Lunes, 25 de agosto de 2014

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EN LA CIUDAD DE CUIABÁ, MATO GROSSO, BRASIL, TRANSMITIDO POR LA SANTÍSIMA MADRE DE DIOS, LA VIRGEN MARÍA, A MADRE MARÍA SHIMANI DE MONTSERRAT

Mis pequeños amados:

Hoy traigo desde el Cielo, Gracias para todos Mis hijos, Gracias que Dios Padre ha permitido derramar sobre los espíritus que sedientos están y que aspiran encontrar en Mi Corazón un lugar de refugio y renovación.

Por eso hoy, de una forma simple, ruego en oración para que todos Mis hijos presentes aquí y en sus hogares, abran nuevamente el corazón para la Madre del Cielo que viene a auxiliarlos y a traerles la Buena Nueva del retorno del Redentor.

Amados Míos, que han estado alejados de Dios sin percibirlo, inmersos en las modernidades del mundo y dormidos espiritualmente: Yo vengo hoy para ofrecerles Mis brazos de Madre Co-Redentora, aquella que quiere darles Su Corazón para que el Amor de Dios sea un hecho en vuestras vidas.

He venido hasta aquí para rescatar a Mis hijos del sueño en el que están inmersos, sueño que no les permite ver la Luz de Dios en vuestros mundos internos.

Para aquellos que quieren salir del letargo en el que se encuentran, Yo tengo una Gracia para colocar en sus vidas y en la de sus familias. La Gracia que lo convertirá en un servidor del Plan de Dios para esta humanidad; la Gracia de convertirse en un soldado mariano, un alma que ore junto a Mí y junto a sus hermanos por la redención de esta Tierra y de toda su raza, para evitar que aquel acto de Justicia Divina que está escrito para la humanidad, se pueda aliviar.

Hijos queridos, Mis lágrimas expresan Mi dolor por ver cómo Mis queridos hijos se pierden todos los días, sin siquiera percibirlo, en la ignorancia y el sufrimiento, y la maldad poco a poco se va apropiando de sus vidas.

Pero mientras Yo esté con ustedes, nada deberán temer, solo deberán estar unidos a Mí en confianza, que Yo colocaré Mi manto maternal de amor y protección sobre ustedes.

Quiero que comprendan, hijos queridos, que este planeta está naufragando en el mar de la ilusión y que necesita de un gran despertar que disuelva esa ilusión y devuelva al corazón de Mis hijos esa unión sagrada con el Padre Creador, esa unión que se ha perdido.

¿Quién de ustedes responderá al llamado de Mi Corazón?¿Quién de ustedes Me abrirá la puerta de su ser, para que Yo pueda amarlo y protegerlo, instruirlo y convertirlo en un soldado de Mi ejercito mariano?

¿Quién de ustedes permitirá que lo lleve de la mano hacia el Corazón Bendito de Cristo, el Redentor y Salvador, el que llegando está?

¿Quién de ustedes se animará a comenzar una nueva vida, llena de desafíos espirituales y de una gran esperanza, la de que en Dios, todo puede cambiar?

¿Quién de ustedes querrá trabajar arduamente para que los que vienen detrás puedan vivir en una nueva humanidad, donde la fraternidad verdadera, el amor a Dios y toda Su Creación, sea la premisa de la evolución para esta raza?

¿Quién, hijos Míos, quién Me dará un SÍ pleno de confianza para que Mi poder liberador toque su alma y le de una vida nueva?

Acércate a Mi Corazón, querido hijo, querida hija, que aquí está tu Madrecita del Cielo, la que viene a recordarte que eres un hijo de Dios al servicio de Su Plan de Paz y de Amor.

Les agradezco por responder a Mi llamado de Madre y por estar hoy Conmigo.

Los amo y los bendigo siempre.

María, Madre de Dios y Reina de la Paz