Mensaje para la Vigilia de Oración por la Paz en las Naciones recibido en la ciudad de Minas, Lavalleja, Uruguay, transmitido por María, Rosa de la Paz, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús

Soy la Señora de los Treinta y Tres. Soy la que impulsó la liberación del pueblo uruguayo.

Regreso a esta patria, en este día, porque he visto brillar el Sol Confederado en los corazones que, en este tiempo, se abren para asumir responsablemente las diferentes etapas del Plan.

Soy la Señora de los Treinta y Tres, la Madre del Amor Confederado y guío al pueblo uruguayo para que, en este tiempo, alcance la libertad espiritual de las cadenas que le impusieron a esta querida patria a través de las ideas, de los pensamientos y de las acciones que la condenaron.

Pero con la fuerza del amor de los corazones uruguayos confederados, junto a la Señora de los Treinta y Tres, erguiremos esta sagrada tierra que fue testigo del exterminio indígena, de sus raíces y de sus valores espirituales.

Por eso, en este día, retorna la Señora de los Treinta y Tres, la Virgen Inmaculada del Uruguay, para que más uruguayos despierten y se posicionen en las filas del cumplimiento de las próximas etapas del Plan.

Así, el Uruguay alcanzará un estado de consciencia más elevado, y todo su pueblo percibirá que sus dirigentes desviaron el camino de todo un país.

Y, poco a poco, las voces pedirán justicia para que los más pequeños no sean retirados de los vientres de sus madres, para que los más jóvenes y los ancianos no sean un modelo alucinógeno del fin de los tiempos; para que regrese la paz y la seguridad a todo este querido pueblo.

Que Uruguay se vuelva a erguir y que los opositores de Cristo, así como su Iglesia arcaica, coloquen la cabeza en el suelo y pidan perdón para que la Gracia de la Señora de los Treinta y Tres les conceda la paz, el amor y la libertad espiritual que todo el Uruguay necesita.

Hoy regresa la Señora de los Treinta y Tres para despertar a los que están dormidos, para que despierten los últimos Cristos.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Su Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Como Señora de los Treinta y Tres y Madre del Uruguay Me preparo en este día, junto a Mis hijos de este país, para llevar adelante una importante tarea de oración y de paz por todo el Uruguay el próximo domingo.

Será, a través del encuentro que se realizará en los diecinueve departamentos del Uruguay, que Vuestra Madre Celeste podrá hacer descender las Leyes de la Misericordia del Universo. Estaré bajo el Rayo de la Omnipresencia acompañando la tarea de oración y de paz que se realizará en los diecinueve departamentos al mismo tiempo.

Junto a los ángeles Mi Aurora resplandecerá nuevamente en la consciencia, y el alivio y la cura estarán surgiendo para todos.

El Uruguay como nación espiritual y a través de este trabajo de oración recibirá una importante oportunidad; de esa forma, queridos hijos, la Señora de los Treinta y Tres establecerá en la consciencia del país el emblema de la confederación entre las almas y de la hermandad entre los corazones.

Hijos Míos, todos son invitados a participar desde sus grupos de oración y desde sus países de este importante y único encuentro de paz por el Uruguay.

Queridos hijos, les pido que dirijan al Cielo todas las oraciones del día 29 de mayo por todo el Uruguay y sus pobladores, así podré interceder nuevamente por una nación muy dormida e indiferente. De esa forma, la Gracia de Dios estará con aquellos que se autoconvocarán para la misión de oración por el Uruguay ese día.

Desde el universo Vuestra Madre del Cielo descenderá para impartir sobre el pueblo uruguayo una bendición especial.

MENSAJE PARA LA APARICIÓN ANUAL EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, TRANSMITIDO POR SANTA MARÍA DE AURORA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos, en Gloria, Júbilo y Celebración, hoy los reúno en el cenáculo de Mi Corazón Inmaculado para dar honra y gracias al Dios de la Redención, quien desde el principio los reunió para vivir el camino de la conversión y del perdón.

Demos gracias a su infinita Presencia en los corazones puros y simples que escucharon el llamado de la Reina del Cielo, de Santa María de Aurora.

Hoy se cumple el cierre de un ciclo universal en la obra de la Madre de Dios para con sus hijos de la humanidad.

Los Cielos hoy se abren para encontrar a las almas devotas y humildes, las que han respondido al llamado de la Paz.

Dichosos sean todos los que están presentes en este Reino Mayor de Redención y de Amor, porque en el 8 de agosto del año 2007, el Cielo tocó la Tierra a través de la bendición de la Madre Universal, y sus atributos fueron revelados por medio de sus faces en el ciclo de las veintidós Apariciones en  agosto del año 2011.

En esta síntesis que hoy Yo les entrego, Mis queridos hijos, quiero y deseo que tengan consciencia de los acontecimientos que se guardarán mucho tiempo después de que Yo no esté más aquí entre ustedes; pero no los dejaré solos, Mi Corazón Inmaculado será vuestra fortaleza y motivo principal para llegar a Jesús el Cristo.

Como mediadora y Madre en el fin de los tiempos, Yo los llamo queridos hijos, para este nuevo ciclo, a reunir las fuerzas internas del corazón para que crucen el umbral infinito hacia los Cielos. Allí podrán vivir en Paz con ustedes mismos y entre vuestras familias, a pesar de que vivan en este mundo que sufre.

El 8 de agosto del año 2007, Yo vine para establecer sobre el Uruguay y el Cono Sur, la devoción a la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad, despertando una devoción más profunda en Argentina por la Madre y Señora de Luján, en Uruguay por Nuestra Madre de los Treinta y Tres, en el Brasil por Nuestra Señora de Aparecida. Mi Corazón Universal tocó las puertas de los corazones de la República de Venezuela a través de Nuestra Señora de Coromoto, para rescatar a las consciencias de los pueblos originarios de América, junto al Poder Divino de Nuestra Señora de Guadalupe.

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos