Lunes, 1 de abril de 2013

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Deja todo lo que sientes y observa, guardando en el corazón, todo lo que sea semejante a ti o te sea indiferente. Ora Conmigo para que Mis Rayos puedan impregnar cada estado que vive tu consciencia.

No inquietes tu corazón con lo que suceda; permite que la neutralidad de Mi Corazón te conquiste para que aprendas a vivir en Mi Humildad y transparencia interior.

Regocíjate cuando hablen algo en contra de tus pensamientos o sentimientos porque cada escalón que subas significará una nueva experiencia por vivir; así hallarás la esencia de estar en el vacío de ti mismo y no buscarás una explicación mental para cada situación de la vida.

Las almas deben cargar y sobrellevar en su evolución espiritual el peso de la personalidad o lo que el mundo llama ego. Trabajar para Mi Padre significa morir a sí mismo todos los días; morir a sí mismo por lo que vivan o morir a sí mismo por lo que digan. Por eso, debes adquirir un espíritu noble y pacífico para que las cuestiones entre las consciencias no sean motivo de divisiones y así comience a faltar el amor al prójimo.

Toma el ejemplo de Mi Camino con los apóstoles y allí verás el Amor Infinito que fue irradiado para todos ellos. Sin el amor la unidad será imposible de concretar y, en consecuencia, los Planes de Mi Padre serán limitados por las consciencias.

Participa con el corazón del Manantial de Mi Misericordia y podrás ver cómo todo se resuelve cuando existe el valor de transformarse.

La humanidad, como un todo, necesita aún de mucha Misericordia y Piedad. Que su corazón sea el canal para que Mi Manantial pueda brotar y de esa forma Mi Espíritu pueda curar a su ser profundo, a su inconsciente. 

Cada lección que se presenta en la vida de Mis discípulos es para demostrar el grado de amor alcanzado a partir de la experiencia de consagración a Mí. Por eso se necesita suma valentía para que Mis seguidores puedan trascender los obstáculos de la consciencia y los velos que impiden la unidad entre Mis rebaños.

Ve que entre Mi Corazón y el Corazón de Mi Madre reina la unidad así como entre Nosotros y Dios, porque reina el amor al mismo Propósito.

Bajo el Amor del Padre, sean unidos y misericordiosos.

Gracias por guardar Mis Palabras en el corazón.

Cristo Jesús, el Instructor