Jueves, 12 de abril de 2012

Vigilias de Oración
Aparición de la Virgen María durante la Vigilia de Oración por la Paz en las Naciones, en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

Después de algunos cánticos y oraciones a la Madre Divina, alrededor de las 18.00 se siente la proximidad de Su energía femenina, amorosa, pacífica.
Fray Elías se pone de pie y luego de un breve silencio se escuchan las tres
campanadas y “Momento de Aparición, contemplemos con el corazón.”

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

El mundo está ciego delante de Dios, por eso Él me envía para convertirlo.

Queridos hijos: acepten Mi Paz, porque aún están lejos de Mi verdadera Paz. Mi Misericordioso Corazón está entre ustedes como una fuerza poderosa de oración. Hoy Mis lágrimas caen sobre el mundo por el sufrimiento generado en las almas y por la falta de confianza en El Padre.

Hoy Yo he venido aquí, como lo hago también en Medjugorje, para traerles la fuerza de Mi Amor, la convicción de Mi Corazón Inmaculado y, lo más importante para este tiempo, la Paz, solamente la Paz. La que les permitirá construir el nuevo camino que Mi Corazón les está indicando día a día.

Sigan Conmigo, queridos hijos, en la perpetua oración del corazón. Porque al final de estos tiempos, muchas almas, aún más aquellas que ustedes desconocen, están siendo llevadas por la luz de Mi Corazón al Reino del Paraíso y a otros Reinos de Dios, que ustedes todavía desconocen. Reinos que tendrán oportunidad de ver en el próximo mundo, el que espera a la humanidad para la reconciliación con Dios; para que todos escuchen Su verdadero mensaje comunicado por Su sierva fiel para esta parte del mundo.

Hoy Mi Corazón tiene un poco de dolor y todos ustedes podrán aliviarlo mediante la oración. Queridos hijos, Mis pequeños niños, solo les pido algo muy simple: oración, oración con el Corazón, que permita brotar desde sus esencias la luz que Mi Hijo les entregó desde hace tiempo. Yo les pido, queridos hijos, que solo alivien Mi Inmaculado Corazón con cualquier oración simple que sus corazones puedan pronunciar hacia Mí. Así podré decir que una vez más les agradeceré por anunciar Mi llamado, por escucharme, confíen en Mi Voz, en la Luz de Mi Corazón y en el advenimiento de cada mensaje que Mi Padre pide que entregue para todos vuestros corazones, pero en especial para aquellos que están distantes de Él.

Yo los coloco a todos como rosas sobre Mi manto de la Paz, pero esas flores deben brotar de nuevo a través de la sincera oración del Corazón. Yo los escucho y los escucharé en cada momento que se unan Conmigo. Sepan, queridos hijos, que Mi Corazón es eterno; Dios me ha dado la eternidad para conducir a todas las almas de este mundo, aún más a aquellas que están distantes de Él y que día a día se pierden porque nadie ora por ellas.

¿Ustedes saben, queridos hijos, cuánto ora Mi Corazón? Desde hace tiempo ora por esta humanidad. Por eso Yo cuento con todos ustedes, para que se unan a Mi Corazón y así Mi llama de las Gracias podrá derramarse una vez más sobre este mundo, que debe convertirse antes de que todo suceda.

Queridos hijos, sepan, que Mis Palabras, las que hoy anuncio y las que anunciaré, son las últimas para la humanidad. Podré recoger sus oraciones desde el Reino del cual vengo, para que puedan ser derramadas sobre todos aquellos que tienen su corazón afligido y que no encuentran la Luz de Dios.

Queridos hijos, si se unen en grupos de oración, la fuerza de Dios será mayor en ustedes y Mi Corazón podrá triunfar en muchas almas que necesitan de Mí. Almas que aún no quieren escuchar a Dios, porque no quieren reconocer a la Madre Universal, a la mensajera de la paz, a la que los llevará hacia Dios por intermedio de la Santísima Trinidad.
Vigilen, queridos hijos, cuando sus oraciones decaigan. Únanse de corazón a corazón para que la fuerza mayor de sus corazones, pueda llegar a los Cielos y Yo los pueda escuchar para envolverlos con Mi manto, no solo a ustedes, sino también a aquellos que necesitan de Dios.

Y, ¿por qué repito tanto esto, queridos hijos? Porque es necesario. Los Ojos de Dios los ven, son los mismos Ojos que están en Mi Corazón, que clama por todas las almas desde la eternidad e incluso dentro de este tiempo que vive la humanidad alejada de Dios sin saberlo.

Hoy los encuentro más firmes en la oración, por eso Yo les pido, queridos Míos, que lleven esta misma llama a todos sus hermanos, para que activen los corazones que aún no oran a Dios. Por ello necesito de todos Mis hijos, especialmente de aquellos que Me niegan; sus corazones serán el puente con la oración, para que Mi Corazón Inmaculado pueda llegar a todos. En esta última hora, el mundo vive sin Paz, porque no tiene la Paz en el Corazón. La Paz del Señor no se puede expresar en esta humanidad enferma a la que le ha llegado la hora para que se reconcilie con Dios en este último tiempo de Misericordia, que el Sagrado Corazón de Jesús trae hacia el mundo.

También hoy Yo les pido que se sostengan en Mi Eterna Fe, y que todos profundicen un poco más en las 72 cuentas de la contemplación. Porque sepan, queridos hijos, que Mi Corazón Universal se encuentra en cada cuenta; solo bastará, queridos Míos, que sus manos toquen cada cuenta de oración y se unan a Mí de una forma simple y verdadera.

Sepan, hijos Míos, que Mi Corazón de Madre conoce cada dolor y cada sufrimiento de vuestro corazón.Por eso Yo les revelo que todo podrá resolverse a través de la fuerza de Mi Inmaculado Corazón, cuando cada uno de ustedes acepte vivir verdaderamente en Mí. Ese día Mi Corazón triunfará en ustedes y así los planes de la paz podrán concretarse con Mi presencia en el mundo por un tiempo más.

Hoy abro Mi Corazón para aquellos que aún no lo aceptan. Adoren Conmigo a Mi Hijo, para que Yo los pueda guiar en el camino. Sepan que Yo solo quiero llevarlos hacia Mi Hijo, porque Él los deberá encontrar muy fuertes en la oración y la sinceridad del Corazón, para cuando retorne en Su Bienaventurada Gloria. Y así la humanidad podrá recibirlo con alegría, porque las promesas que Él ya dictó están escritas y se cumplirán, porque es la Voluntad de Dios, aún más para aquellos que no creen en Mi Hijo, lo verán venir como Él lo prometió.

Quiero que sus corazones sonrían por cada encuentro Conmigo. Queridos hijos, sepan que ya estamos en las últimas horas, en la que el Señor me está pidiendo que Me anuncie al mundo, para todos Mis hijos de esta humanidad, antes que Él me llame para el Reino al que ustedes siempre deberán aspirar volver, al que llamo Reino de los Cielos.
Muchos de sus hermanos se encuentran allí y todos oramos por ustedes, por cada aprendizaje que deben vivir y cada prueba que deben superar. Porque lo más importante, queridos hijos, es que todos en este mundo deben ser uno en la fraternidad, entre sus corazones y en la unidad con Dios. Cuando esto se consiga Yo podré retornar en Paz y los Planes de Dios se cumplirán con la colaboración de todos ustedes, por solo escucharme a Mí y seguir Mis pasos de peregrina.

Hoy quiero para este primer día, dejarles Mi Corazón Inmaculado, para que lo puedan venerar porque estarán venerando a Dios y Él podrá acoger, por intermedio de vuestros corazones, a todos aquellos que necesitan despertar de nuevo en Dios.

Gracias por responder a Mi llamado.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Se entona el cántico “Misericordia, ¡Oh María!”.

 

Madre Shimani: Como hacemos siempre, Fray Elías va a contar un pequeño relato de todo lo que se fue manifestando mientras orábamos, cómo llegó nuestra Madre hoy, algunas cosas que Ella le haya mostrado, para que todos podamos comprender, sobre todo aquellos que llegan hoy por primera vez, cómo es que se produce este acercamiento de nuestra Madre Divina.

 

Fray Elías: Ese acercamiento se da a través de la oración, que es lo que permite que Ella se aproxime y llegue hasta aquí.
Hoy cuando el sol se estaba poniendo en el horizonte, pasó algo: por la ventana que está a nuestra izquierda aparecieron cuatro ángeles que eran resplandecientes como el fuego. Ellos decían que venían desde el Sol y traían una llama de fuego que fue colocada sobre la estatua de Nuestra Señora y ellos adoraban ese fuego, que decían que era el fuego del Espíritu Santo.

Después, detrás de los ángeles, una serie de puertas se fueron abriendo que tenían forma de arcada, como la puerta de entrada de esta casa. Los ángeles estaban preparando el espacio para la llegada de la Madre.

Siempre, en cada aparición, escucho a Nuestra Señora cantar con los labios cerrados el Ave María, pero no se glorifica a Ella misma, solo está llamando a Dios a través de Ella y así aparece. Hoy apareció vestida de blanco con un rostro un poco más triste, o lo que podemos comprender como triste para nuestro intelecto. Pero lo que más llamaba la atención era el corazón de fuego que Ella irradiaba a todos. Ese Corazón de fuego era colocado sobre el planeta.

Durante la aparición sucedieron algunas cosas más; por ejemplo, cuando habló de las almas que están en lo que conocemos como los Cielos. En ese momento atraía hacia sí, a varios hijos de la humanidad en varias partes del planeta. Cuando Ella se refirió a los seres que estaban en los Cielos, mostró cómo oraban por la humanidad. Era una forma de oración nunca vista. Era algo más allá de la contemplación y de la devoción, algo realmente fervoroso, que esos seres hacían por esta humanidad. En ese momento ellos expresaban que sabían lo que significaba estar en este mundo, porque ya habían estado y aún estaban pidiendo por nuestro planeta.

Después, al final de la aparición Nuestra Madre nos recordó una tarea que hicimos y dijo que había estado coligada con toda esa tarea que sucedió durante todos estos días anteriores.

Durante esta semana santa o semana de pascua, el Maestro Cristo Jesús, se acercó al grupo instruyéndolo y nos entregó ciertos instrumentos que van a ser útiles para todos. La Madre Divina nos hacía recordar este pasaje; Ella decía que fue algo que quedó grabado en el universo y que en poco tiempo todos van a saber de qué se trató. También Ella, para el día de mañana, hizo un pedido por la respuesta que han dado todos los grupos de oración a lo largo de estos meses.

El primer pedido que hizo fue que nos colocáramos en un ejercicio de oración individual hacia Ella, que podrían ser las 72 cuentas de la contemplación o cualquier oración que nos pudiera unir con Ella en cualquier horario. Es algo que se suma a lo que ya estamos haciendo.

Lo segundo que pidió fue para mañana, dijo que la aparición de mañana será a la hora 19, porque mañana va a transmitir para todos, en una extraordinaria aparición, a la hora 9 en el árbol donde Ella se apareció en Agosto del 2011. Para eso están todos invitados.

Encomendó a las hermanas de la Red Fraternidad de Oración, que mañana a partir de la hora 8, condujeran la oración para esperarla con los Misterios del Rosario, meditando y compenetrándonos en cada pasaje de la vida de Jesús al que se refiere cada Misterio. Nuestra Madre Divina dijo que íbamos a poder prepararnos para recibirla y poder meditar en esos misterios para sentirla desde cerca.

Para los que no saben, la Madre Divina está transmitiendo mensajes diarios, y esa Gracia se nos otorgó en el viaje que hicimos a Medjugorje donde Ella aparece desde hace 30 años. Desde ese viaje hasta el día de hoy, transmite un Mensaje Diario, que no ha dicho hasta cuándo será. Por lo tanto, para el día de mañana, lo que dijo, es que vamos a vivir una Aparición Diaria, por consiguiente allí va a transmitir el mensaje diario para el día 13 de Abril. Y como la Gracia es tan grande, tendremos una aparición en la tarde.

Gracias.

 

Madre Shimani: Esta tarea que la Madre le pidió a Fray Elías, de recibir todos los días de mañana bien temprano, para transmitir a toda la humanidad ese mensaje diario, es una guía permanente, nos orienta para que podamos conducirnos bajo Su manto y Su protección.

Deberíamos profundizar en estos mensajes que, a pesar de parecer todos similares, Ella en cada uno nos da una clave que a nosotros nos toca descubrir. Si nosotros pudiéramos seguir, amorosamente, las indicaciones de la Madre, día a día, nuestra vida sería otra; pero como hacemos con todas las madres, a veces no las escuchamos bien o no queremos escucharlas. Pero es la hora de estar atentos.

 

***