MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Madre de los más simples entre los simples

Yo Soy la Madre de los más simples entre los simples, porque así todos conocerán Mi verdad.

Estoy en los simples gestos de amor, de servicio y de caridad. Mi intención es que todos Mis hijos encuentren a su Madre en la verdadera simplicidad de las cosas, buscando lo mejor para el prójimo, para el enfermo o para el pobre.

El Amor de su Madre Celeste también se refleja en la simplicidad de Su Pobreza, así las almas encuentran en la Madre de Dios un modelo de libertad y de entrega.

Soy la Madre de los más simples entre los simples, estoy donada a Mis hijos y cuido de sus almas para que ellas aprendan a cuidar de sus cuerpos.

Yo traigo un alivio desconocido, un alivio que surge desde el interior de Mi Corazón y que es una fuente de cura y de esperanza que se derrama en los que la invocan, a través de la simplicidad de sus corazones.

Soy la Madre de los más simples entre los simples y en ellos fácilmente construyo el Reino de Dios, porque encuentro en sus mundos internos una gran apertura, adhesión y consentimiento.

En los más simples entre los simples se puede regenerar la vida y todo el espíritu de un ser puede ser colmado de otras Leyes, cuando él ama la vida y su existencia con simplicidad.

Los hijos de la vida son los más simples, son los que consiguen sentir en el corazón la pobreza del semejante, a fin de querer suplirla por medio de sus oraciones y de sus servicios de amor.

En los más simples Dios se muestra fácilmente, porque Él no tiene límites y puede mostrarse a través de sus criaturas, así como Él se mostró a Su Sierva la primera vez.

La simplicidad verdadera es una esencia poderosa capaz de mover montañas, así como de despertar la fe. La simplicidad del corazón lleva a despertar en sí una fe inquebrantable, capaz de generar en el mundo una corriente permeable de amor y de caridad.

Soy la Madre de los más simples entre los simples y Me veo reflejada en el alma que ara la Tierra, como en la dueña de casa que prepara el alimento para nutrir a sus hijos.