Viernes, 10 de julio de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos:

La mayor expresión del amor es la aceptación y después, la comprensión de la Sagrada Voluntad de Dios; esto se manifiesta en la adhesión definitiva a ese Sagrado Propósito, por el que fueron creados a imagen y semejanza del Padre.

Por eso hijos, en estos tiempos, reconocer la verdadera Voluntad y vivirla los colocará siempre en el camino correcto y así evitarán sufrir por los errores. Pero reconocer la Voluntad y no vivirla, sería dejarse someter por los modelos de vida que la humanidad construyó, alejando vuestras vidas de Dios una y otra vez.

Queridos hijos, por eso deseo que todos los días imiten la experiencia de Mi vida, aquella que Yo viví en este mundo a través de la obediencia y de la fidelidad, algo que la humanidad aún no aprendió con firmeza.

Si ustedes aman la obediencia, las puertas se abrirán para conducirlos por experiencias nuevas y hasta para ayudarlos a resolver lo que hasta ahora, por inercia, no resolvieron. Cada indicación que muestra el Universo es única; Dios espera que vivan Su Voluntad naturalmente y que, no solo pasen por Su Voluntad, para entender que existe una meta mayor para cada vida.

El Padre espera reflejar Su Divina Voluntad en la vida de todas Sus criaturas, pero la libertad que a todos los caracteriza ha demostrado, ampliamente, el abandono y la elección que ha hecho la humanidad por sí misma.

Por eso, hijos Míos, sean como vuestra Madre Celeste, que cada uno de ustedes viva, comprenda y aplique la Divina Voluntad como mejor pueda. Ahora, eso ya no bastará; grande es la urgencia en este mundo, mundo que vive de colapso en colapso por sus propias voluntades, las que llevan a la pérdida de muchas almas.

Queridos hijos, los próximos tiempos serán de mayor exigencia para todos, sin importar la escuela que estén cursando en este último ciclo. Vuestra unión sincera al Gran Propósito, sin cláusulas ni términos medios, determinará que el mundo pueda recibir la Gracia Infinita que tanto necesita para no sucumbir.

Hijos, cada uno de vuestros corazones sabe lo que vino a cumplir ante el Universo y no quieren escapar de la misión tan importante, la que amorosamente fueron llamados a vivir en este tiempo. Hasta el día en que ustedes, Mis hijos, no tomen consciencia de lo que están haciendo y por quién están siendo guiados entre tantos millones de almas, hasta ese día vuestra Madre Santísima estará rezando y esperando una determinada postura vuestra ante el Plan de todo el Universo.

Eso los hará madurar y, si no despiertan, los hará estacionarse en el tiempo. El Cielo espera depositar sus tesoros en los corazones abiertos; si eso aún no ha sucedido es porque la Divinidad está esperando que todos puedan dar un poco más a este Plan y a este Proyecto Divino y guarden menos espacios para vuestros propios planes.

El verdadero servidor de Dios es aquel que vive sobre la base de la instrucción y la aplica independientemente de la escuela que esté cursando. El Universo espera hacerlos dignos de recibir las llaves que abrirán las puertas para el surgimiento de la nueva consciencia de la humanidad.

Hijos Míos, en ustedes está la decisión. Nosotros, vuestros Mensajeros, estamos aquí para guiarlos e indicarles el mejor camino interno.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los eleva a la verdadera Consciencia del Pensamiento de Dios,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz