Nuevo pedido de Cristo Jesús: Novena intercesora de Padre Pío por todos los sacerdotes del mundo entero

"Recen por Mis sacerdotes, porque solo a través de ellos, siendo dignos en Cristo, Yo podré ampliar la Obra y el poder de Mi Misericordia".
Cristo Jesús, 21.01.2020

Los Mensajeros Divinos siempre destacaron la importancia de orar por los sacerdotes, pues ellos son el puente que une el Cielo y la Tierra. Su misión es seguir los pasos del Gran Sacerdote del Amor, Cristo Jesús, imitando Su ejemplo, propagando Sus enseñanzas y despertando nuevos apóstoles. Por esa razón fueron ordenados por Nuestro Señor para oficiar Sus Sacramentos, una de las principales formas para que las almas reciban la Gracia Divina y vivan la redención y el despertar para la realización de su propósito espiritual. 

Cristo Jesús, en Su mensaje del 21 de enero de 2020, reveló que sin la vida sacerdotal la comunión con los mundos celestiales no sería posible. Él anunció:

“Si no hay sacerdotes, no hay Misericordia ni tampoco Gracia;
no hay verdadera vida sacramental en Cristo. (...)
Por eso, les pido que de corazón recen por los sacerdotes (...)”.

La Virgen María también se manifestó sobre la necesidad del sacerdocio para la elevación y la rehabilitación espiritual de la humanidad. En Su mensaje del 4 de enero de 2016, Ella afirmó que los jóvenes sacerdotes son la primera expresión de la vida de Cristo; sin embargo debido a los desafíos del Armagedón, no existe época más difícil para la concreción de esta bendecida vocación. Así Nuestra Señora rogó: “Pidamos por los sacerdotes, porque por su intermedio podrán ser dados los pasos hasta Cristo”.

Con la intención de apoyar esta especial causa, Cristo Jesús transmitió, en Su mensaje del 27 de enero de 2020, un nuevo ejercicio espiritual: La Novena intercesora de Padre Pío por todos los sacerdotes del mundo entero. Este rosario invoca los sublimes méritos alcanzados por el sacerdote italiano, reflejados en sus 5 estigmas, para iluminar y proteger a los consagrados al ministerio sacerdotal.

Novena intercesora de Padre Pío por todos los sacerdotes del mundo entero


Cuenta de unión

¡Oh, Jesús!, Sacerdote Mayor, Rey del Amor, 
protege, ampara y guía a todos los sacerdotes del mundo entero. 
Amén.

Primera decena

Por el doloroso silencio vivido por Padre Pío, 
que la fortaleza y la fe superen todas las flaquezas.
Amén.

Segunda decena

Por la agonía interior y física vivida por Padre Pío, 
que los sacerdotes del mundo entero amen el sacrificio por Cristo.
Amén.

Tercera decena

Por las llagas que llevó Padre Pío en su cuerpo,
que los sacerdotes sean templos vivos del Amor de Cristo.
Amén. 

Cuarta decena

Por la entrega amorosa e incondicional de Padre Pío,
que los sacerdotes sean verdaderos y santos instrumentos de Cristo.
Amén.

Quinta decena

Por el amor compasivo y crístico vivido hasta el final por Padre Pío, 
que los sacerdotes sean fuentes puras de donación y amor.
Amén. 

Oración final
(se repite tres veces)

Por todos los méritos, renuncias, sacrificios y entregas de amor
vividas por San Pío de Pietrelcina,
que los sacerdotes del mundo sean protegidos y amparados
por el invencible Manto sacerdotal de Cristo.
Amén.
 

Que oremos por los sacerdotes de Cristo para que, cumpliendo su sagrada tarea, sean vehículos del Espíritu Santo, sustentando las bases espirituales en el planeta y permitiendo que nuevos corazones se aproximen a Dios.