Quietud

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Hijos Míos:

Con la Cruz Redentora y Salvadora de Mi Hijo entre Mis manos, hoy les digo: ¡conviértanse en el nombre del amor! ¿Qué esperan ustedes de este camino?

Pequeños corazones, llegó el momento de alzar al Cielo el corazón y de abandonar por entero las ilusiones del mundo. Ustedes y todos Mis hijos son llamados al tiempo de la conversión, camino que los lleva a la Redención para encontrar el perdón absoluto de Dios.

Por eso, queridos hijos, vigilen, vigilen y vigilen con la Luz del corazón para que nada en vuestras vidas se pierda. Yo los invito a vivir de la oración para encontrar en ella el poder divino del Espíritu Santo. Recuerden que el mundo está cambiando, y que ustedes necesitan fortalecer la vida del espíritu para poder vislumbrar el Reino amoroso de Dios.

Hijos Míos, busquen la quietud y la paz delante de cada situación. Persistan en el Propósito de Dios y, en esperanza interior, reciban el Amor de Mi Hijo en vuestros corazones.

¡Levántense Mis pequeños! ¡Es hora de la conversión del corazón! Es hora de abrir la Puerta del Cielo a través de la oración. Cada vez que sus corazones oran, el Señor Me permite derramar los dones sobre todos Mis hijos.

Ustedes pueden ser fieles servidores de Mis Planes de Paz. Sepan, queridos hijos, que los quiero llevar a la eternidad, al descubrimiento del Amor de Dios en sus corazones.

Los necesito en Mí, los acompaño, los comprendo, los acojo. Es momento de cambiar, de aceptar y de crecer como una bondadosa alma en los brazos de Dios.

¡Les agradezco!

Gracias por responder a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Hoy, Viernes Santo, es el día en que una vez Mi Hijo se recogió del mundo para restaurarse en el Señor. Hoy los invito a la quietud de sus corazones para que juntos acompañemos al Redentor en Su Sagrada Hora.

Mi Hijo los necesita durante el pasaje de Su Cruz, Hijos Míos. Ustedes deben estar al lado de Su Corazón como buenas ovejas que acompañan Su ministerio sacerdotal de la Pasión. Lleguen a Él, queridos hijos, y abrácenlo fuerte como Yo lo hice, caminando en silencio a Su lado en una actitud de gran entrega para el mundo.

Queridos hijos, les estoy haciendo recordar la Pasión de Jesús porque sus corazones deben amar la Voluntad de Dios sobre todas las cosas. Si están en Mi Hijo, Él los llevará de la mano hacia el Padre Celestial. Por eso, queridos Míos, en este santísimo día, mediten en los Misterios de la Pasión. Cada uno de sus corazoncitos debe recogerse hoy en Mi Hijo para que mediten cuán importante fue la entrega que Jesús realizó por todos ustedes.

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Hijos Míos:

Que hoy reine la paz en vuestros corazones para que la esperanza se haga vida y alegría en todas las almas. Hoy los invito a descubrir las cinco llaves que los llevarán hasta los Cielos:

- La caridad constante

- El olvido de sí

- La donación espontánea de uno mismo

- La humildad permanente

- El amor compasivo.

Con estas cinco llaves podrán abrir las puertas que los conducirán hacia el Reino Mayor.

Recuerden, queridos hijos, que el crecimiento del amor en el corazón se alcanza en la paciencia y en la humildad. Por eso, queridos Míos, sostengan este estandarte que Yo les estoy entregando, Mi estandarte de la paz para que, así como el corazón, él irradie la quietud absoluta que muchas almas necesitan para poder encontrarse con Dios.

Si las almas se quedaran por un momento en quietud muchos acontecimientos en el mundo no sucederían, y el Universo Creador estaría más cerca de la vida de todos los corazones. Abran las puertas con estas cinco llaves para recorrer el camino de la santidad que todos los corazones pueden vivir.

En Dios se despierta el amor al prójimo. Con Dios estarán caminando por un lugar seguro. Para Dios, las almas existen como Sus preciosas criaturas.

Los invito a ejercitar las cinco llaves que permiten la conversión del corazón.

Gracias por responder a Mi llamado.

Bendición celestial para el mundo,

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Hoy vengo hacia ustedes con la especial Gracia de preparar en cada alma el advenimiento interno de Cristo.

Queridos hijos, hoy los invito a que sus corazones permanezcan bajo los dos rayos misericordiosos que Mi Hijo está irradiando al mundo entero. A pesar de las flaquezas en la fe o del temor en los corazones, Yo los invito a que no se separen del Amadísimo Corazón de Cristo. Si la vida está bajo este glorioso y poderoso Corazón Redentor, ella tomará el camino para su consagración y para sus pasos hacia Dios. El Señor, bueno y amado, les ha entregado una parte amada de Él: Cristo, para que a través de Su Amor ustedes puedan iluminar los pasos en el camino que recorren.

Hoy los llamo a permanecer en la quietud del corazón, así estarán contemplando la Presencia del Altísimo. Mientras el mundo cambia de manera rápida, aquellas almas que son tibias y aquellas que están distantes de la Faz Divina de Cristo, deberán fortalecerse aún más en la oración.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Cruzando los portales del Cielo Me detengo en una bella Aurora, para contemplar su esplendor y el trabajo diario de los que, por amor y sin condiciones, le ofrecen todos los días su vida a Dios.

Me detengo en Aurora para presenciar la belleza de su esfuerzo, el trabajo incansable de los que la sostienen, a pesar de los desafíos, de los desiertos y de las inestabilidades.

Cruzando los portales del Cielo Me detengo aquí, en este lugar, para contemplar la fidelidad de unos pocos; de esos pocos que Me siguen, sin importar las consecuencias o los resultados, esos que son fieles a Mi Palabra y dan testimonio de Mi Mensaje por medio del sacrificio y de su constante donación.

Todo eso y mucho más es lo que Me hace detenerme en Aurora, para contemplar lo que muchos no ven con los ojos del corazón, pero que algunos sienten por las percepciones del alma.

Aurora es la Casa del Hijo de Dios, porque es algo más allá de lo físico, es una morada espiritual que fue recinto para los grandes Maestros. Este mes, y en los que vendrán, Mi Corazón se sentirá aquí para dejarles el mensaje de Mi eterna compañía por una Aurora que se donó completamente, más allá de sus posibilidades y de sus medios.

Por eso, Dios reconoce a los valientes, a los soldados y a los navegantes que en la tempestad superaron los naufragios, la soledad y el vacío.

He aquí el Hijo del Hombre, el que regresa en la quietud de los próximos meses para dedicar Su Consciencia a los que siempre la reverenciaron.

Aurora es una parte de Mi Corazón, así como Mi Corazón es parte de los hijos de Aurora.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En el silencio de Mi Corazón y en la quietud de Mi Alma contemplo todas las cosas e intento que encuentren su camino correcto. Hay algunas de ellas que hacen sufrir a Mi Corazón, sobre todo cuando no existe consciencia ni determinación para poder llevar adelante los grandes cambios.

Así, Yo encuentro los lugares que he consagrado como abandonados; lugares en donde antes existía la energía divina y que ahora, por alguna razón, no está.

Esto demuestra, para Mí, la falta de consideración o la ausencia de valor para con las cosas que vienen de la Gracia, ya que fue la propia energía de la Gracia la que concedió maravillas y milagros en los lugares santificados.

Cuando un lugar consagrado por Dios se descuida, es por la pérdida de amor que existe a todo aquello que una vez se recibió, y eso, primero se refleja en la consciencia.

De esa forma, la Jerarquía Celeste espera que la consciencia que podría estar descuidando la energía divina, que es un tesoro del Cielo, pueda algún día despertar y reconocerlo.

Pero cuando no hay verdadero interés o ardiente devoción todo se vuelve difícil y, poco a poco, los grandes defectos del descuido comienzan a notarse en todos los detalles y en todos los lugares.

Solo la Jerarquía espiritual tiene la potestad de rehacer todas las cosas, ya que, en un sentido oculto, hay espacios ya consagrados que no pueden perderse.

Por eso, vengo a levantar con Mis propias Manos lo que está caído; vengo, en el amor, a erguir nuevamente lo que ya está en el suelo.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Que tu corazón permanezca en silencio para que puedas escuchar, ahora y siempre, la verdad de Mis Palabras.

Que tu pacificación sea más profunda que los grandes océanos, para que en todo momento puedas percibir con sabiduría la verdad sobre las cosas.

Entra ahora en el universo de Mi Corazón para que Yo, a partir de este día, tome el control absoluto de tu vida; para ello debes darme espacio y lugar para que Mis Rayos Misericordiosos puedan actuar y transformarte.

Camina a Mi lado sin observar lo que existe a tu alrededor, concentra tu ser en el Poder Divino de Mi Amor y aguarda la venida de Mi Gracia Suprema.

Confía en lo que te pido, pues es hora de despertar a la Suprema Consciencia.

Bajo el Amor de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por permanecer en Mi Corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Yo golpeo a tu puerta, ¿puedo entrar?

Déjame estar contigo y hablarte de las Maravillas de Dios.

Estoy aquí para escucharte, sabes que tendrás todo Mi Consuelo.

No te decepciones, tómate de Mis Manos para proseguir en la senda del sacrificio.

Aquiétate, y en el silencio dime lo que necesitas.

No perturbes más tu corazón, solo concentra tu mirada en Mi Sagrado Corazón y siente el pulsar de Mi Ritmo Celestial.

Quédate en Mí y procura vivir la gran experiencia de Amor Redentor Conmigo.

Busca la calidez de Mi eterna compañía y ve en todo lugar la Luz de Mi Omnipresencia.

Reúnete con tus amigos para hablar de Dios y solo hazlo en perpetua oración.

Nútrete de Mi Palabra de Vida y, ante cualquier necesidad de auxilio, llámame porque Yo te escucharé.

Quédate en Mi Reino, vive en Mi Reino y siéntete parte del Océano Infinito de Mi Misericordia.

Vacía tu corazón del pasado y serás libre de las cadenas que te oprimen para que resurja la luz del verdadero ser.

Piensa en Mí.

Haz todo en Mi Nombre para que tus acciones sean sagradas y caritativas para con los que necesitan alivio.

Estoy aquí, llamando a la puerta de tu casa. Estoy llegando en el Silencio y en la Gloria de Dios, tu Eterno Padre Celestial.

Bajo el Bien de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por vivir Mis Palabras con el corazón.

Cristo Jesús, el Pastor

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Solo contémplame y aquiétate.

Solo contémplame y obsérvate.

Solo contémplame y únete a Mi Corazón.

Solo contémplame y silénciate.

Solo contémplame y recógete en Mi Ser.

Solo contémplame y dime lo que quieres.

Solo contémplame y vacía tu ser de todo dolor.

Solo contémplame y afirma tu camino en Mí.

Solo contémplame y vive en Mi Misericordia.

Solo contémplame y escucha la voz de tu corazón.

Solo contémplame y pregúntale a tu alma qué es lo que necesita.

Solo contémplame y busca la verdad en tu espíritu.

Solo contémplame y mira Mi Amor por ti.

Solo contémplame y renueva tu ser.

Solo contémplame y lava tus heridas.

Solo contémplame, porque así Yo podré liberarte del pasado.

Solo contempla Mi Corazón, Mi Alma y Mi Divinidad, porque así permitirás que Yo esté cerca de ti.

Solo contémplame y olvida lo que fuiste.

Solo contémplame y descubrirás el único camino.

Solo contémplame y acéptame como tu estrella-guía.

Solo contémplame y entrégate en Mis Brazos de Compasión.

Solo contémplame y confía en lo que te digo.

Solo contémplame, para poder resistir la purificación.

Solo contémplame y aguarda Mi Victoriosa Llegada.

Solo contémplame y vigila con el corazón.

Solo contémplame, para que pueda indicarte el camino.

Solo contémplame con fervor, devoción y adoración.

Solo contémplame, para que puedas ver en Mí a Dios.

Solo contémplame y desatarás los nudos de tu consciencia.

Solo contémplame y ya no te ocuparás más de ti.

Solo contémplame y servirás con amor a tus hermanos.

Solo contémplame y podrás vivir en Mi Eterna Unidad.

Solo contémplame y despreocúpate del pasado y del futuro.

Solo contémplame y vivirás en el Eterno Presente.

Solo contémplame, para que aprendas a amar la Voluntad de Dios.

Solo contémplame todo el tiempo, porque aun cuando no Me dedicas un tiempo, Yo estoy contemplándote en misericordia y redención.

Solo contémplame, para llegar al Paraíso.

Solo contémplame y borrarás de tu memoria toda ilusión.

Solo contémplame y tu fe crecerá como un río y tu amor será más grande que un océano.

Solo contémplame, para que puedas estar en Dios.

Bajo el Amor del Padre, sean bienaventurados.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mi Corazón desea almas preciosas que por amor veneren Mi Sagrado Corazón, porque en ellas dejaré Mi Manantial de cura y de reparación.

En los corazones más ancianos veo muchas veces Mi Luz Paternal reflejada como la luz de los rayos del sol. En las almas ancianas veo un reflejo de la sed que ellas tienen por Mi Amor y Redención.

Recojo de esos corazones los frutos de la conversión y encuentro en ellos una locura santa por querer encontrarme. En la quietud de los más ancianos Mi Corazón puede reposar y, en el silencio, encontrarse delante de un amor perpetuo y renovador. Mi Corazón se encuentra delante de un amor fiel y digno de ser compartido con los semejantes.

En la Hora de la Misericordia Mi Corazón descansa en las almas más ancianas, porque Yo puedo ver que el consuelo que ellas Me transmiten es verdadero y luminoso. A las tres de la tarde, la Misericordia de Mi Corazón también desciende sobre sus pequeños corazones y así, por aquellas almas ancianas que oran Conmigo, Yo puedo fundirme con la joven y renovada esencia de cada uno de ellos.

Hoy los invito a considerar a los más ancianos como parte de la expresión de Mi Manantial de Amor Perpetuo para el mundo; así las familias en el mundo no estarán quitándose un peso, sino asumiendo que en la sabiduría de los más ancianos se encuentra presente Mi Amor Misericordioso.

Recuerden al anciano de Jerusalén, el que cuando Yo era niño Me tomó en brazos y abrió su corazón para que se fundiera con Mi pequeño Espíritu de niño.

Que en los más simples se refleje la compasión por la humanidad.

Bajo el Amor del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por guardar Mis Palabras en el corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Que el retorno a Mi Corazón siempre sea buscado para que ningún alma pierda la oportunidad de conocerme.

Ábreme la puerta del corazón, porque siempre quiero entrar para hacerte sentir la devoción ardiente por Mi Corazón. Búscame aun en el cansancio, porque Mi Amor dará vitalidad a tu consciencia para que puedas dar los pasos.

Sin miedo sigue Mi rumbo, porque siempre te indicaré el camino para ingresar en el Reino de la Consagración. Estoy aquí presente compartiendo Mi Hermandad. Aquieta tu corazón en Mi Corazón. Sigue adelante, dejando atrás el pasado y naciendo a la vida del espíritu.

Bajo el Amor del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por guardar Mis Palabras en el corazón.

Cristo Jesús, el Redentor

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Cuando los últimos rayos de sol comiencen a recogerse, aquieta tu corazón y cólmalo de esperanza. Recuerda los colores del día, su brillo, su calor, para que la noche oscura sea para ti un momento de recogimiento y de profundización interior, no de temor o de desesperanza.

Reconoce que en tu interior permanecerá siempre la puerta que te conduce a Dios y que no importa dónde estuvieras, no importa lo que suceda en este mundo, la comunicación con Dios siempre te será posible, porque Él habita en tu corazón. Su Fuente de Vida se encuentra al cruzar la puerta que hay en tu pecho.

Por eso, hoy solo aspira por los momentos de quietud, de silencio, de oración y de elevación, porque ellos construirán en ti ese puente con Dios. Son esos momentos que te despertarán y te darán a conocer la presencia del Padre Celestial en tu interior. Quédate, entonces, delante de cada oportunidad de orar como si fuese la única y nunca dejes de estar entero en lo que haces. 

De un momento a otro, el sol se recogerá y la noche buscará en ti la fortaleza que construiste en tu interior. Serán tres noches largas y oscuras, como si fuesen eternas. Ellas bastarán para definir los corazones de los hombres y reorientar sus caminos según sus escuchas, según aquello que construyeron en su propio interior. 

Por eso, ora y valora los momentos de paz. Ellos serán imprescindibles para ti y para este mundo,

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Escucha el Corazón de Dios que palpita en el silencio de cada corazón humano. En oración, une tu espíritu al Espíritu del Padre y crece en virtud, en gratitud y en amor, porque el mundo lo necesita.

Ha llegado el momento de que el planeta también se adentre en su agonía, así como tú, hijo, en lo profundo de tu ser, puedes sentir la agonía que precede a una gran entrega y al triunfo y la renovación del Amor de Dios.

Escucha en tu interior el Corazón de Dios, porque en este ciclo que comienza, solo Él podrá guiarte en tus acciones, pensamientos y sentimientos; solo con tu espíritu unido al Suyo, sabrás discernir para dar pasos seguros y sin temor.

Escucha la Voz de Dios en tu interior, inconfundible, impasible, transmitiéndole quietud a tu alma y fortaleza a tu corazón.

La agonía del planeta está comenzando y, así como tú fuiste y eres probado en las tentaciones del mundo para perseverar en tu entrega a Dios, también las naciones y sus pueblos serán probados y una a una se confirmarán en su entrega y unión al Padre, para que sean la cuna de una Nueva Vida.

Tú deberás orar y unir tu corazón al Corazón de Dios, prestando el mayor y más grandioso servicio que es mantener abierta la puerta de la consciencia humana al Corazón del Padre, para que los hombres no pierdan el vínculo con Su Creador.

No temas, ni te entristezcas, solo mantén tu corazón en Dios. Tú conoces la Cruz del Señor y sabes que, después del sacrificio, de la humillación y de la entrega, llega la renovación del amor. Por eso, concentra tu corazón tornando verdadera tu oferta y que, cada segundo de tu vida en este mundo sea para la renovación del Amor de Dios, sea un ladrillo que colocas en la Tierra para construir la Nueva Vida.

Tienes Mi bendición para ello.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Restáurate en la fuente de la oración que, cuando es ofrecida sinceramente, genera méritos para la redención de las almas.

Restáurate en la fuente de la oración y renuévate en la certeza de que tu esfuerzo no es en vano y que todo lo que ofreces se convierte en reparación para el Corazón de Dios.

Restáurate en la fuente de la oración y deja que tu alma le ofrezca todo de sí a Dios y a Su Hijo, Aquel que, a lo largo de toda la evolución humana, ha ofrecido Su Corazón en sacrificio y renuncia por cada ser de esta Tierra.

Restáurate en la fuente de la oración y acuérdate de las almas sin esperanza en las guerras, en los barrios pobres y en los palacios de este mundo. Deja que tu voz, a veces sin fuerza, pueda llegar a lo profundo de esos seres como un impulso para que también ellos no desistan de encontrar a Dios.

Restáurate en la fuente de la oración y no te canses de pronunciarle al Padre tus alabanzas. Sabe que el Corazón de Dios siempre te espera y que, por más pequeña que sea tu oferta, cuando ella es sincera, sus méritos se multiplican infinitamente y la redención que nace de ella es eterna.

Restáurate, hijo amado, en la fuente de la oración y hasta el último de tus días ora para que el Padre jamás se aparte de ti.

Si no tuvieras fuerza o voz para orar, ora en silencio. Si tu corazón estuviera débil como para emitir amor, ora en la quietud. Si tu mente no consiguiera pronunciar siquiera un pensamiento, ora en el vacío. Y si tu alma estuviera en el desierto y no sintiera nada, solo ora esperando que allí Dios te alcance. Nunca le cierres la puerta al Corazón del Padre.

Persiste y sé firme, aunque sea en lo más íntimo de tu ser.

Tienes Mi bendición para eso.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Cura tu corazón, tu cuerpo y tu espíritu, renovando en Cristo todo tu ser.

Hijo, la enfermedad, tanto la espiritual como la física, es fruto de la desunión con Dios en algún nivel de tu consciencia y viene para demostrar que debe existir un mayor equilibrio en ti. Busca estar unido al Padre y renacer internamente en espíritu.

La vida comienza en la esencia y en la consciencia. Todos los hechos que se plasman en la materia, primero se originan en niveles más sutiles y ocultos para la mente humana adormecida. Por eso, es en la consciencia donde se revierten los acontecimientos y es en la esencia de todas las cosas donde surgen los nuevos códigos que convertirán lo que está viciado.

Si te sientes enfermo en el corazón, en el cuerpo, en la mente, en el alma, en el espíritu y también como humanidad, busca transformar en la consciencia ese desequilibrio. Busca en la oración la claridad para vivir la transformación y para saber conducir tus propios pasos. Busca en la oración la fortaleza para vencer a tu condición humana y vivir principios que este mundo no está acostumbrado a experimentar. Pacifica tu interior y a partir de él, a todos los niveles del ser, desde el espíritu hasta la materia.

Si tuvieras fe no habrá desequilibrio que no pueda ser revertido. Sin embargo, tu esfuerzo y tu dedicación para ser otro, deben ser permanentes.

Aquiétate, respira, reflexiona antes de actuar, ora antes de dar un paso. Pregúntate internamente cuál es la dirección correcta a seguir. Deja el desequilibrio para los que no pudieron conocer la paz. Sé un portavoz de un nuevo patrón de vida: una vida sana y de unión con el Creador.

Hijo, serena al corazón en este tiempo y busca un contacto más profundo e interno con Dios y contigo mismo. Aquellos que permanezcan en las superficialidades se confundirán mucho y no podrán sostenerse. Por eso, afírmate en Dios y frente a cualquier adversidad, no te dejes influenciar por el temor, por la desesperación o por la impulsividad.

Busca la paz y encuentra en ella todo lo que necesitas.

Por el equilibrio interior de cada corazón humano,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​

Queridos compañeros:

Dada la actual situación planetaria, nuevamente los invitaré a encontrar el espíritu de la paz y de la armonía, por la correcta quietud interior, a la que llamamos interiorización.

Presten atención a Mis Palabras, porque no les digo que estén ajenos a lo que sucede en el mundo, pero sí que creen espacios en sus vidas para permanecer en quietud y conocer sus propias consciencias, para que poco a poco, el lado más planetario de sus seres pueda adherirse al silencio y al recogimiento y para que sus vidas sepan encontrar espacios internos de paz en los momentos de mayor caos exterior.

Opten siempre por momentos de quietud cuando estén delante de situaciones que los llevan a desalinear sus cuerpos. Por más que sus mentes y sus emociones estén más orientadas hacia lo que sucede en el mundo exterior, deben ser educadas por la voluntad de sus propias almas, que poco a poco ganan su espacio.

Sin embargo, si esperan que sus mentes y sus emociones por sí solas opten por la vida espiritual, estarán siempre en el mismo punto, sin comprender por qué reciben tantos impulsos y no dan un mínimo paso. El camino de oración ya unió su parte planetaria a sus almas; ahora, deben abrirse para aprender con la energía de sus almas, pero para esto es necesario que les presten atención con el auxilio del silencio y de la quietud.

El alma es el vehículo que les permite salir de las leyes materiales. Es el puente para el espíritu y para la Vida Superior. Si no se educan para escuchar sus propias almas ahora, muy difícil les resultará intentar escucharlas cuando el ruido del caos se apodere del planeta como consciencia.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​

Calma tu corazón, entregándolo a Dios.

Aquieta tu mente, rindiéndote a los pies del Creador y lanzándote firmemente al cumplimiento de Su Voluntad y no de la tuya.

Serena tu espíritu, con la certeza del triunfo de Dios en la Tierra.

Fortalece tu interior con una simple oración y descubre qué fácil es vivir en paz y en armonía con toda la Creación.

Busca dentro de ti la unidad con el Todo y sé parte consciente del Plan de Dios.

Si quieres ser humilde de verdad para que eso se cumpla en ti, según el Pensamiento de Dios, resígnate a ser servidor de todos y deja que en todo, los demás sean mejores que tú.

Obedece entonces, con el corazón y con la rendición de la mente, porque si el corazón busca obedecer pero la mente no se rinde, podrás incluso aparentar ser obediente y bueno, pero nunca alcanzarás la paz. La mente podrá llevarte a aparentar muchas cosas; sin embargo, solo encontrará la paz el día de su rendición.

Dejar la mente rendida delante de Dios es entregarle las propias potencialidades y no hacer caso de ellas, a no ser que el mismo Dios disponga las situaciones de la vida, en las cuales ellas son necesarias.

Rendirse mentalmente es renunciar a las formas propias de pensar, de actuar y de ser. Renunciar a todo lo que se asimiló como aprendizaje, para estar vacío y dispuesto al cambio permanente, propio de estos tiempos.

Rendirse de corazón es sencillo, porque el corazón es la mente del alma y cuando el alma aspira ardientemente a encontrar a Dios, el corazón no teme lanzarse en esta aventura. Pero la mente, que es la reina de los sentidos y de la materia, jamás querrá perder su reinado y mucho le costará entregar el trono para ser sierva de un Rey tan incomprensible y poco alcanzable para ella y sus potenciales.

Comienza por el corazón, que ya conoce la verdad que el alma le imprimió, y poco a poco, anímate a dar pasos aún mayores, para alcanzar aquello para lo que viniste al mundo; aquello que necesita que seas lo que nunca fuiste en apariencia, pero que siempre fuiste como esencia que proviene de Dios.

Te amo y te dejo Mi bendición paternal.

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos