Viernes, 24 de junio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SAN ESTEVE - MONTSERRAT, BARCELONA, ESPAÑA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​

Mensaje por el aniversario de Mis Apariciones en Medjugorje

Queridos y amados hijos Míos:

Hoy desde Europa espero que Mi voz celestial sea escuchada.

Las campanas del cosmos tocan sin cesar la melodía de celebración y de paz, porque el Plan de Vuestra Madre Celeste, de la Reina de la Paz, aún está vigente en los corazones del mundo.

Deseo que hoy se abra la puerta a la consciencia y a la sabiduría por eso en este día, en que el Centro Mariano de Medjugorje resplandece de paz, quisiera que todos Mis hijos del mundo valoraran de corazón la magnitud de la obra celestial de Vuestra Santa Madre.

Hijos Míos, ustedes despertando a la realidad y a la verdad de estos tiempos, tendrán más posibilidades de acompañar la mudanza de los tiempos, que ya está a la puerta de sus vidas.

Queridos hijos, hoy espero que un pedacito de Medjugorje, del Santuario de la Paz para el mundo, que está vivo desde hace ya treinta y cinco años, pueda tener un lugar primordial en sus corazones. Porque de esa forma permitirán que Dios y Su Reino entren dentro de ustedes y el Plan Divino pueda triunfar.

Queridos hijos, hoy Vuestra Madre contempla con ojos de Misericordia a toda la humanidad, porque ya llegó la hora de que los corazones despierten a la misión que vinieron a cumplir.

En cada lugar que Yo aparezco establezco un portal hacia el Universo, un camino que las almas pueden recorrer para reencontrarse con Dios, el Padre Celestial.

Esa manifestación divina del portal de la paz que Yo establezco en cada Centro Mariano debe ser apoyada y sustentada por cada corazón orante.

Es la oración y la devoción de los corazones verdaderos lo que permite, como lo es en Medjugorje, mantener viva la presencia de Mi Amado Hijo.

Es la misión de cada grupo de oración, y especialmente de la Red-Luz orante, sustentar los epicentros de las comunidades y de los Centros Marianos.

Es responsabilidad espiritual de todo su grupo de trabajo proteger, ayudar, colaborar, servir y donar para la evolución de las islas de salvación de los Centros Marianos y de las Comunidades-Luz, porque llegará el tiempo, tiempo que no está tan lejos, en el que esos lugares serán refugios para ustedes contra toda adversidad espiritual y contra el caos material.

Es el compromiso y la misión de todos los uruguayos como también la responsabilidad de todos los hermanos del cono sur la continuidad del Centro Mariano de Aurora.

Es el compromiso y la misión de los brasileños, la continuidad del Centro Mariano de Figueira y del Centro Mariano del Niño Rey, como también es el compromiso de toda Argentina la existencia del Centro Mariano del Espíritu Santo y de su comunidad, porque Mi compromiso con ustedes en el transcurso de los últimos años nunca ha sido alterado.

Por eso en constancia, caridad y amor, Vuestra Madre Celeste los encuentra en oración y devoción todos los 13 y 25 de cada mes, así como desde hace ya treinta y cinco años Mi presencia ha sido continua en Medjugorje.

Pido amorosamente, queridos hijos, que en estos tiempos críticos en los que se necesitan servidores de Cristo, ustedes puedan esforzarse un poco más y salir de la comodidad que fue instalada en la consciencia, lo que los ha llevado a dejar de colaborar activamente con los Centros de Oración, centros consagrados por el Universo Celestial.

Queridos hijos, Mi propósito es decirles la verdad porque los amo y ya no hay tiempo que perder en las superficialidades de la vida espiritual.

El triunfo de sus vidas estará en el sacrificio y en el amor por este sufrido planeta en redención.

Imiten a Mi Hijo y síganlo, para que así Yo pueda rezar por ustedes.

Los Centros Marianos no solo son fuentes de Gracias que todos van a buscar mes a mes, los Centros Marianos deben ser la esencia de su transformación y rescate.

Hijos, es tiempo de dar y de soltar los bolsillos que están llenos, es tiempo de vivir la fraternidad y la caridad para con el prójimo, así estarán forjando la nueva sagrada familia de la humanidad.

Los amo y los quiero ver verdaderos para que el Plan finalmente deje de ser una fantasía en segundo plano. Los tiempos son de emergencia, dichoso y santo será quien así lo crea.

Desde Medjugorje hoy les doy Mi santa bendición maternal, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Les agradezco por responder y por acompañar Mi convocatoria!

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz