Domingo, 4 de junio de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE ASÍS, PERUGIA, ITALIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

La Luz siempre vencerá al mal, porque el mal es encandilado por la Luz de Dios que es invencible, fuerte y poderosa. Esa Luz está basada en el amor, y es el amor el que da la fuerza para que la Luz pueda actuar con determinación.

La Luz de Dios es incomparable, neutra y precisa. Ella actúa en todos los niveles de la Consciencia Creadora y se puede manifestar de tres formas: a través del Amor del Padre, a través del Conocimiento del Hijo y a través de la Sabiduría del Espíritu Santo.

La Luz es capaz de penetrar, como esencia, en las capas más profundas de la vida planetaria, pues ella actúa por medio del equilibrio, de la igualdad y de la justicia, Principios que nacen de la Fuente Primordial.

La Luz de Dios puede resolver lo imposible, traer claridad a lo que está confuso y disolver lo que interfiere en la vida o en la esencia interior. Esta Luz, con su principio y con el movimiento de su energía, torna fugaz y disuelve lo que es opuesto a ella.

Por ser de Dios, es una Luz íntima, interna e inmaterial, que promueve la armonía y el orden en los espacios.

La Luz de Dios es equitativa y justa, porque ella eleva y enciende lo que está aparentemente oscuro. Es un Don de Dios que trae la revelación de lo nuevo para la humanidad, y disipa lo que es estático o resistente.

La Luz vence porque es neutra y al mismo tiempo pacífica.

Les agradezco por responder a Mi llamado.

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz