Jueves, 29 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos siervos de Dios Altísimo:

En este día les digo que para que puedan vivir aún en este mundo, las Leyes Superiores que se viven en el Universo, tendrán que reencontrar lo Sagrado.

Lo sagrado es el don de conocer la Presencia de Dios en todas las cosas. Lo sagrado completa el alma y aproxima el espíritu a la materia corrupta, para volverla pura y limpia.

Encontrar lo sagrado es una forma sencilla de decir que la consciencia está recorriendo el camino de las Leyes Universales. Y la clave para descubrir lo sagrado en todas las cosas es la reverencia.

A diario las fuerzas de oposición al Plan de Dios intentan destruir lo sagrado como concepto en la vida humana y esto comienza desde la infancia, degenerando las relaciones familiares.

Es por esto que Mi Casto Corazón desciende al mundo, para hacer un llamado especial a las familias. Así como pude vivir lo sagrado, junto con la Santa Familia de Nazaret, hoy les pido que celen por lo sagrado dentro de sus familias.

Que desde la infancia los niños puedan conocer el amor, la reverencia a Dios, así como por el prójimo; la reverencia por las ceremonias, por la oración, por los Reinos de la Naturaleza, por la vida.

No permitan que se pierda en el corazón de los pequeños la pureza que ellos traen. Cuiden las influencias que ellos reciben; prefieran el contacto con los Reinos de la Naturaleza, al contacto con las tecnologías. No busquen solo distraer a sus hijos, hermanos, nietos, sobrinos; pero sí asuman estas pequeñas almas y sean para ellas el ejemplo que seguir. Que encuentren en la vida del espíritu la alegría de estar en vida, y esto se dará por medio de su ejemplo.

Una vida vacía de amor, vacía de Dios y de Su Santo Espíritu, está construyendo la actual juventud del mundo, que ya no encuentra sentido para la vida, porque sus almas, que vinieron al mundo en este tiempo para cumplir una misión específica, no están encontrando en lo que el planeta ofrece aquello que Dios les encomendó realizar.

Por eso, celen por los jóvenes y por los niños del mundo y háganse responsables por aquellos que tienen a su lado. Muéstrenles la vida del espíritu, de la oración, de la búsqueda espiritual, de las cosas que trascienden la vida en la materia.

Porque aquellos que están naciendo en este tiempo tienen la misión de recordar su origen, para atraer así para el mundo el nuevo tiempo, la nueva humanidad. Por eso, es importante conducirlos por el camino correcto, antes que el alma se confunda con todo lo que el mundo ofrece, como superficialidades y falsos caminos espirituales.

Hagan esto por el Plan de Dios y por el futuro de la humanidad, como también el de todo el Universo.

Los amo y les dejo Mi amoroso impulso de salvación, principalmente para los jóvenes y los niños de este mundo.

San José Castísimo, Siervo de Dios eternamente