MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

María Santísima, Cristal precioso del mundo

Queridos hijos:

Yo soy el precioso y humilde Cristal del mundo que irradia los códigos de amor y de liberación interior.

Soy el precioso Cristal del mundo que refleja las energías sublimes del Reino Celestial.

Soy el precioso Cristal del mundo que guarda en sí la esencia del Amor Crístico.

Soy el precioso Cristal del mundo que emite la vibración celestial para todas las esencias.

Soy el precioso Cristal del mundo que irradia hacia el planeta las nuevas vibraciones que harán surgir a la Nueva Humanidad.

Soy, también, el precioso Cristal del Reino Mineral que es herido y retirado de su lugar de origen, adentro del elemento tierra.

Preciosos son los cristales que tiene el mundo y que son usados para adornar y vestir a la raza humana.

¡Oh, cuánto sufren en este tiempo los sagrados cristales del mundo!; porque son explotados, quebrados y pulidos para algo que, en verdad, no fueron creados.

¡Oh, pobres preciosos cristales del mundo, que son vendidos y exportados hacia lugares en donde nunca deberían estar!

¡Oh, qué humanidad ciega, que no puede percibir la gran tarea y propósito del Reino de los cristales y de todos los minerales!

Sagrados son los preciosos cristales del mundo. En su aparente quietud y silencio, las piedras no hablan y son consideradas inanimadas.

Santos son los ángeles y los elementales que cuidan de los preciosos cristales del mundo y que, en este tiempo, así como es con el oro, son explotados para beneficio propio de una civilización retrasada en la consciencia.

Sagrados son los preciosos cristales del mundo que, siendo retirados de la tierra y de su hábitat, no pueden equilibrar ni atraer armonía al Reino Humano ni al planeta.

¡Oh, sagrados cristales de luz!, que son conquistados por las manos de los que, en verdad, no conocen la vida ni el origen de esta Creación.

¡Pobres preciosos cristales!, que no pueden, en este tiempo, regenerar las energías del planeta.

En verdad, benditos son los cristales de este mundo porque en su interior guardan los principios que harán de la Nueva Humanidad una raza más reverente, consciente y madura.

¡Pobres los cristales de este mundo!, porque no tienen consciencia del desequilibrio cósmico que con ellos se está generando.

Cuidemos los cristales, pues ellos guardan en esencia todo lo que el hombre de superficie ha perdido por sus deudas y por sus acciones.

Sagrados son los preciosos cristales del mundo, porque ellos renuevan la vida y cualquier energía. Cada cristal comparte un alma grupo, capaz de atraer hacia este planeta lo que hasta ahora no ha podido alcanzar.

Sagrados son los cristales del mundo, porque captan las Leyes del cosmos, captan las poderosas corrientes del universo e irradian nuevos patrones a la consciencia humana desgastada.

Sagrados son los cristales del mundo, porque pertenecen a este planeta y a esta Creación, porque representan a la nueva consciencia humana y por eso, guardan los más preciados códigos de cura y de regeneración.

Ayudemos al Reino Mineral, Reino de los preciosos cristales, para que la deuda de la humanidad no siga creciendo de manera desproporcionada.

Unámonos a este propósito y que más almas se tornen celadoras de los Reinos de la Naturaleza.

Aliviemos el sufrimiento y no castiguemos a los Reinos inocentes.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los concientiza,

Vuestra Madre, María Rosa de la Paz

APARICIÓN EXTRAORDINARIA DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, CORRESPONDIENTE AL MENSAJE DIARIO, TRANSMITIDO EN LA CASCADA DE VILLA DE DORNES, FERREIRA DO ZÊZERE, SANTARÉM, PORTUGAL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos:

Yo soy la Señora de las Aguas y con ellas purifico a Mis hijos de toda deuda y pecado.

Yo soy la Señora de las Aguas y con ellas bautizo a Mis hijos en el nombre de Cristo.

Con el agua doy vida a las criaturas espirituales y constituyo la fusión interior con el Padre Celestial.

Queridos hijos, soy la Señora de las Aguas y con ellas sano las heridas más profundas.

Soy la Señora de las Aguas y con ellas santifico a Mis hijos y derramo todas Mis Gracias sobre ellos.

Soy la Señora de las Aguas y con ellas divinizo todo lo que tocan y mojan, porque en la esencia del agua está la purificación, como también la elevación de la vida.

Queridos hijos, soy la Señora de las Aguas y a través de ellas espejo Mis atributos de luz para el mundo.

Quien se una a la consciencia divina del agua podrá sentir su pureza y castidad; es a través de este sagrado elemento que Dios creó, que todo puede regenerarse y renovarse.

Soy la Señora de las Aguas y con ellas borro los males de este mundo a través de la luz que emana físicamente de ella.

Como Señora de las Aguas, los invito a proteger de ustedes mismos todo lo que ellas guardan, para que en la vida futura la nueva humanidad aprenda a amar el poder sagrado de este elemento.

Con esta agua lavarán sus pies del pasado y se renovarán en esencia y en vida, porque el agua, cuando es santificada, permite disipar y limpiar toda situación interior.

Renuévense, renuévense a través del agua, y que toda pureza pueda emerger de sus corazones para que exista un poco más de paz.

Como Señora de las Aguas los purifico y los consagro en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Les agradezco por proteger todas las aguas del mundo y por orar por ellas!

Los cura espiritualmente,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Queridos compañeros:

Se aproxima a la Tierra la llegada de un nuevo ciclo para la consciencia humana y, sobre todo para la consciencia del planeta, el espíritu de la Tierra que los ampara, los acoge y, con tanto amor y donación, los sustenta. 

Ese ciclo que llegará impulsará a los hombres a que ofrezcan al Proyecto Divino de la Tierra su verdadero potencial y, para eso, los ayudará a expurgar de su interior, de los mundos consciente e inconsciente de cada ser, aquellos códigos que generaron como humanidad y que, poco a poco, fueron degradando lo que deberían expresar como consciencia humana.

El nuevo ciclo intentará ayudar a este proyecto de la Tierra, para que no sean solo los Reinos de la Naturaleza los que sustentan la consciencia del planeta, sino que existan seres humanos conscientes ofreciendo el máximo de sí para que el planeta cumpla su función dentro del Plan de Dios.

En el Proyecto del Señor al crear este mundo, repleto de manifestaciones de Su perfección por medio de los diferentes Reinos de la Naturaleza que lo cohabitan, Dios pensaba en una expresión viva de la fraternidad y de la unidad entre Sus criaturas, por más diversas que fuesen.

El Creador intentó hacer de la Tierra una escuela de amor y de cooperación evolutiva, para que cada Reino proporcionara al otro algo vital para su existencia. Es por eso, que la Tierra necesita de equilibrio para existir, equilibrio que se genera en los diferentes Reinos, incluyendo el Reino Humano.

Sobre todo el Reino Humano debería generar una especial armonía y amor dentro del Reino que le corresponde, como humanidad, para inspirar así la evolución de los demás Reinos de la Naturaleza.

Todos los Reinos, en cierta forma, cumplieron su parte, excepto el Reino Humano, que es el gran pilar del proyecto terrestre. El Reino Vegetal es la expresión de la donación, de la elevación y de la belleza, como le correspondía. El Reino Mineral es la expresión de la purificación, de la transmutación y de la sustentación, como le correspondía. El Reino Animal es la expresión de la fidelidad y del amor, es el guardián del espíritu de la cooperación y de la fraternidad evolutiva en cada especie, como le correspondía. El Reino Dévico sigue creando belleza y loas al Creador y, junto al Reino Elemental, sustenta y anima a los demás Reinos de la Naturaleza, como le correspondía.

Al Reino Humano le correspondería ser un puente de comunión entre todos los Reinos; aquel que cuida, ampara y protege, ama y auxilia para que cada Reino pueda expresarse. El Reino Humano debería crear condiciones para que los devas y los vegetales expresaran su belleza; para que los animales pudieran aportar a la consciencia planetaria el atributo único que cada especie posee en su esencia; para que los minerales pudieran nutrir y auxiliar a los demás Reinos y con libertad actuar en el mundo.

El Reino Humano debería ser el puente con la Consciencia Divina, que proporcionara el espíritu de la constante evolución y del crecimiento, para que la Creación jamás se estancara y los Reinos prosiguieran dando pasos evolutivos y cambiando su escuela espiritual. Que, de esa forma, nuevas esencias fueran surgiendo y renovando permanentemente la Creación de Dios y que, a partir del laboratorio de la Tierra, todo el universo se pudiera renovar.

Esa es una parte de lo que representa el Proyecto de Dios.

El nuevo ciclo del cual les hablo va a acelerar la purificación humana de una forma más o menos armoniosa, dependiendo de la colaboración consciente de cada ser. Esto será así para que la idea de vida fraterna pueda ir manifestándose al máximo posible, aunque sea en unos pocos individuos y en islas de salvación y de expresión del Proyecto de Dios, y este Plan también se pueda manifestar.

Después de eones de experiencias que no tuvieron el resultado esperado, la Creación dará un impulso solar a la humanidad y  a los Reinos de la Naturaleza, como última oportunidad de concreción del Plan Divino.

Es importante que ustedes estén conscientes de todo esto y colaboren, cumpliendo con su parte en este Plan de Amor. Por eso les digo todas estas cosas.

Su amado instructor y compañero,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Entra en comunión con los Reinos de la Naturaleza y aprende a amar la esencia de la Creación. Observa los Reinos y aprende cómo vivir permanentemente bajo las Leyes Sublimes de Dios,
en perfecta armonía con el Creador.

En Su Plan Divino, el Creador concedió a cada expresión de Su Divina Faz, los Reinos del planeta, un atributo para manifestar.

Comulga de la paz, de la armonía y de la belleza de las aguas. Comulga de la cura y de la liberación de los minerales.

Comulga de la elevación de los árboles y del constante espíritu de donación del Reino Vegetal que, en su humildad, entrega siempre lo mejor a Dios, sin importar cómo será tratado, cuidado o amado por los demás. El Reino Vegetal sabe de la Ley Divina de la donación de sí a Dios y a Su Plan Superior. Contempla a ese Reino y descubre, por medio de él, el secreto del vacío de sí.

Contempla al Reino Animal y aprende del amor a la vida. Aprende a defender las Leyes de Dios, a cuidar del prójimo y a ser siempre fiel a Aquel que amas plenamente. Aprende de la plenitud del Reino Animal y, con la misma naturalidad del corazón, sé guardián de la Vida y de la Perfección de Dios.

Contempla en tu mundo interior a los ángeles y devas que, en lo invisible, crean y recrean la belleza de este mundo manifestado. Aprende con ellos a manifestar la belleza en silencio, a trabajar en secreto y a entregar lo mejor, sin necesidad de que nadie sepa de su existencia. Vive el sublime atributo de la humildad que ángeles y devas expresan en el mundo. 

Contempla los elementos y cómo se complementan entre sí. Descubre, entonces, cómo se comparte aquello que el otro necesita para expresarse. Sé como el viento, que permite la existencia del fuego, y da al prójimo todas las posibilidades de ser aquello, perfecto, que está latente en su interior.

Y aprendiendo de los Reinos de la Naturaleza, expresa lo que el ser humano tiene de más sublime: su posibilidad de aprenderlo más bello de toda la existencia y de vivirlo en sí, en la esencia del amor a la Creación.

Yo los amo y los aguardo, simples de corazón y mansos de espíritu, siempre dispuestos a observar la Creación y a aprender; siempre dispuestos a amar y a donar de sí lo que le falta al otro para alcanzar la perfección.

Su amado padre e instructor,

San José, aprendiz y siervo de los Reinos de la Creación

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos