MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SANTIAGO DE COMPOSTELA, LA CORUÑA, ESPAÑA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos Míos:

Hoy su Madre Celeste cumple finalmente con Sus divinas expectativas, al poder reunir en el amor, en la fe y en la hermandad a miembros representantes de Mi Obra de Paz en el mundo, de Medjugorje y de Sudamérica.

Hoy de esta forma, especialmente, la Madre del Altísimo está en júbilo, al tener presente aquí, en Santiago de Compostela, a una de las embajadoras de la paz, hija de María y sierva del Sagrado Corazón.

Su Madre Celeste, a través de este especial encuentro interno, reúne a sus autoconvocados para entregarles en sus manos y sobre todo a sus corazones, nuevos proyectos de hermandad y de unidad que estarán basados en el amor y en la vivencia de la paz.

En estos tiempos de crisis planetaria, la Madre de Dios estará reuniendo extraordinariamente a los apóstoles y siervos de Cristo para que, como almas, independientemente del lugar en donde se encuentren, lleven adelante la Obra Redentora de Cristo.

Hoy, su Madre Celeste amplía el universo de Su Obra en el mundo, fortaleciendo las bases de la devoción, a través de la fe y del amor, construidas desde hace ya muchos años, en Medjugorje y en Sudamérica.

No es por acaso que, antes de cumplirse los diez años de Mi Presencia entre ustedes, la Madre de Jesús los lleve de la mano espiritualmente hacia Medjugorje para que allí, la humanidad pueda ver también que soy la misma en Sudamérica y en Europa.

Quisiera que, en este día, pudieran reflexionar sobre este acontecimiento y que agradecieran, desde lo profundo de sus corazones, por estar participando en la concreción de Mi victoria en esta Obra de Paz y de Amor.

Que muchas almas más puedan, en esta hora, despertar a este llamado, para que más corazones se unan a esta corriente de amor y de hermandad.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SANT ESTEVE SESROVIRES, BARCELONA, ESPAÑA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​

Mensaje por el aniversario de Mis Apariciones en Medjugorje

Queridos y amados hijos Míos:

Hoy desde Europa espero que Mi voz celestial sea escuchada.

Las campanas del cosmos tocan sin cesar la melodía de celebración y de paz, porque el Plan de su Madre Celeste, de la Reina de la Paz, aún está vigente en los corazones del mundo.

Deseo que hoy se abra la puerta a la consciencia y a la sabiduría. Por eso, en este día, en el que el Centro Mariano de Medjugorje resplandece de paz, quisiera que todos Mis hijos del mundo valoraran de corazón la magnitud de la Obra celestial de su Santa Madre.

Hijos Míos, ustedes al despertar a la realidad y a la verdad de estos tiempos, tendrán más posibilidades de acompañar la mudanza de los tiempos que ya está a las puertas de sus vidas.

Queridos hijos, hoy espero que un pedacito de Medjugorje, del Santuario de la Paz para el mundo, que está vivo desde hace ya treinta y cinco años, pueda tener un lugar primordial en sus corazones; porque de esa forma permitirán que Dios y Su Reino entren en ustedes y el Plan Divino pueda triunfar.

Queridos hijos, hoy Vuestra Madre contempla con ojos de Misericordia a toda la humanidad, porque llegó la hora de que los corazones despierten a la misión que vinieron a cumplir.

En cada lugar que Yo aparezco, establezco un portal hacia el universo, un camino que las almas pueden recorrer para reencontrarse con Dios, el Padre Celestial.

Esa manifestación divina del Portal de la Paz, que Yo establezco en cada Centro Mariano, debe ser apoyada y sustentada por cada corazón orante.

Es la oración y la devoción de los corazones verdaderos lo que permite, como en Medjugorje, mantener viva la Presencia de Mi amado Hijo.

Es misión de cada grupo de oración, y especialmente de la Red-Luz orante, sustentar los epicentros de las Comunidades y de los Centros Marianos.

Es responsabilidad espiritual de todo su grupo de trabajo proteger, ayudar, colaborar, servir y donar para la evolución de las Islas de Salvación de los Centros Marianos y de las Comunidades-Luz, porque llegará el tiempo, tiempo que no está tan lejos, en el que esos lugares serán refugios para ustedes de toda adversidad espiritual y del caos material.

Es el compromiso y la misión de todos los uruguayos, como también la responsabilidad de todos los hermanos del cono sur la continuidad del Centro Mariano de Aurora.

Es el compromiso y la misión de los brasileros, la continuidad del Centro Mariano de Figueira y del Centro Mariano del Niño Rey, como también es el compromiso de toda Argentina la existencia del Centro Mariano del Espíritu Santo y de su Comunidad, porque Mi compromiso con ustedes en el transcurso de los últimos años nunca ha sido alterado.

Por eso, en constancia, caridad y amor, su Madre Celeste los encuentra en oración y devoción todos los 13 y 25 de cada mes, así como hace ya treinta y cinco años, Mi Presencia ha sido continua en Medjugorje.

Pido amorosamente, queridos hijos, que en estos tiempos críticos, en los que se necesitan servidores de Cristo, ustedes puedan esforzarse un poco más y salir de la comodidad que fue instalada en la consciencia, y los ha llevado a dejar de colaborar activamente con los Centros de Oración, centros consagrados por el Universo Celestial.

Queridos hijos, Mi propósito es decirles la verdad, porque los amo y ya no hay tiempo que perder en las superficialidades de la vida espiritual.

El triunfo de sus vidas estará en el sacrificio y en el amor a este sufrido planeta en redención.

Imiten a Mi Hijo y síganlo, para que así Yo pueda rezar por ustedes.

Los Centros Marianos no son solo fuentes de Gracias que todos van a buscar mes a mes, los Centros Marianos deben ser la esencia de su transformación y rescate.

Hijos, es tiempo de dar y de soltar los bolsillos que están llenos, es tiempo de vivir la fraternidad y la caridad para con el prójimo, así estarán forjando la nueva sagrada familia de la humanidad.

Los amo y los quiero ver verdaderos, para que el Plan finalmente deje de ser una fantasía en segundo plano. Los tiempos son de emergencia, dichoso y santo será quien así lo crea.

Desde Medjugorje, hoy les doy Mi santa bendición maternal, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Les agradezco por responder y por acompañar Mi convocatoria!

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN VILLA SERRANA, MINAS, LAVALLEJA, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Como una Sagrada Consciencia de Luz desciendo al mundo, después de haber recorrido los universos en búsqueda de las almas y de las consciencias no redimidas.

Así Mi manto, el que vuela sobre el universo, guarda en su interior a todas las almas que no alcanzaron la paz ni la redención.

Yo soy la Reina del Universo, Mi soberanía no es de este mundo, sino de otros. Yo provengo del décimo segundo Cielo, en donde la Gran Consciencia de Abba manifiesta el poder de Su Amor y la Omnipotencia Humilde de Su Voluntad.

Desde ese Reino Sublime proceden todas las formas, y los sagrados espejos de la oración participan allí de un encuentro interno cada vez que se encienden en oración y en fe. Muchas fuentes brotan en el Reino de Abba, las que manifiestan los dones y las virtudes para las almas.

En el Universo Celestial la unidad es la esencia de vida, y la obediencia a los principios es la virtud de los santos. Vuestra Madre proviene de ese Reino y, todos los meses, Yo desciendo a la Tierra para recordarle que nunca debe olvidarse del Propósito Infinito que la guía; Propósito que la ha creado y que la ha llevado a perseverar a lo largo de los tiempos.

Yo soy la Fuente Perpetua de la Oración, la que irradia a todos los corazones que se abren para reconocerme como la Madre y como el Principio de Paz para todos.

Hacia esos Reinos quiero llevarlos. Deseo que vuestras consciencias y que principalmente vuestros corazones, se expandan en amor y en fe para que algún día encuentren el mismo Reino, el que vuestra Madre encontró después de Su Asunción.

Mi compromiso eterno es elevarlos espiritualmente hacia ese Reino, desde esta consciencia terrestre y perdida. Si el mayor número de almas ingresara en la escuela de los espejos de oración en una sana actitud interior y de corazón, nuevas bases divinas y profundas para la vida planetaria podrían manifestarse y transmutar una parte de la consciencia del planeta.

Vuestro reloj está marcando la hora de la determinación, la que no deberá estar impulsada por un sentimentalismo sino por la fe y la devoción de creer todos los días que un Reino Mayor los espera.

Es por esa razón mayor que hoy estoy aquí con ustedes, así como lo estoy hace 34 años en la Colina de Medjugorje, esperando pacientemente el cambio de la humanidad.

¿Quién habrá entendido Mi mensaje?

A través del Reino de Medjugorje he transformado vidas y he salvado corazones por medio de las obras de Misericordia y de Paz que muchos corazones viven. Espero que ustedes sean parte de esa obra de misericordia y que se decidan a dejar de ser un peso para la manifestación del Plan.

Hijos, espero que dejen de insistir con vuestras ideas, pues así ustedes estarán tapando vuestros ojos con los velos de la resistencia y dejarán de ver en el horizonte el Propósito de Dios, aquel Propósito que desde el principio los convocó.

Por eso, queridos Míos, vengo para pedir la colaboración de vuestras almas espejos para que ellas cumplan la tarea que vinieron a concretar Conmigo en esta nueva historia que Dios está escribiendo en Su Corazón.

Los Espejos del Cielo, las Fuentes de Misericordia esperan almas vacías; almas libres de sí mismas, que desterraron el poder y la conquista mezquina para que, junto a la Madre del Mundo, sean depositarias de los Dones de Dios, dones que transformarán la Tierra.

Esta es Mi última convocatoria, ya he rogado por ustedes. Abandonen las viejas costumbres y sean dignos de escuchar Mis palabras, así los espejos celestiales ayudarán al planeta. Les dejo Mi aspiración de verlos transformados en Cristo.

Hoy Medjugorje cumple 34 años de encender los espejos orantes de la paz. Y ustedes, Mis hijos, ¿qué decidirán ser en esta era?

¡Les agradezco por responder con constancia a Mi llamado!

Los bendice y los ama,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz y Madre de Medjugorje

MENSAJE PARA LA APARICIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, SEÑORA DE AKITA, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Hoy, Mi Corazón escucha las súplicas de los inocentes y de los pobres.

Hoy, Mi Alma espiritual abraza a los que han sufrido más el caos y la destrucción.

Hoy Me anuncio a sus corazones como la Señora de Akita, para recordarles que Mi Inmaculado Corazón pertenece al mundo entero y hoy, especialmente, a toda Asia.

Queridos hijos, les recuerdo que una vez, no hace tanto tiempo, el Señor Me envío en peregrinación a Japón para transmitir un importante llamado a la conversión, a la oración y a la paz.

Hoy, en un tiempo de grandes emergencias para todos, Mi Hijo Jesús Me ha pedido que les diga la verdad como buena Madre de todos, por más que la verdad sea dolorosa, como lo fue para Mí en el Monte Calvario.

Yo quiero socorrerlos, auxiliarlos, prevenirlos y advertirles que en este ciclo será necesario transformarse para que el mundo también se transforme y se consagre nuevamente al Proyecto original de Dios.

Hijos amados, ustedes han visto que su planeta sufre con cada nuevo movimiento y que estas catástrofes se llevan la preciosa e inocente vida de muchas almas.

Por eso, hoy les pido, queridos Míos, que abran sus ojos al llamado de la Luz que viene del Cielo. Mientras ustedes, sin percibirlo, comparten Mi Reino de Paz; en el otro lado del mundo las almas mueren y desaparecen de la superficie de la Tierra.

Dios desea difundir la devoción absoluta a Mi Inmaculado Corazón; y en Akita, Japón, Yo transmití un llamado importante para transformar las acciones de las consciencias; así como desde el año 1981 Mi Voz se hizo escuchar en toda África a través de las Apariciones en Ruanda.

Ahora, Yo estoy entre ustedes. ¿Será que es por alguna causa? ¿Qué es lo que su Padre Altísimo les quiere decir a través de Mi Santa Presencia, tanto en América del Sur como en Medjugorje?

Como ha sido siempre, la humanidad madura después de que ha sucedido todo; pero ahora, Yo les pido que por amor despierten a tiempo a la Verdad que el Cielo les quiere revelar; será esta Sagrada Verdad la que los preparará para el regreso de Mi Hijo a la Tierra.

Queridísimos hijos Míos, hoy también los invito a amar el sacrificio que realicen por la reparación de las ofensas cometidas contra el Sagrado Corazón de Jesús. Hoy, los llamo a esforzarse un poco más, aunque les parezca que las fuerzas de la voluntad interior desaparecen.

Pequeños, el mundo está llegando a un momento culminante, porque después de Mis Apariciones, aquí en América del Sur y en Medjugorje, los tiempos en la Tierra cambiarán y la humanidad deberá prepararse para el Juicio Universal.

Ahora, en la víspera de Mi llegada especial al Centro Mariano de Aurora, este día 13, la Señora del Cielo ora por las almas inocentes y condenadas, diciendo:


Oración por las almas inocentes

Oración para ser recitada los días lunes y jueves, para ayudar al alivio de la situación mundial.

Señor Altísimo de la Misericordia,
contempla, en Tu Poderoso Corazón,
la necesidad de paz y de redención
en todas las almas que viven sobre la Tierra.

¡Oh, Salvador Mío!,
Dios del Amor y de la Verdad,
aparta de Mis niños el castigo eterno
y eleva, con Mi oferta, a los corazones perdidos.

¡Oh, Sabio Padre de la Luz!,
encuentra en cada esencia la Luz que proviene de Ti
y acepta las ofrendas de amor
 que depositamos en Tu Sagrado Altar;
porque junto con Mi Hijo Jesucristo,
el Rey de reyes y Señor del Amor absoluto,
prometemos, ahora y siempre,
consagrar a Tu amada humanidad.

Escucha ahora, Señor, a Tu Mensajera fiel.

Observa, con Tu Mirada paternal,
el vuelo del Ave del Espíritu Santo;
porque los rayos de Piedad y de Compasión,
que brotan de Tu Santísimo Corazón,
redimirán a toda la Tierra
para que, junto a Tus Ángeles y Arcángeles 
Te glorifiquemos por toda la eternidad.

Amén

 

¡Les agradezco, por responder siempre a Mi santo llamado!

Los bendice siempre,

Vuestra Madre María, Señora de Akita

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Se aproxima el día del aniversario de Mis mensajes diarios cuando Dios Me concedió la Gracia de guiarlos y acompañarlos.

Hijos Míos, por eso, a través de todas las instrucciones que Mi Corazón ha entregado, los invito a ejercitar nuevamente la lectura del corazón, o sea, la lectura de todos Mis mensajes desde vuestro corazón. Yo los invito a que vivan Mis mensajes, a que ustedes los practiquen de manera simple y humilde.

Queridos hijos, el inicio de los anuncios de Mis palabras diarias tuvo origen en Medjugorje, cuando Mi Corazón Materno preparó a Mis videntes para que cumplieran la tarea que se ha llevado adelante, en nombre de Dios, a lo largo de este último año de apariciones.

Hoy quiero invitarlos, unidos a Mis treinta y un años en Medjugorje, a caminar en la fe y en la conversión, porque si ustedes día a día transforman vuestros corazones, estarán transformando el abismo de la humanidad.

Queridos hijos, vuestra conversión, vuestra penitencia y vuestro ayuno ayudarán en la salvación de almas que están en faltas irreparables y, sobre todo, permitirán la llegada de la Divina Misericordia.

Cuando Yo los llamo a la conversión, a la penitencia y al ayuno, los estoy llamando a dar un poco más de parte de vuestros seres sin vivir grandes privaciones, pero sí donando desde el corazón todo aquello que se puede transformar y redimir.

Los llamo a la oración porque así vuestros corazones estarán elevándose como un ave se eleva hacia lo alto de una montaña.

Queridos hijos, que vuestros pies suban al monte de la gratitud y de la devoción para que vuestros corazones se unan a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

En Medjugorje, el día 15 de noviembre del 2011, hace ya un año, Mi voz anunciaba el surgimiento de la Obra de la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad. Hoy es una Obra muy amplia gracias a la respuesta de Mis soldados.

Pero a todos ustedes, queridos hijos, los que Me acompañan mes a mes en Mis apariciones, les pido que auxilien y que colaboren para que esta obra corredentora, que está unida al Maestro Jesús, pueda expandirse aún más al igual que se difundió la obra de Medjugorje hace treinta y un años.

Hijos Míos, quiero decirles que toda la Obra que realiza en América del Sur la Bienaventurada Virgen María, debe ser apoyada con la pequeña colaboración de todos Mis hijos. Les pido una colaboración verdadera desde el corazón, una entrega a Dios desde vuestro ser interno, porque una obra en la Tierra acontece y se manifiesta a través de los obreros que en ella trabajan, y esos obreros necesitan de recursos para realizarla.

Así Dios cuida de Sus obreros y al mismo tiempo de la Obra.

Hijos, está todo unido por un mismo eslabón y vuestra oración ayudará para que Mi obra corredentora pueda proseguir tocando doloridos y sufridos corazones.

Queridos Míos, los invito a que Me acompañen, como Madre Peregrina, para que la Luz pueda llegar a los que niegan el Amor Misericordioso de Mi Hijo.

Obremos mediante la oración para que la Obra de Dios se cumpla en el Sur de América.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Hijos Míos:

Recen, recen mucho para que en cada momento de vuestro día Dios los escuche y, así, Su magnífico Espíritu de Amor pueda obrar a través de todas las criaturas.

Queridos hijos, recen, recen mucho para que vuestras almas y las almas en todo el mundo reciban el consuelo y la Misericordia que ellas aguardan.

Recen y no se cansen de rezar porque en la oración se encuentra la fortaleza y el diálogo amoroso de vuestros corazones con Dios.

Recen, recen por el tiempo de cambios que llegará para que cada corazón en este mundo escuche con humildad los amorosos pedidos de Mi Inmaculado Corazón.

Recen para abrir las Puertas de los Cielos y para que los ángeles estén presentes con su amor y servicio sobre la Tierra y eso permita cambiar el corazón de muchas consciencias. Cuando alcancen una oración armoniosa y amorosa, ustedes estarán recorriendo el camino hacia la contemplación del Altísimo y vuestros seres serán como chispas de Luz en el universo.

Recen por los que no rezan. Recen por los que no aman. Recen por toda la humanidad porque la oración del corazón los guiará como una madre guía a su pequeño hijo.

Por eso, queridos hijos, Mi Corazón Maternal y Devocional está entre ustedes para enseñarles a andar por el camino de la oración y de la conversión.

A lo largo de estos últimos meses ustedes han conocido la Faz de la Reina de la Paz, de la Madre de Dios, pero aún hijos Míos, deben amar la oración diaria hasta que vuestros corazones reconozcan que la oración de todos los grupos cambiará al mundo.

Cuando en Lourdes hice el llamado a la penitencia, Yo estaba llamando al mundo a la reflexión, al despertar de la consciencia ante las acciones.

En Fátima, llamé al mundo a la oración diaria para que las almas tejieran, mediante el rosario, una nueva red de paz y redención que pudiera auxiliar al mundo.

En Medjugorje los llamé al ayuno y a la oración al igual que en Aurora donde, desde hace ya cinco años, Yo estoy pidiendo a la humanidad un poco más de sacrificio y de esfuerzo para que ella pueda equilibrarse delante de los acontecimientos que están fuera de la Ley de Dios.

En Salta, Argentina, los llamé a curar el corazón mediante la adoración al Corazón Eucarístico de Mi Hijo. Yo los estaba llamando a todos para que consideraran la importancia de la unión diaria con Mi Hijo, el Redentor, a través de la comunión con Su Santo Cuerpo y Su Sagrada Sangre.

Hoy, queridos hijos, los llamo al despertar del nuevo tiempo en ustedes, a la preparación de vuestros corazones a través de la oración, de la adoración, de la confesión, del ayuno y de la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

Hijos Míos, después de tantos llamados y advertencias a la humanidad, hoy los llamo para que vivan vuestra conversión y vuestra redención mediante la oración y la paz.

Queridísimos hijos, ustedes son parte del hermoso Proyecto de Dios, ustedes pueden ser una expresión de Mi Paz y de la Divina Paz de Mi Hijo.

Niños de Mi Padre, ahora, reconociendo el poder de Mis Pedidos Maternales, nuevamente los llamo a la oración del corazón porque la oración socorrerá al mundo entero.

¡Les agradezco!

Gracias por responder a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Amados hijos:

Nuevamente Mi Misericordia está sobre toda Argentina y en especial sobre Buenos Aires, esta necesitada ciudad del mundo.

Queridos hijos, hoy los llamo al despertar de la consciencia, en el final de estos tiempos, mediante la oración del corazón, porque un nuevo ciclo se aproxima y vuestros corazones deberán estar preparados para recibirlo. Para algunos, este ciclo será una Buena Nueva que cambiará el estado de la consciencia, pero para otros serán cambios profundos que los llevarán a definir el camino a seguir en este tiempo.

Por eso, queridos hijos, ustedes, que viven el día a día en esta ciudad de Buenos Aires, al igual que otras almas en diferentes ciudades del mundo, deben orar con fervor y desde el corazón para que la Gracia de Dios y la Misericordia de Mi Hijo se difundan en los corazones más necesitados de amor y de redención.

Hijos Míos de Argentina, en el día de ayer los invité a peregrinar a Luján de una manera diferente; esta vez para un servicio verdadero y abnegado, porque sepan, que las grandes colonias de almas también deberán ser apoyadas por la oración. Para eso, son necesarios grupos de oración que, consagrados a Mi Espíritu Maternal, persistan y caminen en la fe de Mi Hijo. Cada grupo deberá comenzar a ejercitar la fraternidad porque así, en vuestros núcleos de trabajo y de tarea, hallarán Mi Paz Universal.

Quiero formar, para estos tiempos, soldados despiertos que dejen atrás las comodidades de la vida y, como sinceros discípulos, sean instrumentos en las Manos de Dios en el final de los tiempos.

Ustedes, mediante la oración, tienen la llave para definir la salvación de toda la humanidad. Por eso, hace ya treinta y un años en Medjugorje, Mi Corazón Materno pronuncia y clama por ¡oración!, ¡oración! y ¡oración! Eso es lo que ustedes deberán ingerir como alimento espiritual en este tiempo permitiendo así que Mi Corazón redima los caminos que desvían a millones de almas, los caminos de la modernidad y del confort.

Estoy aquí, queridos hijos, en nombre del Altísimo, para abrir vuestros ojos aspirando, como Madre del Cielo, a que vuestras consciencias maduren y puedan socorrer a la propia humanidad por medio de la oración.

Hijos Míos, ¡alguien debe hacer algo por el mundo! Porque cada día se enciende en llamas por sus propias acciones, y ese alguien son todos Mis fieles soldados, los soldados de Mi Corazón.

Hoy llego al mundo para abrir las Puertas de los Cielos a vuestras vidas, para que la esperanza y la Misericordia sean cultivadas en el mayor número posible de almas.

Queridos hijos, Dios los está escuchando, por eso, continúen orando todos los días. Les estaré universalmente agradecida.

Que este mes de noviembre sea para todos ustedes una preparación para Mi próxima llegada a Buenos Aires en diciembre.

Gracias por responder a Mi llamado por la humanidad.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Por la conmemoración de Mis apariciones mensuales en los días 25 en Medjugorje, hoy los invito y los reúno en nombre de Jesús para que vuestros corazones contemplen la existencia del Centro Mariano de Figueira.

Al cabo de veinticinco años de instrucción, necesaria para vuestras vidas y amorosa para vuestras almas, hoy les anuncio que la Bienaventurada Madre Universal, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad, caminó silenciosamente junto a ustedes por esta senda de enseñanzas y aprendizajes.

Queridísimos hijos, quiero que hoy comprendan en vuestros corazones que Dios Padre se manifiesta no solo a través de Mi Inmaculada Voz, sino también a través de todos los que de corazón se donan para concretar el Plan Divino en la Tierra.

Por eso, hijos Míos, Dios Padre es el Gran Árbol de la Sabiduría, sus raíces y sus ramas son la expresión del Infinito Universo y sus hojas son la emanación de las almas sobre este amado planeta.

Queridos hijos, para que eso exista en toda la vida creadora, existe en vuestras vidas la presencia de la Madre Universal, de la Reina de la Paz, de la Estrella de la Mañana que anuncia el nuevo tiempo antes de la llegada de Su Hijo.

Queridos hijos, por eso, vuestras vidas y vuestras esencias siempre están unidas a la esencia del Corazón de Dios. Como Madre del Mundo, como Señora de los Cielos vengo a vuestro encuentro para revelarles el verdadero misterio de vuestra fe y de vuestras vidas; ese misterio se llama Amor al Todo, Amor al Único, Amor a la Voluntad de Dios.

Por eso hoy, con el Rosario de la Paz entre Mis benditas manos, de nuevo los invito a la oración porque, día a día, muchas almas se pierden y no encuentran el camino hacia la Luz.

A ustedes, Mis queridos hijos, que están despiertos a la vida del espíritu, solo les bastará en este tiempo servir: servir al donarse, servir al amar, servir para reparar el Corazón de Mi Hijo.

Mediante vuestra madurez interior y con la oración como ejercicio primordial, ustedes estarán dando pasos seguros hacia la consagración de vuestros pequeños corazones.

Hijos Míos, en este 25 de octubre, y después de muchos acontecimientos ya sucedidos por la presencia de Mi Inmaculado Corazón, los llamo al despertar de vuestra consciencia para que, bajo la Voluntad de Dios, surjan nuevos y donados servidores marianos de la paz. Estos soldados de la paz tienen el espíritu de amar la oración, de estar en servicio interno por las almas y de encontrar, en la Voluntad de Dios, la aspiración de alcanzar la Eternidad.

Hijos Míos, despierten al llamado y escuchen en vuestros corazones la Voz del Único y Gran Señor.

¡Les agradezco!

Gracias por contestar a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Mi Corazón Inmaculado irradia Amor al mundo.

Queridos hijos:

Hoy los invito, de manera especial, a unir vuestros corazones a la Luz de Mi Amor Materno que también brota en el Centro de Devoción de Medjugorje.

Por este motivo, los invito a orar por todos los Centros Marianos, en donde Mi Faz Inmaculada y Auxiliadora está presente para la vida de todas las almas.

Como Reina de la Paz, hoy los llamo a orar amorosamente por todos los peregrinos que, unidos a Mi Inmaculado Corazón, se esfuerzan por vivir la ciencia de la fe y la devoción del corazón.

Mi Corazón Maternal desciende una vez más sobre este mundo, como también día a día, a través de Mis anuncios en los mensajes diarios.

Hoy, Mis pequeños, Mi Inmaculado Corazón se refleja sobre la aldea mariana de Medjugorje.

Por eso, los estoy invitando a ingresar en el Reino y en el Espíritu de Mi Paz que están presentes en Medjugorje. Allí, desde hace ya treinta años y desde hace cinco años en América, Dios Me envía hacia ustedes para enseñarles a vivir en comunión diaria con Mi Hijo y a vivir en la reconciliación y en la paz. Las almas fácilmente olvidan la esencia de estos importantes atributos para el corazón.

Queridos hijos, hoy los invito a permanecer en el corazón devocional de Medjugorje porque así ustedes encontrarán Mi Presencia Maternal en vuestras vidas.

Recuerden que Dios contempla el ejercicio de vuestras oraciones, que Dios espera de todos Sus hijos el mayor esfuerzo y donación desde el corazón para que se cumplan los designios de Su amorosa Voluntad.

Por eso, queridos hijos, vivan Medjugorje como escuela de oración para vivir la Paz de Mi Reino Maternal.

¡Les agradezco por estar un mes más contestando a Mi llamado!

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Hoy, una vez más, en Mi visita espiritual a Medjugorje, Yo les pido que reconozcan la presencia de Mi Paz en vuestros corazones. Mi Amor quiere convertir vuestras almas en un jardín de rosas y en un inagotable manantial de paz.

Hijos Míos, aceptando este llamado de Mi Corazón Materno, en ustedes no existirá más dolor, para que así nazca de nuevo el Amor del Redentor.

Queridos hijos, quiero que vuestras consciencias ya no reclamen más por las dificultades y por las pruebas de la vida. Yo los invito a permanecer en Mis brazos Maternales para que caminen en el sacrificio.

Pequeños Míos, el mundo está cargando con mucho dolor, por eso, ustedes deben ser verdaderas emanaciones de Mi Paz sobre la faz de la Tierra.

Queridos hijos, para corregir el pasado, las pruebas o el dolor, deben entregar vuestras vidas a las Manos del Creador. De esa manera, en nombre de todos los que no oran, no adoran y no aman a Dios, ustedes estarán haciendo una importante entrega de vuestros corazones al Altísimo.

Caminen, en este tiempo, bajo la Valentía y el Amor de Cristo, porque vuestros corazones misioneros ahora deben darlo todo por la humanidad.

Sonrían a la vida que Dios les ha dado con tanto amor; agradezcan desde el corazón y sirvan en paz a los más necesitados mediante la oración y el servicio del corazón. De esa forma, las torres de la paz se erguirán desde la Luz de vuestros corazones.

¡Les agradezco por estar viviendo Mi llamado!

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos:

Por el gozo del reencuentro de vuestros corazones con Cristo, hoy los invito a continuar celebrando Conmigo el aniversario de Mis Apariciones en Medjugorje.

Hoy les pido que en vuestros corazones se encienda la Llama del Amor que Mi Hijo le confió a cada uno de ustedes. La Llama infinita del Amor del Creador será necesaria para los tiempos de los grandes cambios; llama del Amor Misericordioso de Mi Hijo que los guiará y los protegerá mediante la oración del corazón, Llama infinita de la Luz del Espíritu Santo que los bendecirá y colmará cada una de sus vidas como una fuente renovadora de Gracias.

Hijos Míos, en el mes de septiembre cumpliremos el Aniversario de Mis apariciones en Brasil y, en especial, de Mi Amor por ustedes y de Mi Guía. Para que la obra de Mi Paz Interna en ustedes pueda continuar, Mis pequeños hijos, hoy también los llamo a la colaboración que deberá nacer desde vuestros corazones porque, si así lo hicieren, Yo podré contemplar este gesto como una acción sincera para Conmigo.

Hijos Míos, recuerden que cada obra que Mi Corazón ha realizado a lo largo del tiempo en este mundo ha sido por el simple motivo de volver a unir a las almas con Dios Creador, de volver a unir lo que estaba separado y distante en cada una de las consciencias para que cada uno de Mis hijos pudiera conocer la esencia del Amor de Dios.

Hoy los reconcilio con el Santo Espíritu del Padre para que sus corazones, permeados por Su Eterna y Amorosa Paz puedan caminar hacia la consagración a Mi Inmaculado Corazón.

Sepan, queridos hijos, que Jesús está de brazos abiertos para donarles con pureza Su Divino Amor Redentor.

¡Les agradezco!

Gracias por responder a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Mis queridos hijos:

Conmemorando con alegría junto a ustedes, las Apariciones en Medjugorje, hoy los invito a estar y a permanecer en Dios Creador a través del Sagrado Corazón de Mi Hijo.

Queridos hijos, por este motivo especial, Mi presencia en el mundo desde hace tantos años, también quiero hoy llamarlos a reflexionar sobre un pedido que Yo hago a todos Mis hijos que, fervorosamente en la devoción, contestan a Mi llamado.

Hoy quiero invitarlos a colaborar conscientemente con Mi Obra Mariana que Mi Inmaculado Corazón está realizando en el mundo y en especial en Brasil, en Uruguay y en Argentina desde hace algún tiempo. Con esto, quiero pedirles que coloquen en sus corazones Mis palabras, porque hoy hijitos Míos, los invito a ser parte de la Providencia Divina.

Sepan bien, Mis pequeños, que Dios Creador cumple con Su Plan para con todas las criaturas y una de Sus grandes y amorosas providencias ha sido enviar a Su Sierva Fiel para dialogar con todos ustedes, mes a mes.

Por eso, queridos hijos, para que Mi Llamado y Mi Voz Maternal puedan encender más corazones que están a oscuras, necesito de cada uno de ustedes una sincera y humilde colaboración para que Mis Planes continúen en las diferentes naciones.

Dios Padre esta vez, está dando el permiso para que cada uno de Mis hijos despierte la consciencia hacia la fraternidad y hacia la donación espontánea unidas a la obra infinita de Mi Corazón.

Mientras ustedes estén sobre este mundo necesitarán de providencias, de auxilio. Hoy, Mis hijos, los que de manera abnegada dedican sus vidas a Mis pedidos, también necesitan de la asistencia amorosa de todos ustedes. En la Tierra como en los Cielos existen obreros esforzados que trabajan para que otros puedan recibir la Gracia Mayor.

Como Señora de las Gracias, les doy Mi Paz y les agradezco por la apertura de sus corazones, por responder así a este importante pedido maternal. De esta manera, Mi mensaje podrá llegar a más almas.

Los invito a imitar a José, el carpintero, para que, con buenos instrumentos, juntos podamos construir el nuevo Reino del Amor en la Tierra.

¡Eternamente les agradeceré!

Gracias por responder a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Después de treinta y un años de Mi presencia en el mundo junto a ustedes a través de las Apariciones en Medjugorje, hoy los invito, queridos hijos, a celebrar Conmigo la Gracia que Dios ha derramado sobre la humanidad a través de Mis anuncios y mensajes a lo largo de estos años.

Por eso, hijos Míos, que hoy sea un encuentro especial entre sus corazones y el Sagrado Corazón de Jesús porque Él está atento a la voz orante de todos Mis hijos, aún más de aquellos que aspiran a transitar por el camino del perdón y de la conversión.

Hoy, desde este lado del mundo, Mi Inmaculado Corazón reúne almas hermanas, en especial en Brasil, Uruguay y Argentina para prepararlas para el nuevo tiempo. Y lo más importante para Nuestro Señor es que vivan en la fraternidad.

Queridos hijos, Mi Inmaculado Corazón ya está en sus vidas acompañándolos desde hace cinco años continuos, así como Mi Amor Maternal acompaña a Mis hijos de Europa a través de la devoción en Medjugorje.

Con esto quiero llamarlos a la reflexión del corazón para que sus consciencias puedan despertar verdaderamente a lo que Mi voz les está anunciando día a día en los mensajes.

Es la primera vez que en Mis Apariciones en el mundo Dios Me concedió la Gracia de dialogar y conversar con todos ustedes diariamente.

Mi Corazón Maternal espera que toda esta instrucción que hoy les entrego, se guarde en lo profundo de sus corazones para que, en oración, reciban con inmensa alegría la venida de Mi Hijo, el Redentor. Y es por Su Amor Misericordioso que todos ustedes podrán estar resguardados y así llevar la Luz de Cristo encendida en sus corazones.

Queridos y amados hijos, dejo a cada uno de ustedes esta maternal reflexión en este ciclo que está terminando y que trae la Buena Nueva del Reino de Dios para los que nunca han creído en el Creador.

Que la Luz Celestial de Mi Corazón los alumbre eternamente.

¡Les agradezco!

Gracias por responder a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Hijitos Míos:

Gracias, porque en este día recogí con Mis manos de Misericordia cada una de vuestras plegarias hechas por esta necesitada humanidad. Gracias también, queridos hijos, por haberme aguardado para recibir Mi Mensaje de Paz en este día 25 de abril.

Quiero decirles que estuve en Medjugorje porque allí, en ese Reino de Oración y Devoción, Mis otros hijos Me esperaban. Así, hijos Míos, pueden saber cómo es la Omnipresencia de Mi Inmaculado Corazón y cómo en Mi Misión de Paz para el mundo, todos ustedes Me acompañan por los senderos de la oración del corazón que en este tiempo debe ser una llama que los guíe y los ampare.

Como Madre de las Gracias, derramo Mi Espíritu Inmaculado sobre las naciones que más necesitan de Dios, del Perdón y de la Misericordia de Mi Hijo.

Hoy quiero invitarlos a continuar en el camino de la oración porque si ella es verdadera y nace del corazón, los podrá transformar.

Queridos hijos, los acompaño por este camino que ustedes están recorriendo, un camino de consagración a Dios que los llevará hacia el Infinito.

Hijos Míos, guarden, en especial, la presencia de Mi Corazón y del Corazón de Cristo durante estos días de encuentro Conmigo para que Ella los ayude en los momentos que vendrán.

Les agradezco, queridos hijos, por acompañarme en este camino de oración que despierta a través de Mi Presencia Maternal en el mundo.

Les agradezco también por acompañarme en las Apariciones en Portugal, pues Dios tiene algo preparado para cada corazón que se abre y que confía en Mi llamado.

De nuevo hoy les digo: ¡Les agradezco!

Desde la Luz del Inmaculado Corazón,

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Si en verdad sus corazones conocieran el poder de Mi Amor en las palabras, desde sus almas despertaría una reverencia eterna.

Hoy querido Mío, querida Mía, camina hacia el interior de Mi Inmaculado Corazón para que, encontrando refugio interior, tu corazón se llene de gozo y amor. Cuando dirijas tus pasos hacia Mí, recuerda despojar tus rostros, los que pudieron haberse grabado en los aprendizajes de la vida. Lávalos con el Manantial de la Fuente Divina para que tu alma y tu corazón renueven el sentimiento de Amor por Dios.

Coloca tus pequeñas manos dentro del manantial y siente el don de la renovación y del perdón de toda falta cometida. Frente al Manantial de Mi Inmaculado Corazón, el cual te llevará hasta los pies puros del Divino Padre, desprende de tu corazón el pasado para que avances hacia el Corazón del Señor.

En el camino que Dios creó para cada alma y para cada corazón, solo existe Misericordia. Cada paso en la vida es el cruce del peregrino hacia las Puertas del Cielo. Cada aprendizaje en la vida solo existe para reformar el corazón y para convertirlo en el olvido de sí. Una llama mayor llegará para el auxilio de cada peregrino; ella será el fuego ardiente de la oración, un ejercicio de religación entre el alma y Dios.

Pequeño Mío, pequeña Mía, une a diario las cuentas a través de la oración para que tu corazón pueda reconocer Mi Faz Inmaculada. Respira lentamente la brisa que Yo traigo desde los Cielos. Abre tus pequeños ojos para que ellos puedan presenciar la venida del Ave del Sol desde las alturas. Fortalécete en la humildad para poder llevar la paz a cada corazón hermano.

Pequeños Míos, Yo vengo desde los Cielos para anunciar Mi Buena Nueva: los corazones deberán despertar a la realidad celestial del Señor. Una nueva comunión con Mi Hijo resurgirá para volver a conducir a las almas hacia el Corazón Infinito del Redentor. Esta nueva alianza con el Salvador preparará la venida gloriosa de Mi venerable Hijo resucitado.

Por eso, Mis pequeños, cada corazón deberá estar abierto al llamado. La voz de Mi Corazón se está anunciando por última vez como ya se anunció en Fátima, Lourdes y en

Medjugorje. Yo transformo corazones en templos eternos de oración y de Luz. Estoy abriendo el Manantial de las Gracias para auxiliar a todos Mis hijos que con amor Me llevan en sus corazones. La hora del retorno interno de Cristo está a la víspera de los que aún duermen distantes del rebaño del Señor.

Por eso, Mis pequeños, los corazones deben perdonar delante de Dios para que las ofensas sean purificadas y permeadas por la Divina Misericordia. Los ciclos en la humanidad están cambiando; por eso, el camino de la oración los conducirá. Yo los ayudaré.

Los acompaña desde el Inmaculado Corazón,

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto