Sábado, 2 de enero de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Para ser un compañero de Cristo, buscarás trascender las leyes y tendencias de la Tierra, porque no puedes seguir, con pensamientos humanos, los pasos de Aquel cuyo espíritu y divinidad no provienen de este mundo.

Deja el pensamiento planetario para aquellos que solo buscan las riquezas de la Tierra, la gloria y la honra pasajeras que aquí se alcanzan. Busca para ti la gloria de Dios, y en vez de buscar ser honrado, rinde honras a Aquel que es digno de recibirlas.

Busca para ti la recompensa de los mansos, que es el corazón humilde. Sé más ambicioso que los hombres de la Tierra y busca para ti un lugar en el Reino del Universo. Aunque seas eternamente siervo, no habrá mejor Rey al cual servir, sino Aquel que es uno con todo lo que fue creado y cuya misericordia no se mide con los patrones existentes, ni en este ni en ningún otro mundo.

No te desanimes, hijo querido, con las derrotas que vives en la Tierra; glorifica a Tu Padre y Dios cada vez que eres humillado, porque estarás aprendiendo, así es cómo se alcanzan mayores Gracias, Gracias verdaderas, Gracias Divinas.

Ríndete como siervo, como nada; sé la alfombra en la cual pisan los que buscan la gloria del mundo. Deja que los otros sean mejores y victoriosos en todo.

Piérdete, incluso a ti mismo, y harás de ti una victoria para Aquel que es el Único vencedor de toda la Creación, porque se perdió a sí mismo, y así volvió a la Esencia Divina.

¿Por qué temes tanto salir de las leyes de la Tierra?

¿Por qué temes tanto perder los tesoros del mundo?

¡Oh Hijo querido! descubre la Gracia de ser pobre de ti y de todo y nunca más querrás otra cosa, sino la nada.

¿Por qué te aferras tanto a este mundo y a sus formas de vida, si no provienes de él y no permanecerás en él para siempre?

Vive en este mundo como debes vivir, haz de él lo que él es: una escuela de trascendencia, de redención, de amor. Estás aquí para ser lo que no eres, para renunciar a lo que ves, para redimirte y para amar todo lo que existe, bueno o malo, como forma de dejar que el amor todo lo transforme.

Escoge la simplicidad, la alegría, la libertad de espíritu. Regocíjate en la humillación, tórnate pleno en la obediencia, resígnate a nada ser y verás que todo te será dado.

Sé libre del mundo y de ti mismo. No le des al mundo un peso mayor del que ya tiene. Tórnalo leve, vaciándote de ti mismo. Vacíate del amor propio, de quereres y pareceres, de aspiraciones. Fluye en la Voluntad Divina, fluye en lo que Dios envía para tu vida y nada, hijo, ni en espíritu ni en materia, te faltará.

No temas parecer débil y renunciar a vencer en las competencias impuestas por los hombres. Da un paso atrás cuando veas que la competencia viene a tu encuentro y ríndete a la humildad. Ya verás cuán inquebrantable fortaleza se construirá en tu interior, pues es en tu humildad y pequeñez que habitará el Rey del Universo, que no busca para sí grandes castillos, pero sí simples pesebres para nacer.

Confía en lo que digo y recuerda Mis palabras. Sigue Mis pasos, Yo te conduzco a Cristo y Él te llevará a Dios.

San José Castísimo