MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ Y SEÑORA DE CZESTOCHOWA, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE CRACOVIA, POLONIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Con alegría vengo al mundo y especialmente a Polonia, la tierra amada de San Juan Pablo II, para bendecirlos y llevarlos nuevamente hacia Mi Gracia, a fin de que por medio de estos encuentros de paz su Madre y Señora de Czestochowa pueda seguir obrando y reparando los corazones que más necesitan.

Con Amor Materno regreso a Polonia para infundir aún más la Misericordia de Mi Hijo e interceder por medio de la Fuente de Su Compasión.

La Madre de Dios llega a Polonia para hacer revivir los atributos de su cultura y de su pueblo, llevando cada uno de estos atributos a la sublimación de la consciencia y, así, recuperando los valores de la fe y de la unión con Dios.

En este día especialmente desciendo para establecer un poco más de paz y de perdón en las almas, almas que necesitan reencontrar el camino de la unión con Dios, para así poder vivir los principios de Su Gracia y de Su Misericordia.

Como Madre de todos vengo para testimoniar que es posible avanzar y vivir con la esperanza de poder reencontrar a Dios de tiempo en tiempo y estar en comunión con Él.

Como Madre y Patrona de Polonia vengo para derramarles la Sabiduría de Mi Corazón Maternal, un Don que, viviendo en ustedes, permitirá seguir restaurando y reparando toda la consciencia de su pueblo.

La Sabiduría de la Virgen de Czestochowa los ayudará a llevar adelante el Plan de Dios para su nación y su pueblo, mediante la devoción incalculable de sus corazones por los Nuestros y también por los santos que el Padre ha enviado a su patria para ayudarla, como fueron Santa Faustina y San Juan Pablo II.

Por medio del modelo de vida de estos santos que muchas más vocaciones puedan despertar en el seno de la Iglesia de Cristo y en la fe de todos los hijos de Polonia.

Como Madre de todos vengo para restablecer uno de los principios de los Designios de Dios para su patria, sabiendo que en este tiempo será imprescindible sostenerse con la fe y la confianza en Dios, para también restaurar a la Iglesia y a sus creyentes.

Por eso, como Madre y Señora de Czestochowa, regreso a Polonia a fin de reconstruir el espíritu de amor de su humanidad y así propagar, desde aquí hacia el mundo, la devoción de todos ustedes, hijos Míos, a Mi Inmaculado Corazón.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE FÁTIMA, PORTUGAL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Recordemos, compañeros, la Fiesta de la Misericordia que es solemnemente celebrada el domingo siguiente después de Pascua.

Celebrar la Misericordia es aceptar en espíritu la Presencia de Dios, sabiendo que en cada momento de la vida necesitamos la Presencia de Dios para enderezar nuestros caminos y encontrar la paz.

Esta vez, la Misericordia volverá a ser celebrada en Polonia y esto concederá, en los planos internos, la cura profunda de todas las generaciones de europeos que de alguna forma atravesaron por las guerras mundiales.

Una expiación será concedida a los grandes pecadores y, así, una historia que quedó grabada en la memoria de los inocentes será disuelta, a fin de conciliar la paz entre las consciencias, tan necesaria y justa para estos tiempos y para los tiempos que vendrán.

Nuevamente la Divina Misericordia actuará y atraerá curas profundas en la esencia de las almas.

Todo lo que será ofrecido por medio de la Peregrinación por la Paz ayudará a la Jerarquía Celeste, para que Ella lleve adelante el desbloqueo espiritual de un proceso que condenó y que condena a miles de almas en esta parte del mundo.

Para que esto sucediera fue necesario revelar, primero, la Faz de Mi Divina Misericordia para que los corazones supieran que, a través de los méritos alcanzados por su Maestro y Señor, la vida planetaria podría ser ayudada ampliamente.

Ahora, y en esta ocasión, Polonia será ayudada de nuevo.

¡Les agradezco por guardar Mi Palabras en el corazón!

Los bendice, 

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos compañeros de camino:

No existe mayor poder que Yo haya legado al mundo que la oración misericordiosa, la que une espacios, lugares y naciones.

Hoy, quienes dediquen espacio a este importante ejercicio espiritual recibirán, de Mi Corazón, los dones que les permitirán abrir las puertas para la cura interior del corazón y del alma.

Como ustedes Me lo han pedido, ya todos los niños más necesitados están en Mi Reino y en Mi Corazón Eterno. Les pido que sigan rezando con fervor, amor y dedicación, para que los frutos de la oración misericordiosa abran nuevos caminos, para los que en estos tiempos se han condenado al fuego del Infierno. 

En este momento, el Pescador de Almas está recorriendo los lugares en el mundo que necesitan de un importante auxilio espiritual y divino. En Mi cesta de oro, Yo recojo las oraciones de quienes ofrecen alegrías y bendiciones constantes a Mi Sagrado Corazón.

En la Hora de la Divina Misericordia los relojes del mundo se detienen, para que el verdadero tiempo de Mi Divina Misericordia descienda en Gloria y en auxilio de los que más necesitan de ella.

Solo les pido que sean perseverantes, como lo fue la HermanaFaustina Kowalska hasta el final de su vida en la Tierra. Sumen fuerzas desde el corazón a través de la unión entre sus seres, porque solo así permitirán que algunos acontecimientos cambien.

Es hora de nadar en Mi Océano de Gracias Reparadoras. Es hora de erguir la bandera hacia lo Alto, la bandera que confirmará ante el maligno la victoria de la Luz Crística. Es hora de actuar solo a través del amor puro del corazón; ustedes lo necesitan y el mundo también.

Bajo la Gracia Eterna de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por buscar siempre la Llama Eterna de Mi Corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mi Eterna Morada del corazón reside en el Océano Infinito de Mi Divina Misericordia.

Todos los días a las tres de la tarde, Yo aguardo que las almas sedientas y las almas devotas se dirijan a Mí y viajen por medio de la Coronilla hasta el centro del hogar de Mi Corazón; allí, con humildad les hablaré al corazón de las cosas de Dios. De ese modo aliviaré sus seres internos de la presión constante que genera este mundo de hoy, para que puedan llegar hasta Mi Casa de la Morada Eterna.

Hoy les pido que se decidan a vivir ardientemente la Hora de la Misericordia de Dios; así permitirán de manera simple que las Gracias más sublimes, aquellas que sus almas necesitan, puedan ser recibidas en estos tiempos de pruebas y de tribulación.

Es tan simple ingresar en Mi Misericordia, que las almas se desalientan cuando se ponen a orar Conmigo. Pero la devoción que Yo necesito de ustedes deberá superar los obstáculos de la inercia y de la densidad material, y eso será posible cuando tan solo sus corazones Me digan: “Jesús, yo confío en Ti”. 

A través de esta constante afirmación, abrirán las puertas de Mi Manantial; esta es la llave que los liberará de la perdición y de la tentación del mundo. Por eso, ante cada nueva prueba,decreten y afirmen: “Jesús, yo confío en Ti”, porque esta afirmación, que fue entregada a la Hermana Faustina, tiene el poder de derrotar cualquier mal en el entorno natural de sus vidas y de sus seres internos. 

Recuerden que Yo confío en ustedes. 

Bajo el Amor de Dios, sean bienaventurados. 

Gracias por vivir en Mi Corazón. 

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Por la Fuente de Gracia que brota de Mi Sagrado Corazón, en la Hora de la Divina Misericordia, Mi Manantial Salvador y Redentor se derrama en especial sobre quienes, en verdad, en el cenáculo de la oración Me dedican su tiempo sin demora y sin prisa.

En esta sagrada hora universal, el Universo se alinea y las estrellas envían sus rayos de luz para adecuar nuevamente situaciones irreversibles y llevarlas a situaciones de paz.

Todo discípulo deberá tener consciencia de esta sagrada hora en su tiempo y en su espacio, para que él también reciba la parte de misericordia que le corresponde.

Es importante para la formación misericordiosa de un consagrado, como de un devoto de Mi Corazón Insondable, despertar en consciencia a este sublime momento. El pedido orante que Yo le dicté a la Hermana Faustina Kowalska aún está vigente y lo estará hasta Mi Regreso cuando, por Orden Universal de Dios, Mi Corazón impartirá Justicia Divina.

Les pido que recuerden este momento y esta Hora de Misericordia, que sus espíritus solo busquen saciar la sed en la Fuente que los reparará y los liberará; así percibirán que las fuentes artificiales que ha creado el mundo llevan, tarde o temprano, a la pérdida de la paz y del amor.

Yo Soy el Médico de las Almas, siempre los esperaré en Mi sala celestial de oración para curar y consolar en Mi Luz a sus corazones.

Es momento y tiempo de que la humanidad reverencie, ame y respete las reliquias salvadoras que los Sagrados Corazones han entregado por amor al mundo entero.

Si esto fuera así, ustedes como rebaños evitarían que los ejercicios espirituales de oración se vuelvan pesadas rutinas de cumplimiento y de obediencia, algo vacío en el corazón de quien, en verdad, no lo hace por amor.

Estén atentos a los cambios bruscos.

Yo los acompaño siempre.

Bajo el Bien del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por vivir Mi Mensaje a través de la esencia del corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos peregrinos de Mi Divina Misericordia:

La Maratón de oración se aproxima en la víspera del Encuentro con el Inmaculado Corazón de María. De esta manera, la Gracia de Dios estará derramándose nuevamente a través de las Apariciones de la Virgen María.

Este mes de julio es el mes misericordioso y también lo será el mes de agosto, porque la Gran Consciencia Maternal estará tejiendo con Sus manos las redes de la salvación. Por eso será importante llegar al Centro Mariano de Aurora con espíritu de devoción y de misericordia, porque así sus corazones se aproximarán al manantial de piedad y de cura del InmaculadoCorazón.

La Maratón de la Divina Misericordia intentará motivar a los corazones al rezo fervoroso de la Coronilla a la Divina Misericordia, oración que Yo mismo entregué a Mi primer Apóstol de la Misericordia, a la venerable Hermana Faustina Kowalska.

Esta Maratón dejará semillas sembradas en los corazones que se sumen a ese importante ejercicio de oración; porque el propio estado de la oración permanente, durante más de cinco horas continuas, obrará por sí mismo en sus seres y sentirán Mi Presencia muy próxima.

Lo importante, Mis peregrinos, será que una vez más ofrezcan esa Maratón de oración como un sacrificio de amor y de renuncia por la salvación de las almas que se consumen en el fuego del Infierno y por la paz que debe reinar en estos tiempos en el corazón de todos los seres de la Tierra.

Mi Presencia se hará sentir por medio de las oraciones y de los cánticos que ustedes Me entonen con amor y devoción.

Como ha dicho Mi Madre Divina, Mis hijos, los peregrinos, darán testimonio de la unión que tienen Conmigo a través de la práctica orante de la Coronilla a la Divina Misericordia. Así Mis Oídos internos estarán atentos cuando, de cincuenta en cincuenta cuentas, los peregrinos con voz fuerte repitan a todos sus hermanos “Por Su dolorosa Pasión...” y los demás hijos respondan: “...ten Misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Así ingresarán en Mi Océano de Gracias, que aguarda desde hace tiempo lavar sus corazones de toda mancha y renovarlos a través de Mi Amor.

A todos los peregrinos del mundo entero les deseo, desde Mi Espíritu Paternal, una buena jornada de oración por el bien de esta humanidad.

Bajo el Amor Misericordioso de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por vivir Mis mensajes desde el corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

¿Han percibido cuántas veces Mi Consciencia Redentora ingresa a las tres de la tarde en cada lugar de la Tierra?

Cuando en cada lugar del mundo se cumplen las tres de la tarde, Mi permiso celestial se expande como amor y como luz y toca a las esencias más desprovistas de misericordia.

Entre las tres y las cuatro de la tarde de cada día, Mi Corazón Eucarístico se irradia hacia las esferas más distantes de la Tierra, en donde exista un alma que esté clamando por Mi Misericordia. Yo doy todo para que ella esté en Mis Brazos, para consolarla y darle nuevamente la vida.

Cuando un alma devota Me contempla y Me adora mediante la Coronilla a la Misericordia, no solo Me abre la puerta de su corazón para que Yo ingrese, sino que también, si ora con amor, Mi Consciencia Pastoral con su Omnipresencia, en segundos, instruye a las almas del Purgatorio; y así las eleva lo más cerca posible de Mi Reino para que terminen de aprender y, al final, formen parte de Mi Gloriosa Eternidad en el Paraíso.

Las puertas del Paraíso se abren a las tres de la tarde. Esta es una misión que cumplen los ángeles del Cielo para elevar a todas las consciencias que están desorientadas sobre la faz de la Tierra.

A las tres de la tarde, Mi Corazón Misericordioso recoge las plegarias de todos los corazones simples y Mi Amor las irradia, transformándolas en rosas de paz y gloria para el Trono de Dios.

Cada vez que Me dicen: “Por Su dolorosa Pasión...”, de la corona de espinas, que aún Yo cargo para aliviar al mundo y que es representada por la Coronilla, es liberada una espina de Mi Frente.

La corona de espinas que una vez fue colocada durante Mi Pasiónfue transmutada por el poder de la Coronilla a Mi Misericordia, la que fue entregada a la venerable Apóstol Faustina Kowalska.

Todos aquellos que persistan en la fe y recen la Coronilla a la Misericordia, no Me ocasionarán dolor como el mundo lo hace día a día, sino que a las tres de la tarde sus manos en oración estarán retirándo espiritualmente las espinas de Mi Corazón y cicatrizarán Mi Espíritu con su amor por la oración.

Vean, Mis queridos, qué grande es el misterio del Amor que Yo tengo por todos ustedes que mientras Me clavaban en la Cruz derramé Misericordia, en vez de derramar dolor; derramé Amor y Agua de Vida desde Mi Costado, en vez de derramar justicia sobre el mundo.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Vengo y retorno al mundo en búsqueda de nuevos depositarios de Mi Divina e Insondable Misericordia.
Al igual que hice con Santa Faustina Kowalska, estoy congregando apóstoles de la Divina Misericordia de Cristo Jesús para que, de la misma forma como los apóstoles y discípulos lo hicieron en el pasado, difundan antes de Mi Regreso los méritos alcanzados por Mi Sagrado Corazón.

Por eso estoy preparando día a día, a través de Mis Palabras, a todas las almas que en el amor al Plan de Dios quieran, de forma humilde y simple, representarme como vertientes y rayos de Mi Misericordioso Corazón para el mundo entero.

Como una vez llamé y busqué a los pescadores de Galilea, hoy como Pescador y Maestro de corazones convoco a Mi Mesa a los que junto a Mí y ante Mi Eterno Padre de las Alturas se han comprometido a ser palabra viva, ejemplo y testimonio de Mi Mensaje Redentor en sus vidas.

Hoy Mi Corazón florece en amor y en honra por todos aquellos que en estos tiempos y sin saber nada, llaman por Mi Divina Misericordia. Todos aquellos que oran la sagrada Coronilla a la Divina Misericordia de Jesús, a las tres de la tarde, espiritualmente son liberados por el poder redentor de Mi Sangre y son reconciliados por la fuerza inacabable de la Fuente de Mi Agua Eterna.

En reverencia a los que en el amor realizan y oran Conmigo el ejercicio de la Divina Misericordia, Mi Consciencia se mostrará como un Salvador. A la hora de la muerte no seré su juez ni verdugo, seré la Fuente que los nutrirá y los librará de cualquier dolor que hayan ocasionado al Corazón de Mi Padre durante su pasaje por la Tierra.

A aquellos que hasta el último minuto de vida oren con esfuerzo y amor la Coronilla a la Divina Misericordia, les digo que pasarán rápidamente al Jardín de Mi Reino, reposarán en Mis Brazos y conocerán el poder insondable de Mi Amor. Por eso, en sus manos está la llave segura para su salvación, para todos los días de sus vidas. Y aquellos que difundan la Gracia de orar esta Coronilla a la Misericordia, en el Cielo serán reconocidos como discípulos de Mi Sagrado Corazón.

En verdad les digo que aún no conocen la grandeza del Amor de Dios en Mi Eterno y Glorificado Corazón. Hoy los animo a amar la Divina Misericordia porque es la puerta necesaria para su salvación.

Bajo la Misericordia y la Gloria de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por meditar sobre Mis Palabras con el corazón.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En la Hora de Mi Misericordia, todo el mal que existe en el mundo es transmutado y liberado por el poder y los Méritos Divinos que Mi Sagrado Corazón una vez alcanzó en la Cruz.

Ese mal es extirpado también cuando a las tres de la tarde, en el mundo entero, Mis Rayos de Piedad y Misericordia se propagan a todos los que oran la Coronilla a la Divina Misericordia. Y por Gracia Especial, todas aquellas almas que no adoran, no aman, ni reverencian a Dios, y los pecadores más empedernidos son liberados de la condenación final en el Infierno.

Todos los días a las tres de la tarde, Mi Corazón Misericordioso tiene el permiso de librar del Purgatorio y del Infierno a un alma, la más ignorante, y esto es posible porque un alma sobre la faz de la Tierra está orando a Mi Corazón Sagrado la Coronilla a la Misericordia.

Durante una hora Mi Consciencia Universal, a partir de las tres de la tarde, desciende para alumbrar al mundo y recorre rápidamente en Espíritu y Esencia Divina todos los espacios del planeta.

Aquellos que oran la Coronilla a la Divina Misericordia entregada a la Hermana Faustina Kowalska, reciben también la Gracia de la liberación de procesos internos y espirituales; más aún, aquellas almas que confían en cada palabra orada con el corazón también serán buscadas por Mí en la hora de la sublime elevación de la verdadera consciencia.

Por todos Mis compañeros que dedican un espacio a Mi Corazón Bendito y Sacerdotal a las tres de la tarde, Mi Consciencia recorre el mundo para auxiliar a las almas que más necesitan, dando vida a lo que esté por morir, resucitando el alma que todavía necesita permanecer en este mundo.

Mi Poder de Amor resuelve la falta de unidad en la familia que la necesita, el poder de Mi Fe da vida divina a la familia que haya perdido el amor. Todo es posible porque Mis soldados Me llaman todos los días a las tres de la tarde. 

Mi promesa de misericordia aún está vigente porque en poco tiempo el mundo, por las cuentas que generó, será tocado por la Divina Justicia y aquellos que Me hayan esperado recibirán una Gracia Especial. Para las almas que Me hayan buscado Yo seré su Salvador, no seré el Juez.

Vivan Mi Misericordia y rediman sus corazones; Mi Corazón Amadísimo los espera.

Bajo la Divina Misericordia de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por recibir Mis Palabras en el corazón.

Cristo Jesús, el Salvador de las Esencias

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Cuando llega el segundo domingo después de la Pascua y las almas ya fueron lavadas por la Sangre derramada por Cristo en Su Pasión, ha llegado el momento de reconfirmar su compromiso con Él, de confesar delante de Su Corazón los pecados más ocultos, aquellos que avergüenzan a los seres y que, a veces, ni siquiera pueden pronunciarlos delante de Dios.

Es el momento de rendirse ante el Amor absoluto del Creador que, con Ojos de compasión, se vuelve hacia cada ser de esta Tierra y, con Piedad y Misericordia, los perdona por sus pecados más antiguos y desconocidos.

Es el momento de vivir bajo el espíritu de la humildad y de reconocer las propias imperfecciones y debilidades, las fragilidades e ignorancias que llevan a las almas a caer todos los días. 

Es el momento de mirar hacia la Cruz de Cristo y también mirar el Sepulcro vacío y saber que Aquel que fue alzado por los pecados humanos, por Su Amor y Perdón resucitó, demostrando a cada ser el camino hacia la vida eterna, hacia la trascendencia de toda condición humana, inclusive de la muerte que es aquella que lo separa del Tiempo de Dios.

La Fiesta de la Divina Misericordia es el momento en el que las almas se regocijan en Cristo. Ningún pecado fue mayor que el poder de Su Amor, y ni aun la autocondenación de las almas puede vencer a la Misericordia del Redentor cuando los corazones se rinden delante de la Cruz.

Hoy, hijos, es un día para recordar el absoluto e insondable Amor de Dios y de hacer esto también por los que no lo hacen, porque Aquel que murió en la Cruz y resucitó lo hizo por amor a todas las almas y por cada una de ellas.

Por esto, oren por los que están perdidos, oren por los que no miran a Cristo y son indiferentes delante de las Gracias y Misericordias del Redentor, porque así podrán interceder para que, al menos en el último instante de sus vidas o después de ellas, esas almas tengan una oportunidad de arrepentirse.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos