Miércoles, 13 de noviembre de 2013

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EN CENTRO MARIANO DE AURORA, URUGUAY, PAYSANDÚ,TRANSMITIDO POR LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, SEÑORA DE AKITA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Hoy Mi Corazón escucha las súplicas de los inocentes y de los pobres. Hoy Mi Alma Espiritual abraza a los que más han sufrido el caos y la destrucción. Hoy me anuncio a vuestros corazones como la Señora de Akita (provincia al noroeste de Japón), para recordarles que Mi Inmaculado Corazón pertenece al mundo entero y hoy, especialmente, a toda Asia.

Queridos hijos:

Les recuerdo que una vez, no hace tanto tiempo, el Señor me envío en peregrinación a Japón, para transmitir un importante llamado a la conversión, a la oración y a la paz.

Hoy, en un tiempo de grandes emergencias para todos, Mi Hijo Jesús me ha pedido que les diga la Verdad como buena Madre de todos, por más que la Verdad sea dolorosa como lo fue para Mí en el Monte Calvario. Yo quiero socorrerlos, auxiliarlos, prevenirlos y advertirlos, de que en este ciclo será necesario transformarse para que también el mundo se transforme y se consagre nuevamente al Proyecto Original de Dios.

Hijos amados, ustedes han visto que vuestro planeta sufre con cada nuevo movimiento y que estas catástrofes se llevan la preciosa e inocente vida se muchas almas. Por eso hoy les pido, queridos Míos, que abran vuestros ojos al llamado de la Luz que viene del Cielo; mientras ustedes, sin percibirlo, comparten Mi Reino de la Paz, en el otro lado del mundo las almas mueren y desaparecen de la superficie de la Tierra.

Dios desea difundir la devoción absoluta a Mi Inmaculado Corazón y en Akita, Japón, Yo transmití un llamado importante para transformar las acciones de las consciencias; así como desde el año 1981 Mi Voz se hizo escuchar en toda África a través de las apariciones en Ruanda.

Ahora Yo estoy entre ustedes.

¿Será que es por alguna causa?

¿Qué es lo que Vuestro Padre Altísimo les quiere decir, a través de Mi Santa presencia en América del Sur como en Medjugorje?

Como ha sido siempre la humanidad madura después de que ha sucedido todo, pero ahora Yo les pido que por amor despierten a tiempo a la Verdad que el Cielo les quiere revelar; será esta Sagrada Verdad la que los preparará para el regreso de Mi Hijo a la Tierra.

Queridísimos hijos Míos:

Hoy también los invito a amar el sacrificio que realicen por la reparación de las ofensas cometidas contra el Sagrado Corazón de Jesús. Hoy los llamo a esforzarse un poco más, aunque les parezca que las fuerzas de la voluntad interior desaparezcan.

Pequeños, el mundo está llegando a un momento culminante, porque después de Mis apariciones aquí en América del Sur y en Medjugorje, los tiempos en la Tierra cambiarán y la humanidad deberá prepararse para el Juicio Universal.

Ahora, en la víspera de Mi llegada especial en este día 13 al Centro Mariano de Aurora, la Señora del Cielo ora por las almas inocentes y condenadas, diciendo:


Oración por las Almas Inocentes

Señor Altísimo de la Misericordia,
contempla en Tu Poderoso Corazón,
la necesidad de paz y de redención
para todas las almas que viven sobre la Tierra.

¡Oh Salvador Mío!,
Dios del Amor y de la Verdad,
aparta de Mis niños el castigo eterno
y eleva, por Mi oferta, a los corazones perdidos.

¡Oh Sabio Padre de la Luz!,
encuentra en cada esencia la Luz que proviene de Ti
y acepta las ofrendas de amor que
depositamos en Tu Sagrado Altar.

Porque junto a Mi Hijo Jesucristo,
el Rey de reyes y Señor del Amor Absoluto,
prometemos ahora y siempre
consagrar a Tu amada humanidad.

¡Escucha ahora, Señor, a Tu Mensajera Fiel!

Observa con Tu Mirada paternal
el vuelo del Ave del Espíritu Santo,
porque los rayos de Piedad y de Compasión,
los que brotan de Tu Santísimo Corazón,
redimirán a toda la Tierra, 
para que junto a Tus Ángeles y Arcángeles 
te glorifiquemos por toda la eternidad.

Amén
 

*Oración por las Almas Inocentes:
A pedido de la Virgen María es una oración para ser recitada todos los lunes y jueves, para ayudar al alivio de la situación mundial.

 

¡Les agradezco por siempre responder a Mi Santo Llamado!

Los bendice siempre,

Vuestra Madre María, Señora de Akita