MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos:

Con la Eucaristía superpuesta en Mi Corazón, irradio para el mundo y para las almas lo que tanto necesitan para este tiempo.

Con la Sagrada Eucaristía superpuesta sobre Mi Corazón, aparto todo lo que causa el dolor y disuelvo las corrientes contrarias a Mi Propuesta divina.

Con la Sagrada Eucaristía superpuesta sobre Mi Corazón, establezco el Reino de Dios y doy a beber de la Fuente espiritual a los que más necesitan de ella.

Con la Sagrada Eucaristía superpuesta sobre Mi Corazón, llamo y convoco a los siervos de Cristo en sus diferentes pueblos y razas, para que despierten más soles en la humanidad.

Con la Sagrada Eucaristía superpuesta sobre Mi Corazón, hago concretar los Designios del Padre Eterno en las almas que atentamente lo escuchan.

Con la Sagrada Eucaristía superpuesta sobre Mi Corazón, decreto nuevas Leyes para el planeta y aproximo a Mis hijos hacia el Divino Propósito.

Con la Sagrada Eucaristía superpuesta sobre Mi Corazón, elevo la consciencia humana y la llevo a encontrar el sentido de su evolución interior.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Abriendo Mis brazos una vez más, hoy les digo, queridos hijos, que si son como niños y vienen a Mí estarán en el nuevo paraíso de Dios. El mundo, día a día, acaba con los recursos preciosos que Dios le entregó a través de cada uno de los Reinos.

Hijos Míos, el tiempo de los ultrajes a los Reinos terminará y los hombres deberán dar cuenta de todo lo que han recibido de las Manos del Creador. Es hora de que la soberbia desaparezca del corazón de Mis hijos para que la verdadera Paz de Dios resida en la vida de todos Mis niños.

Yo les pido que sean fuertes en la oración del corazón para que la Gracia Celestial pueda convertir y reparar todo lo que la humanidad ofende a Dios.

Queridos hijos, este es un tiempo de transición que sus vidas están recorriendo; ya no son tiempos normales. Yo los llamo al despertar para que sus corazones puedan estar delante de cada acontecimiento en el mundo y, ustedes, como siervos de Mi Hijo, participen de todo, colaborando con la sincera oración que Yo les pido, una oración que sea fuente de amor para todos.

De esta manera, hijos Míos, podrán tener perpetuamente en sus almas y en sus corazones la presencia de Mi Hijo Jesús. Ustedes, que están más abiertos a la oración del corazón, deben convertirse no solo a la santidad sino también en servidores de la humanidad ciega.

Sepan, Mis niños, que la Gracia de la Reparación está en sus manos y ella llega por medio de la oración hecha con el corazón. Si lo repito, es porque aún deben ejercitar más Mis pedidos.

¡Les agradezco por vuestra respuesta!

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Recuerden con humildad que Yo soy la Madre Universal de todos sus corazones y que comparto en especial el camino con ustedes a través de la oración.

En estos tiempos, encontrarán fuerza y amparo para cada una de sus vidas en el espíritu de la oración que los llevará por el correcto camino al encuentro con Mi Hijo, el Redentor de almas. Por eso, hoy Yo los invito a reencontrar el Corazón Bondadoso de Mi Hijo en la oración. Así podrán sentir las Misericordias que serán derramadas desde Su Amadísimo Corazón sobre cada uno de ustedes.

Queridos hijos, mientras muchas almas caminan en la desesperación por la falta de Luz y de Paz, Yo los llamo a la conversión mediante la oración. Los necesito, como siervos fieles a Mi llamado, porque cada momento de oración podrá salvar un alma que está perdida.

Mis pequeños hijos, el mundo está en el ápice de su propia prueba y el tiempo de las abundancias humanas está acabando. Si las almas no se convierten por Mi llamado a la paz y a la conversión del corazón, ¿qué más podrán hacer los Cielos?

Dios Padre los ama profundamente y los contempla desde las Alturas.

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Confíen en Mi Amor Maternal y serán salvos. Comulguen de Mi presencia divina para que sus corazones se liberen de todo dolor y renazcan como pequeñas luces para el Señor.

Queridos hijos, el Señor necesita servirse de ustedes cada día en esta vida y durante todo el tiempo que pasa. Por eso, Mis pequeñísimos corazones, aférrense a Mi Manto de Luz para que, debajo de Mis humildes pies, puedan ver el camino que Yo les indicaré hasta el trono del Señor.

Oremos por la paz en el mundo y, en especial, oremos por todos aquellos corazones que viven día a día sofocados por el sufrimiento y perdidos en la confusión del corazón. Para aliviar todos estos males, Mis pequeños, necesito perpetuamente de sus oraciones. Así, Mis queridos, muchos corazones que en este último tiempo están perdidos, podrán ser rescatados desde las penumbras de la vida y del mundo y así ser salvos.

El Señor, que es digno, prodigioso y misericordioso, quiere, a través de Mi Presencia Maternal, salvaguardar a todos los corazones que, sin percibirlo, son distanciados de Su Corazón de Amor. Ahora, Mis soldados, ha llegado el tiempo de dar todo por amor al Supremo Padre; eso contribuirá para la liberación de las grandes faltas que muchos hombres cometen injustamente contra el Corazón de Dios.

A ustedes, Mis pequeños, que como siervos de la oración responden a Mi llamado de paz, les digo: Yo, la Reina de la Paz, cuento con el pulsar de sus corazones, que, llenos de oración y de Misericordia, ayudarán en la armonización de muchos corazones ciegos.

Mi Luz Divina, Luz que mensualmente les estoy trayendo hacia sus corazones, es la misma que deberá ser irradiada a sus hermanos, los que aguardan reposar en Mis brazos maternales.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Deja tu alma rendida en Mis Brazos para que Yo pueda depositar en tu esencia lo que tengo preparado desde hace mucho tiempo.

Necesito que Me des el permiso para que Yo pueda obrar y pulir con Mis Manos todo lo que, algún día, deberá brillar como el oro.

Tú eres el mayor tesoro que Yo puedo legarle al Universo y, principalmente, a la Creación.

Tu vida es como un cristal en bruto que deberá ser trabajado para que muestre su belleza y esplendor.

Deja que pueda retirar las vetas de las impurezas. Permíteme que pueda utilizar los instrumentos que he preparado para hacer de tí lo que Mi Voluntad ha determinado.

No retrocedas, avanza sin miedo y con coraje para que aquellos que están detrás de ti también puedan avanzar.

Ten consciencia de Mis Palabras y recuerda Mis Actos para que finalmente puedas realizar Mi Sagrada Voluntad.

Arriésgate a sentir el desprendimiento interior de todo poder, de toda autonomía y de todo prestigio.

Un verdadero siervo Mío siempre estará dispuesto a limpiar las sandalias de sus hermanos para que entren, con pulcritud, en la Casa Divina del Padre.

Sepárate rápido de las incertidumbres. Confía en las maravillas que hoy puede hacer Mi Corazón Manso en la vida de quien se entrega al Señor.

Te invito a que te decidas a ser parte de Mí.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE PORTO ALEGRE HACIA SAN PABLO, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Por donde vayas lleva, contigo y en tu corazón, el océano insondable de Mi Misericordia; derrámalo por donde camines; impártelo por donde el Padre te haga caminar y orar.

Tengo sed de las almas más distraídas, porque a ellas aún no llega el poder de Mi Amor transformador.

Debes llevar Mi Insondable Misericordia hacia donde vayas, porque, así, por algún medio interior encontraré un lugar en donde poder sembrar Mi Luz Redentora, a fin de que las almas más separadas de Mi Corazón algún día reconozcan Mi Voluntad y Mi Misericordioso Amor.

Lleva en tu ser Mi Insondable Misericordia y hazla conocer en el mundo infiel, porque miles de almas no podrían llegar hacia Mí, si en verdad no existieran apóstoles Míos, siervos de Mi Corazón y de Mi Alma, para poder llevar el refugio de Mi Misericordia por donde sea necesario y cuando sea necesario.

Que ningún lugar te cause desprecio o temor. Acepta, a partir de ahora, la condición humana que tiene la humanidad, la misma que tú tienes. 

Así, siendo misericordioso y orante, estarás junto a Mí para transformar este planeta que día a día agoniza.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice para esta próxima misión.

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Con las simples y verdaderas ovejas, Mi Consciencia Sacerdotal ayuda a la gran consciencia planetaria.

Con los orantes y los adoradores de Mi Santísimo Cuerpo Glorificado, Yo construyo el camino para la Nueva Humanidad.

Con los silenciosos, los reverentes y los devotos, Yo construyo la fuente que dará de beber a todos los que tienen sed.

Con los Míos, Yo cumplo todas las obras y a ellos les entrego Mi Sacrificio para que puedan formarse como Nuevos Cristos. Porque con los humildes y los pacificadores, Yo logro llegar profundamente a los abismos de este mundo y recoger a las esencias que han caído en pecado mortal.

Por eso, cada nuevo día Mi Corazón pedirá un poco más a Mis siervos, porque será necesario revertir la situación planetaria y como siempre lo he dicho: “Con los Míos Yo realizaré Mis grandes Obras”.

Por eso díganme “sí”, porque siempre los acompañaré.

Bajo el Amor del Padre, sean bienaventurados.

¡Gracias por estar en Mi Sagrado Corazón de Paz!

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hijos y compañeros Míos:

Amo la valentía de aquellos peregrinos que, con la fe en lo Alto y el corazón entregado al Señor, cumplen con el llamado celestial de la Madre Divina del Cielo1.

En esta primera Aparición extraordinaria, junto al Inmaculado Corazón de María, quiero darles Mi Bendición, en especial a todos los peregrinos de Mi Santa Madre que, en este 25 de febrero, en condiciones de esfuerzo, oración y sacrificio han correspondido al Llamado de Nuestro Padre.

Hoy les digo, Mis compañeros, que los Rayos Misericordiosos que brotan desde el Sacratísimo Corazón de Jesús han podido tocar el corazón y la esencia de muchas almas que agonizaban en los infiernos de este mundo.

Con esto quiero decir que Cristo Misericordioso acogió su sincera ofrenda de oración y de subida al Cerro de Salta durante estos dos últimos días, y el día de hoy culminó con el cumplimiento divino de la Tarea Redentora de Cristo ante las almas en agonía y perdición.

Los Cielos, hijos Míos, estarán tocando con amor sus corazones y derramaré Mis Gracias sobre aquellos que hoy, durante la peregrinación del corazón, Me dieron un sí absoluto. Comparto con sus almas Mi Gratitud y Mis Gracias Divinas, porque ellas han recibido por esta tarea la absolución de las posibles faltas que herían el Corazón Sacratísimo de Cristo.

Por amor al Único Padre, la Divina Misericordia está en este momento virtiéndose victoriosamente no solo sobre ustedes, sino también sobre aquellos que, condenados al Infierno y al Purgatorio, recibieron la liberación y la tabla de la salvación.

Por eso les digo a todos: “Por sus frutos los reconoceréis y por ellos seréis salvos, porque serán llamados Siervos de Cristo”.

Bajo la Gloria del Padre, sean bendecidos por Mi Amor Restaurador.

Gracias por responder y por escuchar el Llamado Divino.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Adoro especialmente a las hijas Mías que, amándome día a día, glorifican Mi Corazón Flagelado. A todas ellas Yo las llamo esposas Mías, esposas espirituales de Jesús, Esposo que ama a las almas de todas las hijas que adoran y honran Mi Sagrado Corazón.

A Mis hijos los llamo Mis amados siervos, que caminan en dirección a Mí para encontrarme tanto en la oración como en la Eucaristía.

Queridos Míos, hoy les dejo una lección de amor y una tarea interior: que puedan reconocerme y encontrarme en todas las almas, porque el dolor de un hijo es Mi dolor manifestado de varias formas, para que así los soldados curen y sanen el flagelo que aún vive Mi Corazón.

Mi Amor es infinito y grande para sus corazones, Mi Amor Bondadoso les muestra Mi Faz en todos los rostros de Mis hijos; así los que Me sirven sin descanso y sin demora Me podrán auxiliar y aliviar, y repararán el Universo, que está lleno de ofensas que provienen de la humanidad ciega, la que no Me quiere ver ni Me quiere escuchar.

Ustedes, Mis compañeros, primero deben aprender a liberarse de ustedes mismos para que Mi Amor pueda encontrar un gran espacio en donde poder obrar e irradiar Mi Misericordia hacia los corazones que están sin Dios, que están sin el gran Amor Redentor. En sus manos está el poder de la oración, y la oración les dará el poder de vigilar con el corazón. La oración vigilante les dará el poder de guardar a todas las almas que día a día se escapan de Mis Manos. 

Quiero interceder ante Dios por todos. Por eso, Mis siervos deben ser innumerables y abnegados para que siempre ellos puedan ver Mis pedidos por intermedio de cada ser. Estoy revelándoles también cómo se llega a Mí a través de los más dolientes y necesitados.

Queridos Míos, aún existen carencias de amor en muchas criaturas y, ahora, a todos Mis discípulos les corresponde aliviar el gran mal que vive el mundo. De Mí nace la Fuente de Misericordia y en ustedes puede nacer Mi Amor Redentor. 

En la Gracia de Dios, sean bienaventurados. 

Gracias por guardar Mis Lecciones en sus corazones. 

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Establece el Reino de Dios en tu interior, ese espacio de paz en donde las Leyes Universales encuentran su manifestación.

Establece en ti la unión con el Padre y permítete asemejarte a Él, dándole la potestad de transformarte, según Su Voluntad.

El Reino de Dios no es como los reinos de este mundo, en donde algunos disfrutan de sus propias riquezas y la mayoría sufre y trabaja para servir a los primeros.

En el Reino de Dios, todo está permeado por la Consciencia Divina. El Creador está en todos Sus siervos. Él mismo es la esencia de la humildad, habita en el más pequeño como en ningún otro.

En el Reino de Dios solo triunfa la paz, el bien, el amor y la unidad, principios que se convertien en leyes manifestadas en las vidas de todas las criaturas que comparten ese estado de consciencia, que es el Reino del Creador.

Vive estos principios en ti y vuélvete digno de ser portador del Reino de Dios, que emerge primero en el interior de los seres, a partir de la unión con el Padre, y después se establece fuera, en la vida material de este mundo.

Todo principio, ley o manifestación de la Consciencia Divina, antes de plasmarse externamente en la vida planetaria, encuentra primero su morada en el corazón de cada ser. El corazón es el puente con Dios, es la puerta hacia el Cielo, es el gran manifestador de la voluntad divina. Todo aquel que tiene una misión, la conoce primero en el corazón: allí la siente, la comprende y la acepta, para después vivirla.

Cristo vendrá primero a los corazones en Espíritu y Divinidad; después, se manifestará en Cuerpo y Alma cuando Su morada ya esté establecida en los corazones de aquellos que, habiendo reconocido Su Presencia en sus propios corazones, lo reconocerán cuando retorne y cumplirán junto a Él el final de esta obra redentora. Por eso, lleva el Reino de Dios hacia tu interior; hazlo siendo consecuente con él, viviendo como premisas la paz, el amor, la unidad y la humildad.

Deja, hijo, que las Leyes superiores actúen en tu corazón y desde allí, lleguen al mundo entero. Déjate ser moldeado, transformado, corregido. Prepárate y consolida en ti el Reino de Dios, morada segura para el Redentor.

San José Castísimo, Aquel que prepara el retorno de Cristo en el interior de los seres

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Hijo,

Si quieres ver en el mundo a la fraternidad como la premisa para las relaciones humanas, elige ser fraterno sobre todas tus necesidades. Ya sabes cómo hacerlo y cómo serlo, pero aún no te dispusiste a salir de tu comodidad para ello.

Sé que para muchos, es lindo admirar en el otro el espíritu del servicio y de la caridad y es mucho más fácil pensar que, para uno mismo, esto sucederá de otra forma, porque serán fraternos y caritativos basándose en sus puntos de vista, pero no como Dios los llama a vivir.

Tu consciencia ya tiene una voz lo suficientemente retumbante en tu interior, para indicarte el camino y mostrarte el momento y las situaciones que necesitan de ti. Sé maduro para decir rápidamente que sí y para asumir un acto de caridad, por más sencillo que sea, como el más importante.

Aprende a estar en el presente sin inmadurez, a asumir, sí, tus responsabilidades y a celar por la tarea que te hayan encomendado, pero nunca dejando de ayudar al prójimo, cuando cualquier situación se presente.

Acuérdate que, antes de emprendedor de Cristo, eres Su siervo. Por eso, antes de pensar en la materialización de tus propias empresas, aunque sean para el Señor, sé tú humilde y siervo del Cristo que habita en el interior de tus hermanos y que se esconde en el lado oculto de las cosas. Si así procedes, ya verás cuán grandiosa empresa alcanzará el Señor por intermedio tuyo, que no solo es apariencia, sino también espíritu en Cristo.

No estés observando a tus hermanos: sé tú único, diferente, auténtico y verdadero en todas las cosas, tratando de vivir lo que ya sabes, sin esperar que los otros lo hagan. Porque también sabes que todo necesita de un motor que impulse la transformación. Sé ese motor vivo, animado por el Espíritu de Cristo.

Entrega tu cansancio en los brazos de la caridad y elige para ti el descanso eterno y no el pasajero. Ya no será el reposo el que nutrirá tus cuerpos en estos tiempos, porque solo serán la plenitud en el Espíritu de Dios y la vivencia del Evangelio de Cristo los que te mantendrán en pie. Por eso, sé conforme a lo que has estudiado.

No dejes que ninguna indicación de tu mundo interior pase desapercibida: atiende en todo la voz del corazón; así ella hablará cada día más alto dentro de ti.

Tu Padre y Compañero, tu Amigo,

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos