Caos

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Este es el último tiempo de ilusión planetaria y es por eso, hijos, que las fuerzas del caos y del mal intentan desenfrenadamente crecer y multiplicarse en el mundo. Ellas saben que este es su último tiempo. Así como el Creador conoce Su Eternidad, esas fuerzas conocen su fin.

Hijos Míos, este es el tiempo de cerrar los ojos a las influencias del planeta, porque cuanto más se aproxima el fin, la ilusión crece más y más confundidas están las almas, las mentes y los corazones, están más confundidos.

Si no se aferran a la vida superior, si no ni vencen las tendencias del mundo, para así mantener su propia fe, mucho les costará seguir un camino espiritual verdadero. Confundirán el Mensaje con el mensajero, y por no ver materializadas las profecías en el tiempo y en la forma en que esperan, dejarán de creer en todo lo que aprendieron hasta ahora.

Permanecer en el amor es una misión para los valientes de espíritu, aquellos que confían más en Dios que en sí mismos, que están atentos a Sus Mensajes y no tanto a la forma como ellos llegan hasta el propio corazón.

El Apocalipsis ya está en acción, dentro y fuera de muchos seres. América está siendo cuidada por los Mensajeros Divinos; pero también llegará el tiempo, hijos, en que deberá vivir su purificación. El nacimiento de una nueva raza y de un nuevo principio de vida, dependerá de cada corazón que permanezca ahí y de su disposición en perseverar, más allá de las pruebas, para reconstruir el mundo, cuando llegue la hora.

Hijos, comprenderán plenamente lo que viven y la Instrucción que les entregamos cuando estén despiertos en todos los niveles de consciencia y los velos ya no estén sobre sus ojos. Pero hoy, quisiera hacerles comprender que los acontecimientos planetarios no se darán como ustedes esperan. Es tan así, que ya se están ocurriendo y muy pocos lo perciben.

Para que el caos de la Tierra no los confunda, afirmen cada día más, la fe y la unidad de los unos con los otros. La oración que sustenta el corazón es la misma que mantendrá la mente sana.

Permanezcan con lo que les digo y no se olviden. Cuando llegue la hora, estas palabras serán como llaves que abren las puertas del nuevo tiempo.

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Querido hijo:

Todos los días fortalece en tu interior la certeza de la existencia de una vida superior y de un propósito que trasciende la materia y las superficialidades impregnadas en ella.

En estos tiempos, muchos fortalecerán las ilusiones, los placeres desmedidos y el usufructo absoluto. Las grandes empresas que dominan la mente común de la humanidad con sus influencias inspiradas por las fuerzas del caos, de la misma forma que los falsos gobiernos de este mundo, incentivarán a la humanidad a buscar el placer por encima de su propia vida.

Cuando el cambio del ciclo planetario sea visible hasta para los ciegos de corazón, la Luz llamará hacia sí a Sus hijos y las sombras también van a querer fortalecer su reinado. Tú, como hijo de la Luz, deberás ser un faro que ilumina el camino de los perdidos y les indica la meta.

No te dejes llevar por el desespero de la humanidad o incluso por el ansia de “gratificarse mientras hay tiempo”, porque ese será el lema de los siniestros al final de todo.

Busca estar lúcido en medio de todos, y por más que aquellos que amas sigan otros caminos, mantente firme en el propósito de llegar a Dios.

Hijo, nunca pienses que ya no vale la pena seguir principios espirituales e intentar encontrar a Dios en un mundo que tanto se separó de Él. Por más que a tu alrededor el mundo pareciera que se acaba, el principio de todo, la semilla que fecundará la Nueva Tierra estará dentro de ti y, en tanto te mantengas firme, a pesar de ti mismo, ella nunca morirá.

Dios está vivo en el interior de todas sus criaturas, pero solo actúa por medio de aquellos que creen en esa verdad y que permanecen en ella, aunque parezcan ser los únicos con esta certeza.

Las cosas que te digo, hijo, podrás encontrarlas hoy en el mundo a tu alrededor, o mañana a tu lado. Por eso, asimila lo que te digo y consolida dentro de ti la convicción absoluta del triunfo de Dios en la Tierra.

Por más que esta guerra pueda no ser visible para tus ojos en este momento debido a tu inmadurez espiritual, solo confía y crece. Madura tu espíritu con bases santificadas por los impulsos de los Mensajeros Divinos y serás, tú mismo, el Principio Vivo de una Creación perfecta en este mundo.

Como tú, existirán otros; y de todos ustedes surgirá la Nueva Humanidad. Por eso, sé valiente y persevera. No bajes los brazos, estamos contando contigo en este ejército de amor, paz y renovación para la Tierra.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Hijo,

No dejes que tus días se tornen mecánicos y tu vida, común, “normal” para tu corazón. No dejes que el ritmo te haga automático y la repetición de las acciones relegue la espontaneidad de tu ser.

Obsérvate para que no te acostumbres con el caos y con el desorden interno y externo, para que el Armagedón del planeta no se torne algo normal y pierdas el sentido de tu papel en el Plan de Dios, así como muchos ya lo perdieron.

Sabes que es parte de la naturaleza humana pretender adaptarse y acomodarse a todas las situaciones que se presentan en la vida, pero ese acomodamiento es fruto de la influencia de las fuerzas de la inercia, que no permiten la evolución de la consciencia.

La mayoría de los seres humanos está, en este momento, intentando acostumbrarse con la violencia, el terror y el actual caos del planeta. Aquellos que están mínimamente despiertos deberían estar ávidos por sacar del sueño a sus hermanos, porque la somnolencia está envolviendo a la humanidad.

Hijo, te digo esto para que no busques un espacio cómodo, fácil o “normal”, para que tu consciencia no viva la tensión propia de estos tiempos. Al contrario, afirma para tus células dormidas que es hora de despertar y vivir en Cristo cada segundo, como si fuese el último.

Es hora que escuches cada mensaje como si fuese el último y que busques vivirlo como si fuese el último momento para hacerlo, porque en verdad lo es.

No intentes adaptar tus cuerpos a la tensión del día a día, como forma de no incomodarte con el asedio de la oscuridad, porque en el momento en que te acomodes en el actual escenario planetario, la victoria del caos prevalecerá en ti.

Hijo, solo busca encontrar la paz interior. Encuentra tu fortaleza en el propósito divino de la existencia en este ciclo planetario y sé firme para soportar las corrientes que descienden al mundo.

No temas titubear e inclusive caer; solo levántate cada vez, porque también Tu Señor cayó más de tres veces.

Por el despertar del corazón humano,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE DESDE LA CIUDAD DE MONTEVIDEO, URUGUAY, HASTA EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Queridos compañeros en Cristo:

Con amor les digo que, mientras aún hay tiempo, aprendan el arte de la elevación y de la concentración, fruto de la consciencia que comprende los momentos que vive y la Gracia de todo lo que aprendió.

En poco tiempo, la disociación será una ley en la Tierra, y aquellos que no sepan vivir basados en leyes que trascienden la existencia material correrán el riesgo de perder su propio control mental, emocional y espiritual, cuando se encuentren inmersos en las leyes del caos.

Hoy les pediré que no escuchen Mis palabras como tantas otras que escucharon a lo largo de los años, porque cada frase pronunciada trae una instrucción precisa para el final de los tiempos. Por eso, el hecho de que hayan recibido determinada instrucción señalará, para el universo, que están aptos para soportar las pruebas que vendrán y que los harán colocar en práctica todo lo que Nosotros les enseñamos.

Les pido que observen, en sus vidas, cómo las energías retrogradas ganaron ya cierto grado de incentivo con las tecnologías y los estímulos astrales y mentales de una forma general. Ahora, piensen: si dentro de un aura grupal preparada por Dios para soportar embates negativos importantes, las fuerzas de la oscuridad consiguen aún penetrar e influir, aunque no sea con tanta intensidad como influye la Luz, ¿cómo estarán las mentes de los gobernantes y de las consciencias que manejan de forma descontrolada las energías del poder y de la propiedad?

El ansia por el poder está creciendo de forma desproporcionada y, a medida que esas consciencias adquieren más poder y posesión en relación a las cosas y a las personas, su ambición crece y la sensación de que son invencibles se apodera de sus mentes y de sus corazones.

Necesito hablarles de forma clara y directa porque así como las fuerzas de la oscuridad ya no se esconden entre los hombres, tampoco la Luz podrá esconderse, pues con la misma intensidad ella deberá llegar al mundo, para que las consciencias puedan encontrar el equilibrio delante de sí y puedan hacer sus elecciones entre la Luz y la oscuridad, que se presentan en la misma proporción.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL ÓMNIBUS ÁGUILA DE LUZ, DURANTE EL VIAJE DESDE LA CIUDAD DE PORTO ALEGRE, BRASIL, HASTA EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Queridos compañeros:

Ofreciendo Nuestros Corazones al Altar Celestial como parte del Plan de Dios, clamamos a la humanidad que establezca la paz en sus vidas. Pedimos que despierten un poco más a la verdadera necesidad del planeta, porque en los tiempos que llegarán necesitarán demostrar mayor consciencia y madurez. Los que hoy están ciegos en el espíritu y en el corazón buscarán aliento y guía en aquellos que podrán estar mínimamente equilibrados frente a la situación planetaria.

Sepan queridos, que ante el grado de maldad y odio que vive en los corazones de algunos seres humanos, el estallido de una tercera guerra mundial podrá destruir completamente la vida planetaria. Los corazones de muchos gobernantes están solo sedientos de demostrar poder y superioridad en relación a los demás seres del mundo. Será una batalla entre el caos y el mal, porque no existirán reglas y no habrá misericordia. Todas las naciones van a querer demostrar su poder y se aliarán unas con otras para destruir a las demás, de acuerdo con sus creencias.

Solo observen el mundo a su alrededor y tórnense capaces de vislumbrar una prioridad mayor que sus propias vidas, porque el Plan de Dios trasciende a los individuos y, si fuere necesario, el Señor pedirá más de aquellos que creen que ya entregaron todo, porque no solo el planeta, sino también el Universo necesita de esto.

Les pido que busquen conocer la verdad que se encuentra en sus corazones, para que no sean tomados por el terror que se extenderá por el mundo. No se desesperen en los días que vendrán, porque el Espíritu de Dios los amparará, siempre y cuando sean Sus siervos y Sus soldados de la paz y de la oración.

No les digo que no padecerán nada; sin embargo, todo sufrimiento y toda prueba que el Señor coloque en sus caminos, será para que generen méritos para la salvación de la humanidad.

Les digo que, desde ya, aprendan a amar y a aceptar las diferencias, porque les pediremos que acojan y amparen seres que son muy diferentes de ustedes, de acuerdo con todos los puntos de vista.

También en este día, les rogaré que ayuden a los misioneros de María para que pronto lleguen a Medio Oriente, antes que sus puertas se cierren definitivamente y las almas que están allí, buscando una salida, no encuentren la Misericordia, solo la Justicia.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Queridos compañeros:

Quisiera recordarles que el mundo aún agoniza y padece por las acciones de la humanidad. Sin embargo, no les digo esto para martirizar sus consciencias y hacerles sufrir un mal que no conocen. Les digo estas cosas porque deben ser un poco más consecuentes con sus acciones, sus pensamientos, sus sentimientos y sus aspiraciones dado todo lo que reciben todos los días.

Muchos se olvidan frecuentemente de lo que sucede en el mundo y dejan que sus consciencias se pierdan en las distracciones del día a día y en sus pequeños problemas internos, que se vuelven grandes, pues tamaña es la atención que colocan en ellos.

Los seres, en su mayoría, no reconocen verdaderamente que estamos en tiempos apocalípticos. Hasta los que se consideran más conscientes necesitarán de un gran impacto en sus consciencias para saber que, en realidad, llegó el final de los tiempos para la humanidad actual.

Dios espera que aquellos que creen en Sus Mensajeros y que siguen Sus instrucciones estén más vigilantes que nunca y busquen, por sobre todas las cosas, manifestar en sí mismos el Propósito de Dios, en el cual confían.

Yo siempre les dije que necesitan ser valientes, pero muchos toman esas palabras con un entusiasmo meramente emocional y creen que serán valientes cuando estuvieren delante del caos, que se arrastra por el mundo con violencia. Pero lo que vengo a mostrarles es que ese mismo caos habita dentro de las criaturas del mundo en sus debidas proporciones y debe ser purificado y elevado por la transformación de la consciencia.

Poco valdrá que Mi Casto Corazón descienda todos los días al mundo y deposite, en los seres, una parte de los códigos que alcancé como José de Nazaret, si sus corazones no hicieren nada o casi nada para desarrollar esos códigos dentro de sí.

No quiero desalentarlos o desmerecer sus esfuerzos, pero deben reconocer que su distracción es muy grande y que aún se permiten, muchas veces, vivir los viejos patrones humanos, aún con todo el conocimiento que tienen de la actual situación planetaria.

Hoy, Mi Corazón paterno habla para los que aspiran a vivir la transformación y para los que no se sentirán heridos con lo que digo, también para impulsarlos a que maduren. Vengo en este tiempo definitivo para entregar lo mejor que hay en Dios, para aquellos que seguirán adelante.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Para que consigan transitar en un período de caos planetario y ser una fuente de paz para los seres y no colaboradores de la gran red de disociación del planeta, deben comenzar a fortalecer el espíritu con el conocimiento de una vida superior. Como también con la propia vivencia y experiencia de que esa vida existe y que las dimensiones materiales de consciencia son solo un reflejo de todo lo que se manifiesta en el Universo.

Las diferencias entre un grupo consciente de la realidad planetaria y otros grupos orantes que existen en el mundo y que se sustentan solo en lo invisible de su fe, son las herramientas que cada uno tendrá al final de los tiempos y lo que podrán aportar como soporte para la humanidad, cuando las verdades que siempre estuvieron ocultas comiencen a emerger.

Por mucho tiempo, Nuestro Espíritu Divino fue sumamente silencioso y entregó a la humanidad pequeños impulsos y señales que demostraban Nuestra Divinidad, pero no se revelaban a los ojos humanos lo que existe entre la materia y el Espíritu de Dios, que es la vida manifestada en las diferentes dimensiones existentes entre la 3.ª y la 12.ª dimensión.

Hoy, Nuestra Voz comienza a entregar nuevas señales y a develar nuevos secretos para toda la humanidad. En este tiempo, el adversario de Dios intentará confundir muchos espíritus que están buscando la verdadera Luz, y así, muchos seres tendrán visiones que no son verdaderas o recibirán instrucciones que, más que aclarar, confunden más el corazón. Es por esta razón que comenzamos a revelar lo que la humanidad deberá reconocer para dar su salto evolutivo.

Quiero que sepan que una instrucción que proviene de Dios es aquella que los conduce hacia el espíritu de la humildad y de la fe; es aquella que trae, en su interior, la pureza que el corazón puede sentir, al tomar contacto con ella.

Por eso les pido que no escuchen todo lo que dicen en el mundo, tanto fuera, como dentro de sí mismos; no se dejen perder por las confusiones o por la propia necesidad de cumplir determinadas funciones dentro del Plan de Dios, porque para cada uno el Creador tiene una idea perfecta y un plan único. Además de eso, muchos de los que están en el mundo queriendo ser alguna cosa, vinieron para aprender a ser nada.

Tengan confianza en que los Mensajeros de Dios les dirán todo lo que necesitan escuchar, y sigan con atención Nuestras palabras.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos compañeros,

Hoy quiero decirles que, a medida que las consciencias se disponen a vivir grados más amplios de madurez espiritual, Dios les da a conocer verdades mundiales que trascienden las barbaridades físicas que viven los hombres del mundo.

La mayor tristeza de Dios es el sufrimiento de las almas que mueren día a día sumergidas en la incomprensión. Así, no consiguen salir de los estados de consciencia infernales creados por el caos y por el mal.

Ustedes son llamados en este momento para que sean verdaderos compañeros de Dios y de Su Hijo, y de esa forma, compartir con Él Sus dolores y no estancarse en las mezquindades diarias de sus vidas.

Dios los llama a madurar y cuando Su Hijo les hace conocer Su constante agonía, causada por el mundo, es para que, de esa forma, caminen rápido hacia el olvido de sí y reconozcan que existe un Plan Superior, cuya manifestación depende del despertar y de la madurez de aquellos que se comprometieron con el Creador en el principio.

Este momento que ustedes viven está indicando la hora de salir de sí y asumir la tarea planetaria que, como grupo, les corresponde.

El Señor está dando a conocer realidades que muchos no están preparados para enfrentar, porque el mal se precipita en el mundo y avanza cada vez más, logrando que las almas pierdan la fe y la esperanza, posibilitando que las esencias se extingan por completo.

Una esencia que se extingue y se desintegra, Mis amados, es como una parte de Dios que deja de existir. Recuerden que cada esencia creada por Él, es una parte viva de Su Divina Consciencia, enviada a la Creación manifestada para cumplir una misión.

Ahora les pido que acepten esta oferta, que les fue entregada como una gracia para servir a Dios conscientemente y que no se pierdan en los problemas banales de sus vidas; mas sí que se dejen transformar y moldear por el rayo de la divina humildad y se unan en oración al Padre, por la salvación del planeta.

Cada paso que ustedes dan en dirección a la Luz, es un paso de toda la humanidad rumbo a un nuevo tiempo.

Maduren de corazón y en consciencia, pues ya no hay más tiempo que perder consigo mismos. Los amo y Los conduzco a un nuevo ciclo planetario.

San José, Siervo Eterno de Dios

Páginas

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos