Sep

19

Jueves, 19 de septiembre de 2013

Mensajes mensuales
MENSAJE MENSUAL DEL SACRATÍSIMO INTERCESOR SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA

Vengo hoy desde los Cielos y desde cada uno de vuestros corazones para renovar el compromiso que Dios concedió a cada una de sus almas para con Mi Castísimo Corazón.

Con esto les digo, queridos siervos de Mi Hijo, que cada una de vuestras almas está bajo la guía permanente de Mi Corazón, así como toda la humanidad que debe despertar para una Nueva Vida.

Como Mensajero de Dios, Yo los preparo no solo para recibir a Mi Hijo Jesús, que luego retornará, sino que vengo también a prepararlos para que puedan vivir con Él una vida de santidad sobre la Tierra.

Mi Corazón llega al mundo, a pedido de Dios Todopoderoso, para que a través de Mi presencia, vuestras almas sean instruidas en las virtudes espirituales que las llevan al camino de la eterna consagración.

Aparición tras Aparición irradio al mundo los códigos que alcancé por Obra y Gracia del Espíritu Santo, como consciencia purísima y fidelísima a Dios y a Su Propósito de Amor.

Estas virtudes y atributos de Mi Corazón nacen en aquellos que se abren a vivir una vida de simplicidad y de entrega al Creador, bajo los votos de servicio y fidelidad a Dios. El servicio los hará crecer y madurar el espíritu, y tornará vuestros corazones humildes y simples. La fidelidad a Dios permitirá que vuestras consciencias respondan a la Voluntad del Padre bajo cualquier circunstancia y, cuando son fieles a esa Santa Voluntad, permiten que Dios obre en vuestras vidas y, como perfecto artesano, construya en cada uno de ustedes el Arquetipo perfecto de la humanidad.

Mis queridos compañeros, si están hoy junto a Mí y permanecen a Mi lado es porque vuestras almas decidieron responder a este Sagrado Llamado que Mi Corazón realiza a la humanidad; por eso hoy les digo, que ya es tiempo que la humanidad manifieste el Plan perfecto de Dios.

Cuando Nuestro Señor pensó en el ser humano creó un ser de perfecto Amor y perfecta Paz. Una raza que permitiría que la Consciencia de Dios actuase en todo el Universo, porque le abriría la puerta a través del corazón.

Hoy vengo a anunciarles que los tiempos se aceleran y las Gracias también emanan del Reino de Dios; así pueden ver en vuestras vidas la presencia de los Sacratísimos Mensajeros de Dios.

Por eso, confíen en las palabras que son pronunciadas por estos Mensajeros, síganlas paso a paso con atención y sin titubear. Confíen que Dios mismo les habla a través de Sus fieles Servidores; Aquellos que un día vivieron sobre la Tierra este Arquetipo perfecto de la Creación y que hoy vuelven para enseñarles y conducirles por ese mismo camino.

Hoy les digo que es tan grande la Gracia que reciben y es tan intensa la presencia del Espíritu Santo que está en vuestras vidas, como lo estuvo en la vida de la Sagrada Familia de Nazaret. Solo dirijan sus ojos hacia lo Alto y abran las puertas del corazón para que este Manantial de Presencia Divina ingrese en vuestras vidas.

Yo los bendigo y los amo siempre.

Vuestro Instructor e Intercesor Eterno, San José.

Sep

19

Jueves, 19 de septiembre de 2013

Mensajes mensuales
MENSAJE EXTRAORDINARIO DEL CASTÍSIMO CORAZÓN SAN JOSÉ,TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Después de seis meses, Mi Casto Corazón retorna a vuestro templo interior, después de Cristo, para abrir en el espíritu nuevas puertas hacia la paz y el bien de todas las almas.

Hoy anuncio misiones para todos los misioneros de la Fraternidad de la Santísima Virgen María, misiones urgentes y necesarias para el alivio de las almas, a las que especialmente les falta la paz y el consuelo.

Con este fin espiritual y jerárquico, Mi Casto Corazón envía nuevamente a los misioneros a Calcuta, para que la tierra servicial y original de la Beata Madre Teresa de Calcuta, sea bendecida por la presencia desinteresada de los misioneros del Inmaculado Corazón.

También para los próximos seis meses de Misericordia, otro grupo de misioneros llegará al corazón de Nigeria y Mozambique, para servir y compartir con los más pobres entre los pobres. Ellos realizarán una unión ecuménica con los pueblos originarios, llevando el Cristo Interno para todos ellos.

Una tercera e importante misión se deberá dar en estos próximos seis meses en Bolivia, Santa Cruz de la Sierra y las regiones de Copacabana, tierra del Gran Lago Sagrado, para que este grupo de misioneros trabaje en amor y servicio con los más discriminados y apartados de la sociedad boliviana. Así también llevarán a Cristo en vuestros corazones y restaurarán, a través del servicio de sus manos y de sus oraciones, a todos los necesitados de cura física e interior.

Si los grupos ayudaran a cumplir este, Mi propósito paternal y castísimo, los misioneros de la Bienaventurada Virgen María ayudarán a aliviar espiritualmente las leyes que pesan sobre estos hermanos. En todo este propósito no podrá faltar la participación de todos los peregrinos que, con sus oraciones y obras de caridad, colaboren para aliviar el sufrimiento.

El Sagrado Santo Padre Pío de Pietrelcina, el hombre curador del espíritu de todas las almas del mundo entero, será el venerable intercesor para los peregrinos que quieran sinceramente servir de corazón, y despojándose de sí, a los más pobres entre los pobres.

La Beata Madre Teresa será vuestra mediadora para la misión en la India; únanse a este magnífico espíritu de caridad.

El Santo Martín de Porres, será el mediador para la misión de Nigeria, Mozambique y Bolivia; colígense con su espíritu de sagrada humildad.

Después de seis meses Yo ya veo desde Mi Corazón el crecimiento del espíritu misionero que debe tener el propósito de amar al olvidado, de servir al que sufre y de curar las heridas del alma y del corazón.

Por detrás de la miseria del mundo, Mis misioneros han presenciado el sufrimiento de esta, vuestra sagrada humanidad.

Agradezco el esfuerzo de todos por cumplir con Mis sagrados y castos pedidos.

Vuestro Venerable San José, que ha recogido los frutos de la antigua Higuera


Al final del mensaje, San José nos transmite una oración de agradecimiento al Casto Corazón de San José, especialmente dedicada para el espíritu misionero:



Oración de agradecimiento al Casto Corazón de San José
 

Soy un misionero de la Paz,

llevo entre mis manos la Estrella luminosa

de la Fraternidad y del Amor.
 

¡Oh Santo Corazón de San José!

Te agradecemos y te imploramos ahora y siempre,

guíanos,

protege nuestra misión,

nuestra vida y nuestro espíritu,

para que por la bendita intercesión de Tu Hijo Jesucristo,

amemos a todos por la Eternidad de Dios.
 

Amén

Sep

19

Jueves, 19 de septiembre de 2013

Mensajes mensuales
MENSAJE EXTRAORDINARIO DE SAN JOSÉ CASTÍSIMO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A MADRE SHIMANI

Queridos hermanos:

Hoy llego hasta ustedes con la buena nueva de que estaré acompañándolos bien de cerca por un tiempo más.

Mi amor por esta humanidad es tan puro y humilde que Mi Señor, otrora Mi Hijo, quiere que Lo acompañe en el amparo y en la instrucción de Sus rebaños, a los que como buen Padre he hecho Míos.

Vengo a traerles aquellas nuevas leyes que regirán el corazón y la vida de los hombres y mujeres que quieran ser parte de la nueva humanidad; un reflejo fiel de la familia universal, que poco a poco irán descubriendo junto a Mí. Dentro de esa instrucción, amorosamente les enseñaré a ser puros, humildes y castos; ser serviciales con todos los hermanos y tener siempre presente el amor a Dios sobre todas las cosas.

Instrucción tras instrucción iremos caminando juntos en el despertar de las virtudes ocultas que los humanos tienen, virtudes que están dormidas y sofocadas por lo que ya conocemos todos como modernidad.

Ninguno de ustedes, hermanos amados, imagina la perfección que Dios ha creado en cada uno de ustedes. Pero es tiempo ya de que todos se determinen a dejar salir de vuestro interior aquel proyecto de amor y dignidad que el Creador pensó para cada uno de Sus hijos. Esa tarea he recibido de Mi Señor: el de convertirlos en seres puros, castos, humildes y serviciales.

¿Quién se inscribirá en ésta, Mi escuela? ¿Quién se animará a descubrir lo que secretamente guarda su proyecto original?

Las Comunidades-Luz.

Esta idea de amor de Dios que surge en este tiempo para el rescate de la esencia del proyecto humano será Mi principal salón de clases, en donde permanentemente estaré en todos los detalles del día a día. Solo invoquen Mi presencia y los asistiré y ayudaré en cada paso que quieran dar.

Y para aquellas familias que en sus casas Me abran la puerta e ingresen a la devoción del Castísimo Corazón de San José, también Mi consciencia acompañará a cada una de ellas, a las que quieran formarse en esta nueva escuela humana, la que será el pilar de las células de la nueva humanidad.

Alegren sus corazones porque el Creador les entrega Gracias a través de los Sacratísimos Corazones para que vuestras vidas puedan cambiar y, en este final de ciclo, todos se puedan sacar nota diez.

En el amor y la alegría de servirlos eternamente, con ustedes está siempre San José, Castísimo y Venerable Instructor de la Escuela de la Nueva Humanidad.


       Al finalizar el mensaje, San José agregó:

Hagan que los niños Me conozcan más porque quiero jugar con ellos.

Bendiciones.

Sep

04

Miércoles, 4 de septiembre de 2013

Mensajes mensuales
MENSAJE EXTRAORDINARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA

Escucha en tu corazón la historia que Te voy a contar. Deja que Mis palabras fluyan como agua pura en el río de tu mente y que los misterios de Mi vida corran dentro de esta agua con la misma armonía. Confía en el compromiso que tu corazón tiene Conmigo, porque muy poco es lo que el mundo sabe sobre esta historia y muy poco seguirá sabiendo, hasta que ingrese en el Reino de los Cielos.

Nací de una gestación de infinita pureza, preparada por los ángeles, como si crearan una flor, pero era Mi alma que crecía en el vientre materno de Mi santa madre. Le digo santa porque sobre ella descendió el Espíritu Santo y, a través de sueños, fue preparada por los ángeles para comprender la maternidad que viviría, de un niño poco común para su época.

Mi madre me cantaba al corazón, oraba y preparaba su gestación con profundo amor; amor que Dios le infundía para inspirar a su creación, que sería la semilla de lo que vendría a ser José, el llamado hijo de David.

Nací y crecí acompañado por los ángeles; Mi santa madre, adornada por el Espíritu Santo, fue quien desde los inicios me enseñó a realizar las primeras obras de caridad. Me enseñó que, para el prójimo, se ofrecería siempre lo mejor y, quien así procediese, dando al prójimo lo que mejor tenía, recibiría de Dios lo mejor que Él tenía del Reino de los Cielos.

De esta forma fui comprendiendo las Leyes de Dios, que eran muy diferentes a las leyes de la Tierra y, cuanto más Mi consciencia infantil se sumergía en ese Reino, más me veía fuera de todas las leyes del mundo; sobretodo las leyes de la materia, estas que prenden al hombre y lo hacen rehén de las energías capitales.

Dotado de profunda unión con Dios, el Señor jamás permitió que las leyes de la Tierra actuasen sobre Mi consciencia juvenil.

Aprendí del trabajo y de la soledad, del silencio, de la oración y del ayuno y, crecí en estos hábitos diarios. De familia simple y pobre, así fue reflejándose la vida en Mi alma, crecí simple y pobre de las cosas del mundo.

La soledad me enseñó la humildad, pues en soledad profundizaba en los misterios de la Fe y en la ciencia del Reino de Dios, lo que me hacía comprender día a día, cuán pequeño era delante de la Grandeza de Dios Altísimo.

Es verdad que hice voto de castidad a los 12 años; en verdad, la castidad y la pureza Me fueron infundidas por Voluntad Divina y eran virtudes naturales de Mi pequeño ser. Cuando a los 12 años comprendí parte de la Voluntad de Dios para Mi pequeña consciencia, Me confirmé en esa Voluntad y ofrecí el voto de castidad perpetua.

No solo hice este voto delante de Dios, sino también le prometí ser eternamente servicial en todas las cosas; mientras viviese e incluso en la Eternidad sería Su fiel siervo y obrero, sirviendo eternamente a Su Santidad y a todos Sus hijos, a aquellos que más necesitan.

Cuando me casé con María, encontré en Ella también la perfecta caridad, de lo cual fuimos ejemplo como familia y como personas.

Todo trabajo realizado por Mis manos era ofertado a los pobres, a los más pobres que nosotros y, como había aprendido de Dios, cuando daba a los que necesitaban, por Obra y Gracia del Espíritu Santo, recibíamos en nuestra mesa todo cuanto necesitábamos para subsistir.

María era también ejemplo de caridad espiritual; formaba en el Amor a Dios a todas las que lo necesitaban, desde las ancianas a las más jóvenes, estaba siempre rodeada de mujeres de Nazaret y de Jerusalén.

En Mi trabajo de carpintero ejercía el oficio siempre unido a la Voluntad del Señor, y esto permitía que los instrumentos confeccionados fuesen dotados del Espíritu Santo. Muchos milagros acontecieron, dentro y fuera de Mi conocimiento; milagros por los cuales pedía perpetuo silencio a los que los recibían y atribución total a la Gracia Divina y a Su Santa Voluntad y Obra.

En Mi carpintería formaba a los jóvenes y niños de Nazaret; entre ellos estaba el Niño Jesús, que más me enseñaba que lo que aprendía. Con Su presencia, los milagros realizados a través de los objetos que confeccionábamos comenzaron a crecer.

Como nuestras confecciones estaban hechas para gente muy pobre pero de mucha Fe, no les costaba creer en las Obras del Espíritu Santo y, aunque profundamente agradecidos a aquella familia tan misteriosa de Nazaret, viendo tan profunda humildad y pureza, no dudaban en atribuir estas santas obras a Dios.

La vida de José fue por sobretodo una vida de silencio, de trabajo y de oración. Dice el Señor que este es el arquetipo de la vida consagrada; una vida que existió hace tantos años y que para muchos puede ser considerada como superada, vino para demostrar al mundo el arquetipo de las familias sobre la Tierra.

José y María se completaban en las virtudes y en la devoción, en el Amor a Dios y en los cuidados a Jesús. Jesús aprendió en Su infancia todas las virtudes de Sus padres y sobresalió en todas, creciendo en ellas y enseñando a sus humildísimos padres a vivir bajo la Ley de Dios.

La Sagrada Familia era el complemento de la perfecta santidad, Obra purísima del Creador, vista desde los mínimos detalles y preparada no solo en José y María, sino en todas las últimas catorce generaciones de ambos padres de Jesús.

Estas generaciones fueron creciendo en pureza y santidad para ofrecer a los dos santos la santidad más pura que pudiese existir sobre la Tierra y, de esta unión perfecta, pudiera nacer protegido del mundo y amparado por el Espíritu Santo, el Hijo dilecto de Dios, Su primogénito, Jesús Cristo.

 

Lo que aparece escrito en la “Mística Ciudad de Dios” se complementa con lo que está en el Evangelio.

Todo debe ser leído y estudiado con el corazón para que a través de él sea transmitido.

Que esta devoción nazca primero en vuestros corazones para que después recorra el mundo.

Vuestro amado Hermano e Instructor, San José Castísimo.

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos