Martes, 18 de agosto de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En el silencio de Mi Corazón Materno se revelan los secretos más profundos sobre el destino de la humanidad de hoy. Esos secretos son las visiones internas de vuestra Madre Celeste sobre el Plan Redentor de Cristo para la humanidad y sobre todos los que participarán de esos acontecimientos finales.

Conocer los secretos de Mi Corazón Inmaculado es sentir la aflicción de vuestra Madre Santísima al ver la falta de correspondencia de parte de la humanidad. Además de existir verdaderos grupos de oración y buenos cristianos, debe surgir la consciencia de que algo debe cambiar pronto, antes de que sea demasiado tarde.

Esa consciencia exigirá de todos un cambio total y grande para que el resultado espiritual de la humanidad de hoy sea otro.

El Universo Celestial sabe que solo con acontecimientos determinantes, marcados por la Ley, podría hacer despertar ese cambio tan necesario. El Padre siente en Su Corazón que el mundo no quiere abandonar la comodidad para vivir un principio de transformación; es por esta razón que sobre pocos recaerá la mayor exigencia, en nombre del sacrificio y de la entrega al Plan de Dios.

Pero esto no será por mucho tiempo, solo hasta que comience el ciclo más agudo de la transición de la Tierra. Aquellos que se sacrificaron y soportaron por los otros serán coronados por el propio Rey del Amor y serán el testimonio vivo de una victoria alcanzada por el propio Cristo.

Al resto de la humanidad le cabrá arrepentirse pronto o al menos lo antes posible, ya que la Ley de la Justicia será determinante y separará la paja del trigo.

No hay tiempo que perder; que los corazones y las almas se arrepientan verdaderamente, se confiesen y reciban el perdón y la absolución para que no se sigan cometiendo los mismos errores. Que comulguen y que guarden en sus corazones un sagrado espacio para cuando Cristo retorne, así la Luz Divina y Gloriosa de Mi Hijo se hará visible en el mundo.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los despierta hacia la verdadera realidad planetaria,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz