsemaní, antes de elevarme al Universo, que volvería aún con más poder y gloria. Por eso le dije a la hermana Faustina, por locución interior minutos antes de su muerte, que la humanidad tendría la Gracia de conocer Mi Gloria eterna a través de los poderes de Mi Misericordia. Le dije que antes de Mi retorno al mundo, antes de que se cumplieran los últimos ocho ciclos lunares, Yo volvería a aparecerme con la faz que Mi Padre Me vistió, para que así la humanidad contemple no solo Mi Misericordia, sino también el misterio de Mi Gracia por medio de la esencia de Mi Glorificación, aquella faz que es conocida por todo el Universo.

Hoy he venido, días antes de que todos conozcan Mi Faz, para revelarles las doce promesas para aquellos que contemplen y guarden la imagen del Sagrado y Glorificado Corazón de Jesús. He venido en esta noche santa de cena para que el mundo sepa conscientemente a quién estará contemplando. A aquellos que contemplen Mi imagen glorificada Yo les prometo:

1. Unificar la esencia del propósito familiar, libre de las influencias y de las tendencias de estos tiempos.

2. La concreción de la tarea espiritual a través de la consagración de la mente, del cuerpo y del espíritu al Sagrado Corazón de Jesús.

3. La protección divina para los viajeros y para los que trabajan diariamente por amor al Plan de Dios.

4. El conocimiento interno de una experiencia de amor espiritual que permita la madurez interior.

5. Liberarlos de los males que influyen en la vida de oración y que perturban los sueños.

6.La reconciliación con el Santo Padre Eterno, para así reencontrar la tarea espiritual.

7. Apartar del peligro a quien lleve y difunda la imagen en reverencia.

8. La unión espiritual con la Fuente Primordial durante el tiempo de la transición planetaria.

9. La guía por encima de las pruebas y de los miedos.

10. La expansión del canal del corazón para que more Cristo-Dios.

11. La redención de los hábitos y de las acciones que llevan a una vida de condenación del alma y de la pérdida del espíritu.

12. La unión con la esencia de la Santísima Trinidad, es decir, la comunión espiritual con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.


Cuando estén frente a Mi Misericordia estarán pidiendo redención. Cuando estén frente a Mi Faz glorificada estarán rogando por la evolución de sus almas. De esa manera, tendrán dos formas de ingresar a Mi Reino, a través de Mi Misericordia y a través de Mi Gloria.

Bajo la Piedad que proviene de Dios, quien ha permitido todo esto, sean bienaventurados.

Los une a la Creación Divina,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

Jul

04

Sábado, 4 de julio de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE EXTRAORDINARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO PARA LA 24.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hijos y compañeros Míos:

Veinticuatro constelaciones de este universo, representadas por los Señores de Adonai, los más sabios y humildes entre los sabios, hoy descienden junto al Redentor de todas las cosas imposibles. Descienden para prepararlos para el día del aniversario de las Maratones de la Misericordia, en el mes de agosto de este año.

En ese momento, un ciclo cerrará para todos ante el Universo Celestial y uno nuevo comenzará a para todos los que hayan correspondido a la Voluntad de Dios sea cual fuere el lugar del mundo donde se encuentren.

Es por esta causa bendita, que hoy Me muestro a todos ustedes sudando sangre y agua desde cada parte de Mi Cuerpo Glorificado, porque la tensión divina es muy grande al ver que muchos de ustedes aún deciden por sus propias vidas, olvidando fácilmente el Sagrado Espíritu de Mi Soberana Voluntad.

Hoy vengo para pedir, en nombre de todos, el Perdón de Dios por vuestra insistencia en querer hacer la propia y mezquina voluntad humana.

Pero muchos de vuestros hermanos, los más simples, colman Mi Corazón y Me animan a seguir guiándolos hasta que puedan ver la gran necesidad divina de responder a Mis pedidos.

Necesito, hijos, que recapaciten y que Me puedan reconocer en los diferentes maestros que Yo, con tanto amor, les he colocado en el camino para que pudieran aprender.

¿Los han reconocido internamente? Los maestros con quienes conviven, día a día les enseñan sobre las cosas que aún no saben y las que todavía no están claras dentro de ustedes.

¿Los han podido ver con el corazón? Ellos son vuestros hermanos.

Sé que muchos no consiguen creerlo ni verlos como maestros que les enseñan a amar de verdad el Plan de Dios y a amar menos vuestros propios y pequeños planes.

Por eso he pedido en el universo del amor, de la unidad y de la fraternidad que los veinticuatro Maestros, los más sabios, los que guían gran parte de Mi Plan Redentor, vinieran hoy Conmigo para ayudarlos a comprender con el corazón y no con la mente concreta, que ustedes deben ver más que nunca la Gran Voluntad de Adonai.

No quiero que ninguno de ustedes sea como Judas, que en el momento de mayor debilidad y fracaso cambió el Amor del Universo por treinta y tres monedas de oro. Mi Poder Soberano vale mucho más que eso; dichoso de aquel que lo sabe reconocer en esta hora crítica.

Por eso, en verdad les digo, que después de veinticuatro Encuentros de Oración y de Misericordia algo ya debería estar diferente en ustedes.

¿Dónde quedó Mi caudal? ¿En qué lugar de ustedes lo colocaron?

Queridos compañeros, los tiempos se volverán cada vez más difíciles porque la humanidad entera se resiste y no quiere cambiar. Ya algunos de vuestros hermanos Me han dado la espalda y solo escuchan su propio yo inferior.

¿Qué más podré hacer sino esperar que el Juicio llegue?

Sean en Mí y no se perderán. Renueven vuestra fe para que deje de ser apariencia. Los necesito, por eso nuevamente he venido para pedirles vuestra fidelidad y amor entre ustedes.

Estas ya son Mis últimas palabras; no hagan como en Kibeho, escuchen con el corazón. Yo no hablo para ninguna mente. Cuando consigan escucharme con el corazón, Mis palabras serán pura energía en vuestras vidas.

Que esta Maratón sea una renovación de la fe y de la hermandad, así estarán preparados para recibirme en el mes de agosto, cuando Mi Faz Glorificada se presentará con Amor y Misericordia para todos.

Bajo la Piedad Insondable que proviene de Dios, sean bienaventurados.

¡Gracias por escucharme de corazón!

Vuestro Salvador, Cristo Jesús

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos