MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos Míos:

En el silencio de Mi Corazón Puro se guardan los más íntimos secretos sobre el destino de esta actual humanidad. Hoy deseo revelarles uno de ellos, el que considero más urgente para estos tiempos, que es el efecto espiritual que tienen las modernidades en un buen cristiano y en un buen consagrado.

En Fátima le anuncié a Jacinta sobre este tiempo que llegaría y le pedí que antes de su muerte lo revelara solo a su confesor. Desde Fátima quise despertar la verdadera paz en el mundo; es por esto que Mi llamado de aquel tiempo se repite en este ciclo, avisándoles a todos que busquen el camino de la oración, el que los eleva, y que se aparten de las modernidades, las que los abrazan a todos, mucho más que el Espíritu de la Paz.

A Jacinta le dije en Fátima que en los tiempos que se aproximarían al planeta, la humanidad iría a idolatrar como un Dios propio a las modernidades, y todas ellas serían el fruto de una infiltración cósmica negativa en el inconsciente de todos los seres de la Tierra.

Más tarde, esto generaría una adicción como tantas otras tendencias, las que serían activadas por las propias garras de Mi adversario. Para ese tiempo, la Mujer Vestida de Sol debería llegar nuevamente al mundo para desarmar los planes del enemigo de querer hipnotizar y conquistar el inconsciente de las almas y por consiguiente, la vida del espíritu de las criaturas.

Esa forma de hipnotismo moderno despertaría la idea de un “avance de los tiempos” y traería consecuencias muy determinantes en el sueño de los seres humanos, las que generarían efectos futuros de insomnio, pérdida del alineamiento interior y principalmente, falta de paz.

Esta arma de las modernidades ocuparía la vida diaria de las personas, volviéndolas dependientes de un sistema falso y de una red de relaciones satánicas. Y así esa dependencia de las modernidades desnutriría la vida espiritual y haría perder el sentido de la búsqueda de los Universos Celestiales.