Jueves, 15 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

En presencia de Mi Santa Hija, Teresa de Jesús, Me alegro de verlos liberando el mundo con el poder de la devoción y de la alegría de servir a Dios.

Ese es el espíritu de una verdadera vida de consagración y es lo que Teresa de Jesús siempre enseñó al mundo, por medio de Su ejemplo: que la alegría nunca debe faltar en el corazón de aquellos que se entregan a Dios.

La alegría debe estar como esencia en todo lo que hacen: la alegría del silencio, la alegría de la transformación, la alegría del sacrificio, la alegría de la corrección, la alegría de orar, la alegría de servir, la alegría de ser parte viva del Plan de Dios.

Si esa alegría estuviese viva en el corazón de todos los servidores, sería como el fuego que mantiene encendido el amor en el corazón de todos los seres y transforma toda rigidez y toda dificultad en simplicidad y ligereza.

Hoy, al lado de Mi hija Teresa, a quien nunca le fallé y quien nunca Me falló, vengo a traerles un impulso para la consagración de la vida y que hagan del día a día de sus seres la eterna alegría de caminar hacia Dios.

Cuando el Propósito Divino está claro tanto en la consciencia como en el corazón, el alma jamás pierde la alegría, porque aún delante de los actuales escenarios del mundo, ella conoce la verdad hacia la cual camina y siempre está buscando elevar el dolor y la tristeza por medio de la alegría.

Queridos compañeros, tanto Teresa como Mi humilde Corazón estuvieron sobre la Tierra y conocen las dificultades de llegar a una verdadera entrega. Sin embargo, los dos alcanzamos en vida dos virtudes, con las cuales pudimos cumplir el Plan de Dios para Nosotros, las que seguimos viviendo para ser eternos siervos del Señor: esas virtudes son la perseverancia y la alegría.

Sean incansables delante de los obstáculos que el mundo les coloca y que el propio interior hace emerger y tornen la vida ligera y simple por medio de la alegría.

Cuando eso suceda, serán una fuente de la Presencia de Dios en el mundo, y en un tiempo en el cual la desesperanza es lo común en los corazones, ustedes se convertirán en un aliento y un bálsamo de amor para los que sufren.

Los amo y junto a Teresa de Jesús, quiero mostrarles la simplicidad de la vida consagrada al Plan de Dios, cuando el corazón es incansable y alegre de verdad.

Dejamos Nuestras bendiciones para el mundo entero y que Nuestra alegría traiga levedad para los corazones afligidos.

Su Padre y Compañero, San José, en presencia de Santa Teresa de Jesús