Martes, 10 de julio de 2018

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE Bad Vöslau, Austria, HACIA NÚREMBERG, ALEMANIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Los hechos sucedidos después de la Segunda Guerra Mundial reafirmaron en Europa la importante necesidad de ayuda inmediata y de intervención espiritual. 

Fue así que después de los acontecimientos de Fátima, la humanidad, que no quiso escuchar ni arrepentirse, tuvo que ser testigo nuevamente de una segunda y peor rebelión.

Todos los que fueron llevados a juicio después de la guerra, tanto los acusados como los acusadores, han sido conducidos a niveles bien profundos de la consciencia, lugar en donde están equilibrando y reviviendo, conscientemente, todo lo que una vez promovieron y crearon en la Tierra.

El mal avanzó sobre su propio mal y después del juicio vivido en la Tierra tuvieron su juicio en los planos internos.

Este acontecimiento hizo vacilar a los infiernos, porque la derrota de los opresores se llevó adelante por sí mismos, en la que actuó la Divina Misericordia. 

Con el espíritu de la soberana Justicia, todos fueron llevados hacia el estado y el resultado que generaron, esa es la razón de la importancia del arrepentimiento. 

En ninguna instancia, tanto consciente como inconsciente, hubo apertura para reconocer los traumáticos y trágicos errores que fueron cometidos durante la Primera y Segunda Guerra.

Es así que en los días del Juicio Final de la humanidad una nueva sentencia universal será emitida.

Cuando el infierno de la propia humanidad haya sido cerrado, una nueva etapa comenzará en la historia de la misma.

Aquí Me refiero al llamado Juicio de Núremberg.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz