Martes, 9 de junio de 2020

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Un alma convertida y arrepentida de sus pecados más profundos cuestionó al Señor, diciéndole: "Señor, aquí estoy, confiando en la grandeza de Tu Amor y descubriendo la Gracia de Tu perdón. Dime, oh Padre, ¿Cómo puedo ser perdonada y amada y, más que eso, cómo puedo sentir en mi corazón que fui tocada por Tu perdón?".

Y el Señor le respondió: "Amada eres, alma pequeña, desde la primera respiración de tu consciencia, desde que Mi Espíritu se posó sobre ti y te dio aliento y vida. Desde entonces eres profundamente amada. 

Eres perdonada cuando abrazas el perdón y comprendes que no soy Yo quien te priva de él, sino que eres tú quien pasa por él y no lo ve; eres tú que no le extiendes las manos, por estar ocupada con la ignorancia y con el pecado. 

Cuando despiertas y abres tus ojos hacia Mi infinito Amor, puedes ser tocada por Mis Santas Manos. Mi Espíritu te eleva de vuelta hacia la pureza y la paz, y es allí que puedes encontrar Mi perdón y comprender que, en verdad, siempre estuve aquí.

Deja entonces, alma Mía, que tus angustias e incertidumbres den lugar a Mi Amor por ti, y ve que Mi perdón está frente a tus ojos, llamando a la puerta de tu corazón. Deja que él entre y transforme tu morada interior". 

Que este diálogo, hijos, les enseñe que mantenerse en el pecado o en la ignorancia o ser abrazado por el Amor y el Perdón es solo una elección de cada ser. Son amados desde el principio, hijos esperados por su Creador; basta ahora que abran los ojos y vean que delante de todos ustedes habita, con paciencia y esperanza, el Amor de Dios.

Tienen Mi bendición para esto.

San José Castísimo