Lunes, 1 de julio de 2013

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Muchos de los que deberían estar junto a Mí fueron absorbidos por las realizaciones del mundo. Por eso Yo cuento con pocos discípulos para realizar Mi Obra Redentora en el mundo entero.

Algunos ojos humanos están ciegos espiritualmente y, por permanecer en una noche oscura, ni siquiera ven Mi Luz que se aproxima en el horizonte.

Estoy reuniendo a todos los rebaños, aquellos que respondieron y a los que no Me respondieron, porque Mi Padre enviará por segunda vez a Su Glorificado Hijo para separar la paja dura del trigo bello y bueno. Con el trigo que Yo consiga elaboraré con Mis Manos la nueva harina que dará el nuevo Pan de Vida a la humanidad.

Así, los que han acudido con fe a Mi Llamado comerán del Pan de Vida, y Yo enviaré a los que se han alejado de Dios hacia otros puntos, lejos de la Tierra para que, reconociendo sus pecados, sirvan a Dios en reparación, conversión y redención.

Esa nueva harina que muchos desconocen ya está siendo elaborada por Mis Santas Manos. Por eso, aquellos que quieran comer de ese Pan que les dará nuevamente la Vida Eterna, lo deberán buscar en el corazón. Esa harina es el fruto del trigo que ha sido bien cuidado desde el momento de su nacimiento, bien sembrado y después bien cosechado.

Aquellos trigos que han nacido y se han mantenido torcidos de por vida, recibirán la oportunidad de Mi Misericordia. Esto será antes de que los rayos del gran Sol, que alumbra sus días, irradie el Poder de Dios sobre el mundo, poder que quemará lo impuro y hará rebrotar lo que ha quedado seco por la mala obra de otras manos.

Por eso, procuren tener un corazón puro para que las tentaciones y las rivalidades de este mundo no los sumerjan como ya han sumergido a muchos de Mis rebaños, los que ahora están naufragando sin dirección y sin puerto.

La Ley les permitirá corregir la vida. Muchos olvidaron las llaves que los Mandamientos contienen.

El tiempo que se aproxima los llama al crecimiento interior y para eso Me tienen a Mí, porque Mi Confianza nunca les fallará, sino que los nutrirá con Mi Amor Bueno y Supremo.

Bajo la Gracia del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por guardar Mis Palabras en el corazón.

Cristo Jesús