Lunes, 26 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE CARACAS, VENEZUELA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​

Querido hijo:

Recuerda todos los días que a pesar del pecado o de la crueldad de los hombres existe el Perdón de Dios.

Hoy necesito que tomes Mi perdón, que lo sientas y lo vivas como un acto de reparación y de infinita misericordia.

Hoy necesito que te sientas libre de ti mismo para que Mi Luz poderosa pueda actuar y seguir silenciosamente transformando tu pequeña vida.

Hoy necesito que vivas dentro de Mi Reino, que es el Reino de Dios que viene a tu encuentro para santificar tu vida y tu consciencia.

Hoy te pido, hijo Mío, que no pienses en tus imposibilidades, sino que hoy creas en tus virtudes, las que Mi Hijo sembró en tu corazón desde el primer momento que reconociste al Rey. Por eso mantente lo más posible libre de ti mismo para que las Leyes del Cielo puedan transfigurar tu vida para ser un instrumento de Dios.

Aún no dejarás de batallar dentro de ti contra todo a lo que todavía no quieres renunciar, pero no te amedrentes, el Reino de Dios se alcanza subiendo los escalones de la humildad y de la confianza. Dios te creó a Su semejanza y tú guardas en tu espíritu esa confianza que todo lo renueva y todo lo transforma.

A partir de hoy envía este mensaje a tu consciencia:
 

Yo soy un digno hijo de Dios.

Soy parte de Su Fuente Purísima.

Mi alma brotó de Su Espíritu
y mi espíritu nació de Su Corazón.

Nada me separará de la grandeza del Reino de Dios.

He venido a la Tierra para redimirme
y después retornar a la Casa de Mi Padre
para unirme por siempre a Él.

Mi dignidad la encuentro en Su plena confianza,
y Su Infinito Amor vivifica mi pequeño espíritu.

Entre Dios y yo no existe ningún mal
porque soy parte de la eterna emanación de Su Amor.

Amén.


Y así, querido hijo, confirma ante el Universo tu verdadero arrepentimiento y hazlo por aquellos que no quieren ver ni escuchar a Dios; así la mayoría de las consciencias será tocada por el Amor del Creador, que es poderoso e invencible. Mantente cerca de Mi Corazón, Yo vengo para auxiliarte.

Para que el perdón descienda y se haga vida en cada corazón, te entrego el Rosario del Perdón de Dios, para que él sea el instrumento de liberación de todas las faltas e ingratitudes de todos los corazones que así lo imploren.
 

Rosario del Perdón de Dios

En la cuenta de unión oramos:

Yo te pido perdón, Señor
por todo lo cometido.
Concédeme la gracia de la liberación.

Amen.

 

En las cinco decenas oramos:

Por el don del perdón
que brota del Corazón de Dios,
ábrenos, Señor, las puertas de Tu Reino.

Amén.

De esa forma todos alcanzarán la Paz.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los une al Corazón del Creador,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz