Domingo, 24 de septiembre de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

La Casa del Niño Rey

Queridos hijos:

Es con alegría, júbilo y regocijo, que su Madre Celeste llega hoy al Centro Mariano del Niño Rey para consagrar la manifestación de la Casa de Oración, la que especialmente será dedicada en honor, cura y reparación de todos los niños del mundo.

Es por esa causa que este Centro Mariano fue consagrado desde el principio al Niño Jesús, para que todos los niños que aquí llegaran pudiesen entrar en comunión con lo Alto y así, curar sus heridas más profundas.

Sigo considerando que este Centro Mariano, que hoy concibe en su seno principal la reciente Casa de Oración, representa para el Universo una Isla de Salvación y una nueva Arca de la divina Alianza entre las almas y Dios.

La Casa de Oración del Niño Rey ahora podrá desempeñar la tarea para la cual fue creada en este tiempo, tarea que será orar, ofrecer y ofertar a Dios cada encuentro, así como cada liturgia mensual del Centro Mariano, por la salvación de los más pequeños y desamparados en el mundo.

Me serviré de cada liturgia de esta nueva Casa de Oración para impedir la explotación, el tráfico y la venta de los más pequeños, a fin de que por medio de ella, Yo pueda salvar sus esencias, las que ya están perdidas, así como socorrer con Mis propias Manos a todos los niños y jóvenes que están siendo llevados por el mismo camino.

La manifestación de esta nueva Casa de Oración en el Centro Mariano del Niño Rey intentará justificar ante el Padre Eterno las faltas, ultrajes y omisiones que gran parte de la humanidad adulta comete contra los más pequeños del mundo.

Por eso hoy, Yo vengo a pedir que este Centro Mariano y, especialmente la nueva Casa de Oración, dedique a diario una liturgia especial por la salvación, por la protección y el amparo de los niños del mundo, así como también un encuentro mensual en el mismo Centro Mariano, en donde los más pequeños puedan, por medio de la oración, del arte y de la música, ofrecer a Dios sus pequeños corazones como reparación del gran desequilibrio causado en este mundo.

Si estos pedidos se cumplieran, así como lo fue la manifestación y el término reciente de la Casa de Oración, prometo, como Madre de todos, sacar de las manos del adversario y de sus opresores en la Tierra, a todos los niños que son víctimas de la explotación y del abuso.

Prometo desarmar y poner en evidencia todo lo que está oculto y es injusto al respecto.

Prometo atender y socorrer, una a una, a las almas de los niños más desamparados.

He esperado tanto por esta nueva Casa de Oración, que en el encuentro que viviremos en estos días, su Madre y Reina de los niños del mundo, llegará acompañada por el Niño Rey para que Él, en Su infinita Gloria, los bendiga y esta misión que a partir de hoy vivirán, sea siempre colmada de muchas Gracias.

Pero, si Me trajeran a esta Casa de Oración a los niños más necesitados de ayuda y si estos fueran bautizados a los pies de la santa imagen de María, prometo retirarlos del profundo e injusto dolor que los afecta; también prometo, en nombre del Niño Rey, retornarles la alegría de vivir y el sentido espiritual para sus vidas.

Es misión de todos los colaboradores y voluntarios del Estado de Rio de Janeiro, asumir esta tarea que hoy Yo les encomiendo por la salvación y el rescate de los niños del mundo.

Por último, deseo, dentro de la Casa de Oración, un mural con los rostros de los niños del mundo, de todos los pueblos y de todas las razas, a fin de que quien entre a esta Casa, se sienta llamado a rezar por los más pequeños.

Que en este día se alegren sus corazones porque la Madre de Dios estará entre ustedes, ofreciendo cada oración, cada cántico y cada gesto de amor a Dios por la salvación de los niños.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz