Lunes, 9 de noviembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE BRASILIA, DISTRITO FEDERAL, BRASIL,  AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​​

Mis muy queridos hijos hoy reunidos en el Centro Mariano de Figueira:

Con la alegría del corazón y la eterna Gracia de Dios, Vuestra Madre Santísima los reúne a todos en este día para orar juntos por la paz, paz imprescindible para el mundo y la humanidad.

Hoy, en omnipresencia, Vuestra Madre del Cielo estará con ustedes para acompañarlos en este importante momento de consagración del ómnibus peregrino.

Este nuevo instrumento, que impartirá por donde vaya las Gracias de Mi Corazón, hoy será visible ante todos los presentes como el testimonio del esfuerzo amoroso de todos los peregrinos y orantes de la obra corredentora de Vuestra Madre Celeste.

Hoy la ceremonia de consagración será de todos los peregrinos, y Yo, desde muy cerca, en el corazón de cada hijo Mío, también estaré presente para bendecirlos.

Queridos hijos, en verdad desearía que los videntes estuvieran presentes, pero no será posible; ustedes saben que quien trabaja para Dios debe enfrentar en la batalla las adversidades de los tiempos para poder evangelizar en toda esta misión.

La obra realizada en Colombia, Venezuela y en el Estado de Roraima, en el Brasil, tuvo su gran triunfo divino, y los Centros Sagrados llegaron a expresarse en la consciencia de la humanidad. Esto, hijos, trajo como consecuencia el resultado de una batalla espiritual sin precedentes. Es por eso que he pedido a Mis videntes ya presentes en el Brasil que se recogieran para que la Divinidad los pudiera restaurar; esto ya está aconteciendo y llevará algunos días para que la obra pueda concluir.

Hoy ustedes allí reunidos abrirán las puertas de los Cielos para que los ángeles acompañen este especial encuentro.

Queridos hijos, dejo Mis agradecimientos de Madre para todos.

¡Gracias, queridos hijos, por haber concretado Mis peticiones!

Los bendice en este día santo,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz