Martes, 1 de diciembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​​

Queridos hijos:

En este mes de diciembre que comienza, sus corazones solo deberán buscar restablecer esa unión interna y espiritual con Cristo, a través del advenimiento del sagrado nacimiento de Jesús.

Será importante que en los días de diciembre antes del 24, cuando se celebra la víspera del nacimiento bendito de Mi Hijo Jesús, sus consciencias estén colocadas en la real necesidad de atraer hacia el mundo el Espíritu de la Paz que ya no existe.

En verdad esta Navidad que se aproxima será diferente para todo el mundo porque la humanidad está enfrentando un ciclo de altas resistencias al cambio, cambio tan esperado por todo el universo.

Diciembre será un mes en el que todo se potenciará desde dentro hacia fuera y eso no podrá ser evitado; pero si sus corazones, a través de la oración, van preparando ese camino de purificación y de trascendencia, harán el proceso de cambios un poco más liviano.

Si las almas colocaran su atención en el misterio del nacimiento de Cristo, en verdad se abrirían muchas puertas hacia el camino que todos están necesitando realizar y llevar adelante.

Cuando digo, hijos Míos, que esta Navidad será diferente, es porque en verdad es urgente que la consciencia de la humanidad se adhiera a vivir una profunda transformación que refleje el equilibrio tan necesario para el planeta y toda la raza.

A partir del 8 de diciembre, día dedicado a Vuestra Madre Santísima, la intervención divina estará descendiendo sobre el planeta y se derramarán impulsos en aquellos corazones que estén en oración y sintonía con el Universo Celestial.

Una forma de amnistía se concederá como Gracia a aquellas almas que en verdad hagan un mea culpa, un acto de arrepentimiento y de perdón.

Vuestra Madre Celeste tendrá una misión especial en ese día. Por eso desde ahora, con amor y consciencia preparen el camino para que Cristo pueda retornar a ustedes el 24 de diciembre, así el planeta tendrá un tiempo más de paz y de sosiego.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

En preparación y oración, los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz