Lunes, 24 de junio de 2013

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mi Corazón reposa alegremente en las esencias que, a pesar de todo, perseveran en Mi Llamado Redentor. Por eso hoy, en estos tiempos, Mi Sagrado Corazón derramará innumerables Gracias de Piedad y de Misericordia sobre aquellos que se disponen a transformar la vida por medio del camino de la conversión.

Esa luz que brota sin cesar como un manantial que proviene desde el centro eterno de Mi Corazón, es la Luz de la Divina Misericordia.

Aquellos que a las tres de la tarde se unen sin demora y sin tiempo a Mi Manantial de Gracias, también recibirán Mis Méritos alcanzados en la Cruz. Esos mismos Méritos sagrados fortalecerán a las almas, para que con valentía enfrenten la liberación de la vida y alcancen el perdón de todo lo que han pasado.

Si las almas oran con fervor, los prodigios que Yo derramaré serán fuertes y poderosos y así su transformación se volverá victoriosa porque, en sinceridad y paz, habrán alcanzado el Reino de Dios.

Por eso es importante poseer un espíritu de amor decisivo y constante, que les permita disipar las lagunas de incomprensiones que se producen, a veces, en la consciencia.
Mediante la oración misericordiosa de las tres de la tarde, muchas puertas inciertas que se abrieron al desvío de la vida superflua pueden cerrarse, para que las almas vivan a través de Dios y de Su Eterno Amor.

La oración diaria a la Divina Misericordia construye puentes sólidos entre las almas y Dios, puentes de luz y de misericordia, puentes de amor y caridad que nunca podrán ser derribados por el enemigo. A pesar de las pruebas rudas y difíciles que en estos tiempos todos los corazones enfrentan, esos puentes son inquebrantables, porque están sustentados por Mi Amor Misericordioso, una esencia sublime que se guarda en el templo de sus pequeños espíritus.

Les pido que en estos tiempos fortalezcan, a través de la oración misericordiosa, estos puentes que los conducirán hacia la redención definitiva de sus vidas.

Bajo la Luz Imperecedera del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por construir los puentes de luz hacia Mi Corazón.

Cristo Jesús, el Gran Puente Salvador