Domingo, 9 de abril de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

La entrada de Jesús a Jerusalén significó que el triunfo del Reino de Dios estaba próximo y que nadie podría impedir la divina y exaltada Victoria de nuestro Señor.

Las almas, en lo más íntimo de ellas, reconocieron la grandeza y la Misericordia de Dios a través de Su Unigénito.

El día domingo, el mal fue derrotado y paralizado para que las almas, sobre la superficie de la Tierra, conocieran la Luz Poderosa de Dios y durante ese día se libraran del sufrimiento y del dolor, al saber que por intermedio de Jesús, grandes puertas infernales se cerrarían en toda la consciencia planetaria.

El Maestro del Amor ingresó a Jerusalén exaltado por los Coros angélicos del Padre los que, en aquel día, le dieron una fuerza y un poder desconocido al Hijo de Dios para que, a pedido del Altísimo, se cumpliera la Sagrada Escritura.

El día domingo había llegado para desvanecer de la consciencia humana cualquier principio de autodestrucción o de decadencia.

La esperada entrada de Jesús a Jerusalén por la puerta mayor de la ciudad, significó para la humanidad, traspasar un umbral incierto hacia la luz y la redención que se manifestó por la Presencia del Divino Hijo.

Les agradezco por responder a Mi llamado.

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz