Bienaventuranzas

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA LOCALIDAD DE LOS COCOS, CÓRDOBA, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hoy, queridos hijos, los llevo a todos hasta el Monte de las Bienaventuranzas, en donde Mi Amado Hijo, entre las multitudes que lo seguían, enseñó la más importante oración de todos los tiempos: El Padre Nuestro en arameo.

Desde ese momento la humanidad tuvo conciencia de que podía tener una filiación perfecta y plena con el Creador y Su Creación y que, a partir de la revelación celestial del Padre Nuestro, ella nunca más estaría inmersa en sí misma o en su realidad, sino que podría mirar a su alrededor y comprender que existen necesidades mayores y verdaderas que deben ser suplidas por medio de la misericordia y del servicio al prójimo.

La segunda enseñanza que Mi Hijo dejó a las multitudes en el Monte de las Bienaventuranzas es que la humanidad es parte de un macrocosmos, que el Universo es dinámico, constante y cambiante, y que las conciencias humanas forman parte de un sistema de evolución capaz de generar el proceso de la redención y de la rehabilitación.

Las Revelaciones celestiales y universales traídas por Él mismo en aquel tiempo, permitieron despertar a la humanidad a su verdadero espíritu y consciencia mayor.

A partir de aquel momento, las Bienaventuranzas mostraron las reglas más básicas para que cualquier ser humano en la superficie de este planeta supiera cómo estar en contacto interno con las Leyes cósmicas y divinas, las que actúan en regiones del Universo Material, Mental y Espiritual.

Las Bienaventuranzas reveladas por Cristo dejaron uno de los legados más importantes para aprender a ingresar en el verdadero y único sistema de evolución, en el cual todo ser humano de este planeta, bajo cualquier condición, podría ser merecedor de tesoros celestiales cumpliendo, viviendo y practicando los Principios ocultos que guardan cada una de ellas.

Esta será una de las formas de poder revertir, en este tiempo, situaciones planetarias y así dar continuidad a la historia universal de esta humanidad.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Hoy quiero ver brotar en Mis hijos la alegría maternal de Mi Corazón por todo lo que Dios, a lo largo de este tiempo, Me encomendó entregarles con amor y devoción.

Es importante que sus corazones reverencien al Creador, a Mi Hijo que retornará y al Espíritu Santo porque, si así fuere, todos ustedes estarán dentro del Gran Espíritu de la Santísima Trinidad.

Hijos Míos, este simple acto de amor y reverencia los mantendrá firmes delante del nuevo tiempo que llegará.

Yo los invito a orar con el corazón porque en cada día de oración sus vidas deben profundizar más en el Reino del Señor.

Para que cada una de sus almas encuentre reposo en Dios, solo deben decirle “sí” diariamente para que Su Amor Misericordioso los guíe y los acompañe, en especial, durante esta hora.

Quiero que sus vidas puedan ser partícipes del Reino en el cual Mi Inmaculado Corazón se encuentra, por eso, hoy les hablo de la importancia de vivir una vida de oración como un servicio para toda esta humanidad.

Como almas que son, están a tiempo de llegar a los brazos de Mi Hijo que, como Buen Pastor, quiere hacerles conocer la esencia de la Paz Celestial. Vivan y sean partícipes de cada una de las promesas de Cristo mediante el acto de la oración del corazón como también recordando el pasaje de las bienaventuranzas.

Cuando Mi Hijo les habló de los bienaventurados, él los invitaba a santificar sus vidas en el Señor. Por eso, pequeños niños, si todos ustedes dan ejemplo de humildad y de caridad, caminarán hacia el estado de la verdadera consagración.

¡Les agradezco!

Gracias por responder a Mi llamado.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

La luz de los primeros Cristos comienza a despuntar dentro del universo interior, porque ellos son congregados para la oración y sus voces proclaman las Bienaventuranzas del Cielo.

Los Nuevos Cristos comienzan a surgir porque ellos se comprometieron, de corazón, a testimoniar el Amor del Redentor y a retransmitirlo hacia toda la consciencia planetaria.

Estos Nuevos Cristos no quieren nada para sí, solo aspiran a cumplir con la oración diaria para que el Maestro del Amor guíe sus pequeños pasos.

Los Nuevos Cristos comienzan a manifestarse y ellos sorprenderán porque serán las personas que menos imaginan. Ellos son testigos y adoradores de la Pasión del Señor, son capaces de darlo todo por amor, bajo cualquier circunstancia.

Los Cristos del Nuevo Tiempo comienzan de cero todas las veces que sea necesario, hasta que, por sí mismos y por todos los medios que les ha dado la Jerarquía, consigan expresar los pasos del Plan; y también son los que se mantienen neutros para no confundirse con nada del mundo.

Los Nuevos Cristos solo dicen “sí” y por ese “sí” viven, además de todo lo que pueden entregar para que la Creación sea renovada.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos rebaños:

Me alegro de corazón y de alma cuando Yo veo ante Mi Presencia a los que se animan, a través de Mí, a mantener el fuego de la ardiente transformación.

Así, Mi Corazón congrega verdaderamente a los que están dispuestos a seguir el camino de la cristificación, camino lleno de desafíos y de pruebas constantes, todos los días de la vida.

Por eso, Yo deposito Mis Bienaventuranzas en los corazones simples, humildes y obedientes. Yo deposito Mi Luz en los que necesitan, en estos tiempos, alcanzar el camino de la santificación y de la paz eterna. De esta forma, permito que se establezca Mi Reinado sobre las almas que más se abandonan al mundo, en vez de entregarse con confianza a Mi Corazón Misericordioso.

En estos tiempos lego a las almas la grandeza de todo Mi Ser, la Gracia constante que sanará sus heridas y abrirá nuevas puertas a quienes solo Me digan sí. Pero recuerden que Mis servidores padecerán en este ciclo por sus semejantes, padecerán y darán testimonio de vida por aquellos que Me han dado vuelta sus rostros para ver las cosas del mundo.

Por eso necesito del esfuerzo y de la entrega de todas las almas que se animen a vivir, por esta humanidad, los sacrificios que muchos santos ofrecieron para que el mundo se mantuviese en esta órbita universal.

Estoy aquí, en el silencio, permitiéndoles ingresar en Mi Misericordia.

Estoy con ustedes siempre.

Bajo el Amor del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por reparar en oración Mi Sagrado Corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Bienaventurados los que viven y proclaman Mi Fe, porque serán llamados Hijos Convertidos de Dios.
Hijos:

Vengo en esta mañana para anunciar que la Estrella de la Mañana, la Madre del Universo, proclama la venida gloriosa de Su Hijo Predilecto.

Después del resplandor de la gran Estrella de la Señora, vendrá en Gloria el Hijo, resplandeciente como el Sol, para verter la luz sobre las consciencias en redención.

En ese momento, sus corazones deberán estar abiertos al Nuevo Tiempo que la Estrella de la Mañana anunciará. Regocíjense en Mi Corazón Glorificado para que Mi Corazón Santo pueda ser un signo visible ante la humanidad.

Hoy les dejo Mi Compasión Misericordiosa, porque como humanidad necesitarán reconciliarse con el Señor Altísimo. El Padre ama a todas Sus criaturas, pero aún muchos de Sus hijos no aman al Dios Único.

Estoy presente entre ustedes para ser el puente que los lleve a través de Mi Sagrado Corazón hacia Dios Padre, hacia Su Reino de Amor y de Unidad.

Queridos siervos, nunca pierdan la aspiración de imitar Mi Camino y de animarse a consagrar sus consciencias a Mi Divino y Sagrado Corazón; si así lo hicieran, aliviarían las llagas que las acciones del mundo Me abren día a día. Como Redentor, les doy Mi Amorosa Absolución y Mi Paz a todos.

Bajo la Gracia Infinita de Dios, sean bienaventurados.

Gracias hijos por recibirme amorosamente durante esta mañana.

Cristo Jesús, el Salvador

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Bienaventurados los pequeños de corazón, porque ellos alcanzarán Misericordia.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque ellos heredarán la Tierra Prometida.

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los libres de corazón y los puros de sentimiento, porque ellos Encontrarán la Paz.

Bienaventurados los misioneros y los fieles servidores, porque ellos serán llamados Nuevo Rebaño de Dios.

Bienaventurados los cristalinos de pensamiento y los simples, porque ellos verán la Llama Poderosa de Mi Corazón.

Bienaventurados los sinceros, los verdaderos y los mansos, porque ellos hallarán la Verdad Suprema de Dios.

Bienaventurados los amorosos, los caritativos y los bondadosos, porque ellos verán el Paraíso Universal.

Bienaventurados los que día a día se consagran a Mí, porque ellos serán llamados Servidores de Cristo.

Bienaventurados los humildes y los silenciosos, porque ellos adquirirán Mi Conocimiento Pastoral.

Bienaventurados los luchadores por la Santa y Divina Justicia del Universo, porque ellos serán llamados Mediadores de Mi Corazón.

Bienaventurados los abiertos de corazón y los vacíos de sí, porque ellos recibirán al Espíritu Santo.

Bienaventurados los santos en vida y los que se donan constantemente por amor a Dios, porque ellos serán llamados Libres de Espíritu y Consagrados.

Bienaventurados los que aman a sus hermanos como son, sin juicios ni críticas, porque ellos hallarán la Sabiduría.

Bienaventurados los que aman con la esencia del corazón, porque ellos serán los Nuevos Cristos del Nuevo Tiempo, los apóstoles de la Divina Misericordia.

Bienaventurados los que creen en Mi Retorno y los que están dispuestos a recibir Mi Mensaje todos los días que vendrán, porque ellos serán llamados Hijos del Primogénito, Siervos del Cristo Redentor.

Bienaventurados los que viven en la Ley de la Jerarquía, porque ellos podrán reconocer al Instructor del Amor.

Bienaventurados los libres de sí mismos, porque ellos serán colmados por el Amor Misericordioso de Dios.

Con Mis nuevas Bienaventuranzas preparen, en consciencia sus corazones para que en estos mandamientos de vida puedan reconocer la instrucción de Mi Sabio Corazón de Amor; porque si viven Mis Bienaventuranzas recibirán la tabla de Mi Salvación, se redimirán sus corazones y serán llamados Discípulos del Salvador.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Bienaventurados los puros de corazón y valientes de espíritu, los que serán llamados débiles a los ojos del mundo, porque renunciarán a los placeres de los sentidos y a las fuerzas capitales.

Bienaventurados aquellos, de entre los hombres, que no temen perderlo todo, inclusive a sí mismos, para encontrar a Dios; los que renuncian a los méritos y a las honras de este mundo, porque saben que la mayor riqueza es ser nada y no tener nada, para entonces ser colmado por el Creador.

Bienaventurados los que no buscan conciliar las Palabras de Dios con su comprensión humana, sino que rompen las barreras de la propia mente, para ingresar en la Sabiduría divina.

Bienaventurados los que verán las ruinas del mundo con ojos de compasión, pero no de temor; los que saben que el verdadero Reino -eterno e imperecedero- se edifica solo en el espíritu.

Bienaventurados los que escucharán las profecías que vienen de Dios y se prepararán para vivirlas como su mayor verdad; los que no esperan que los acontecimientos se manifiesten para comenzar a creer en las Palabras divinas.

Bienaventurados los que son humildes de corazón y simples de espíritu y pueden percibir la Presencia de Dios, cuando Él se aproxima; aquellos que tendrán los ojos limpios para ver y comprender la verdad en los tiempos que vendrán.

Bienaventurados los que beben de la oración y de la Gracia de Dios y la dan de beber a otros, con el cáliz de las acciones misericordiosas. Ellos prepararán la llegada del Reino y, a pesar de ser los últimos en entrar, tendrán su lugar a la diestra de Aquel que está a la derecha de Dios y Lo adorarán eternamente.

Bienaventurados los que no se saben bienaventurados, pero que buscan la Gracia y la Misericordia Divina perpetuamente.

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos