Sábado, 8 de octubre de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SAN PABLO, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos:

Mientras su Madre Celeste aún permanece en vigilia y oración sobre la ciudad de San Pablo, quería decirles que el trabajo interior e intenso que realizó Mi Amado Hijo en ustedes fue muy profundo y transformador.

Por otra parte, su Santa Madre espera pacientemente que algunas almas de esta nación se concienticen y se compadezcan de la Señora del Cielo, abriendo sus bolsillos y ayudando como buenos celadores a que la misión a Centroamérica se cumpla.

Mi intención no es quitarles nada, sino llevarlos a la consciencia de la fraternidad planetaria por el bien común de toda la humanidad y de todas las naciones.

Aquí, en esta ciudad de San Pablo, existen almas que podrían impulsar y concretar de tiempo en tiempo todos los proyectos divinos de su Madre Celeste.

Es así que en este día sábado, Yo les traigo esta revelación para que la mayoría sepa que en verdad todo pertenece al Creador y a Su Creación.

Por eso, hijos Míos, Mi aspiración de Madre es que el Brasil, así como otras naciones de América, se puedan solidarizar y unir buscando, más allá de todo, la armonía y la misericordia que todos los pueblos del mundo necesitan.

Vengo en este día para despertarlos a la fiel hermandad, a la castidad de las cosas materiales y a la austeridad en los bienes espirituales.

Vengo para enseñarles a compartir, así como la Sagrada Familia compartía todo lo que tenía.

Invito a cada uno de los brasileños a tejer Mi manto de luz en el mundo a través de la caridad y del compartir, así harán del planeta un lugar de igualdades y no de desequilibrio y de gran pobreza.

Les agradezco por responder a Mi llamado.

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz